Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 09 agosto 2022 @ 12:32 CEST

Optimismo mortal, pesimismo útil

  • sábado, 30 julio 2022 @ 15:01 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 281
Artículos Post Carbon Institute Richard Heinberg

26 de julio de 2022

La humanidad se precipita hacia una era de descomposición del ecosistema y colapso social. Es comprensible que la mayoría de la gente responda con horror, tristeza y hostilidad. Pero estas reacciones solo empeorarán las cosas. Lo que realmente se necesita es un sentido realista de lo que es posible y una determinación obstinada para curar la división, proteger la naturaleza y la cultura, y construir alternativas sostenibles a nuestros actuales sistemas de apoyo industrial centralizados basados ​​en combustibles fósiles. Los psicólogos tienen un nombre para esta actitud: pesimismo defensivo, que exploraremos a continuación. Lo que no necesitamos es optimismo acrítico, que contribuyó a nuestro desorden actual.

La era del optimismo mortal

Los cerebros de la mayoría de las personas se han empapado durante décadas en un adobo de expectativas optimistas. Desde la década de 1950, las previsiones sobre el futuro humano podrían resumirse con los adjetivos más, más grande y más rápido. Nuestros líderes políticos e íconos culturales nos alentaron a pensar que cada año que pasa se resolverán más problemas humanos (incluidas las enfermedades y la pobreza); que desentrañaremos los misterios de la biología, la astronomía y otros campos científicos; que accederemos a nuevas fuentes de energía ilimitadas; y que la comodidad, la conveniencia y la conectividad derivadas de la tecnología aumentarán y estarán disponibles para más personas.

¿Colapsará la civilización porque se está quedando sin petróleo?

  • viernes, 29 julio 2022 @ 13:26 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 261
Artículos

Por Richard Heinberg, publicado originalmente por Resilience.org.

25 de julio de 2022

¿Colapsará la civilización porque se está quedando sin petróleo? Esa pregunta fue debatida acaloradamente hace casi 20 años; hoy, no tanto. A juzgar por las búsquedas en Google, el interés por el "pico del petróleo" aumentó alrededor de 2003 (el año en que se publicó mi libro The Party's Over), alcanzó su punto máximo alrededor de 2005 y disminuyó hasta alrededor de 2010 antes de caer drásticamente.

Bueno, la civilización no ha implosionado por falta de combustible, al menos no todavía. En cambio, el petróleo se ha vuelto más caro y el crecimiento económico se ha desacelerado. "El petróleo no convencional" producido en los EE.UU con tecnología de fracking vino al rescate, más o menos. Por un ratito. Este petróleo era más costoso de extraer que el petróleo convencional, y la producción de los pozos individuales disminuyó rápidamente, lo que implicó una gran cantidad de perforaciones. Durante la última década, los frackers se endeudaron profundamente mientras perforaban decenas de miles de agujeros en Texas, Dakota del Norte y algunos otros estados, lo que hizo que la producción de petróleo de EE. UU. se disparara. Los bancos centrales ayudaron manteniendo las tasas de interés muy bajas e inyectando billones de dólares en la economía. La producción nacional de petróleo aumentó más y más rápido que nunca antes en la historia de la industria petrolera.

¿Otra vez la década de 1970?

  • sábado, 25 junio 2022 @ 12:46 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 485
Artículos

Para los Estados Unidos y gran parte del resto del mundo, la década de 1970 fue una época de altos precios del petróleo, aumento de la inflación, caída del mercado de valores, agitación política y tensión geopolítica. Agregue también la pandemia y el cambio climático a la lista, y sonará como una descripción justa del mundo de hoy, medio siglo después.

El psicoanalista Theodor Reik escribió una vez: "Se ha dicho que la historia se repite. Esto quizás no sea del todo correcto; simplemente rima". Entonces, ¿cuánto riman las décadas de 1970 y 2020?

Conclusiones rápidas: algunas similitudes, grandes diferencias.

¡¡Ni vertebración ni cohesión social!!

  • jueves, 09 junio 2022 @ 11:01 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 200
Comunicados

Ni vertebración ni cohesión social: la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos en España es ínfima

Madrid, a 7 de junio de 2022.

"La Fundación Ecología y Desarrollo -ECODES- y el Observatorio de Sostenibilidad han presentado hoy el informe “Puntos de recarga para la movilidad eléctrica en España. Diagnóstico de situación y propuestas para una movilidad sostenible que garantice la vertebración territorial y la cohesión social”.

Se trata de un estudio que analiza la capacidad y despliegue de la actual red de recarga de vehículos eléctricos en la red de carreteras de España, con el objetivo de valorar si permite el despegue del vehículo eléctrico como alternativa al motor de combustión y proponer recomendaciones para que las infraestructuras de recarga vertebren la España vacía. Una de sus principales conclusiones: tan solo un 36% de los puntos de carga se encuentran en el territorio rural o en carreteras principales, y únicamente 2% de los conectores disponibles cuentan con una potencia superior o igual a 150 kW. Por ello, es necesario dar un toque de atención para la potenciación de la movilidad eléctrica en la España vaciada en este momento clave.

La descarbonización del transporte por carretera es fundamental para reducir las emisiones del país ya que son las que más han aumentado y las que más deben disminuir. Ello pasa por la electrificación de este sector. Europa, epicentro de las negociaciones sobre la nueva regulación de emisiones de CO 2 para coches y furgonetas, presenta dos velocidades, y España está en la lenta. En efecto, el país apuesta por convertirse en hub europeo de la electromovilidad; sin embargo, está a la cola respecto al despliegue de puntos de recarga a pesar de presentar un incremento continuado en el ritmo de ventas de vehículos eléctricos (aunque esto incluya a híbridos e híbridos enchufables). Lo que sí es novedoso es la constatación en el informe de las desigualdades territoriales y la escasa disponibilidad de estos conectores que, junto con el precio, lastran la electrificación del parque y da señales equívocas al consumidor y a la industria.

Este estudio pone sobre la mesa la situación que existe fuera de los núcleos urbanos. Por ello se centra en la red de carreteras nacionales (generales, autovías y autopistas), con la vista puesta a cumplir con el estándar europeo del objetivo de disponer, al menos, de un punto de carga cada 60 Km. Se detecta que, actualmente, menos del 5% de la red principal cumple este objetivo. Además, el análisis toma en consideración las diferentes potencias, un factor determinante puesto que fija el tiempo que un vehículo debe permanecer estacionado mientras se carga la batería. En este sentido, destaca el hecho de que sólo el 2% de los conectores actuales en funcionamiento tienen una potencia superior o igual a 150 kW, estando el 5% en la red principal y tan solo un 0,7% en las áreas rurales.

“El despliegue masivo de la red de puntos de recarga es vital para la implantación de la movilidad eléctrica de manera rápida, eficaz y eficiente. Y esta se debe extender por igual en la España urbana y en la rural. El Gobierno tiene la obligación de garantizar que la financiación pública sea destinada a que este despliegue llegue a todos los rincones del país, especialmente los marginados por las leyes del mercado. Cualquier persona ha de tener un punto de recarga accesible"

Puede descargarse el documento completo en formato pdf AQUÍ.

El precio de las baterías ha bajado un 97% en las últimas tres décadas

  • lunes, 06 junio 2022 @ 12:39 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 267
Artículos

Para hacer la transición hacia sistemas de energía bajos en carbono, necesitamos almacenamiento de energía de bajo costo. Los costos de la batería han estado cayendo rápidamente.

Por Hannah Ritchie

04 de junio de 2021

Resumen

Para reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero, debemos cambiar hacia un sistema energético bajo en carbono. Las grandes reducciones en el costo de las tecnologías renovables, como la solar y la eólica, las han hecho competitivas en costos con los combustibles fósiles. Pero para equilibrar estas fuentes intermitentes y electrificar nuestros sistemas de transporte, también necesitamos almacenamiento de energía de bajo costo. Las baterías de iones de litio son las más utilizadas.

En este artículo muestro que las celdas de batería de iones de litio también han visto una reducción de precio impresionante. Desde 1991, los precios han caído alrededor de un 97%. Los precios caen en promedio un 19% por cada duplicación de la capacidad. Aún más prometedor es que esta tasa de reducción aún no parece estar disminuyendo.

Para reducir las emisiones, el mundo necesita hacer una transición rápida hacia un sistema energético bajo en carbono. Alrededor de las tres cuartas partes de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero provienen de la energía y la industria.

Una de las barreras para esta transición energética ha sido el costo relativo de las diferentes fuentes de energía. Los combustibles fósiles eran más baratos que las energías renovables y, por lo tanto, se convirtieron en las fuentes de energía dominantes.

Carta abierta de apoyo internacional. Colombia Sin Fósiles

  • sábado, 28 mayo 2022 @ 09:54 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 183
Artículos

"Hacia una propuesta desde el sur global para abandonar las energías fósiles"

Por más de un siglo, Colombia ha promovido activamente la extracción de energías fósiles. Es el quinto exportador mundial de carbón y ha llegado a explotar hasta un millón de barriles de petróleo al día. Debido a la reducción del volumen de reservas, actualmente busca abrir otras fronteras de explotación mediante fracking, y en aguas profundas del mar Caribe.

La extracción de combustibles fósiles en Colombia ha sido fuente de contaminación (afectando valiosos ecosistemas en el segundo país más biodiverso del mundo), corrupción, erosión cultural y conflictos socioambientales, derivando en violencia, amedrentamientos y asesinatos de defensoras y defensores del ambiente. La necesidad de superar esta condición, resultado de décadas de inversión en una economía extractiva, implica también atender el llamado del momento histórico, decisivo tanto en materia ambiental como climática, mediante el replanteamiento de nuestra relación con la energía mediante una transición energética que deje atrás los hidrocarburos.

Por eso, llama la atención positivamente la propuesta de transición de Gustavo Petro y Francia Márquez en el contexto electoral colombiano. Como se explicita en el programa de gobierno, la propuesta contempla:

  1. "Un desescalamiento gradual de la dependencia económica del petróleo y del carbón."
  2. "Se prohibirá la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, se detendrán los proyectos piloto de fracking y el desarrollo de yacimientos costa afuera. No se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos."
  3. Se destinará "la extracción de las reservas actuales de combustibles fósiles (…) al consumo interno bajo criterios técnicos y socioeconómicos que permitan una mayor eficiencia en su uso y una mayor tasa de retorno energético".

Se propone una transición gradual, justa y con suficientes salvaguardas a los sectores económicos y laborales que dependen hoy en día de la extracción de combustibles fósiles. La propuesta implicaría no solo cambios en la matriz energética, sino la oportunidad para impulsar la diversificación y descentralización económica de Colombia.

Se trata de una apuesta por otras fuentes de ingresos, muchos de ellos basados en la rica biodiversidad del país, que facilitaría la generación de condiciones de vida digna para muchas personas, especialmente pueblos indígenas, afrocolombianos, campesinos y víctimas del conflicto armado y de los megaproyectos energéticos. Este camino ubicaría al país a la vanguardia de la lucha climática efectiva y brindaría las condiciones necesarias para proteger sus valiosos ecosistemas, fundamentales para la preservación de la vida en el país y el planeta.

Saludamos esta propuesta, e invitamos a apoyar el diseño e implementación de una política pública de transición socioecológica justa, viable y sólida, que, a partir de la disminución planeada de la dependencia de los combustibles fósiles, se convierta en un ejemplo para la región y el mundo que impulse la construcción de un nuevo paradigma, dejando por fin los combustibles fósiles en el subsuelo".

La dirección de la Plataforma con la posibilidad de adherir personalmente con vuestra firma, se encuentra aquí.

Pónganse en la cola para exigir ayudas o reducción de impuestos

  • jueves, 24 marzo 2022 @ 13:19 CET
  • Autor:
  • Lecturas 10.089
Artículos Presentamos un artículo de Pedro Prieto acerca de la crisis energética actual, con el foco puesto en la situación española en cuanto país importador neto de energía, especialmente de petróleo y gas natural. Pedro Prieto repasa diversas estadísticas en torno al petróleo y el gas natural: ¿de donde vienen? ¿qué usos le damos? ¿cómo está afectando la crisis a los diversos sectores económicos? ¿está preparada España para ser un "hub" del gas natural para el resto de Europa? ¿cuál es la dependencia exterior europea en petróleo y gas natural? ¿es posible sustituir los combustibles fósiles con renovables? 

Ucrania, combustibles fósiles, inflación y acción climática

  • viernes, 04 marzo 2022 @ 12:21 CET
  • Autor:
  • Lecturas 582
Artículos

"Bienvenido a la enredada red de energía, clima, economía y política".

Richard Heinberg

La inflación está haciendo que los consumidores estadounidenses estén de mal humor con la administración actual. ¿Por qué tenemos inflación? En parte debido a los altos precios de la energía: la energía es esencial para literalmente todo lo que fabricamos y hacemos, y los precios del petróleo y el gas natural se han disparado. ¿Por qué han subido los precios del petróleo y el gas? Durante una década, los productores estadounidenses pudieron sacarse unos cuantos millones de conejos de la chistera y mantener los precios razonablemente asequibles mediante la aplicación de nuevas tecnologías de perforación (fracking y perforación horizontal) a recursos de baja calidad (los geólogos los llaman “roca generadora”). Pero toda esa perforación fue financiada por montañas de deuda y fue posible gracias a tasas de interés ultra bajas; incluso entonces, gran parte de la producción no era rentable. Mientras tanto, la pandemia ha golpeado la demanda de energía, lo que hace que los productores sean más reacios a invertir en nuevos proyectos de perforación. Ahora las tasas de interés están subiendo poco a poco.

Después de la invasión rusa de Ucrania, es probable que fluya menos gas natural ruso hacia Europa, lo que elevará los precios del gas allí; por lo tanto, los productores de gas natural de EE. UU. enviarán más de su producto a Europa a través de buques cisterna de GNL, lo que también aumentará los precios en Estados Unidos. Al mismo tiempo, Rusia podría reducir los envíos de petróleo en represalia por las sanciones económicas, o los países de la OTAN podrían embargar las exportaciones rusas, lo que elevaría aún más los precios mundiales del petróleo (los precios ya se están disparando anticipadamente).

Puede leer el resto del artículo, aquí.

Fundamentos y tendencias de la Crisis Energética Mundial

  • jueves, 10 febrero 2022 @ 13:18 CET
  • Autor:
  • Lecturas 511
Artículos

Edgar Ocampo Téllez

La crisis de energía que se resiente desde septiembre 2021 en diferentes regiones del mundo, pero de forma particularmente aguda en los países del hemisferio norte, es el resultado de la consolidación de comportamientos tendenciales del sector petrolero y en general del sector de energía, que se venían manifestando desde hace al menos dos décadas; primero; que la productividad, dimensión y capacidad de los nuevos proyectos de hidrocarburos en lo que va de este siglo es sensiblemente menor a la de los proyectos desarrollados a lo largo del siglo pasado y; segundo, que el tiempo de desarrollo, la complejidad y los montos de inversión de los proyectos que se desarrollan en este siglo, son extraordinariamente mayores con respecto a los realizados en el siglo pasado.

El exceso de confianza, de los responsables de política energética, en las soluciones tecnológicas de la transición energética verde para abandonar el uso de combustibles fósiles hizo suponer que ocurriría un pico de demanda mundial de hidrocarburos en el mundo, lo que no ha ocurrido hasta ahora ni va a ocurrir en los próximos 10 años según los pronósticos de varias agencias de energía. Lo anterior aunado a la indiferencia mostrada ante los comportamientos tendenciales antes mencionados no ha permitido preparar una estrategia coherente y efectiva para que las economías puedan enfrentar las graves consecuencias como la de esta perturbación energética, exactamente como lo está resintiendo Europa en estos momentos. Los efectos de la agudización de las tendencias se presentan ahora, de forma abrupta y sorpresiva, en la escasez de diferentes recursos energéticos como el gas natural, diésel, gasolina y algunas materias primas como los fertilizantes.

Puede leerse el original de nuestro compañero "EdgarMex", aquí.

El increíble encogimiento de las grandes empresas petroleras

  • martes, 25 enero 2022 @ 22:21 CET
  • Autor:
  • Lecturas 803
Artículos

El crecimiento de la producción de petróleo fuera de la OPEP+ y los esquistos estadounidenses ha sido extremadamente difícil de lograr, incluso antes de las recientes presiones ESG*. Durante los últimos 20 años, a las grandes petroleras Exxon, Chevron, Royal Dutch Shell y Total les ha resultado difícil mantener su base de reservas y su nivel de producción. A pesar de que el gasto de capital upstream ha aumentado, la producción y las reservas han disminuido de manera persistente. Dado que las presiones ESG restringen el gasto upstream, es probable que tanto las reservas de petróleo como la producción de estas cuatro empresas experimenten graves caídas. Debido a la tremenda dislocación corporativa creada por el derrame de petróleo de Macondo en 2010, hemos dejado a BP fuera de este estudio.

Desde el año 2000, todas las grandes petroleras se han fijado como objetivo un crecimiento de la producción del 5 %. Estas proyecciones de crecimiento no solo eran demasiado ambiciosas, sino que dos de las cuatro grandes empresas ahora son más pequeñas que hace 20 años. La producción upstream de Exxon ha bajado un 12 %, mientras que Royal Dutch Shell ha bajado un 9 %. Solo Total y Chevron se han distinguido por mostrar algún crecimiento de producción anual: 1,7% y 0,6% CAGR** respectivamente desde 2020. Las reservas probadas de petróleo y gas pintan la misma imagen. Las reservas de Exxon son un 27% más bajas, mientras que las de Royal Dutch Shell son un 56% más bajas y las de Chevron son un 3% más bajas. Solo Total ha crecido en los últimos 20 años: sus reservas probadas de petróleo y gas son un 14% mayores que en 2000.

Page navigation