Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 17 septiembre 2021 @ 21:37 CEST

¡Son los fosfatos, estúpido!: Un remake previsible

  • lunes, 14 diciembre 2020 @ 17:20 CET
  • Autor:
  • Lecturas 1.553
Artículos

Hace ya bastante tiempo, en el año 2010, publiqué un artículo en esta web con un título parecido (ver https://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20101115190328441).

¿Qué es lo que ha pasado para que vuelva a citarlo? Pues que en estos días el presidente saliente de los EEUU, el infausto y golpista TRUMP, ha decidido normalizar las relaciones entre Marruecos y Estados Unidos (y de paso con Israel).

Los mass media españoles, tanto públicos como privados, han dado la noticia destacando el interés geostratégico de la noticia. Estados Unidos se asegura otro aliado en la zona (junto a Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán) y de paso otro aliado para Israel. De este modo, no tan solo añade más países para su control en la zona de Medio Oriente (y de paso garantizar su acceso a la sangre del imperio, esto es del petróleo) sino también potenciales compradores de armamento (intentando cumplir así su slogan de "Make America Great Again")

Pero aparte de estos factores, petróleo y control geostratégico, existe un otro factor que ha pasado prácticamente desapercibido: Marruecos es el tercer productor mundial de fosfatos y el principal exportador del mismo. Además posee las tres cuartas partes de las reservas del planeta de fósforo. De hecho la exportación de fosfatos constituía en el año 2012 el 21 % de los ingresos del estado (el 3,5% de su PIB). Y más aún: ¿Qué país es el mayor importador de esos fosfatos? Pues sí, acertaron, los EEUU. El mismo que de manera encubierta apoyó la Marcha verde del año 1975 (en la que pudieron apreciarse diversas banderas de los USA) mediante la cual Marruecos invadió el Sahara Occidental que era una colonia Española (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Marcha_verde). A raíz de esta invasión, España renunció a su colonia en el Sahara Occidental en febrero de 1976. De este modo, dejó a los saharauis a su suerte.

Los yacimientos de Fos Bucraa, que son los que explota en la actualidad Marruecos, se hallan precisamente en la zona del conflicto entre el reino Alauita y el pueblo Saharaui. El conflicto se mueve pues en la zona del Sahara Occidental. Un resumen de la minería en la zona, del hallazgo de las enormes reservas de fósforo en al año 1962 por parte de la empresa española ADARO y de la importancia de dicho descubrimiento puede leerse en un artículo del año 2012 (ver https://www.ecologiapolitica.info/?p=3757).

El fósforo no es un elemento cualquiera de la tabla periódica, no. Es un constituyente esencial de los seres vivos (en los que se halla formando parte de la membrana celular -los fosfolípidos-, en los ácidos nucleicos -formando los enlaces entre bases nitrogenadas-, en los huesos en forma de fosfato cálcico...). Dado que el fósforo se encuentra en cantidades muy limitadas en los ecosistemas y además esta integrado en un ciclo biológico abierto, constituye lo que se denomina el factor limitante de la actividad biológica (especialmente en el caso de las plantas). Sin su presencia, la vida -al menos la terrestre- es muy difícil.

Este hecho, el ser el factor limitante para la agricultura, constituye bajo mi modo de ver el un objetivo oculto del movimiento llevado a cabo por los USA.

En un mundo donde los recursos alimentarios serán cada vez más escasos (recordar los llamamientos de la FAO, ver https://www.agropopular.com/transformar-sistemas-22072020/) y donde el agua, necesaria para producirlos, será también cada vez más preciada (ver https://www.iagua.es/noticias/redaccion-iagua/futuro-agua-cotiza-bolsa) y escasa (ver https://es.unesco.org/water-security/wwap/wwdr/2019), tener acceso garantizado a las reservas de fósforo es mas que importante. Necesario para la supervivencia.

Sabemos que podemos obtener fosfatos de diversas formas, a saber:

  1. En agricultura orgánica podemos producir "fosfatos" (el análisis típico de una ceniza de hueso da los siguientes valores: 67-87% de fosfato cálcico, 3-10% carbonato cálcico, 2-3 % de fosfato magnésico y pequeñas cantidades de óxido de calcio y fluoruro de calcio) para abonar a partir de la calcinación de huesos de animales (ver https://misteredulis.files.wordpress.com/2017/03/el-abc-de-la-agricultura-orgc3a1nica-fosfitos-y-panes-de-piedra-2013-jairo-restrepo-julius-jensen.pdf), pero hemos de tener presente que para poder tener animales hay que tener terreno suficiente para mantenerlos (ver http://www.produccion-animal.com.ar/produccion_y_manejo_pasturas/pastoreo%20sistemas/218-Cuantas_unidades.pdf) y que con el cambio climático esto no va a ser cosa fácil. Es decir, la producción de fosfatos por esta vía va a ser difícil. Sobre todo si se quiere abastecer a poblaciones importantes.
  2. Otra posibilidad de obtención de fosfatos son el aprovechamiento de excrementos humanos y de los excrementos de aves marinas (el denominado guano, ya agotado). Pero al igual que en el caso de los fosfatos obtenidos por calcinación, la producción es inferior a los requerimientos previstos para mantener a la población mundial. Como se puede suponer, el paso previo a poder aprovechar los excrementos es alimentarse para producirlos. Y si eso no es factible, entonces la vía de producción de fosfatos es muy baja o nula.
  3. Se pueden obtener fosfatos a partir de lodos de depuradoras, mediante la adición a estos de magnesio. Pero la obtención, de momento, tiene una TRE tan baja que no es rentable. Teniendo en cuenta un futuro con menos energía como el que se nos avecina, cabe pensar de modo razonable que aún será peor (puede que incluso no tengamos ni depuradoras dado el nivel de consumo energético que requieren)
  4. Molienda y refinado a partir de rocas fosfatadas. Esta es la principal vía en la actualidad. Pero para poder realizar esto, hay que extraer las rocas y luego realizar todo el proceso de separación y concentración del fósforo en ellas contenido. Todo ello con un elevado coste energético y ambiental (proceso altamente contaminante donde los haya).

De lo expresado hasta el momento, se deduce que la principal fuente son las rocas fosfatadas. Pero por otra parte hay que tener en cuenta que como todos los recursos "no renovables" (recursos que se regeneran en el término de una vida humana, esto es en alrededor de 100 años), las rocas fosfatadas no son eternas. De hecho también se vislumbra un pico del fósforo (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Pico_de_fosforo) similar al que presentan otros recursos minerales de Gaia (para más información ver https://www.ecologistasenaccion.org/10664/limites-a-la-disponibilidad-de-minerales/ y https://www.crisisenergetica.org/article.php?story=2010071812235861)

Dado que las mayores reservas de rocas fosfatadas se hallan en Marruecos, puede entenderse el interés de los EEUU en este país. Y si bien este aspecto ha pasado desapercibido en los principales mass media de nuestro país, no ha sido así en los medios de otros países (ver https://espanol.almayadeen.net/news/politics/1442086/detr%C3%A1s-de-la-fachada-de-la-normalizaci%C3%B3n-entre-marruecos-e y https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-55267560).

Finalmente, hay que recordar que tenemos tres grandes crisis (la de recursos, incluidos los energéticos), la medioambiental (donde hay que destacar el cambio climático sobre todo) y la económica (con todos los cambios sociales que comportará), que se entrelazan y retroalimentan. En el año 2008 apareció un manifiesto en la web "Canarias ante la crisis energética", del cual publiqué un resumen (ver https://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20081125182316950), que pienso que todavía es vigente (12 años después... triste es decirlo).

De no hacer nada, y seguimos esperando, la humanidad se enfrenta a un decrecimiento "estilo mamá naturaleza" en el que es de suponer que una gran parte de la población lo pase realmente muy mal. Un futuro en el que la civilización, la de los países ricos, tendrá serios problemas dado que su grado de complejidad exige grandes niveles de energía y en la que la cohesión social se verá seriamente afectada (ver https://es.aresmaxima.com/producto/las-cinco-etapas-del-colapso/). Un futuro en el que tener reservas de fosfatos puede no significar nada si no se puede acceder a ellos por no tener energía para extraerlos. Un futuro en el cual la agricultura puede experimentar serios problemas en muchas zonas debido a las variaciones de temperaturas y reservas hídricas asociadas al cambio climático. Un futuro que esta en nuestras manos poder hacer que sea como mínimo un poco mejor.