Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 21 mayo 2019 @ 00:29 CEST

Estoy perplejo: Comentarios sobre la situación financiera mundial y el cénit del petróleo

  • Autor:
  • Lecturas 5.448
Artículos

Traducción del artículo original "I am Perplexed: Comments on the World Financial Situation and Peak Oil", publicado en The Oil Drum.

El autor de este texto es Bob Lloyd. Bob es un profesor asociado de estudios energéticos en la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

Estoy perplejo, realmente no puedo entender cómo los economistas del mundo y los comentaristas sobre la precaria situación financiera mundial actual no han llegado a la conclusión que es evidente para todas las personas que han seguido el cénit del petróleo. El dinero no es algo despegado de lo físico, sino que está ligado al mundo real mediante aquello por lo que se puede cambiar. En particular, la relación entre la energía y el dinero es muy estrecha en la medida en que el dinero sirve para ser intercambiado por energía y por lo tanto por petróleo.

Salvo posiblemente para la mera tierra, todos los artículos de comercio, alimentos, minerales, automóviles y otros bienes de consumo dependen de la energía para su fabricación, y el petróleo constituye la parte más grande del mix energético mundial, seguido por el carbón y el gas. Por tanto, si representamos el suministro de energía del mundo contra el PIB mundial, debemos tener una estrecha relación. El petróleo proporciona actualmente alrededor del 35% del suministro mundial de energía. En la figura 1 bajo estas líneas se presenta un gráfico del PIB mundial contra la oferta mundial de petróleo. Las cifras del PIB provienen de economista Angus Maddison, pero otras fuentes dan resultados similares.

Figura 1: el logaritmo natural de la oferta mundial de petróleo y el logaritmo natural del PIB mundial en función del tiempo.

Los datos sobre el petróleo provienen de las estadísticas de BP (desde 1967) y de Realty los anteriores. Las gráficas son el logaritmo natural de cada uno de los datos en relación al tiempo, comenzando alrededor de 1950 hasta el presente. Con esta representación las pendientes de las líneas dan el porcentaje de incremento por año y los aumentos de estos se muestran sobre la gráfica.

Hay cuatro regiones de interés en la figura, la primera región es desde 1950 hasta 1974 y los datos de este periodo demuestran que el aumento de la oferta mundial de petróleo fue de alrededor del 7,3% anual en comparación con el aumento en el PIB mundial que fue de alrededor del 4,6% anual. O en otras palabras, un 1% anual de aumento de la oferta de petróleo produjo un 0,63% anual de aumento en el PIB mundial.

La segunda región de interés es el periodo de la crisis del petróleo de 1970, cuando las tensiones en Oriente Medio aumentaron los precios y la oferta se redujo. Durante este tiempo, en el mundo cambió la relación entre el petróleo y el PIB dramáticamente. La eficiencia energética mejoró y la intensidad energética, es decir la proporción de utilización de la energía frente al PIB, disminuyó, de manera que en el tercer periodo, desde mediados de 1980 hasta hace poco, el aumento en el PIB mundial frente al aumento de la oferta mundial de energía cambió y durante este tiempo un 1,6% anual de aumento de la oferta de petróleo fue capaz de producir un 3,2% anual de incremento del PIB. Es decir, el PIB mundial aumentó al doble del aumento de la oferta de petróleo. Ahora, un cambio en el aumento en un factor de dos significa que si representamos el suministro de petroleo contra la raíz cuadrada del PIB mundial las pendientes deben ser las mismas en promedio. Esta representación se muestra en la figura 2.

Figura 2: producción de petróleo en millones de barriles por día representados contra la raíz cuadrada del PIB mundial en dólares constantes.

Como puede verse, la relación es muy estrecha, excepto a partir de 2005, la cuarta región de interés. ¿Cómo puede ser eso? El PIB mundial todavía aumenta en 3,2% anual hasta 2008, pero la producción de petróleo es más o menos plana. A primera vista parece como si el uso mundial de petróleo se ha disociado del de la economía mundial? Pero, ¿qué pasa con la deuda del mundo? La figura 3 muestra dos conjuntos de datos, uno de la CIA World Fact Book (deuda externa total) y el otro de The Economist (revista) Unidad de Inteligencia (deuda pública), en la última década.

Encontrar todos los datos conjuntos de la deuda externa total ha sido difícil, cualquier ayuda sería apreciada. Los datos de The CIA Fact Book son bastante erráticos en términos de lo que se dispone de datos antes de 2005 con sólo unos pocos países con datos completos desde 2003 hasta 2009. Los datos de estos países, sin embargo, sugieren una aceleración de los niveles de deuda después de 2005: véase el gráfico 4. Los datos obtenidos de The Economist, sólo de la deuda pública, se muestran en la figura 5.

El Fondo Monetario Internacional proporciona una información bastante buena sobre la deuda de los países en desarrollo, pero los datos de los países ricos no aparece en sus bases de datos. ¡Probablemente porque los países ricos se pensaba que eran demasiado grandes para fracasar! Por supuesto, algunos países pueden tener razones para ocultar su verdadera posición ya que afectaría probablemente a su calificación crediticia y, por tanto su economía (por ejemplo, Grecia). Pero con el PIB mundial en torno a 60 billones a partir de 2009, es evidente que la deuda externa del mundo está próxima al PIB mundial y que será más dificil hacer frente a la deuda con una caída del suministro de petróleo. Los economistas keynesianos, que siguen defendiendo la deuda aún más para estimular el crecimiento, podrían estar en problemas. En tiempos de Keynes cuando hubo un incremento en el suministro de petróleo a una tasa del 7,34% anual esto podría haber funcionado, pero no en el presente.

Figura 3: la deuda mundial desde 1999 hasta 2010.

Figura 4: La deuda externa total como fracción del PIB de 2009 de una pequeña selección de países cuyos datos de la deuda está disponible en la base de datos de la CIA Fact Book.

Figura 5: Deuda pública mundial de los 21 países más endeudados, más el resto del mundo.

La información sobre la deuda es muy sugerente para entender lo que está pasando, esto es, la razón por la que el mundo ha sido capaz de mantener el aumento del PIB desde 2005 se debe a que ha estado pidiendo prestado desde el futuro para financiar la adicción al crecimiento económico. Sin embargo, esta situación no puede continuar sin problemas graves en términos de devolución de la deuda. Y tenemos el declive de petróleo inminente, con el consenso incipiente de que poco después de 2011 el suministro de petróleo es muy probable que empiece a disminuir con tasas de declive de entre el 2% y el 8% anual.

La pregunta de los 64 billones de dólares es lo que va a pasar con el PIB mundial. Robert Hirsh en su documento de 2008 "Energy Policy" ha sugerido que el PIB se reducirá aproximadamente a la misma velocidad que el abastecimiento de petróleo, por lo que si disminuye el suministro de petróleo a un 4% anual, a continuación, el PIB mundial experimentará también un descenso del 4% al año. Si la proporción actual se mantiene, entonces un descenso del 4% en el petróleo produciría un descenso del 8% en el PIB, pero la situación no es probable que sea simétrica o lineal. Con la gran cantidad de deuda dando vueltas también es probable que el sistema monetario mundial entre en riesgo de "implosión" (ver los últimos textos de Gail Tverberg sobre el pago de la deuda en una situación de disminución de la riqueza).

Con el pico del petróleo y la enorme deuda del mundo coincidiendo tanto, es previsible que nos adentremos en un desfiladero altamente no lineal y si se toma en cuenta el cambio climático puede ser un doble desfiladero, altamente no lineales ambos.