Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 26 mayo 2020 @ 19:15 CEST

Artículos

La industria del petróleo está acabada (y la siguiente será la economía)

  • viernes, 15 mayo 2020 @ 12:48 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 184
Artículos

(Publicado originalmente en el blog del autor. Texto principal traducido por Txema Isábal, gráficas traducidas por Pedro Prieto y revisión por Manuel Casal Lodeiro. Publicado con permiso.)

"Se acabó la partida para la mayoría de la industria petrolera de EE. UU. Los precios se han derrumbado y los almacenamientos están casi completos. La única opción para muchos productores es cerrar sus pozos. Eso significa que no hay ingresos. La mayoría tiene una deuda considerable, así que la bancarrota está próxima".

La mayoría de las personas, incluyendo a las encargadas de formular políticas y a las que se dedican a la economía, son incapaces de ver el papel que juega la energía y, por lo tanto, no pueden comprender del todo la gravedad o las consecuencias de lo que está sucediendo.

"La energía es la economía y el petróleo es la porción más importante y productiva de la energía. El consumo de petróleo de EE. UU. está en su nivel más bajo desde 1971, cuando la producción[1] era solo alrededor del 78% de lo que era en 2019. En la misma dirección que va el petróleo, va la economía: hacia abajo".

"El consumo de Estados Unidos ha caído alrededor del 30%, dese los 20 mmb diarios de enero a los 14 mmb de abril. El consumo de las refinerías ya es un 25% más bajo que en el primer trimestre del año y disminuirá aún más a medida que disminuya el consumo. Habrá refinerías que cerrarán".

"La mayoría de las refinerías estadounidenses requieren petróleo crudo intermedio y pesado que debe importarse. Pocas calidades de petróleo de los EE. UU. pueden usarse para producir diésel sin mezclarlos con petróleo importado. Esto se debe a que son demasiado ligeros para contener los compuestos orgánicos que se necesitan para fabricar diésel. Y rediseñar las refinerías no cambiará esto".

"El sistema mundial de extracción, envío y distribución de recursos naturales depende del diésel. A medida que se cierren las refinerías y se produzca menos diésel, habrá menores niveles de extracción de recursos naturales, menos fabricación y menos compra de bienes".

"El combustible diésel no se puede producir sin primero producir gasolina. Estados Unidos tiene un superávit de gasolina desde finales de 2014 y el superávit actual es el más alto de los últimos 5 años".

Figura 2. El inventario comparativo de gasolina de EE. UU. Ha aumentado 30 millones de barriles desde el 20 de marzo a un nivel récord de 28.4 millones de barriles más que el promedio de cinco años. Fuentes: EIA y Labyrinth Consulting Services, Inc.

"La demanda de diésel es menos elástica que la demanda de gasolina debido a su papel crítico en el transporte pesado. ¿Qué pasará con el exceso de gasolina producida si se llenan los depósitos de almacenamiento? ¿Se quemará?"

La lectura del artículo completo, pueden realizarla, aqui.

(15 15 15 - Revista para una nueva civilización)

3508 economistas, el Green New Deal, la emergencia climática del gobierno PSOE-UP y la pandemia

  • viernes, 10 abril 2020 @ 11:44 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 258
Artículos

"Dejando a un lado los méritos de la propuesta de los 3508 economistas o del Green New Deal, o las perspectivas de que alguno de estos planes se implemente en un futuro cercano, lo que parece es que los autores de estas propuestas para enfrentar el problema del cambio climático se equivocan en un aspecto clave del asunto".

"Para explicar por qué es así, hay que mencionar de entrada que "crecimiento económico" es un término que hace referencia al crecimiento del producto interno bruto o PIB, un número que cuantifica en unidades monetarias la actividad económica agregada. Desde que existen datos disponibles, las emisiones de CO2 y el PIB han estado fuertemente correlacionados, tanto en cada país como en la economía mundial. Las emisiones de CO2 tienden a seguir al PIB muy de cerca: cuando el PIB aumenta, las emisiones tienden a subir, cuando el PIB disminuye, durante las recesiones, las emisiones generalmente disminuyen. La correlación no es absoluta, pero la conexión es muy sólida y se observa en los datos de las últimas décadas básicamente en todos los países y en la economía mundial".

"Es verdad que en algunos países las emisiones han disminuido al mismo tiempo que el PIB ha aumentado, por razones específicas como la desindustrialización o la nuclearización, pero estas naciones son excepciones que prueban la regla. Debido a la fuerte conexión entre PIB y emisiones de CO2, parece bastante claro que algo que reduzca las emisiones también reducirá el PIB".

"Los expertos en geociencias y los climatólogos han explicado que el cambio climático se debe a actividades humanas, porque los humanos producimos gases de efecto invernadero, principalmente CO2. Pero eso no significa que toda actividad humana contribuya al cambio climático. Las actividades humanas que producen emisiones de gases de efecto invernadero son generalmente actividades económicas, es decir, actividades que producen valor monetario y contribuyen al PIB".

"Actividades como conducir un automóvil o volar en un avión, comer en un restaurante, comprar libros, muebles o casas, implican el consumo de productos a los que se les ha agregado valor monetario y, por tanto, son actividades económicas que contribuyen al PIB. Sin embargo, actividades humanas como leer libros prestados por una biblioteca o por un amigo, pasear en un parque público, tocar música, jugar a las cartas, o al ajedrez con personas conocidas, o hacer el amor, no son actividades económicas porque no aportan valor agregado al PIB".

"Lo que importa aquí es que las actividades económicas casi siempre implican usos importantes de energía exosomática, es decir, energía no generada por el propio organismo. Dadas las formas actuales de producir ese tipo de energía, las actividades económicas requieren quemar combustibles fósiles. Por el contrario, las actividades humanas no económicas generalmente implican emisiones de CO2 muy bajas o nulas".

"...si se implementara el impuesto al carbono con reembolso completo, propuesto por los 3508 economistas, ¿cuál sería el efecto sobre las emisiones y el crecimiento económico que cabría esperar? Los economistas dicen que las emisiones caerán y el PIB crecerá. Pero eso es muy dudoso debido a la intensa conexión causal entre actividades económicas y emisiones".

El trabajo completo, "aquí".

José A. Tapia. Cuentos de hadas sobre el cambio climático

  • lunes, 02 marzo 2020 @ 22:25 CET
  • Autor:
  • Lecturas 1.031
Artículos

"La insistencia de muchos intelectuales, políticos y economistas en predicar las virtudes del crecimiento económico es una de las nociones que deberían incluirse en la lista de ideas que han dañado a la humanidad, propuesta por Bertrand Russell en 1946".

"Por acción, como Gail Cohen, u omisión, como muchos economistas que nunca han considerado la cuestión, los profesionales de la “ciencia económica” son culpables de ocultar a los investigadores de otros campos, incluidos climatólogos y especialistas en ciencias de la Tierra, el hecho obvio de que el cambio climático está directamente relacionado con el crecimiento económico y que la catástrofe climática no puede evitarse ni limitarse sin cambios importantes en nuestra forma siempre expansiva de consumir y producir".

"La consecuencia es que autores como James Hansen, que tienen una comprensión clara de los problemas científicos implicados en el desastre climático y están situados al frente de la lucha para aplicar políticas que prevengan la catástrofe climática, creen que las políticas que proponen no son contradictorias con el crecimiento económico".

"Gracias a la insistencia de los entusiastas del crecimiento económico, el octavo Objetivo de Desarrollo Sostenible acordado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015 es conseguir una tasa de crecimiento económico anual mínima del 7%. Dado que en los últimos 20 años, con una tasa de crecimiento de entre 2% y 3%, la economía mundial ha producido emisiones de CO2 que crecen a un promedio de 1,8% anual, no se necesitan muchas matemáticas para intuir cómo evolucionarían las emisiones con un crecimiento económico de al menos un 7%. Llamar a ese objetivo “crecimiento sostenible” es como decir que beber dos botellas de whisky diarias es “beber de forma sostenible”.

"El crecimiento económico es el pedal acelerador del tren que nos adentra en el territorio del cambio climático, donde al final espera un precipicio. Gail Cohen y los economistas coautores de su investigación nos dicen que, en efecto, el crecimiento económico está acelerando el tren, pero, basándose en datos de muy escaso valor probatorio, argumentan que, a la larga, ese acelerador será cada vez más ineficaz e incluso que se convertirá en un freno y que por lo tanto, no debemos preocuparnos por pisarlo".

"Si creemos lo que los científicos que saben de las causas del cambio climático nos dicen, los seres humanos estamos en una situación terrible que evolucionará hacia grandes desastres mundiales, que serán tanto peores cuanto más crecimiento económico y emisiones de CO2 tengan lugar antes de que las catástrofes climáticas y sus efectos políticos y sociales manden toda la economía mundial al garete. No hay tiempo para esperar al largo plazo. Los economistas que afirman que a la larga el crecimiento económico nos llevará al cielo están contando cuentos de hadas".

El resto del largo y provechoso trabajo de Pepe Tapia, aquí.

Por un proyecto de salvación pública ante el desastre climático y ecológico. Joaquim Semper

  • lunes, 02 marzo 2020 @ 22:01 CET
  • Autor:
  • Lecturas 292
Artículos

(Sempere, sin peros)

"(La) misma inestabilidad puede alumbrar oportunidades para corregir el rumbo. Los colapsos previsibles supondrán sacudidas intensas que obligarán a reconsiderar la viabilidad de esta sociedad que hoy parece inconmovible. Los partidarios del cambio asumirán un gran riesgo si desaprovechan esas oportunidades para disputar al poder establecido la dirección del cambio".

"La crisis actual es también una crisis cultural, de valores y prioridades. La sociedad carece de objetivos que no sean la mera reproducción del orden social y la difícil adaptación a las constantes mutaciones tecnológicas que, sin orden ni concierto, se imponen a la sociedad. Adolescentes y jóvenes reciben un solo mensaje: prepárate bien para acceder a algún puesto de trabajo bien remunerado; esto es lo único que debe preocuparte".

"¿El sentido humano de tu futuro trabajo? Qué más da… ¿La utilidad social de tu futura actividad? No importa… ¿Qué clase de sociedad vas a contribuir a construir? No se sabe… ni le importa a nadie. ¿No hay un grave problema ecosocial en las actuales sociedades? Eso no es asunto tuyo… ni de nadie. Es urgente dar a estas cuestiones otro tipo de respuestas que sean pertinentes, atractivas y motiven a la juventud; pensarlas dentro de un proyecto global en una sociedad sin proyectos colectivos, que avanza a ciegas no se sabe adónde; y abrir paso a lo que hoy es la tarea fundamental de nuestra época: la transición social hacia un orden de igualdad y democracia y la transición ecológica hacia un metabolismo sostenible, hacia la salida de la crisis climática, hacia el abandono total del modelo energético fosilista, hacia la protección de la biodiversidad en peligro y hacia una nueva relación con una naturaleza maltratada. Es ni más ni menos que una lucha por una nueva civilización, lucha que, si fracasa, nos puede despeñar en el abismo de la barbarie".

El resto del trabajo, aquí.

Maersk, la mayor naviera del mundo, confirma los presagios del Índice Báltico para el comercio mundial

  • jueves, 20 febrero 2020 @ 23:27 CET
  • Autor:
  • Lecturas 474
Artículos

La fuerte desaceleración económica fue una de las protagonistas en los mercados durante 2019. Esto, unido a la gran incertidumbre creada en torno a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, puso contra la espada y la pared al comercio mundial.

Artículo completo: Maersk, la mayor naviera del mundo, confirma los presagios del Índice Báltico para el comercio mundial

2023-2025, un bienio negro para imponer un 'shock' climático

  • viernes, 07 febrero 2020 @ 13:33 CET
  • Autor:
  • Lecturas 470
Artículos

Se acerca una crisis económica derivada de la escasez de recursos que provocará la caída de las emisiones de CO2, pero no en la medida suficiente para frenar el cambio climático. La ciudadanía debe comprender que no se puede detener el cambio climático aunque interrumpamos todas las emisiones, pero sí que podemos adaptarnos con transformaciones profundas del modelo socioeconómico y cultural para evitar que se agrave. Para ello es necesario forzar a los poderes económicos y políticos a que actúen de inmediato

"Terminada la COP 25, celebrada en Madrid el pasado mes de diciembre, la pregunta era y es: ¿por qué no se ha actuado de veras para hacer frente a la emergencia climática?

Pero las preguntas clave deberían ser: ¿Le conviene al sistema económico proceder contra la emergencia climática? ¿Han decidido los poderes económicos aplazar cualquier actuación y elegir el momento de conmocionar y provocar el 'shock' para evitar respuestas organizadas? ¿Cuándo será?

Los mercados vislumbran que la respuesta gubernamental a la emergencia climática, que califican de contundente, desordenada y perturbadora, será hacia 2025".

Los datos objetivos llevan al decrecimiento, inaceptable por el capitalismo

"Los gases de efecto invernadero continúan creciendo un 1,5% cada año y de media, la última década, con 55,3 gigatoneladas (GtCO2e) vertidas en 2018. El máximo histórico de concentración de GEI en la atmósfera se alcanzó el 15 de mayo de 2019 con 415,70 partes por millón (PPM). La media en 2018 fue de 407,8 y en 2017, de 405,5 ppm. Este comienzo de 2020 confirma la tendencia con un nuevo récord: 413,5 ppm el día 12 de enero. Un año antes, 409,94. Hace diez, 388,21. El límite considerado seguro es de 350. Antes de la era industrial no se superaban las 280".

Agotar la energía, apurar el enriquecimiento

"Todas las grandes compañías están agotando su capacidad extractiva. Por su parte, los países están explotando hasta el límite los recursos menguantes y acumulando reservas, también de carbón.

Por ejemplo, España. Además de reabrir minas que se consideraban agotadas – como las minas pobres de uranio, que también tendría el pico de extracción previsto poco después de 2025, tal vez el 2030 – el mismo día que comenzaba la COP en Madrid, en Sevilla comenzaba la búsqueda de petróleo con la técnica del fracking, altamente nociva. Una muestra más de la intención de explotar los hidrocarburos y todos los recursos estratégicos hasta el último momento sin que importe el CO2 emitido, las consecuencias sobre la biosfera y sobre los seres que la habitan".

La nota completa, aquí.

Cambiar el sistema, sí, pero ¿cómo?

  • viernes, 31 enero 2020 @ 14:41 CET
  • Autor:
  • Lecturas 541
Artículos

Las diferentes ideologías, quiérase o no, alimentan la reflexión sobre los temas que aquí abordamos, y, en buena medida, determinan o condicionan postulados, discursos, alternativas y prácticas políticas, administrativas, de gestión y, naturalmente, de política científica.

Dentro de lo que suele denominarse "marxismo", son escasos los antecedentes, cuando no literalmente nulos, en el análisis del "Pico del Petróleo" y del "Declive de los Recursos Materiales y Energéticos" en general.

Su falta de perspectiva respecto a nuestra dependencia estratégica de la biósfera, na ha sido superada, salvo por algunos estudiosos o integrantes de pequeños sectores marginales, que cultivan una mirada heterodoxa.

Aunque la nota que presentamos se inscribirse en la "corriente principal" someramente caracterizada, su enfoque de superación del modelo, no deja de ser original.

COP25. El show terminó

  • lunes, 06 enero 2020 @ 19:00 CET
  • Autor:
  • Lecturas 1.329
Artículos

Una enorme cantidad de notas y artículos de las más diversas interpretaciones y puntos de vista, se han ido publicando desde la (fracasada) finalización de la COP25.

Miguel Muñiz aborda, generalmente desde las páginas de "Mientras Tanto", asuntos de los que nos ocupamos en CE:

"Si lucha social significa afrontar las causas de un conflicto, identificar en detalle a sus responsables (empresas y gobiernos implicados), exigir medidas concretas y aplicables para abordarlo, organizar una estructura para afrontarlo, movilizar a la sociedad en esa estructura, crear mecanismos que verifiquen el cumplimiento de las medidas propuestas, y establecer un sistema de sanciones para aquellos que no las cumplan; la respuesta es evidente: no.

Pero si por lucha social se entiende, como hemos ido analizando, generar movilizaciones de protesta ante un problema para exigir que los actores implicados hagan algo para solucionarlo, emitir documentos denunciando su inactividad, o valorar la idoneidad de dichas actuaciones como punto de partida para nuevas movilizaciones, proceso en el que se crean lazos y complicidades transversales dentro de la diversidad. Lazos y complicidades que se transmiten de movilización en movilización; la respuesta sería sí.

La diferencia entre luchar y protestar es evidente; y no resulta difícil saber en qué terreno se sitúan las reuniones de las COPs, y las CSA que las acompañan. El cambio climático, como casi todos los ámbitos relacionados con el colapso, está controlado por los medios, e intervienen millones de personas profesionalmente implicadas en ONGs con intereses y vínculos con los poderes establecidos. Hay que tener en cuenta, además, el papel adjudicado al cambio climático en la justificación de políticas adaptativas, como el Green New Deal, última versión popularizada del capitalismo verde.

Esta realidad indica, sin lugar a dudas, que no existe margen para planificar y proponer alternativas que permitan incidir de verdad. La conclusión evidente es dejar de escribir y pasar a actuar, como reza una referencia que no corresponde al conflicto del cambio climático: “De lo que no se puede hablar, es mejor callarse”; un aforismo del filósofo Ludwig Wittgenstein sobre la filosofía de las ciencias aplicable, lógicamente, a las ciencias sociales".

El resto del trabajo, aquí.

Duelo, tabú y capitalismo

  • miércoles, 18 diciembre 2019 @ 11:37 CET
  • Autor:
  • Lecturas 564
Artículos

Antonio Turiel:

"La vigésimo quinta Conferencia de Partes, también conocida como COP25 o Cumbre del Clima de Chile-Madrid, ha fracasado estrepitosamente.

¿Por qué?

Respuesta simple y breve:

Dentro del capitalismo es imposible dar una solución a la crisis climática, porque es el capitalismo quien la genera, necesariamente.

"...si sigue el capitalismo, no seguirá el clima. No seguirá la civilización. No seguirá la Humanidad. Y, obviamente, tampoco seguirá el propio capitalismo, pero para cuando eso pase ya será demasiado tarde".

"En esta cumbre, al contrario de las anteriores, no se ha podido hacer ver que se hace algo cuando en realidad no se hace nada".

"Cualquier medida estructural de las que se tienen que tomar ya atenta directamente contra el capitalismo, así que al final no se toma ninguna medida".

"Pero si sigue el capitalismo, no seguirá el clima. No seguirá la civilización. No seguirá la Humanidad. Y, obviamente, tampoco seguirá el propio capitalismo, pero para cuando eso pase ya será demasiado tarde".

"Como ven, la cosa es muy simple. Hemos fracasado porque con el planteamiento que había era imposible triunfar. Si no empezamos por el abandono del capitalismo no hay absolutamente nada que hacer. En la lucha contra el Cambio Climático ése debe ser el primer y principal paso. Cualquier otra estrategia está condenada al fracaso.

La pregunta clave ahora es:

¿Cómo se siente Vd. después de leer esto?"

*************

El resto de la nota, aquí.

Planificación Estratégica

  • sábado, 07 diciembre 2019 @ 17:34 CET
  • Autor:
  • Lecturas 542
Artículos

Planificiación estratégica

El ejército estadounidense podría colapsar en 20 años debido al cambio climático, según el Pentágono

"Según un nuevo informe del Ejército de los EE. UU., los estadounidenses podrían enfrentar un futuro terriblemente sombrío debido al cambio climático que incluiría apagones, enfermedades, sed, hambruna y guerras. El estudio ha revelado que el propio ejército estadounidense también podría colapsar, y señala que todo esto podría suceder en las próximas dos décadas".

"El informe también advierte de que el ejército de los EE. UU. debe prepararse para nuevas intervenciones en el extranjero en conflictos al estilo sirio, que se desencadenen debido a los impactos relacionados con el clima. Bangladesh en particular se destaca como el país del mundo más vulnerable al colapso climático".

Page navigation