Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 22 octubre 2017 @ 12:08 CEST

LOS SUBSIDIOS A LAS ENERGÍAS FÓSILES

  • Autor:
  • Lecturas 293
Artículos

Asistimos en los últimos tiempos, cada vez con más frecuencia, a la aparición de artículos o informes o documentos en los grandes medios de comunicación, en los que se habla y determinan los "subsidios" concedidos a los combustibles fósiles en el mundo.

Los grandes grupos ecologistas suelen ser los que más activamente apoyan esta idea, supongo que confiando en que una eliminación de dichos subsidios, conduzca a una reducción drástica en su consumo de combustibles fósiles, por la subida de precios que representaría para la población y eso redunde a su vez en una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, que alivien el calentamiento global.

Pero veamos con un poco más de profundidad si la búsqueda de esta carambola tiene algún viso de realidad o si se trata de una vía viciada.

Subsidio, según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, significa, en su primera acepción:

1. m. Prestación pública asistencial de carácter económico y de duración determinada.

Para que una parte pueda ofrecer a otra una prestación económica, la condición primera es que la parte oferente tenga esa capacidad excedentaria de ofrecer ese dinero, por haberlo acumulado previamente y disponer de ello, una vez satisfechas sus necesidades vitales.

Pero el dinero, en todo tipo de economía razonable y racional, no es sino una representación del valor físico de los bienes y servicios que se pueden prestar y que son producto de la actividad económica (en términos generales, representada por el Producto Interior Bruto (PIB) para el caso de países. Y viene a resultar que esa actividad económica o capacidad de generar actividad y riqueza, es una función absolutamente directa del consumo de energía, como se puede observar en este gráfico de Gail Tverberg (Our Finite World), por ejemplo entre 1965 y 2016, donde el crecimiento del PIB implica aumento directo y muy proporcional de energía primaria (que es fundamentamente fósil):

Así, en un mundo de 7.400 millones de personas, que generan un PIB mundial de unos 75 billones de dólares estadounidenses anualmente y lo hacen quemando unos 14.000 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep) al año, de los que cerca de 11.000 Mtep son combustibles fósiles, con una parte generada por otras fuentes, como la nuclear, la hidroeléctrica, la biomasa o las modernas renovables, también apuntalados por los combustibles fósiles, sucede que entre un 82 y un 90% se mueve y genera riqueza con los combustibles fósiles.

En esta tesitura, cabe preguntarse quien "subsidia" a los combustibles fósiles:

1. ¿Quizá un gobierno que funciona con energía solar y eólica al 100% y del excedente que genera puede ofrecer un subsidio a las industrias del petróleo, del gas natural o del carbón?

2. ¿Es quizá un gobierno que genera esos excedentes para con la actividad que generan las plantas hidroeléctricas, o nucleares o la quema de biomasa, para luego prestárselos o regalárselos en forma de "subsidios" a la industria de los combustibles fósiles?

3. ¿Será acaso un subsidio de un gobierno capaz de crear y ofrecer recursos excendentarios del mismo aire y no de una actividad económica que implica consumo, principal y fundamentalmente de combustibles fósiles?

4. ¿No será quizás, más bien al contrario, que sea el excedente creado por la sucia y contaminante sociedad movida principalmente por la energía fósil, la que se esté manteniendo a sí misma y además le quede energía suficiente para "subsidiar" u ofrecer dicho excedente a la mayor parte de las actividades mundiales, como por ejemplo, a la propia industria nuclear, a la hidroeléctirca, a la de las modernas renovables y todo ello, después de haber satisfecho los muy considerables gastos suntuarios actuales de la sociedad mundial?

Porque es fácil de entender y de admitir que algunos sectores específicos de la industria de los combustibles fósiles, puedan quizá estar "subsidiados" de alguna forma, pero siempre por otros sectores de la sociedad fósil que han generado previamente el excedente, precisamente porque se pueden imponer tasas sobre ellos, que permiten a los gobiernos disponer de ese recurso económico.

Ese sería el caso, por ejemplo, del queroseno para la aviación civil, si se explica que no paga apenas o ninguno de los impuestos que se le cobran a combustibles con mucho margen de explotación, como las gasolinas, los gasóleos, el gas natural convencional o el carbón de alta calidad energética y bajo coste. Es decir, una parte de la sociedad fosilista subvenciona al sector de la aviación civil para proteger sus intereses comerciales.

También podría entenderse como "subsidio" el mantenimiento de ciertas cuencas hulleras, que explotan carbón de tan mala calidad que el coste de hacerlo, al pagar a mineros bien sindicados, amortizar maquinaria, refinar y transportar el combustible resulta al final superior al precio de venta. Y puede justificarse para mantener la paz social en dicha cuenca o para seguir teniendo una fuente energética estratégica nacional, aunque sea de muy baja calidad.

Incluso se podría admitir que las fuentes de energía fósil de más alta calidad y muy bajo coste están ofreciendo esa energía (en forma de excedente económico) a otros sectores de la industria fósil, como la explotación del petróleo o el gas de esquistos o las arenas bituminosas. Al utilizar el excedente que ofrece la sociedad fosilista de fósiles de mayor calidad y menor coste y que los fósiles de peor calidad o no convencionales dan por amortizado, podría decirse que los primeros "subsidian" de facto a los segundos con el coste preexistente que la sociedad fosilista ya ha invertido en asfaltos para carreteras que ahora usan los miles de camiones o refinerías u oleoductos y gasoductos que explotan el petróleo y el gas no convencional.

Pero de ninguna forma se puede estar continuamente diciendo que la industria fósil está siendo "subvencionada" con cientos de miles de millones de dólares anuales por una sociedad que ignora de dónde le viene su fuerza subvencionadora.

El símil lo he puesto alguna vez en el padre de familia, minero o trabajador de una plataforma de petróleo o gas, que llega a casa con el salario mensual en el bolsillo derecho de su pantalón y con las manos, la cara y la ropa sucia por el trabajo y cuando se pasa parte de ese salario al bolsillo izquierdo para llevar a la familia el fin de semana a ver una película y cenar fuera de casa, se le acusa de estar subsidiando a la industria fósil. Y el que lo acusa de ello y de ser un guarro y de contaminar mucho, es precisamente su pulcro y bien lavado y peinado hijo de 30 años, el especialista en modernas renovables, que todavía vive en el domicilio paterno, del sueldo del padre.

En fin. Veamos las cosas desde el punto de vista nada inocente de los que están vendiendo la idea de que las energías fósiles, en general, están muy "subsidiadas", para ver si se entiende mejor. Como se menciona en el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su World Energy Outlook (WEO) de 2016 (nota 8 de la página 97), su definición de "subsidio" a las energías fósiles es el siguiente:

La AIE utiliza una metodología de diferencial de precios para estimar los subsidios a las energías fósiles: este diferencial es la cantidad por la cual el precio promedio final al consumidor de un determinado combustible, queda por debajo de su precio de referencia, que corresponde al coste total del suministro o, donde sea aplicable, al precio de mercado internacional, ajustado con los costes de transporte y distribución y el IVA.

Acabáramos. Lo que la AIE, que es principalmente el considerado perro guardián energético de los países de la OCDE (o de los países más ricos, para dejar las cosas más claras), es que "subsidio" a la energía fósil es todo aquello que alguien fija por debajo del "precio de referencia", que generalmente definen los poderosos y que es un cajón de sastre, donde se hace una media de lo que pagan países desarrollados y subdesarrollados, según el criterio de los que mandan.

Y suele resultar que ese "precio de referencia" es algo que los ciudadanos de los países de la OCDE se suelen poder pagar sin dificultad, pero que quizá muchos de los ciudadanos de los países dueños de los recursos energéticos fósiles, quizá no se puedan pagar tan fácilmente a ese "precio de referencia".

Para que la cosa quede meridianamente clara, véase quienes son considerados por la AIE los principales países que ofrecen "subsidios" a los combustibles fósiles, que la AIE ofreció en su página 71 del WEO de 2012:

Curiosamente, la AIE no ha vuelto a publicar este gráfico desde 2012 con ninguna ominosa lista de países "pecadores" en ofertar "subsidios" a la energía fósil.

Desde entonces, utiliza una estrategia mucho más sutil, por la cual mete todos los llamados "subsidios" a las energías fósiles en un saco mundial y los compara con los subsidios a las modernas renovables, para demostrar que hay que ir disminuyendo los "subsidios" a los "sucios pecadores" en favor de los subsidios a los limpios y verdes. Un ejemplo sería el gráfico de la página 99 del reciente WEO de 2016 de la AIE

Esta curva genérica, muestra una coincidencia con la presión que desde por lo menos 2012 la OCDE (los países más ricos) y su perro guardián energético, la AIE vienen haciendo sobre los países productores y especialmente sobre los productores-exportadores, para que eleven sus precios finales a consumidores (de petróleo, de gas o de carbón) a sus ciudadanos, a pesar de que sean recursos que se generan en su propio país, que es cómo la AIE y la OCDE entienden que se reducirían automáticamente los "subsidios".

Todo ello, sin preocuparles si estos países y sus ciudadanos, detentadores y propietarios teóricos de ese recurso tendrán poder adquisitivo para adquirirlos si suben los precios.

O incluso, sin preocuparles, aparentemente, que la elevación de los precios en esos países productores pueda dañar a la propia industria extractiva y refinadora, ya que una gran parte de esa energía fósil "subsidiada" se esté dedicando, cada vez más, en una parte creciente, a medida que la Tasa de Retorno Energético decae, a extraer y procesar los combustibles que luego se colocarán en el mercado y moverán la actividad económica.

El descenso de la curva roja (ni los colores son inocentes en los gráficos de la AIE), indicaría el "éxito" de las políticas de la AIE en la reducción de los "subsidios" en estos países, como serían las recientes subidas escandalosas de petróleo y gas en países como Egipto o Argentina, que dejaron de ser exportadores de estas materias y pasaron a ser importadores. Lo que estas políticas supongan de destrozo de niveles de vida de los ciudadanos de estos países, ya muy al cabo, le importa poco a la AIE y a la OCDE. Otros países que siguen siendo exportadores, también han sufrido políticas de aumentos drásticos de precios de combustibles locales, como México o Argelia

En realidad, lo que estas instituciones internacionales van buscando de forma muy cínica, no es en absoluto, que el mundo sea más verde y más viable, ni siquiera consumir menos energía fósil, sino que los países productores de combustibles fósiles y especialmente los productores-exportadores, dejen de aumentar sus consumos internamente, como venían haciendo las últimas décadas, en detrimento de las exportaciones posibles, de forma que esas exportaciones que llegan principalmente a los grandes consumidores mundiales (los países de la OCDE) sigan manteniendo el flujo requerido. Si para ello se debe sacrificar a los ciudadanos de los países productores, sea.

Esta sería la forma "pacífica" con que cuentan los países capitalistas más desarrollados (la OCDE), para seguir accediendo a los recursos ajenos en detrimento de sus propietarios. Para los países productores-exportadores, que se nieguen a aceptar estas políticas económicas, la otra opción es la que se ha impuesto en países como Irak, Libia, Siria y con la que se está amenazando a países como Venezuela o Irán.

Por tanto, sería bueno que los ecologistas empezasen a entender que no deberían jalear automáticamente estos cínicos intentos de generalizar con los "subsidios" a las energías fósiles, que son caramelos envenenados. Si realmente buscan un mundo más limpio, más verde, menos contaminante, deberían empezar por exigir a los países más ricos una reducción drástica de sus consumos, aunque puedan perfectamente pagarse la factura energética al llamado "precio de referencia" de la AIE. El resto, es marear la perdiz y hacer el juego a los de siempre.

Pedro Prieto

10 de octubre de 2017

Se añaden sendos comentarios posteriores a este documento, por parte de David Hughes y Nate Hagens con su permiso:

David Hughes

Según reconoce el FMI, los subsidios a los combustibles fósiles en los EE. UU. Son:

De esto resulta unos 131 $/tonelada de CO2 o 481$/tonelada de carbón, la mayor parte del cual son externalidades ambientales.

La pregunta es ¿si los combustibles fósiles son tan malos, pero constituyen el 85% del consumo de energía primaria, con qué los reemplazamos?

Suponiendo que la energía proviniese del petróleo, un dólar gastado en petróleo a 50 US$/barril en los EE. UU. en 2016 generó 19,24 US$ de PIB en 2016

Y a medida que el precio sube el PIB obtenido en US$ por cada dólar de petróleo (GDP bang for oil buck) disminuye. Quemar un barril de petróleo produce ahora 432 kg. De dióxido de carbono (suponiendo que se quema como combustible, no que se usa como elemento base para otros procesos). Si se cargasen completamente las externalidades ambientales consideradas por el FMI, habría que añadir unos 55,68 US$ al precio del barril. Y entonces, la tabla quedaría como sigue:

Con lo que el precio del PIB obtenido en US$ por cada dólar de petróleo (GDP bang for oil buck) disminuye a más de la mitad si se incluyen todas las externalidades ambientales a 50 US$/barril, pero eso generaría 699.000 millones de US$ anuales de ingresos, cifra considerablemente mayor que los 368 US$ de la tasa de quemado anual para un mundo 100% renovable (WWS o hidroeléctrico, eólico y solar) previsto para 2050, por lo que su credibilidad puede ser dudosa.

Creo que en esta lista se reconoce en general que las emisiones de origen antrópico están muy estrechamente relacionadas con el cambio climático. Y no hay duda de que los combustibles fósiles han ofrecido varios órdenes de magnitud más de energía a la sociedad que la que ha provenido del trabajo humano muscular.

Sin embargo, sabemos que los combustibles fósiles son finitos; mis últimos cálculos, indican que estamos quemando 14.000 años de energía solar conservada de forma fósil, cada día de nuestra actual sociedad, en forma de petróleo.

Así que duplicar el precio que se cargue a los ciudadanos, podría implicar un paso importante para reducir el consumo, haciendo que el petróleo durase más y ofreciendo ingresos para desarrollar un plan B. Y todavía seguiría siendo increíblemente barato en términos energéticos (comparado con los de la fuerza muscular humana).

Si se inventase esta excusa de los subsidios, en términos de externalidades ambientales como el FMI parece acostumbrado a justificar, pues sea así. De todas formas, se que no van a por eso; sólo estaba soñando.


Nate Hagens

David Roberts (al que admiro en cierta forma), tiene un nuevo artículo sobre el tema de los subsidios a los combustibles fósiles

Friendly policies keep US oil and coal afloat far more than we thought

Hemos discutido esto hace tiempo en este lugar. Recapitulemos. Un barril de petróleo contiene 5,7 millones de BTU’s, lo que equivale a 1.700 kWh de trabajo potencial. Considerando un 60% de pérdidas al quemarlo para realizar trabajo, quedarían 700 kWh de trabajo útil, lo que nos llevaría a usted y a mi unos 4 años a 9 horas diarias de trabajo para generar y usar toda esa energía. Actualmente pagamos 50 US$ por un barril. Por tanto, decir que lo estamos subsidiando de alguna forma, oculta una habitación llena de elefantes. El 90% del trabajo físico en nuestras economías se hace con carbón, petróleo o gas natural, incluyendo la vasta complejidad y la compleja interconexión de las cadenas globales de suministro. Los tractores, los aviones y las sierras mecánicas, coches, excavadoras, etc. etc., están subsidiando nuestras formas de vida haciendo las cosas varios órdenes de magnitud más baratas que lo que podríamos hacer sin ellas.

Así que ¿cuál es el veredicto? Si añadimos todo, esto son 14.700 millones de US$ en subsidios federales (en EE. UU.) y 5.800 millones en incentivos a nivel estatal, para un total de 20.500 millones de US$ de riqueza corporativa anual.

Pero resulta que 20.000 millones de US$ en una economía de 19 billones de US$, en la que los combustibles fósiles suponen el 90% del trabajo físico, es un error circular considerable.

Los combustibles fósiles están subsidiando nuestras formas de vida; no es que nosotros estemos subsidiando a los combustibles fósiles. Echar la culpa de esta forma (a los combustibles fósiles) es como si en una tribu de indios en las llanuras del Medio Oeste se quejasen porque los únicos dos guerreros de la tribu que poseen rifles estuviesen comiendo un 5% más de tasajo de bisonte en su dieta que el resto. Esto y el análisis previo del enlace de Oil Change son buenos ejemplos del comportamiento humano que de entender la energía y su economía. ODIAMOS la desigualdad y NOS GUSTA tocar el tambor de la tribu contra los malos (sin ser conscientes de quien son realmente los malos).

Claro, los 50 US$ por barril no incluyen pesticidas, ni los venenos ni la pérdida de espermatozoides en el esperma humano, ni las extinciones masivas o el colapso de la red alimentaria en los próximos siglos en los océanos, ni todas las desventuras y los desagradables efectos metabólicos de nuestra especie funcionando como una máquina térmica. Esas batallas podrían ganarse con un visión cultural de lo que supondría consumir mucho menos (incluyendo que no hubiese una energía de base permanente para la mayoría de la gente), pero no por gobiernos subsidiando mejor algunas pequeñas parcelas, ya que esto es apenas una pequeña tirita o venda que solo sirve a muy corto plazo para tratar estos enormes problemas de las "externalidades".

Soy partidario de que nos "destetemos" de la energía solar en forma fósil y construyamos un futuro más sensato, pero dados los cálculos arriba expuestos, me temo que los combustibles fósiles concentrados que hemos encontrado nos dejarán ellos bastante antes de que los dejemos nosotros. Entonces, sabremos lo que son los "subsidios".