Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 03 diciembre 2021 @ 04:42 CET

El fin del crecimiento: diez años después

  • lunes, 22 noviembre 2021 @ 13:28 CET
  • Autor:
  • Lecturas 292
Artículos

Richard Heinberg

Hace cincuenta años, los autores del innovador libro "Los límites del crecimiento" demostraron que, en cualquiera de una serie de escenarios generados por computadora, el crecimiento económico mundial terminaría en algún momento durante el siglo XXI. Usando matemáticas y lógica simples, señalaron que el crecimiento de toda entrada o salida material no puede continuar indefinidamente dentro de un sistema finito. Dado que la Tierra es un sistema finito, el esfuerzo por hacer crecer perpetuamente las economías humanas (que, por su propia naturaleza, extraen recursos y producen desechos) está condenado al fracaso final, lo que lleva a una disminución significativa de los recursos, la producción industrial, la producción de alimentos y la población. A pesar de que el libro fue un éxito de ventas y sus conclusiones fueron bien fundamentadas, los líderes políticos mundiales y empresariales lo ignoraron y perseveraron en sus esfuerzos por expandir la extracción de recursos, la agricultura y la manufactura.

Alrededor del año 2010, me pareció que las señales de que el crecimiento se desaceleraba y se acercaba a la reversión se estaban acumulando hasta el punto de que un nuevo libro sobre el tema podría ser oportuno y útil. "El fin del crecimiento" fue publicado en 2011,y atrajo ventas saludables pero pocos comentarios.

El día de la Marmota

  • domingo, 21 noviembre 2021 @ 13:05 CET
  • Autor:
  • Lecturas 417
Artículos

Es realmente penoso, por no decir tedioso, volver a repetir las mismas cosas una y otra vez. Ver como las situaciones se repiten, con ligeros cambios, una y otra vez como en la película del día de la marmota (una evocación del mito de Sísifo, el rey de Efira (Corinto) que fue condenado (por sus tretas) a empujar una piedra enorme cuesta arriba y cuando esta rodaba pendiente abajo (cosa que sucedía siempre antes de llegar a la cima de la cuesta) a volver a empezar.

Hace ya años, bastantes por cierto, escribí un artículo en esta web titulado "La iluminación, la encuesta y conclusiones..." (ver https://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20070104190125189). En él tan sólo hacía un breve comentario sobre un artículo aparecido en el diario "La Vanguardia" en el que hacía referencia a la iluminación navideña de las calles de Barcelona. Concretamente a que una concejal había decidido reducir la cantidad de luces en pro del ahorro energético. Ni que decir tiene que dicha gestión fue duramente criticada. En aquellos días ya dije que los proponentes del ahorro energético éramos vistos como MARCIANOS.

Antonio Turiel: "La cerámica no tiene más remedio que adaptarse al hidrógeno, aunque sea más caro"

  • jueves, 18 noviembre 2021 @ 14:31 CET
  • Autor:
  • Lecturas 109
Artículos

Licenciado en Matemáticas y doctor en Física Teórica por la Universidad Autónoma de Madrid, Antonio Turiel (León, 1970) ha centrado su trabajo investigador en la oceanografía física y en los recursos naturales, y más concretamente los energéticos.

Con más de 90 artículos científicos publicados en revistas internacionales, este investigador del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC ha participado en numerosos proyectos y contratos industriales, pero su dimensión pública nació y se alimenta del impacto obtenido en los últimos años por su blog de divulgación, The Oil Crash, en el que analiza los problemas de disponibilidad de los recursos naturales. 

En él viene sosteniendo que la escasez de petróleo, gas y carbón “comienza a hacerse evidente, llevando a un encarecimiento generalizado de todos los bienes y de la energía”. Lo explica partiendo “problema creciente” que supone el mantenimiento del suministro de combustibles fósiles. Explotados desde hace décadas los yacimientos de mayor calidad, señala que el rendimiento de otros nuevos “ha ido cayendo drásticamente hasta hundirse por debajo del umbral de la rentabilidad, lo que ha llevado a las compañías petroleras y gasistas a reducir su inversión para localizar y poner en explotación nuevos yacimientos.

En 2020 publicó con Alfabeto su último libro: Petrocalipsis: crisis energética global y cómo (no) la vamos a solucionar. Mañana jueves, 18 de noviembre, intervendrá en el XVI Congreso Internacional del Técnico Cerámico, organizado por la Asociación Española de Técnicos Cerámicos (ATC), con una ponencia sobre los retos presentes y futuros de la energía en la industria azulejera.

- Usted lleva más de una década hablando sobre el ‘peak oil’, entendido como el momento en que el ritmo de extracción de petróleo llega a su máximo productivo histórico e inicia su declive porque es más caro y difícil extraerlo. ¿Cómo ha evolucionado su opinión al respecto en este tiempo?

- Bueno, la producción de petróleo crudo convencional llegó a su máximo en 2005, lo reconoció la Agencia Internacional de la Energía en 2010, con todo lo optimistas que suelen ser sobre el futuro de la producción. Cuando yo empecé el blog en 2010 había muchos síntomas de que se había superado el máximo de extracción de petróleo crudo convencional. Hemos introducido otros hidrocarburos para compensar que el convencional ya no sube, pero no son lo mismo que el petróleo convencional. Y eso era evidente que iba a dar problemas.

En 2011 ya escribí sobre el pico del diésel, porque ya se veía que llegaría antes que el pico de todos los líquidos del petróleo. Desde entonces hemos añadiendo capas de complejidad sobre lo que ya se sabía que iba a pasar. Lo más sorprendente de todo ha sido el fracking, porque cuando empezaron las primeras prospecciones en 2008 ó 2009 ya se veía que no era rentable, que era un negocio ruinoso

El resto de la entrevista a Antonio, aquí.

¿Cuánto del empeoramiento de la crisis energética se debe al agotamiento?

  • martes, 09 noviembre 2021 @ 11:45 CET
  • Autor:
  • Lecturas 161
Artículos

Por Richard Heinberg.

Los precios al contado del carbón y del gas natural se han disparado recientemente a niveles récord a nivel internacional, mientras que el petróleo se cotiza a más de 80 dólares el barril, el precio más alto en siete años. Los columnistas de los periódicos se preguntan si las personas en Europa y Asia que no pueden pagar los altos precios del combustible y la electricidad podrían congelarse este invierno. Los altos precios del gas natural están provocando que los precios de los fertilizantes se disparen, lo que inevitablemente elevará los costos para los agricultores, con un eventual impacto catastrófico en las personas que ya tienen problemas para pagar los alimentos.

Los comentaristas políticos naturalmente buscan culpables (o chivos expiatorios). Para aquellos en la derecha política favorable a las empresas, el objetivo habitual son las políticas de energía verde que desalientan la inversión en combustibles fósiles. Para los de izquierda, la culpable es una inversión insuficiente en energía renovable. 

Pero hay otra explicación para los altos precios: el agotamiento. No estoy sugiriendo que estemos a punto de quedarnos completamente sin carbón, petróleo o gas; no hay peligro inmediato de eso. Sin embargo, históricamente la industria energética se ha centrado en los recursos de mayor calidad y más fácil acceso, lo que significa que lo que queda, en la mayoría de los casos, son combustibles que serán más costosos de extraer y procesar, y también más contaminantes. Las causas próximas de los picos de precios actuales pueden ser las condiciones transitorias del mercado (la pandemia oscilante, la decisión de Gran Bretaña de abandonar el mercado energético interno europeo, la renuencia de Rusia a proporcionar más gas a los compradores europeos hasta que se dé la aprobación final a un nuevo gasoducto y la elección de China). para reducir las importaciones de carbón de Australia). Pero detrás de los titulares de energía hay un agotamiento persistente y acelerado.

Los pocos analistas que rastrean el agotamiento de los recursos y sus consecuencias han pronosticado durante mucho tiempo shocks en el suministro de combustibles fósiles. En los primeros años de este siglo, se desarrolló una sólida literatura en torno al concepto de "pico del petróleo" (así como "pico de gas" y "pico de carbón"). Los analistas predijeron que la producción mundial de petróleo podría comenzar a disminuir en 2005 o 2010, el gas natural en la década de 2020 y el carbón en la década de 2020 a 2040.

Los pronósticos de un pico en la producción mundial de petróleo resultaron prematuros, con nuevos suministros de petróleo "no convencional" (es decir, petróleo compacto, arenas petrolíferas y petróleo de aguas profundas) en línea para impulsar la producción estadounidense y mundial en millones de barriles por día. Aproximadamente el 90 por ciento de la nueva producción de petróleo agregada durante la última década provino de pozos de petróleo apretados de EE. UU. Que se perforaron y fracturaron horizontalmente. Al mismo tiempo, utilizando las mismas tecnologías de perforación y fracturación hidráulica, se liberó tanto gas natural que Estados Unidos se convirtió en un exportador importante. Mientras tanto, Australia intensificó su extracción de carbón con el fin de exportar el combustible para apoyar las economías asiáticas de rápido crecimiento. Los problemas de suministro se resolvieron, algo así como temporalmente.

Lectura del original, aquí.


 

IPCC: "Nadie está a salvo"

  • domingo, 07 noviembre 2021 @ 00:00 CET
  • Autor:
  • Lecturas 191
Artículos

Ferran Puig Vilar

El grupo I del IPCC presenta resultados peores que la edición general anterior (2013) y orilla los tipping points.

Los pacientes lectores asiduos de este blog saben que ya en 2014 tuve la osadía de mostrar que el IPCC, lejos de ser un organismo alarmista como gusta a la negacionía ventear, en realidad tenía la característica nada desdeñable de quedarse sistemáticamente corto. Lo hice con convicción, aunque con la boca todavía un poco pequeña (¿quién soy yo para corregir a todo un IPCC, ejemplo de ciencia de vanguardia?).

Desde entonces he ido reafirmando este convencimiento, paralelamente a la profundización y teorización de los motivos que llevan a esta situación – que puede usted encontrar a partir de aquí en su versión más actual. No se trata de negacionismo, tampoco de mala fe por ninguna de las partes (aunque si de falta de valentía por parte de algunos). A menudo es el resultado del sistema de retribuciones, de los estímulos que engendra el sistema institucionalizado de avance y mejora del conocimiento científico. En otros casos ni tan solo esto: simplemente, es así como son las cosas. Un ejemplo bien visible es la necesidad de consenso científico en los aspectos debatibles, que tiene como consecuencia la exclusión de los trabajos con resultados más extremos.

El resto de la nota, aquí.

Minerales Críticos WEO 2021

  • viernes, 05 noviembre 2021 @ 13:59 CET
  • Autor:
  • Lecturas 217
Artículos

"El rápido despliegue de tecnologías bajas en carbono como parte de las transiciones de energía limpia implica un aumento significativo en la demanda de minerales críticos. Las plantas solares fotovoltaicas, los parques eólicos y los vehículos eléctricos generalmente requieren más recursos minerales para su construcción, que sus contrapartes basadas en combustibles fósiles. Por ejemplo, la cantidad promedio de minerales necesarios para una nueva unidad de generación de energía ha aumentado en un 50% desde 2010, a medida que la proporción de energías renovables ha crecido".

"En nuestro "Escenario de Políticas Declaradas" (STEPS), los requisitos generales de minerales críticos para tecnologías de energía limpia casi se triplican entre hoy y 2050. El escenario "Cero Emisiones Netas en 2050" (NZE), supondrá niveles récord en cuanto al despliegue de energía limpia, en tanto requerirá hasta seis veces más insumos minerales que en la actualidad".

"La demanda de minerales para vehículos eléctricos y baterías de almacenamiento aumentará en más de 50 veces de aquí al 2050, mientras que la expansión de las redes eléctricas conducirá a duplicar la demanda de cobre para líneas eléctricas en el mismo período"

"El litio experimentará el crecimiento más rápido entre los minerales clave, con una demanda 100 veces superior a su nivel actual hasta 2050, mientras que el cobalto, el níquel y el grafito también experimentarán un rápido crecimiento de la demanda".

"La demanda de cobre registrará el mayor crecimiento absoluto, aumentando en alrededor de 14 millones de toneladas (Mt), expandiendo el tamaño del mercado mundial del cobre en un 60% en el período que media hasta 2050".

En formado pdf, puede descargarse el capítulo traducido al castellano, aquí.

"Como resultado de todo ello, el escenario "Cero Emisiones Netas en 2050" supone que las tecnologías de energía limpia emerjan como el segmento de más rápido crecimiento de la demanda para la mayoría de minerales, evolucionando de consumidor de nichos de mercado, a líder de demanda".

“La pandemia desde otros ángulos (si se nos permite)”

  • martes, 02 noviembre 2021 @ 15:29 CET
  • Autor:
  • Lecturas 231
Artículos

El 24 de octubre próximo pasado, el blog “Habas Contadas”, de Margarita Mediavilla Pascual, Licenciada en Ciencias Físicas, doctora  por la Universidad de Valladolid y profesora titular en el “Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Escuela de Ingenierías Industriales”, publicó el trabajo de nuestro compañero, Pedro Prieto, titulado, “La pandemia desde otros ángulos (si se nos permite)”.

Trabajo largo, valiente y documentado, despertó un animado intercambio, como era de esperar, lo que nos motiva a presentarlo en CE, en tanto se trata de un destacado aporte a la reflexión madura y seria, en clara sintonía con una realidad que, a velocidad de vértigo, se despliega frente a [email protected] y nos convoca, desde varios frentes pero todos ellos en clara sintonía, al compromiso. ¡Como siempre!

En formato pdf, se puede descargar aquí.

50 años de crisis energéticas

  • lunes, 01 noviembre 2021 @ 11:35 CET
  • Autor:
  • Lecturas 1.859
Artículos

Imagen de Peter Tertzakian, aparecida en su artículo del Financial Post "We are witnessing the perils of a disorderly energy transition".Asistimos, algunos menos atónitos que otros, a la tercera gran crisis energética en 50 años. La primera fue causada por motivos geopolíticos (guerra árabe israelí de 1973), la segunda, en 2008, fue una crisis de demanda alimentada por una burbuja especulativa que coincidió con la incapacidad de hacer crecer el suministro convencional de petróleo, y la tercera, la actual, es producto sobre todo de una crisis de suministro causada por la ausencia de proyectos lo suficientemente atractivos para justificar la inversión de petroleras y gasistas, agravada además por las disrupciones causadas por la pandemia.

Los tres factores causantes de estas tres crisis están aún presentes. La geopolítica sigue teniendo una importancia capital. En el mercado del petróleo, por la creciente dependencia del grupo de productores que engloba la OPEP y Rusia (OPEP+), y en el mercado del gas por las dificultades de movilizar los volúmenes extraídos: a pesar del crecimiento del transporte de gas natural licuado (GNL), más de la mitad del gas exportado se transporta por gasoductos regionales, vulnerables a las contingencias geopolíticas, cuando no al chantaje político.

La demanda, después del parón causado por la pandemia, e incluso sin haberse recuperado frente a los niveles pre-COVID19, ha tensionado fuertemente las cadenas de suministro. Se trata simplemente de la continuación de una tendencia observada desde hace veinte años, en los que la demanda de petróleo y gas natural ha seguido creciendo de manera lineal, solo interrumpida por la crisis económica de 2008 y la crisis de la COVID19 en 2020.

La crisis de suministro es quizás la menos entendida. Según el anuario que publica British Petroleum, el Statistical Review of World Energy 2021 y consultando los volúmenes de reservas declarados para el petróleo, el gas natural y el carbón, estos tendrían una duración de 53, 48 y 139 años respectivamente. Sin embargo, estas cifras no significan prácticamente nada, ya que no todas las reservas son igualmente accesibles, ni sus costes de extracción comparables.

ESCURRIENDO EL BULTO DE LA MINERÍA COLOSAL NECESARIA PARA LAS LLAMADAS RENOVABLES EN LA COP26 (V2)

  • domingo, 31 octubre 2021 @ 16:07 CET
  • Autor:
  • Lecturas 5.510
Artículos

He decidido hacer un cambio (Edición 2) de este texto, en atención y por consideración a algunas críticas que entiendo, y he eliminado las referencias específicas a los jóvenes de Extinction Rebellion o de Fridays For future y similares movimientos ecologístas. Este mensaje no trata ( o por lo menos no pretendía) ser ni paternalista ni quiero poner presión sobre ellos para exigirles que sean ellos los que cambien el mundo que jodimos los que vinimos antes que ellos. Era y es un modesto intento del tipo de Neruda, una última canción desesperada para contar a los demás lo que he concluido, junto con todos los que menciono: que las modernas renovables son la trampa saducea última de la que todos deberíamos escapar, si queremos ir a un mundo más limpio y sin emisiones. Que son el último bastión en el que se esconden los extractivistas depredadores, asegurándonos que podremos seguir como estamos sin notables esfuerzos humanos de reducción de actividades no absolutamente esenciales y de un mucho menor consumo.

Pido disculpas a los jóvenes e XR, FFF y similares que se hayan podido sentir dañados, y solo les pido eso, a ellos y a todos los demás, jóvenes y mayores: que hagan bien las cuentas, y si llegan a la conclusión de que las modernas renovables son una ficción que existe porque existen las energías fósiles y que sin las fósiles no habría ni un MW de modernas energías renovables, que tengan a bien cambiar sus pancartas y logos y objetivos programáticos y que coloquen los de la preparación racional para el aterrizaje forzoso que les espera, esto es, un decrecimiento duro y doloroso. Lo siento. Ello, en vez de seguir perpetuando en los carteles y programas la ilusión de que esas energías van a permitir seguir haciendo que existan ciudades como Glasgow, Madrid, Nueva York o Londres y mundos insostenibles como estos, pero en verde.

Por favor, echad las cuentas. Empoderarse, que es lo que entiendo se pretende, es precisamente eso: no fiarse a ciegas de lo que digo yo o Antonio Turiel o Antonio Aretxabala, pero tampoco de lo que diga Mark Jacobson o Jeremy Rifkin, cuando las conclusiones pueden salir de vuestros propios cuadernos con los datos públicos disponibles y utilizando las matemáticas de secundaria que habéis aprobado. Comparar textos y datos. Están todos disponibles. Y volved a echar las cuentas. No os dejéis impresionar porque se oiga que un metaestudio dice que cien estudios científicos revisados por pares creen que se puede y eso os deja mucho más tranquilos y felices, que diez estudios que dicen que no se puede y que os deja seguramente mas consternados. Será lo que digan vuestros números, si los echais bien. Y ayudará a actuar en consecuencia, si uno no se hace trampas al solitario.

A partir de aquí, el texto anterior con ligeras modificaciones para respetar y aceptar las críticas recibidas.

Saludos.

Recibo esto de unos colegas

https://www.mining.com/cop26-will-be-a-colossal-mining-cop-out/

Este artículo en la web del negocio minero. Suelta, haciendo referencia a unas pocas páginas escondidas en el ultimo informe de la Agencia Internacioal de la Energía (AIE), que hay un colosal escurrimiento del bulto en la cuestión minera exigible para llevar a cabo las ilusiones renovables de tantos. Y lo hace justo a las puertas de la Conference Of Parties (COP) número 26, que se están abriendo oara tratar sobre el Cambio Climático y las acciones requeridas para mitigarlo.

Hemos tenido recientemente un debate entre estos colegas sobre si era bueno ir con dureza a sacudir conciencias en este asunto o si deberíamos entrar con tácticas blandas o semiblandas para no asustar tanto a la gente. Lo de ir poco a poco. Es un debate muy habitual.

Y hemos debatido la oportunidad de que alguien relevante pudiese lanzar este mensaje duro y clarificador (a mi juicio) en la sesión plenaria de entrada de la COP, en caso de tener ese privilegiado micrófono al alcance.

Me temo que al final nadie se va a atrever a soltar el bofetón de que esperar las renovables para salir de esta, es como esperar a Godot, con cara de emérito, cuando pregunta el 23F, según las crónicas oficiales, si había llegado ya a Zarzuela el escurridizo “elefante blanco” de Armada, para que le contase de qué iba aquella película y alguno de los ayudantes le dio aquella famosa frase de "ni está ni se le espera". No espero yo tampoco, para qué engañarnos, discursos duros y realistas en toda la COP26, aunque lo parezcan.

Lo más probable es que salgan discursos moderados y falsamente esperanzadores, agitando banderas solares fotovoltaicas y eólicas, otra vez más como solución, pensando que soltar ahora una bomba sobre las ilusiones renovables desmoralizaría mucho y que incluso los jóvenes manifestantes del exterior, podrían hasta linchar al que la soltase, por supuesto acusándolo de fosilista y aliado de los poderes ocultos y hasta quintacolumnista trabajando a los dictados de la AIE.

Así que me he tomado la libertad y el desahogo de enviar esta nota, por lo que pueda servir, que será poco o nada:

Las utopías corrompidas

  • jueves, 28 octubre 2021 @ 12:25 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 607
Artículos

El titulo ha sido extraído de un interesante artículo de Phillipe Bihouix (https://editionsladecouverte.fr/catalogue/index-Revue_du_crieur_Na__2-9782707187987.html). En él, el autor nos transmite sus reflexiones sobre los avances científicos o tecnológicos y la futura transformación de nuestras sociedades industriales. De hecho, el subtítulo del artículo - un "estudio de la arrogancia tecnocientífica" - ya nos puede dar una pista de por dónde va a transitar el análisis del autor. Aunque el artículo tiene ya unos años, se publicó en 2015, pienso que explica perfectamente – al igual que la tesis y trabajos de Alicia Valero y Antonio Valero – lo que está sucediendo estos días (por ejemplo con los famosos "microchips").

En la actualidad cada día vemos noticias sobre innumerables avances científicos y tecnológicos que nos prometen un mundo mejor. Un mundo en el que la mayoría de nuestros problemas ambientales, energéticos, económicos y sociales van a ser solucionados. Pero, ¿es esto real?. Y, ¿cuánto hay de avance real y de agitación de brazos?.

Dentro de toda esta profusión de utopías tecnocientíficas Bihouix nos propone una sistematización interesante.

Page navigation