Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 13 agosto 2020 @ 21:29 CEST

Crisis Energética Foros

"Comunismo sin crecimiento", en la red


Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
Este 23 de diciembre de 2007,”Crisis energética” destaca en portada que “el crecimiento exponencial hace imposible la sostenibilidad”. En los comentarios a la portada se reconoce que cada vez parece haber más conciencia de este hecho, y de la necesidad de un cambio de modelo –de abandonar un modelo de progreso basado en el consumo creciente de materiales y energía-; pero también se expresa la queja de que nadie habla claro de cuál es la alternativa.

Hace más de treinta años, el informe para el Club de Roma “Los límites del crecimiento” empezó a sacar a la luz estos problemas, y hace algo menos el filósofo marxista –de la Alemania comunista- Wolfgang Harich habló muy
claro de cual era la alternativa -a su juicio-. Lo hizo en su libro “Comunismo sin crecimiento : Babeuf y el Club de Roma”, cuya ¡enlace erróneo! ha sido recuperada para la web por la página
¡enlace erróneo!. Traigo a colación algunas citas –por número de página del original y por número de página del archivo pdf-.

Se enjuicie como se quiera nuestra situación y nuestro futuro inmediato, lo cierto es que, en cualquier caso, de ninguna manera puede proseguir el crecimiento exponencial de la humanidad. Nos acercamos inquietantemente
al punto de su vuelco en la nueva calidad de una catástrofe cuyos primeros pasos comienzan ya a dibujarse... Así pues, se impone con toda urgencia la adopción de medidas humanas de cara a la estabilización demográfica y, a ser posible, a su lenta y gradual reducción tendiendo hacia el óptimo. La urgencia es general: en el Este y en el Oeste, en el Norte y en el Sur, en las regiones altamente industrializadas igual que en las subdesarrolladas, en los países del socialismo y en los del capital, en todas partes. (58, 28)


El movimiento obrero revolucionario advirtió contra las guerras, intentó detenerlas y, una vez estalladas, se pronunció por la terminación inmediata del inútil derramamiento de sangre, sufriendo por ello represión y persecución... Sólo así pudo ganarse la confianza de las masas populares... desengañadas, asqueadas y desangradas por la guerra... De éste y no de otro modo han de comportarse hoy las fuerzas revolucionarias frente al alud demográfico: han de llamar la atención contra él, tienen que procurar detenerlo y, de no surtir efecto nada de todo ello, han de ayudar a las masas a remediar sus terribles consecuencias hasta donde sea posible, utilizando las posibilidades que ofrece el comunismo. (66, 32)


Para Harich, los partidos comunistas están motivados y legitimados para esta acción por su propia definición:

Lo decisivo es que el internacionalismo proletario obliga hoy a contemplar los intereses del propio país, especialmente en lo que afecta a la población, ante todo en su aspecto global. En un texto marxista clásico se
dice que “los comunistas destacan, en las diversas luchas nacionales de los proletarios, aquellos intereses del proletariado en su conjunto que son comunes, independientes de la nacionalidad”… esto…. significa: los comunistas han de servir en todo lugar, también donde están en el poder y allí especialmente, a los intereses a largo plazo de los trabajadores de toda la Tierra, subordinando a éstos los intereses nacionales estrechos (63,
30)


Se encuentra legitimado, además, por encima de cualquiera de los proyectos sociales rivales- Para resolver los problemas provocados por el crecimiento exponencial:

… no basta con la nueva tecnología. Ésta exige ser completada con otros soluciones adicionales: con la limitación del consumo y de la población, con lo que de nuevo nos encontramos en la misma situación que antes, en el caso del reciclaje, a saber, que su realización tendría lugar de manera más sencilla y más humana en una sociedad socialista o, mejor aún, comunista, porque sólo ésta es capaz de combinar las medidas necesarias con el principio de la igualdad, de la justicia social (31, 65)


Las consecuencias del crecimiento exponencial serían una de las principales justificaciones de una política revolucionaria comunista:

El socialismo en el que Marx pensaba rompe, precisamente, con la orientación de la producción hacía la valorización de los capitales acumulados, al no admitir otro objetivo de la producción que la satisfacción
de las necesidades humanas… En condiciones capitalistas no va a ser posible hacer compatibles de una vez para siempre la satisfacción de las necesidades humanas con la protección y la conservación de la biosfera…
mediante el recurso al crecimiento cero a la Forrester o Meadows –En condiciones capitalistas no va a ser posible conseguirlo… Pero, ¿por qué no cifrar en ello precisamanete un importante motivo para derribar y
expropiar a la burguesía en todos los lugares donde aún domina y para suprimir el capitalismo y realizar, directamente en Occidente –y en el Este todavía aún más directamente, a partir del socialismo ya existente, el
comunismo? ... Una sociedad socialista, decidida a llevar a cabo y a introducir de cara a este objetivo, y excluyendo las relaciones mercantiles y el dinero, así como el principio del rendimiento, un sistema global de reparto racionado, capaz de adecuar la satisfacción de las necesidades humanas a las exigencias de conservación de la biosfera, sería ya comunista (84-85, 41)


Naturalmente, debemos tener en cuenta la fecha del libro de Harich: cuando habla de partidos comunistas, no habla de algo que estaría bien que existiera, sino de partidos que estaban en el poder en buena parte del planeta y que influían decisivamente en el resto. Lo que proponía Harich era una nueva orientación de la política de esos partidos.

Al cabo de los años, uno de los intereses que conserva el libro de Harich es que ya se plantea un debate que surge a menudo en estas páginas: ¿no pueden ser los llamados a la austeridad, la contención de población, una
estrategia de gobierno mundial a favor de los países privilegiados? ¿No pueden serlo, tanto más cuando no son partidos comunistas, o "el proletariado", sino instituciones y personalidades poderosas de los países poderosos los que hacen tales llamados? Esto es algo que ha vuelto a estar de actualidad en los últimos tiempos, cuando tantos dicen diego donde dijeron digo a propósito del cambio climático. Harich dedica reflexiones muy interesantes a tales fenómenos –que se hicieron presente en su día a propósito de la coetánea crisis del petróleo y a los propios "Límites del crecimiento" - ,y que quizás iluminen las que nos trajimos hace unos
años a cuenta del ¡enlace erróneo!, por ser una propuesta de racionamiento global.

¡Sacrificios, sí, pero primero fuera el capitalismo!’. Ésta es la fórmula que en adelante deberían poner los partidos de izquierda en el centro de su agitación y propaganda… El proletariado estará dispuesto a hacer cualquier sacrificio que la ciencia demuestre que es necesario a favor de la conservación de la biosfera… E incluso suponiendo que el proletariado se dejara manipular por demagogos explotadores de los argumentos de la ecología o de los llamamientos a una mayor calidad de vida, de tal modo que acabara aceptando la necesidad de hacer sacrificios en este marco, resultaría que tales sacrificios dejarían de tener sentido precisamente por hacerse en condiciones capitalistas. Para el capitalismo es imposible pasar de la reproducción ampliada a la reproducción simple, porque la acumulación de capital y la valorización de capital son leyes de vida. Por eso, cuanto menor es la parte de producto social bruto que obtiene la clase obrera, tanto mayores son las sumas que invierte la burguesía en un proceso de reproducción que destruye el medio ambiente y que devora materias primas… Sólo el socialismo desconoce esa situación forzada” (139, 68) – “… la limitación de la producción en condiciones capitalistas facilitaría la ampliación de la producción, que es precisamente lo que se trata de impedir” (145, 71). – “La izquierda no está para prolongar la vida de un régimen capitalista y menos aún cuando dispone de una concepción que permitiría lograr una
armonía entre la satisfacción de las necesidades de todos los hombres que trabajan y la protección de la biosfera : un comunismo de racionamiento (159, 78).


¿Cuáles serían los criterios de un comunismo de racionamiento?

El automóvil de propiedad privada es, según pienso yo, un medio de consumo contrario a la naturaleza y a la sociedad, un medio de consumo, en cualquier caso, anticomunista… Defino como anticomunista aquel medio
de consumo que no podría jamás ser consumido, fuesen cuales fuesen las condiciones de organización de la sociedad, por todos y cada uno de los integrantes de la sociedad(186, 92).


El comunismo de racionamiento sería tanto más necesario cuanto más amplia sea la sociedad, o de otra manera, en tanto tengamos en cuenta que hemos de tomar por sociedad a "la gran familia humana" (desdichados tiempos en que esta expresión resulta ridícula):

El sentido de la historia humana, caso de que tenga alguno, consiste en la realización progresiva del principio de igualdad de todos los hombres… Los ordenes sociales que están en contradicción con él entrañan una dinámica que les hace inestables y que está en contradicción con el estado homeostático al que la humanidad, a riesgo de su hundimiento, ha de atenerse. De aquí se sigue que los pueblos del Tercer Mundo no sólo tienen un justo derecho a gozar del mismo nivel de vida que los de las regiones industrializadas del Norte, sino que sin la satisfacción de ese derecho tampoco va a poderse lograr una armonía duradera entre el hombre y la naturaleza. Lo único que hay que preguntarse es…: ¿cómo ha de realizarse este derecho? Una industrialización comparable a las de las regiones del norte sería funesta…. La sobrecarga adicional al medio ambiente sería… terriblemente grande….

Sólo el transito de las regiones industrializadas del Norte al comunismo posibilitaría la solución al problema… El Norte proveería de productos industriales a los países del Sur en la medida en que no pudiesen prescindir de ellos, pero tampoco fabricarlos, según el principio de distribución justa de lo existente… Hay que abolir el mercado mundial y hay que sustituirlo por un sistema global de distribución justa… Los gobiernos de los países comunistas del Norte no pedirían del Tercer Mundo nada que no fuera coherente con el interés de este último, a saber: la limitación del número de nacimientos, la puesta en práctica de medidas rigurosas para la protección del medio ambiente, el uso comedido de las materias primas y, sobre todo, el derrocamiento de los regímenes
corruptos… la contraprestación…. consistiría en… el suministro gratuito de artículos industriales…” (192-197, 95-97).- “El comunismo surgiría de la victoria de la revolución proletaria mundial como un sistema global
centralmente dirigido de ayuda mutua y de mutua satisfacción de las necesidades, el cuál, liberado del intercambio de mercancías, de la concurrencia de las balanzas comerciales, etc., se orientará única y
exclusivamente a la utilidad óptima de todos (199, 98)


Como se ve, el planteamiento de Harich, aunque comunista y antiimperialista, está muy lejos de los espasmos de anti-imperialismo hooligan que afectan a tantos cuando cuentan el número de centrales
nucleares que tiene previsto construir Irán, o los planes de explotación de petróleo pesado en el Orinoco. Así como de los arranques paternalistas de quien, siendo consciente de los mismos problemas de los que habla Harich, considera que esos países “merecen” un poco más de industrialización o incluso considera un “déficit ético” no contemplar impasible como también ellos contribuyen a la destrucción del planeta. El planteamiento de Harich recuerda a los partidarios de tales distracciones y mitologías que ellos y los que creemos no ser ellos tenemos tareas más urgentes.

==

Por desgracia, las tendencias de las que advertía el Club de Roma han ido a peor en los últimos años. Por desgracia o por fortuna, el mundo es hoy distinto al de Harich,y no hay ni regímenes socialistas que sirvan de
contrapeso al capitalismo – de “Arca de Noé”, decía Harich- ni perspectivas de que el proletariado de los países capitalistas vaya a implantar el comunismo en sus propios países. O al menos no del todo, pues aunque no Arca de Noé, Cuba sigue siendo un ejemplo de cómo las cosas pueden organizarse de otra manera. Y la República Popular de China, por encima de críticas de salón, marca ¡enlace erróneo!.

En todo caso, lo que no está es un movimiento internacional serio en el que pueda arraigar “un sistema global centralmente dirigido de ayuda mutua y de mutua satisfacción”, y quizás que no exista el que existía en tiempos de Harich sea algo merecido. Pero pienso que hay dos características del comunismo que deberían estar presentes en cualquier nueva iniciativa y en nuestras oraciones: “servir en todo momento a los intereses a largo plazo de los trabajadores de toda la Tierra, por encima de los intereses nacionales estrechos” y “no estar para prolongar la vida de un régimen capitalista”, ni siquiera trayendo a colación estampitas pintadas de verde o de ‘moneda alternativa’.

--

Dies irae, dies irae.

Estado: desconectado

telecomunista

Forum User
Miembro activo
Identificado: 19/02/2006
Mensajes: 879
Muy interesante, gracias.

Me quedo con esto sacado del enlace sobre china.

"Tenemos que preguntarnos por qué en las regiones "poco avanzadas", como las aldeas montañesas remotas, los habitantes disfrutan de aire puro y agua limpia y también de confianza y apoyo mutuo, mientras que las regiones más avanzadas están llenas de barreras de seguridad, ventanas enrejadas y gente atemorizada por la delincuencia". China debe superar las dicotomías reduccionistas, "avanzado / menos avanzado", "Este / Oeste", "Sociedad / Estado", "Mercado / gobierno", "izquierda / derecha", lo que no significa que haya que situarse en un termino medio neutral", concluye. Un nuevo gran debate se ha abierto en China.
Sólo una economía priorizada podrá amortiguar el golpe y crear un sistema sostenible.

Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
Se me perdió en el corta y pega un texto sobre los criterios del comunismo de racionamiento:

… todo un catálogo de las necesidades que hay que combatir, clasificándolas como sigue: a) contrarias a la naturaleza, b) contrarias a la sociedad, c) antisocialistas, d) anticomunistas… (es) un desideratum de la investigación marxista… El socialismo… todavía admite las diferencias de ingresos y privilegios como compnente necesario del principio de rendimiento del que no uede prescindir en su calidad de estímulo para el proceso productivo… En condiciones socialistas es perfectamente normal que un individuo que por su talento o esfuerzo rinda… mucho a la sociedad –mucho más que la media- disponga por ejemplo… de una parcela a la orilla de un lago. Ahora bien, ni siquiera en Finlandia, que es el país de los mil lagos, sería posible que este bien… fuera disfrutado por todos los miembros de la sociedad sin excepción. En consecuencia… ha de considerarse como indudablemente ligado al tránsito del socialismo al comunismo la renuncia a esta necesidad… En cuanto se alcanza en una sociedad socialista un nivel productivo que permite garnatizar para todos una vida humana digna, el tránsito a la fase superior ha de abrirse eliminado aquellos consumos de privilegio que en ninguna circunstancia podrían ser accesibles para todos…El comunismo sólo puede realizarse a través de la lucha contra determinadas necesidades a las que el hombre se ha acostumbrado en el transcurso de la historia mundial… (214-215, 106)


Notese que para Harich las sociedades de Europa Occidental eran sociedades maduras para pasar al comunismo sin la fase intermedia del socialismo. Estas sociedades ya habrían alcanzado un nivel productivo capaz de garantizar vida digna para todos, y el paso para realizar el comunismo sería un buen reparto de esa riqueza.

Estado: desconectado

mockba

Forum User
Miembro activo
Identificado: 18/03/2006
Mensajes: 1214
Por TEdison:
pienso que hay dos características del comunismo que deberían estar presentes en cualquier nueva iniciativa y en nuestras oraciones: “servir en todo momento a los intereses a largo plazo de los trabajadores de toda la Tierra, por encima de los intereses nacionales estrechos” y “no estar para prolongar la vida de un régimen capitalista”, ni siquiera trayendo a colación estampitas pintadas de verde o de ‘moneda alternativa’.

Estoy de acuerdo en que el comunismo tiene consigo esas características que podrían ser útiles hacia una toma de alternativas en la transición de la era de la energía barata a la era de baja energía... pienso incluso que debe haber muchas más caracterísiticas reveladoras que el comunismo pueda ofrecer con respecto a las reflexiones a tomar en cuenta. Si bien el comunismo pueda tener defectos como sistema social si pienso que es miles de veces más acertado que el capitalismo debido a que éste último es en sí la base del problema... el capitalismo se basa es exponenciar el consumo y crear ilusiones de infinidad de recursos, algo que hoy es una inercia imparable y a su vez el pricnipal enemigo de la información frente al problema de una transición como la que podríamos presenciar en la siguiente década.

Por otro lado, siempre me he expresado a favor de que se aplique el sentido común y se le de validez al pensamiento individual y antes de poder convencer a la traumatizada sociedad del consumo de que vean la realidad a través de las ideas del comunismo puedan formar un panorama a través de las suyas propias. No creo que "la transición", como ya la he llamado tantas veces, tenga que enfrentarse plenamente con ideaologías o con una sola tendencia, pienso que se debe formar una ideología individual a través de una serie de "herramientas" e ideas. Creo que el comunismo es mucho más realista en la gestión de recursos y sus ideas básicas pueden ser de mucha utilidad para la transición como conjunto de esas herramientas sociales que menciono.

Muy interesante texto TEdison...

Saludos...
La especialización corrompe...

Estado: desconectado

Amon_Ra

Forum User
Miembro activo
Identificado: 26/08/2005
Mensajes: 5552
Despues de leer este nuevi post ,no se si sera por el dia en que me levante y las ultimas cosas que me pasaron por lo tocado del tema en otras ocasiones o por el motivo que sea, de entrada no dudo de las buenas intenciones del hilo que conste, pero me recuerda viejas polemicas de los 70 que vivi y que me gane algunas enemistades en aquellas epocas ya por decir lo que pensaba o presentia ,en aquellas epocas España efervescia de ideas comunistas se legalizaron con la democracia cerca de 198 partidos autodenominados comunistas de los que ya vemos como se aquedado, no dudo que las condiciones no son las mismas pero lo que se llama lalucha o debate ideologico era muy vivo y con base, hoy estamos en las antipodas de eso al margen de individuos o grupusculos esta mas cercano de la extrema derecha todo el mensaje del sistema y la ideologia dominante en el pueblo casi que de la izquierda el mayor devate que siempre me procupo fue este el desarme ideologico que parecia un pecado reabirlo y fue matado por la propia legalizacion quizas que que daria como asi a siso y en ese estamos la situacion de mayor alienacion mental posible, por lo que sea por mi estado de animo de hoy o por mis experiencias pasadas repito. Vi que solo pequeñisimos reductos que aun se atrevieron a tener y arriesgarse en tener experiencias vitales de tipo comunal fueron los que siguieron tratando de mantener un determinado espiritu pero hasta tocar los temas de refilon o de pasadas entre determinadas personas cryentes y defen soras de todo aquello levanta ampollas con lo que mi desesperanza es mayor y dado el grado de materialismo capitalista alcanzado real e ideologico veo por desgracia que la tendencia sea mas como digo hacia la extrema derecha que hacia la izquierda con todo el gran drama humano que representaria ,no digo que como reaccion a este endurecimiento se produjera la reaccion contraria ante los abusos que representaria la carencia o recorte de libertades y explotaciones humanistas produciendose dos frentes, pero a parte de movimientos incipientes de intento de expansion y analisis mas profundo de los decrecionistas que es un discurso valido en determinadas sociedade maduras y del primer mundo, no es facilmente exportable a otros contextos en este planeta globalizado ,con lo seguire atentos vuestros debates y me permitireis observar por el momento.

Un saludo.
La energia mas limpia es la que no se usa

Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
Al escribir que Wolfgang Harich , con su libro "Comunismo sin crecimiento", dio una respuesta clara a los problemas del crecimiento exponencial, yo no pretendía dar a entender que esa que dio sea una respuesta fácil, o capaz de simplificar la vida de las personas, o que se pudiera implantar simplemente dándola a conocer para que arrastre al personal por su claridad. De hecho, presupone un mundo en el que no son los argumentos los que marcan la dirección...

Para entender la propuesta de Harich en toda su gravedad, conviene no confundir la defensa del comunismo como modelo social con la defensa de los partidos comunistas como organizaciones dedicadas a conseguir y conservar el poder, aunque sea mediante el enfrentamiento con otros partidos o grupos. Harich no sólo defiende el comunismo como fin, sino la actuación decidida de los partidos comunistas.

Según Harich, el peligro de crisis ecológica –tal y cómo lo exponía el informe "Los límites del crecimiento"- da una nueva justificación tanto del anticapitalismo como del comunismo, y no deja opción o término medio entre capitalismo y comunismo; nueva justificación, respecto a las de Marx y sus sucesores.

El capitalismo ya no es sólo cuestionable por injusto –por forzar a los trabajadores a hacerlo más allá de lo necesario para cubrir sus necesidades-. Es cuestionable por incompatible con el freno a la crisis ecológica: si el crecimiento pone en peligro la supervivencia de la humanidad, lo hace el capitalismo, ya que el capitalismo no puede renunciar al crecimiento –exige producir más allá de lo preciso para cubrir las necesidades de la humanidad trabajadora, un exceso de producción que permite a los capitalistas invertir y aumentar sus ganancias derrotando a sus competidores-.

Así pues, frenar el crecimiento es contradictorio con la subsistencia de una sociedad capitalista; pero abolir el capitalismo no sería suficiente, advierte Harich, para frenar el crecimiento. Es preciso además implantar y defender una sociedad comunista, teniendo claro que está debe basarse en destinar los medios de producción, de propiedad colectiva, a la satisfacción de las necesidades de la humanidad trabajadora: y las necesidades de la humanidad trabajadora no son lo mismo que los deseos de cada trabajador.

Para Marx y sus sucesores, así como para algunos anarquistas, no era necesario establecer esa distinción. Al no ser conscientes de los problemas del crecimiento, pensaban que una mejor distribución de los frutos de éste –poniendo a disposición de todos las fuerzas que absorbían los capitalistas- permitiría a la larga reunir tanta riqueza que todos los deseos podrían satisfacerse.

Pero ante el peligro de catástrofe ecológica, el comunismo sólo sería posible si reprime deseos que se realizan mediante el crecimiento económico, y que no son sólo inherentes a los capitalistas. A mayores, pensaba Harich, es necesario para que esa represión sea justa –garantizando que sus perjuicios y beneficios (la conservación de recursos) se repartan equitativamente-. Pero en cualquier caso, el comunismo queda ligado a la idea de represión: Harich era un pensador autoritario que consideraba que lo bueno del comunismo no es abrir las puertas de Jauja, sino aguar la fiesta antes de que sea demasiado tarde –antes de que lo haga la naturaleza provocando la extinción de la humanidad-.

Para Harich, los partidos comunistas internacionalistas debían renunciar a su propaganda basada en promesas de abundancia, pero no a su función: si se definen por usar el poder político para satisfacer las necesidades de la humanidad en su conjunto, el descubrimiento del peligro de catástrofe sólo exigiría cambiar su orientación; seguirían siendo tan oportunos –ante la necesidad del poder para garantizar el freno al crecimiento- como necesarios –pues la sociedad, espontáneamente, sin dirección científica, no es capaz de poner freno al crecimiento, a la anarquía de las demandas individuales y nacionales sobre la naturaleza-. Harich es tan pesimista hacía la humanidad como lo era Hobbes, cuando pedía un Estado para domesticar al hombre como lobo para el hombre.

Un capitalismo fascista también podría poner límites al impacto del hombre sobre la biosfera, y a falta de comunismo, sería la única garantía de prolongar la supervivencia de la humanidad, pero no sería justo –frustraría deseos para satisfacer otros igual de ilegítimos-; el comunismo sería superior desde el punto de vista de la humanidad en su conjunto, aunque fuese objetable desde los deseos particulares –que pueden preferir una extinción luminosa a una subsistencia gris (Heidegger); presuntamente gris, mejor dicho-.

Lo que viene a decir Harich es que la crisis ecológica no sólo justifica el comunismo como modelo social, sino una política ofensiva de los partidos comunistas tanto para tomar el poder como para mantenerlo, garantizando que todo el mundo comparta por igual las cargas de la limitación del crecimiento.

Estos planteamientos autoritarios, como señala Manuel Sacristán en la introducción, son deudores de una época de Guerra Fría, en la que los gobernantes de los países democráticos mantenían también, a su vez, una política ofensiva no ya contra el comunismo, sino contra intentos de tímidas reformas sociales –golpe de Estado en Chile, bombardeos sobre Vietnam y Camboya, escalada nuclear, son distintos resultados del "liberalismo" que Harich tenía presentes cuando escribía-. ¿Han cambiado los tiempos?


P.D.: También conviene no confundir la defensa que Harich hace de la existencia de partidos comunistas con la defensa de los partidos comunistas que han existido hasta el momento; ¿no merecerían también las críticas de "estrechez de miras" que Harich enjaretaba a naciones e individuos?.

Estado: desconectado

Tony

Forum User
Miembro activo
Identificado: 22/10/2003
Mensajes: 418
Hola:

Escribe Marx en el ‘Manifiesto Comunista’ que la historia de la sociedad existente hasta hoy es la historia de la lucha de clases.

Analicemos pues, que clases sociales existen hoy en esta sociedad global, y que clases o no-clases tienen la capacidad de trasformar esta sociedad en un ‘comunismo sin crecimiento’.

La teoría de las cuatro clases sociales y la no-clase:

Las clases ricas:

La clase opresora: la burguesía.

Los niños y niñas desde que nacen en esta clase social son cuidadosamente alimentados y su hambre se satisface hasta quedar saciados. Están al cuidado de niñeras e institutrices que, además de satisfacer su hambre, los someten en la mayoría de los casos a una rígida disciplina. Desde muy tierna edad los niños y las niñas se preocupan obsesivamente de la propia higiene, el orden y también de la apariencia física.

Con toda esta disciplina, cada uno de ellos aprende inconscientemente a tener control sobre sí mismo y sobre los demás. Aprenden desde temprano a obedecer para después ser obedecidos y a controlarse para después saber controlar a toda la sociedad.

Por eso desde que nacen encuentran ‘natural’ que todos sus deseos sean satisfechos, pues tan pronto lloraban eran inmediatamente atendidos. Y como saben manejar los controles conscientes e inconscientes, encuentran ‘natural’ manipular a toda la sociedad en beneficio propio.

Cuando los ricos nacen, también nacen con ellos los embriones de la clase dominante:

- Autoritarismo, la centralización; por eso en la edad adulta se consideran ‘naturalmente’ los poseedores de la economía y del Estado.

- La manipulación de las instituciones a su favor, principalmente el Estado, la Iglesia, el sistema económico.

- La resistencia al cambio, el conservadurismo.

- La visión circular y exclusiva de clase. Para ellos, ‘nosotros’, los buenos, es la clase a la que pertenecen, y ‘los otros’, los ignorantes, la población que ellos marginan. Los frutos de esta exclusión son el elitismo y el machismo, con todos sus mecanismos de explotación económica.

Las clases oprimidas:

La clase media moderada.

Es un estrato social que surge con el avance tecnológico. Está compuesta por profesionales liberales, intelectuales, artistas, estudiantes universitarios, comunicadores, profesionales de la informática, ejecutivos medios...

No produce valor, es el ‘ejército de reserva’ de la burguesía. Ella es la encargada de reproducir las condiciones de producción. El ingeniero repara las máquinas; el médico nuestros cuerpos; el abogado mantiene el sistema funcionando mediante sus límites (la ley); Posee el saber, pero no tiene el poder de los medios de producción.

La familia no tiene una función económica: es únicamente el espacio de realización afectiva y de la educación de los hijos.

Algunos miembros de la clase media moderada buscan otras maneras de vivir más sencillas:

Los ‘downshifters’: quienes, habiendo adquirido un cierto nivel de riqueza, optan por ganar menos y empiezan a llevar una vida moderada, dedicando más tiempo a su familia o a sus propios intereses, sean personales o de la comunidad.

Los ‘strong simplifiers’ o ‘radicales de la sencillez’: quienes renuncian por completo a sus puestos de altos cargos bien remunerados y cambian drásticamente a un modo de vida más sencillo.

Y los más contundentes de todos son los ‘dedicated, holistic simplifiers’ o ‘entregados a la sencillez de manera holística’: quienes adoptan un cambio radical y estructuran toda su vida alrededor de una ética de la sencillez, a veces inspirada por ideales espirituales o religiosos. estarían formados por neoluditas (como los Amigos de Ludd), primitivistas, el movimiento freegan, grupos anticivilización, ecoanarquistas... es decir aquellos que con su modo de vida se oponen al estilo de vida preconizado por Occidente (capitalismo, liberalismo, industrialismo, progreso, consumo...). Es decir su modo de vida es un modo de lucha, una crítica radical al sistema.

Los pobres:


La burguesía no tendría posibilidades de ejercer una opresión tan completa en todos los ámbitos si no hubiese en la sociedad otras clases que inconscientemente la aceptan como ‘natural’. Por tanto, a partir del inconsciente, las clases oprimidas estarían formadas por seres humanos complementarios.


El campesinado.

Niños y niñas se acostumbran desde que nacen a no tener sus deseos satisfechos y lo encuentran ‘natural’. Los padres, en general, son pobres y tienen muchos hijos. No tienen tiempo de cuidar y alimentar adecuadamente al recién nacido. Así, el niño pobre se acostumbra desde que nace a recibir solamente parte del alimento que necesita y a encontrarlo ‘natural’. Esto porque la madre, además de mal alimentada, lleva a cabo una doble jornada de trabajo, en el campo y en casa, donde en medio de las tareas domésticas cuida también de sus otros hijos.

Desde que nace aprende que es cuidado por una voluntad omnipotente y cruel, que es como entiende a su madre.

Los niños campesinos nacen con las siguientes características que serán la base de la psicología de la clase campesina:

- El hambre. Es natural pasar hambre y no tener satisfechos los deseos.

- El fatalismo. La voluntad humana no se puede oponer al destino todopoderoso. Todo llega cuando tiene que llegar y no cuando peor aún, desestabilizan el orden eterno.

- La pasividad. No se puede hacer nada para cambiar esta vida de sufrimiento.

- El clientelismo. El hombre pobre cree que el patrón, por lo general cruel y controlador, que le satisface apenas parte de sus deseos y necesidades, debe ser amado y honrado, aunque lo explote de forma deshumana: ‘el hombre ayuda al patrón, la mujer ayuda al hombre y los niños ayudan a la mujer’, y con esto escamotea las duras relaciones de explotación y de opresión que hay entre hombre, mujer, niño y patrón.

- El machismo. La mujer ama al hombre que la maltrata y no le satisface los deseos: El concepto de felicidad de las campesinas es diferente del de las burguesas: ‘soy feliz, cuando mi marido no bebe, no tiene otra, no me pega y trae el dinero a casa...’. Para la mujer del campo la protección es más importante que el afecto.

- La religiosidad popular. Viviendo en esa realidad cotidiana tan dura, los campesinos crean el caldo de cultivo perfecto para las concepciones tradicionales de la Iglesia. Si saben sacrificarse y cargar con su cruz, tendrán una recompensa después de la muerte.


La clase obrera.

Los hombres ven sus cuerpos como parte integrante de las máquinas que manipulaban. Se ven con los ojos de la clase dominante, incapaces de gobernarse a sí mismos. Se sienten amenazados por la entrada de la mujer al mundo del trabajo

La familia tiene la función de ser el lugar de reproducción de la fuerza del trabajo. Un obrero no puede vivir soltero, necesita de una mujer que críe a los hijos y trabaje gratis, estirando hasta fin de mes un sueldo irrisorio y corroído cada vez más por la inflacción.. Gracias al trabajo de la mujer los patronos pueden pagar salarios tan bajos a sus empleados.


La no-clase: Los náufragos del desarrollo.


La economía mundial – en distintas partes del orbe –, ha generado los llamados ‘náufragos del desarrollo’, los que, aparentemente, tendrían que estar condenados a extinguirse. Sin embargo, estos no desaparecen sino que se multiplican de manera ‘inquietante’. A ellos no les queda más remedio que organizarse según otra lógica, inventando otro sistema, otro tipo de sociedad.

Los náufragos del desarrollo, aquellos cuya integración no es factible en el modelo económico-productivo, no están en condiciones de comprar cualquier cosa. Se ven ‘condenados’ a hacerla. Su supervivencia depende de su maña.

En los suburbios de las megalópolis, en las chábolas del tercer mundo, en las reservas donde sobreviven especies humanas en vías de extinción...

Ahora queda discernir que clases sociales tienen la capacidad de transformar esta sociedad en un ‘comunismo sin crecimiento’.

Salud y alegría

La superioridad ha sido asignada en la humanidad no al género que procrea sino al que mata. Simone de Beauvoir

Estado: desconectado

Némesis

Forum User
Miembro activo
Identificado: 09/06/2007
Mensajes: 787
Localización:Un Universo Paralelo...
Mis ideas son que tanto el capitalismo como el resto de ideologías surgidas a lo largo de los dos últimos siglos (socialismo, comunismo, etc.) son doctrinas que se basan y pertenecen a un mismo sistema, que es el que se está desmoronando y cayendo a cachos. No se va a poder aplicar ninguna de estas doctrinas porque todas requieren de un centralismo de poder, de una estabilidad en cuanto a recursos y materias primas, así como un economía, para poder imponerse. El fracaso de la mayoría de las doctrinas alternativas al capitalismo se han debido a la incapacidad de realizar un reparto real y efectivo de los recursos entre su población, encarnada, sobre todo, por la oposición de los que más poseían.

En el momento actual tenemos una pequeña clase muy poderosa, que controla la gran mayoría de los recursos y podrá oponer una gran fuerza (dictaduras, represión, revueltas, corralitos, etc.), una gran cantidad de gente obrera aborregada, que no aburguesada, que tiene una fe ciega en el sistema y seguirán aferrándose a ella aunque el sistema caiga, y una grandísima población muy pobre en países empobrecidos, pero que en los países ricos apenas representan el 10%, 15% o a lo sumo un 20% y que no participarán en ninguna revuelta-reforma política de ningún tipo. Incluso mucha gente piensa que todas estas doctrinas se basan en "vóteme usted a mi para quitar al que está en el poder y así poderme poner yo", el desencanto político es mayúsculo, y pocos serán los que apoyen doctrinas que muchos denominarán "fracasadas" y "pasadas".

Yo siempre he creído que las soluciones pasarán por crear nuevas formas de vida, nuevos modelos a pequeña escala, nuevas alternativas locales, que con el tiempo algunas se consolidarán y otras fracasarán, en un caldo inmenso de cultivo de total inseguridad pero ferviente de gente buscándose la vida de una forma un poco anárquica. El tiempo favorecerá a unos y extinguirá a otros, y surgirán nuevas ideas y nuevos líderes, nuevas filosofías basadas en el nuevo mundo, que resuelvan los nuevos problemas, pasando página de todo lo anterior.

La primera fase será la más caótica, la mayoría de la gente se aferrará a papa-estado para que les siga abasteciendo de lo que ya no existe, o existe en tan poca cantidad que será acaparado por las clases más dominantes. Serán tiempos de revueltas, manifestaciones, inseguridad, crisis, problemas sociales, desconcierto, y sobre todo represión, control, dictadura y algo de fascismo.

La siguiente fase se dará en el momento en el que la diferencia entre los que puedan seguir el "ritmo" y puedan imponer su ley (la ley del más fuerte), pueden continuar con el sistema anterior (actual) debido a que tienen los recursos; y los que nos hemos (me incluyo) quedado tirados sin remedio en la cuneta de las sucesivas crisis, que será la inmensa mayoría.

En ese momento los "ricos" se agruparán en "zonas" atrincheradas, cuales castillos fortaleza, y se auto-excluirán del resto del mundo ¿cómo sobrevivirán? Pues a base de mano de obra muy barata, como toda la vida ha sido. La clase pobre se escindirá de nuevo en dos grupos, los que aspiren a pertenecer a las clases elitistas, que se aferrarán a sus migajas y desperdicios, a los trabajos que estos les ofrezcan por poco o nada y seguirán en un sueño perpetuo de fe en tiempos pasados mejores; y los que comenzarán a darse cuenta de la realidad, de que han sido abandonados, que ya no hay papa-estado que les proteja, y comiencen a forjarse un futuro por si mismos, en grupo, o en comunidades, creen modelos de mercado local, se busquen la vida, se vayan al campo, o lo que sea. Y es de aquí de donde surgirán esos nuevos modelos que antes comentaba.

¿En que me baso para decir todo esto? En un ejemplo real, Argentina. Analicen ustedes que ha pasado en este país desde que se produjo la crisis, que ha pasado con su gente, como han sobrevivido. No han cambiado el sistema, es el mismo, sigue igual, quizás ha desaparecido mucha gente de lo que antes era clase media, pero muchos de ellos han comenzado a no depender del estado y a construirse una nueva forma de vida, a forjar nuevos modelos basados en la práctica y no en la teoría.

De hecho creo que las "élites" seguirán manteniendo la ilusión de democracia a pesar de ser sólo papel mojado. La creencia y la fe de la gente de que seguirá teniendo derechos (cuando ya a día de hoy los hemos perdido en su gran mayoría) y de que su voto cuenta, y de que habrá un estado que satisfaga sus necesidades, es un arma muy poderosa de control. Alimentando las aspiraciones de la gente se consigue control, distracción y sumisión.

Por eso pienso que no servirá de nada oponerse a ese sistema, dejémoslo que se hunda sólo, que sigan con sus mentiras y patrañas, que se extingan en las arenas de tiempo, y comencemos a forjarnos nosotros mismos un futuro, comencemos a crear esa comunidad, poco a poco, basadas en dar solución a los nuevos problemas reales y olvidarnos de problemas que en poco tiempo pueden dar giros inesperados o incluso cambien radicalmente, y esperemos que el tiempo nos sea favorable.

No hay que cambiar el sistema, sino que ha llegado el tiempo de "emanciparse" del sistema.
"Todo se tambalea... pero hacen como que bailan"

Estado: desconectado

sergio

Forum User
Miembro activo
Identificado: 24/04/2005
Mensajes: 217
¡Que acierto que has tenido compañero Ted, en rescatar a este comprometido y destacado pensador! Un hombre de acción, que no le temía a los resultados de su predica, en el más amplio sentido del término. Por que supo batirse sin complacencias, en su oportunidad, contra el aparato burocrático de la RDA, lo que le costó varios años de prisión; en el acierto o el error contra las críticas de contenido socialista o marxista que consideraba injustas o carentes de fundamento político-ideológico (¡desde su perspectiva, por supuesto!), y, simultáneamente, recrear su pensamiento desde una matriz que 30 años después sigue considerándose osada cuando no inconcebible para muchos pensadores progresistas. Su lectura se justifica por si sola. He encontrado una interesante referencia biográfica en Sin Permiso escrita por Sigfried Prokop, historiador de la ex RDA (http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=607), que le sitúa en un momento anterior a su encarcelamiento. (De paso, te comento que, desdichadamente, la prolífica obra que parece tener el mencionado historiador no está traducida al castellano. Si alguien encuentra material del profe que lo haga saber).

Pero volviendo al asunto, me parece pertinente advertir que aquí no solo se presenta el concepto aislado del decrecimiento, dado el riesgo que posee de volverse huero, sino que se discute desde la perspectiva ideológica y lo que es aún más importante, con la mirada puesta en un programa. ¡Sí, un programa! No vayas a pensar que me pasa inadvertido el giro de la historia. Algunos, probablemente, consideren esto una ceguera incorregible a la “luz” de lo acontecido en los últimos 20 años. Pero me tiene sin cuidado: no tiene sentido reparar en tales críticas, en su mayoría carentes de todo fundamento y comprometidas (¡en sentido partidario, aunque lo nieguen o no lo sepan!) en la defensa del statu quo y que solo repiten como loritos la predica de los poderosos. Cuando digo programa, tengo presente que tal programa, en realidad, no existe más que en sentido referencial y primario. ¿A que me refiero, entonces? A que la solución es política, de naturaleza anticapitalista (¡por oposición, una parte de su contenido programático está escrita por la realidad, es bien tangible!), y socialista. Por ultimo, espero que tu hilo sirva para estimular a los militantes “decresores” de la página y los compela a decir algo más que vaguedades.

Saludos.

PD: la presentación de Sacristán, madre mía, un monumento del pensamiento marxista, el español.

Estado: desconectado

victorluis

Forum User
Miembro activo
Identificado: 26/01/2004
Mensajes: 566
Muy bien Sergio, pero me has hundido en la miseria adelantandote a lo que pensaba escribir aqui.

Ahora solo me queda decir que subscribo plenamente el post de Sergio

Un saludo a [email protected] y feliz 2008 ¿Ironia......?

Estado: desconectado

Némesis

Forum User
Miembro activo
Identificado: 09/06/2007
Mensajes: 787
Localización:Un Universo Paralelo...
Voy a resumir mi post anterior porque parece que no habéis cogido mi crítica sutil:

Decrecimiento habrá por huevos, no quedará otra, sí o sí, así que no hay que plantear cómo se va a hacer, se hará porque no habrá.

Comunismo, lo dudo mucho, señores, el comunismo tuvo su momento, pasó y quedó en el pasado, fracasado, atascado, impracticable; tal y como está planteado es inviable a día de hoy. Si se replantea ese comunismo sobre los problemas reales actuales, y no hipótesis y teorías, quizás tenga una segunda juventud.

Pero ese comunismo debe salir del propio pueblo, de forma práctica, nunca saldrá de cuatro que nos dedicamos a escribir en un foro de libros muy bonitos e con títulos rimbombantes y literatura recargada, porque el comunismo debe ser sobre todo llano, sencillo y práctico.

Los ricos se atrincherarán, nadie les va a obligar a compartir y repartir sus riquezas, más cuando el propio estado, ejercito y resto de cuerpos de seguridad los defenderá de gente como nosotros.

Resumiendo, decrecimiento por narices; comunismo, lo dudo mucho.
"Todo se tambalea... pero hacen como que bailan"

Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
He leído el post de "Nemésis" tanto en largo como en corto. Como parece que se sorprende de que no le contestemos, procedo por mi parte.

"Comunismo sin crecimiento" es un libro de los años 70 del siglo XX, no de los primeros del XXI. No se puede juzgar lo que proponía Harich entonces desde lo que tenemos hoy. Hoy no tenemos el "arca de Noé" en que Harich confiaba, es decir, una amplia parte del planeta gobernada con intención de emanciparse de los mecanismos de mercado, ni tampoco los recursos despilfarrados en estos 40 años. Hoy quedamos cuatro matados. El punto está en que algunos parecen considerar que eso es un progreso, o algo natural, y otros lo consideramos una decadencia.

Dice Némesis que no merece la pena preocuparse por oponerse al sistema, que éste decrecerá por sí sólo. Puestos así, no merece la pena preocuparse por nada, cuando el universo colapse de muerte térmica ya no habra sufrimientos. El punto está en si nos interesan los derechos de las personas que padeceremos el tránsito. Némesis parece confiar en una especie de selección natural, a la que parece conceder más valor que a su propia cabezaa la hora de "buscar nuevos ideales"; a mi me parece que no hace más que volver a justificar el neoliberalismo ("ustedes no propongan nada ni hablen de regulaciones éticas, dejen que actue el mercado / la selección espontánea"). Lo que trae ese tirarse de espaldas a los encantos de la selección espontánea ya sabemos lo que es, y no hace falta irse a libros rimbombantes, lo tenemos delante todos los días.

Parece ser que la gente que habla de modelos alternativos no ha de ser tenida en cuenta, por ser pocos, y los desencantados de la política han de ser tenidos en cuenta, por ser muchos. Yo creo que hay que tener en cuenta las razones, no el número de quienes las sostienen.

Pone a Argentina como ejemplo más o menos positivo. A mí, que a diferencia de Harich no soy autoritario, me parece un buen ejemplo en un sentido: lo que haga cualquier partido es vacio si no tiene raíces en experiencias de autogestión de base. Pero, por lo demás, ni creo que la cosa en Argentina esté tan en avance hacía una especie de anarquía despreocupada del sistema, ni creo que les convenga a los argentinos despreocuparse mucho, entre otras cosas porque con sus enormes riquezas naturales son un caramelo muy goloso que tendrá que plantearse la defensa ante los tiburones dispuestos a merendarsela. Y eso no se hace organizando ollas comunes.
---
Dies irae, dies irae.

Estado: desconectado

Némesis

Forum User
Miembro activo
Identificado: 09/06/2007
Mensajes: 787
Localización:Un Universo Paralelo...
Muy bien, TEdison, has hecho una crítica bastante buena de mis argumentos, y me apunto el tanto, ya que creo que has dado en el clavo con algunos de ellos, aunque creo que en otros te has extralimitado un poquito.

Por ejemplo yo no propongo no hacer nada, propongo que lo que hagamos sea a nivel más local, sin aires de grandeza: organizarnos a nivel local y que el tiempo nos diga si estamos en lo correcto o no. Si la cosa funciona, poco a poco se extenderá al resto de personas y comunidades. Pero si pretendes cambiar el gobierno de todo un país, hablando de ideas de comunismo y libros de los años 70, te vas a encontrar con una gran oposición, porque muchos lo verán como un oportunismo para alcanzar el poder (sin contar con la "competencia" de los que sí serán unos oportunistas para alcanzar el poder, claro).

Yo sólo digo que es mejor ser prácticos y empezar desde abajo, aplicando vuestras ideas a comunidades locales, vecinales, etc. para ver si funcionan a pequeña escala, porque si no lo hacen ¿como pretendes aplicarlo a todo un país que se desmorona y está inmerso en una crisis económica, energética, social, etc.? Sería imposible.

Efectivamente has acertado en una cosa: creo más en ciertos modelos anárquicos, auto-organizativos, y en cierto modo en una especie de selección natural. Pero ¡líbreme nadie de ser neoliberal! Mi modelo es social, y no sólo económico-mercantil. Ellos buscan libertad para ampliar sus negocios, y pagar menos impuestos y tener menos control estatal y legal sobre ellos, para así ser más poderosos. Yo en este caso hablo de que, dado que en un mundo algo caótico que puede ser los años por venir, no va a ser fácil llevar a cabo ningún modelo político a gran escala.

Los poderosos se dedicarán a defender sus terrenos, posesiones y recursos, incluso de los propios estados sean del color político que sean, más si son comunistas, claro; y los demás deberemos forjarnos un destino que estará más ligado a un día a día que a un gobierno alternativo estatal, que tendría que lidiar con el descontento, lamento e ira de un pueblo empobrecido, y sin recursos (los poseerían los ricos, recuerdas) no tendríais muchas opciones. Un gobierno sin el poder no es gobierno ni nada. Aquí creo que la diversidad de ideas sería una ayuda para el futuro, y creo en la selección natural de las mismas gracias a la práctica de las mismas.

Se que no seré muy popular por decirlo, pero es una prepotencia humanística creer que somos más sabios que millones y millones de sabiduría evolutiva natural, es decir, en los años post-cenit la selección natural y la "evolución" jugarán un papel más importante que los ideales políticos. Para mi la naturaleza es anárquica, pero no por ello caótica, y la tomo como "modelo" a pesar de lo que puedan pensar muchos de mi.

Sobre el comunismo se bastantes cosas, te lo puedo asegurar. Mis padres fueron comunistas, y tengo más familiares de todo tipo: republicanos, socialistas e incluso anarquistas. También tengo familiares que siguen creyendo en modelos totalitarios como el franquismo. Gracias a mis padres he conocido mucho sobre el comunismo y sus teorías, y llevo años analizando la historia de sus aplicaciones en la práctica en países que todos conocemos. Mi conclusión es que el comunismo y el anarquismo se puede aplicar a pequeña escala de manera relativamente eficaz, pero a niveles superiores tiene problemas que, aunque no insalvables, necesitan de un gran esfuerzo y convicción absoluta de todos para llevarlos a la práctica: se basan en la buena fe de la gente, y en cuento algún grupo se quiera aprovechar de los demás, ambos sistemas se desmoronan.

Aunque os animo a seguir con vuestras ideas. Como decía, es muy importante este laboratorio de ideas y alternativas al sistema actual. Me preocuparía más la falta de ellas que el surgimiento de cientos de ideas diferentes a las mías. Si lleváis a la práctica el mismo y lográis convencer de que funciona, y al final logra funcionar a una escala mayor, os felicitaré y me uniré al grupo sin resentimiento y con el orgullo de ver un modelo eficaz y alternativo real y en funcionamiento. Pero mientras, debéis reconocer que no es sólo un problema de CONVENCER a los demás de que el "comunismo sin crecimiento" es la mejor de las políticas: hay que ponerlo en práctica aunque sea a niveles pequeños, serían los experimentos que confirmarían las hipótesis, y como científico que me considero es algo que exijo a todo modelo que me propongan.
"Todo se tambalea... pero hacen como que bailan"

Estado: desconectado

sergio

Forum User
Miembro activo
Identificado: 24/04/2005
Mensajes: 217

Hola Némesis. Establezcamos una cuestión esencial desde el principio: este es un medio electrónico de intercambio de material, puntos de vista y opiniones. Quien lo siga, al poco andar, advertirá que se trata de una publicación sumamente diversa, plural y hasta caótica, en algunas oportunidades. Lo que no quiere decir que no persiga un objetivo preciso (la difusión del cenit del petróleo y los asuntos a él asociados), y que no pueda exhibir una política editorial que creo evidente para todos.

Algunos, o quizás debería hablar en primera persona, yo, por lo tanto, jamás había sentido mencionar, siquiera, al cenit del petróleo. Descubrí en CE, gracias a la labor de personas como Pedro y Daniel, una nueva dimensión de nuestra infinita dependencia frente a la naturaleza y tomé conciencia, a la misma vez, de la fragilidad de nuestra epopeya terrestre, tan grandiosa como trágica. ¿Qué me incita a visitar la página y a opinar, cada tanto tiempo, sobre algunos de los temas planteados? En primer lugar, mi convicción de que debo hacer algo más que intercambiar energía con el medio circundante (participar en un foro electrónico me parece una opción válida, aunque ciertamente menor en sus efectos prácticos) salvaguardando mi carácter de ciudadano, esa cualidad barrida, ojala que no definitivamente, en los países industrializados, fundamentalmente, para convertirlos en consumidores. ¡Y a veces compulsivos! En segundo lugar y de seguido con lo ya anotado, mi dolorosa aceptación, de que atravesamos un tiempo histórico de claro repliegue en lo que hace a prácticas y visiones alternativas respecto a la sociedad y sus formas de organizarse. No obstante, opino desde una perspectiva ideológica (¡que creo, modestamente, no se inscribe en la falsa conciencia, de la que hablaba el viejo Marx!), en tanto considero que el socialismo, como concepto, tiene, primero, una vitalidad incuestionable y, segundo, constituye la única herramienta capas de hacer posible una vida digna, feliz y sostenible (¡de baja entropía, como gusta decir PPP!) para todos los habitantes de la tierra.

El trabajo que presenta Ted, sin duda polémico, tiene el mérito de anticiparse a la actualidad desde una mirada no habituada a concebir los asuntos de la biosfera como esenciales. Sería largo de explicar (¡sin garantías de satisfacción y para mi harto difícil!), las razones que, presumiblemente, llevaron casi al desden a la mayoría de los pensadores de origen socialista respecto a la crisis civilizatoria que hoy advertimos como próxima, tan evidente para otros en aquel entonces. Quisiera anotar, para terminar este comentario, que no creo que la razón se encuentre en la naturaleza “irremediablemente productivista” del socialismo.

Te deseo feliz año a ti y a toda tu gente y, por su puesto: Feliz 2008 al colectivo de Crisis Energética.

Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
Némesis ha escrito que con estas cosas del cenit

Los ricos se atrincherarán


Hombre, ya quisieran algunos que estas cosas del cenit se plasmasen en un repliegue de "los ricos" a sus trincheras. Lo cierto es que estas cosas del cenit no se están reflejando en un repliegue de "los ricos", sino más bien en lo que "los ricos" vienen potenciando en estos ya va para dos siglos de imperialismo, es decir, reforzar su poder y eliminar las barreras para sus inversiones a escala planetaria, en exportar al exterior los problemas que se le plantean en casa. Y de tanto exportar, el problema va a acabar siendo que no va a haber con lo que experimentar nuevas soluciones a pequeña escala. Ya quisieran en Iraq que los ricos estuviesen "atrincherados".

La diferencia entre Harich y Némesis, por lo que veo, no está en que Harich vea unas virtudes abstractas del comunismo que Némesis no encuentra. La diferencia está en que Némesis valora en menor medida la gravedad de la situación:

... se lucha... sólo insuficientemente, sin poner en juego todos los medios disponibles, contra la aparición de crisis mundiales... que pueden conducir también a guerras criminales... Guerras causadas por los antagonismos del sistema capitalista, instigadas por los poderosos del capitalismo, pero instigadas para alcanzar metas bélicas, dependientes de conflictos por materias primas, fuentes de alimentos, o por la protección del medio ambiente, a los que la sobrepoblación conferirá un redoblado carácter explosivo. A la más o menos inofensiva "guerra del bacalao" entre Gran Bretaña e Islandia, que no dejan de ser dos aliados de la OTAN, le siguió sin demora la amenaza de agresión de Kissinger a los estados árabes exportadores de petróleo. Ya puede usted imaginarse que no tengo el menor deseo de vivir los escalones superiores de esta escalada, y cada vez más hombres quieren consumir más bacalao, cada vez más hombres quieren consumir más petróleo (años 70, pág 59 del libro, 28 del pdf.)


La cuestión no es, en principio, si el comunismo -entendido como régimen de racionamiento igualitario de bienes- sale o no del propio pueblo. La cuestión es que, si se quiere civilización, es necesaria una alternativa a un sistema que se desmorona, y hay que tomarla a escala de ese desmoronamiento. Admito que Harich es desesperadamente ingenuo al pensar que una solución impuesta desde arriba y por la fuerza puede ser un atajo para evitar la barbarie. La ingenuidad de Harich es que parece pensar que basta con que una vanguardia tenga perspectiva global y actúe decididamente para superar la crisis. Yo creo que eso no basta; pero sí que creo que es necesaria una pespectiva global, difundida más allá de la vanguardia, pero asumida con la radicalidad con la que la asume Harich -y dispuesta a la intervención global-.

A veces se habla como si el sistema actual se basase sólo en la psicología de la gente, las disposiciones y demás, y que bastaría con influir sobre esa psicología para marcar un nuevo rumbo. Hablamos de un "comunismo-que-ha-fracasado" -cuando no ha existido ningún país comunista, a lo sumo países socialistas que pretendían el comunismo-, pero está por ver que se puedan descartar las explicaciones marxistas sobre las razones estructurales (superiores a la voluntad de las personas) que llevan al sistema capitalista a la crisis destructiva. Si el sistema se dirige a la crisis por razones estructurales, hará falta una intervención radical para modificar las estructuras; y si se dirige a la crisis por la psicología de las personas, vistos los efectos de esa psicología y la magnitud de la crisis, cabe decir que la intervención autoritaria que Harich defendía, intervención represora de psicologías tan nefastas, estaba moralmente justificada.

Si no le entiendo mal, Némesis diría que hay una tercera alternativa: el propio decrecimiento barrería con esas estructuras que conducen a la crisis, y la selección natural haría el resto en términos de mejoras. Bonita solución, podrían decir todas las víctimas del derrumbamiento, que vienen siendo unas cuantas desde que se demostró el "fracaso del comunismo", -con gran regocijo de los que han tenido desde entonces veinte años para "experimentar en libertad"-. De los escalones cuyo final no quería ver Harich, hemos subido ya unos cuantos que muchos tampoco verán, y no porque muriesen en la cama; murieron sirviendo de cemento al escalón posterior.

En realidad, el tiempo biológico que está en juego no es el de la selección natural -que no es un proceso para determinar lo más justo, es un proceso que explica por qué hoy en día hay percebes, humanos y aguilas, esa diversidad de formas y no las células flotantes en agua de las que todas esas formas descendemos; la selección explica muchas cosas, pero no tiene mucho que ver con la moral-.

El tiempo biológico que está en juego no es de formación por selección de especies, sino de peligro para un climax ecosistémico, es el de la conservación de la diversidad biológica de la que dependemos los humanos, y ese tiempo es mucho más corto: mientras más se tarde en tomar medidas, menos tiempo habrá para intentar salvar algo, y no sé si realmente es un consuelo pensar que del naufragio se salvará una parejita cuyos hijos repoblarán la Tierra y la mejorarán haciendo experimentos en comunas locales. Quizás sea un consuelo, pero también es una evasión de las responsabilidades actuales.

Por cierto, responsabilidades actuales que soy el primero que está sin asumirlas.
---
Dies irae, dies irae.


Estado: desconectado

Némesis

Forum User
Miembro activo
Identificado: 09/06/2007
Mensajes: 787
Localización:Un Universo Paralelo...
TEDison, con "atrincheramiento" me refiero a separación FÍSICA de las clases superiores de las inferiores, no de sus negocios. Me refiero a que se producirán casos como los que podemos ver en Sudamerica o Africa de ricos "atrincherados" en sus mansiones y zonas privadas, creando zonas de "riqueza" separadas por muros, alambradas y guardias de seguridad del resto de la población, que vivirá en la pobreza.

Si en esos países ya se da este tipo de "atrincheramiento", en cuanto aquí comience la crisis (energética y económica) a pasar factura, el futuro social que más se me antoja es este modelo de "atrincheramiento" ya que lo estoy viendo en otros países. Casos clamorosos son el de los israelitas y palestinos y su famoso muro, el de los complejos hoteleros del Caribe o sudeste asiático, los barrios burgueses de México o Venezuela, etc.
"Todo se tambalea... pero hacen como que bailan"

Estado: desconectado

sergio

Forum User
Miembro activo
Identificado: 24/04/2005
Mensajes: 217

En corte grueso y provocativo, algunos apuntes sobre Harrich en el apartado “Crisis ecológica y lucha de clases”:

1º-No cave duda de la crisis que se avecina. La lógica de la producción, destinada a la reproducción ampliada del capital, no encontrará alternativa plausible en tanto permanezcan presentes las relaciones sociales de producción que le son inherentes. El capitalismo es el principal responsable de la permanencia de un ciclo sin fin cuyo último destino es volver inviable la permanencia de la especie humana.

2º- La alternativa es la implantación de un sistema comunista a escala planetaria. Pero ello supone superar una visión estrecha, otrora sostenida por pensadores de izquierda, en la que el núcleo del razonamiento (socialismo más bondades de una producción infinitamente creciente), no se ve alterado. Tal razonamiento, dado a conjugar relaciones sociales de justicia social sobre una base material de expansión infinita, no es realista, entrará en conflicto con los límites impuestos por la biosfera y es por ello suicida.

3º- En tanto no existen ni existirán medios científico-técnicos a los que pueda apelarse, pues no se trata de un problema de gestión sino de límites naturales, la predica de los partidos comunistas deberá abordar el tema del crecimiento regulado para algunos países y regiones del globo y del decrecimiento para otras latitudes. Las naciones ricas (altamente industrializadas) deberán sacrificar todo lo superfluo y contraer su consumo. Concomitantemente, se generará un crecimiento indispensable en aquellos lugares que carecen de la base material que permite dotarse de los medios para una vida gratificante.

4º- El mensaje a trasmitir a la ciudadanía encontrará evidentes resistencias. En los países desarrollados, especialmente, acostumbrados al consumo de todo tipo de objetos y a interpretarlo como la medida de su libertad individual, pura superchería, será tan impopular como necesario. A la larga, la clase obrera será capaz de sobreponerse a ese estrecho horizonte.


Estado: desconectado

icaro

Forum User
Miembro regular
Identificado: 09/09/2005
Mensajes: 99
Aunque no es sobre el libro que se trata en este hilo, lo pongo aqui oprque es sobre otro libro titulado "La ecología de Marx" de de John Bellamy Foster.
Hay autores que dicen que la teoría Marxista si que tiene en cuenta la relación humana y de la economía con la Naturaleza (concepto de metabolismo).
¡enlace erróneo! hay una interesante revisión del libro.
Y de paso, el
Manifiesto Ecosocialista

Saludos.

Estado: desconectado

OMEGA

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/04/2005
Mensajes: 2620
y decrecimiento sin comunismo, que tal? es historicamente tarde para corregir el rumbo sin grandisimos traumas, disfruten de lo que la tecnica, la ciencia y la tecnologia les permita adquirir, y echense a dormir. y suerte. la vamos a necesitar.
Gasolina per tuti. 2.017, 12º año después del cenit de HUBBERT. 9º año triunfal tras el crack crediticio del 9 de agosto del 2.007. Wellcome to Neolitic.

Todas las horas son CEST. Hora actual 09:29 .

  • Tópico normal
  • Tópico Pegado
  • Tópico bloqueado
  • Mensaje Nuevo
  • Tópico pegado con nuevo mensaje
  • Tópico bloqueado con nuevo mensaje
  •  Ver mensajes anónimos
  •  Los usuarios anónimos pueden enviar
  •  Se permite HTML
  •  Contenido censurado