Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 16 diciembre 2019 @ 00:37 CET

BP: el consumo de petróleo cae un 2,6%, el mayor descenso desde 1982

  • Autor:
  • Lecturas 3.776
Informes

Además de producir desastrosos escapes de petróleo en el Golfo de México, British Petroleum publica cada año su Statistical Review of World Energy. Esta compilación de datos consta de una útil hoja de cálculo (fichero Excel, 1,7MB) y un resumen (fichero PDF, 8,3MB) con una selección de tablas y gráficos.

Dada la estrecha relación entre la economía y el consumo energético, y encontrándonos aún en medio de una grave crisis financiera y económica global cuyo desenlace es todavía incierto, los datos que presenta este Statistical Review of World Energy 2010 no deberían sorprender, aunque incluyen datos que muestran la rotura de tendencias importantes. Por ejemplo, en 2009 se dió el primer declive en el consumo energético global desde 1982 (-1,1%), y la mayor caída en el consumo de petróleo (-2,6%) también desde 1982. Pero dado que la crisis no ha afectado a todas las regiones y países del mundo por igual, este descenso en el consumo global es el producto de algunas regiones recortando su consumo mientras otras lo aumentaban.

Norteamérica (EE.UU., Canadá y México) ha recortado su consumo en un 4,7% entre 2008 y 2009, con descensos en EE.UU. y Canadá cercanos al 5% y del 1,7% en México. En Centroamérica y América del Sur el descenso en el consumo de energía primaria fue del 0,8%, con descensos generalizados en todos los países (aunque leves, nunca mayores del 1,9%), excepto en Perú, donde el consumo aumentó un espectacular 6%.

En el área de Europa y Eurasia el descenso también ha sido muy significativo, un 6% entre 2008 y 2009. Los efectos de la crisis han sido especialmente notables en países como Azerbaiyán (donde el consumo bajó un 16,4%), Bulgaria (10,6% menos), Rumanía (-10,2%), Ucrania (-14,8%), Irlanda (-8%), Italia (-7%), España (-9%), Suecia (-9%), Rusia (-6%) o Reino Unido (-5,4%). En esta zona, solo Suiza, con un aumento del 0,4% en su consumo energético, Turkmenistán (3,6%) y Uzbekistán (0,3%) consumieron más energía en 2009 que en 2008.

Rompiendo la tendencia a la baja, la región de Oriente Medio ha visto crecer su consumo de energía primaria en un 4%, creciendo el consumo en todos los países de la zona exceptuando los Emiratos Árabes Unidos, que consumieron un 1,7% menos. Irán, Qatar y Arabia Saudí aumentaron su consumo en torno al 5%, mientras que Kuwait lo hizo en un espectacular 8% entre 2008 y 2009.

África en su conjunto disminuyó su consumo de energía primaria un 1,1%, aunque se puede establecer una clara diferencia en las tendencias entre países como Argelia, que aumentó su consumo en un 5,9%, o Egipto, que lo hizo en un 3,5%, y Sudáfrica, que disminuyó su consumo en un 3,1%. El resto de países africanos en su conjunto (BP no ofrece datos desagregados para este subgrupo de países africanos) disminuyó su consumo en un 3,9%.

La zona de Asia – Pacífico aumentó su consumo de energía en un 4,4%, pero de nuevo este resultado esconde diferentes evoluciones en el consumo. China y Bangladesh aumentaron su consumo en más de un 8% anual, y la India en un 6%, mientras que Japón disminuyó su consumo en un 8,6%, de la misma manera que lo hizo Malasia (-5,4%), Nueva Zelanda (0,8%), Filipinas (0,7%) y Taiwán (-2,9%). Australia mantuvo el mismo consumo que en 2008, mientras que el resto de países de la zona en su conjunto aumentaron su consumo en un 8,9%.

Por lo que respecta al petróleo, las tendencias continúan, bajando el consumo en los países industrializados, más afectados por la crisis, y subiendo en las economías emergentes. En la Unión Europea el consumo de crudo descendió un 4,3%, en Norteamérica un 4,1% y un 9,3% en Japón, mientras que en China aumentó un 6,7% y en el resto de las economías emergentes aumentó un 3%. A nivel global el consumo de petróleo volvió a descender, pero esta vez un 2,6%, 2mbd (frente al descenso del 0,4% observado entre 2007 y 2008). A destacar que la OPEP produjo un 7,3% menos, la caída más grande desde 1983.

Las reservas de petróleo aumentaron muy poco, apenas un 0,05%, pero quizás sea esta la estadística menos fiable que presenta este resumen anual, dado que la propia BP reconoce en su informe que los datos presentados “no satisfacen necesariamente las definiciones, guías y prácticas usadas para determinar las reservas probadas a nivel de compañía”.

El gas natural también ha visto como su consumo se reducía entre 2008 y 2009, un 2,1% a nivel global. Este descenso es el primero que se da en la historia. El consumo de este hidrocarburo ha bajado en Norteamérica un 1,2% (con México aumentando su consumo en un 5,7% pero descendiendo un 1,5 y un 3,3% respectivamente en Canadá y EE.UU.), también ha descendido en Centroamérica y América del Sur en un 4,2% y ha aumentado en Oriente Medio (4,4%) y Asia – Pacifico (3,4%). Los mayores descensos en el consumo de gas natural se han dado en la Unión Europea, con un descenso del 6,8%. Destacamos en esta zona el descenso en Bulgaria (-25,1%), Finlandia (-10,5%), Grecia (-19,7%), Hungría (-14,3%), Italia (-7%), Portugal (-7%), Rusia (6,1%), España (-10,3%), Reino Unido (-7,5%) y Ucrania (-21,5%). Oriente Medio ha aumentado su consumo de gas natural en un 4,4%, mientras que en África ha descendido un 1,9%.

El carbón ha sido el único combustible fósil cuyo consumo ha permanecido estable (se observa una pequeña variación a la baja, que para BP no tiene significancia estadística, pues es menor del 0,05%). Pero de nuevo, la situación varía mucho de unas regiones a otras. En Norteamérica ha descendido un 11,5%, bajando el consumo en México, Canadá y EE.UU. En Centroamérica y América del Sur ha descendido un 6,1%, donde destaca la caída del consumo en Brasil (-12,9%) y el aumento en Colombia (13,4%). En Europa y Eurasia el consumo de carbón descendió en su conjunto en un 11,4%, con unas estadísticas muy dispares entre los diferentes países. Así, mientras que aumentó en Bielorrusia (47,2%), Islandia (16,4%), Portugal (13,3%) y Finlandia (9,1%), descendió en el resto de países: Italia (-20%), Noruega (-25,4%), Rusia (-17,2%), España (-31,9%) y Reino Unido (15,9%), entre otros. Como consecuencia de la evolución del cóctel energético mundial, el carbón proporcionó en 2009 el 29,4% de la energía primaria mundial, el porcentaje más alto desde 1970.

Por lo que respecta a la energía nuclear, continúa su suave descenso en la producción de electricidad iniciado en 2006, habiendo producido las centrales nucleares en todo el mundo un 1,3% menos de energía eléctrica que en 2008. En el caso de la generación eléctrica de origen hidráulico, esta aumentó en 2009 un 1,5% respecto a 2008.

Las energías renovables siguen presentando crecimientos anuales de dobles dígitos, con la solar a la cabeza, con un aumento en su contribución al suministro eléctrico del 47%, mientras que la eólica lo hizo en un 31%. La producción de etanol creció en un 8,1%.