Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 23 noviembre 2017 @ 13:55 CET

Un mundo disparatado

  • Autor:
  • Lecturas 1.161
Artículos

Me llegan noticias cada vez más disparatadas del mundo.

1. CIUDADES SOLARES Y ROBOTS

En una conferencia a la que asisten el príncipe heredero de Arabia Saudita, y otros personajes como Daniel Yergin o el presidente de Goldman Sachs, se propone la creación de una ciudad en ese país que se alimente con energía solar y funcione con robots.

Es obvio que estamos perdiendo el norte en todos los sitios. Un país con el 70% de la población española, piensa gastarse el 50% del PIB español en construir una ciudad alimentada con energía solar y que se mueva con robots. Inmediatamente he llegado a pensar que estos tipos ya están trabajando como esclavos construyendo ciudades para robots, más que para ellos. Se han dejado fascinar por la diosa tecnología (a veces me temo que se dejan seducir por los directores comerciales de empresas occidentales), ellos que son tan de tradiciones atávicas, según para qué cosas. Y me pregunto si creen que su futuro es vivir como una ameba en un charco, flotando todo el día en cojines, mientras fuman el narguile.

Lo único es que el mayor problema existencial del país es el agua. Arabia Saudita no tiene lagos ni ríos y si utiliza sus acuíferos los va a agotar rápido porque ese país sólo los puede tener fósiles y el ´regimen de lluvias para rellenarlos es ridículo. Todo el mundo ignora esto siempre, porque es un problema prácticamente insalvable. Pero estoy seguro de que estos figuras siguen convencidos con que la tecnología les salvará de cualquier cosa y se centrarán en más desaladoras. Obviamente olvidando que un metro cúbico de agua de mar contiene 35 kilos de sal. Sin querer ver que una desaladora como la de Escombreras, que tiene una capacidad teórica de 50 Hectómetros cúbicos anuales, esto es, 50 millones de metros cúbicos al año, tiene que deshacerse en algún sitio de 1.750 toneladas de sal. Y que eso se hace, generalmente haciendo una salmuera para que circule y enviando esas 1.750 toneladas de sal anuales otra vez al mar mediante emisarios distantes. Podemos imaginar cómo queda la zona de terminación del emisario, pero ¿a quien le importa?

El efecto me recuerda mucho a los equipos de aire acondicionado en lugares como los rascacielos chabolas de Hong Kong, que tienen que emitir más aire caliente hacia el exterior que aire frío meten dentro de los edificios (¡es la segunda ley, idiotas!). Y esto termina dejando el espacio común de los ciudadanos, la calle, mucho más caliente que si no hubiesen existido los aires acondicionados y obligan a trabajar a estos equipos mucho más para mantener el mismo frío dentro y reducen enormemente su eficiencia. El ámbito común como basurero. Círculos viciosos por doquier. Falta de sentido común por doquier.

Este insostenible país está comprando tierras de cultivo en los desiertos de Arizona y California y extrayendo agua mineral fósil para poder cultivas alfalf, que luego envían a su país para poder seguir las operaciones de lechería en el mundo, exportando principalmente a China y Arabia Saudita.

La factura media de una casa grande en Arabia Saudita es de 20.000 kWh mensuales. Dado que con 1 kWh se puede izar un vehículo de turismo medio desde el suelo a lo alto de la torre Eiffel (322 m.), esto significa que esa familia está levantando ese coche a la torre Eiffel cadados minutos, aproximadamente. Y nadie en este país es consciente de lo que están haciendo.

2. LA CONTAMINACIÓN MUNDIAL

Un estudio que se publicó el 19 de octubre pasado en la revista Lancet, titulado “¿Es la contaminación mundial más mortal que las guerras, los desastres y el hambre?” que ha sido ampliamente difundido en todos los medios del mundo, parece indicar que la contaminación mata amás personas que todas las guerras y las violencias en el mundo. Más que el fumar, el hambre o los desastres naturales y atribuye dos cosas: unos 9 millones de muertes prematuras por este efecto en 2015 y un coste financiero de unos 4,6 billones de dólares anuales o aproximadamente el 6,2% de la economía global.

Si se remueven un poco las pajas de la tan famosa revista, vuelve la locura hasta en los estudios más serios y contrastados.

En primer lugar, aparece la obsesión por “parcelar” las desgracias humanas. Como si fumar y respirar aire contaminado mientras vives fuesen dos cosas inconexas.

Luego las odiosas comparativas; si son más muertos que las guerras y la violencia callejera ¿para qué preocuparnos de las guerras o del estado que propicia masacres en EE. UU. o muertes en las calles de México, Caracas, Bogotá o Río de Janeiro? ¿Acaso las guerras tienen algo que ver con la contaminación o con las luchas por los recursos? ¿Y el hambre?Podríamos casi concluir que es algo secundario, entre otras cosas, porque respirar ya casi no podemos en las grandes ciudades occidentales, pero hambre no tenemos ninguna. Más muertos que el SIDA, la tuberculosis y la malaria combinadas. Pues nada, a preocuparnos ahora por el humo y no por los tuberculosos ni por los enfermos de malaria, que suelen ser pobres. Incluso el decano de la Escuela Icahn de Salud Global en el Monte Sinaí de Nueva York dice quejoso que se ha estudiado mucho la contaminación, pero nunca ha recibido tantos recursos ni atención como el SIDA o incluso el Cambio Climático. Forma curiosa de estudiar aisladamente los problemas humanos en parcelitas y encima pegarse por las subvenciones. Como también ya resulta tedioso volver a insistir en que ni los preocupados por financiar estudios de contaminación o del cambio climático, hablen de la verdadera causa de reducir hasta casi eliminar los más de 10.000 millones de toneladas de petróleo equivalente de los combustibles fósiles que se queman cada año.

Yendo a calcular los muertos, les salen nueve millones, bastantes más que toda la población de la Cataluña de portadas, pero no corran demasiado, como hace tan voluntariosamente el Ayuntamiento de Madrid cuando restringe aparcamientos en la almendra central de Madrid y reduce la veolcidad en la M-30 a 70 Km/h de los 90 habituales, como toda solución, porque ir más allá, sería como tocarle el trigémino a Seat, Renault y tantos otros y fíjense como están a la rebatiña con que Seat no cambie su sede social en Cataluña.

Dicen que los mayores afectados son India y China con 2,5 y 1,8 millones de víctimas respectivamente y al mirar en Internet, la mayoría de los que se hacen eco del problema, obviamente son los indios, cuyos gobiernos, sin embargo, siguen pensando en que necesitan mucho “desarrollo” como el de occidente.

Y finalmente, llegamos a lo de siempre: la única forma en que incluso los científicos de The Lancet parecen ser capaces de valorar los efectos de los desastres ambientales, es en dólares de daño. Ya produce hartura. 4,6 billones de dólares anuales o el 6,2% del PIB mundial. De Herman E. Daly anoto lo siguiente al respecto:

“Si el crecimiento del PIB mundial es aproximadamente del 2,2% y el coste de la contaminación alcanza el 6,2%, entonces, razonando contablemente, tendríamos un declive financiero del 4% anual. Si ese declive financiero representa la pérdida de bienestar, y seguramente lo representa, pues estamos hablando de salud y esperanza de vida, entonces los beneficios del crecimiento de la producción, están siendo más que comidos por los costes de la contaminación que genera ese crecimiento. En otras palabras el llamado “crecimiento económico” ha dejado de ser tal, con los márgenes actuales. Esta implicación obliga a una reflexión y una explicación seria por parte de los economistas, incluido Paul Krugman”.

El impecable análisis económico de Daly, choca contra mi proverbial renuencia a considerar los destrozos del medio limitado y finito que tenemos en valores puramente económicos. ¿Cuánto vale un bosque? ¿Cuanto vale un océano y la vida que contiene? ¿Cuánto vale el aire que respiramos? ¿Como y quien pone precio a estas cosas?¿Valdrá el bosque el precio de la madera destrozada a precio de mercado?¿Valdrá el océano el precio de los animales que contiene, contabilizados en lonja? ¿Y el aire puede ponerse al precio de la bombona de oxígeno del hospital?

3. ¿CENIT O NO CENIT?

Últimos cálculos de mis apreciados colegas, parecen indicar que recientemente se ha alcanzado un nuevo cenit de la producción mundial de petróleo convencional.

 Figura 1.

Los principales países NO-OPEP son los EE.UU., Canadá y Brasil. Los principales países OPEP-NO-OPEP son Angola, Gabón y Guinea Ecuatorial.

Desde el cenit de 2005, que la AIE colocaba en el 2006 en su WEO de 2010. Ha faltado tiempo para que algunos den palmas con las orejas de contento, sobre todo por golpear morbosamente en las narices a los que entendemos que en cualquier caso estamos ya muy cerca de un límite físico de importancia crucial para la Humanidad.

Efectivamente, parece mostrarse un pico de tres meses en 2016 algo superior al de 2015, aunque luego haya vuelto a bajar, cuando se considera el petróleo convencional y el condensado (lease condensate)

Otra forma de verlo son los dos gráficos siguientes:

Figura 2.

Figura 3.

 Debatiendo sobre el asunto, no me resisto a incluir algunos de los comentarios al respecto:

1. Que el petróleo Brent vuelva a alcanzar estos días los 60$/barril no debe hacernos perder las perspectivas a largo plazo. Seguir los movimientos de los precios del mercado día a día, mes a mes o incluso año a año no debiera ocultar estudios más profundos sobre la realidad geológica del recurso finito. No se hacen estos comentarios por esto.

2. El aumento de la parte de la producción mundial no convencional proviene de yacimientos asquerosos y caros, remotos y complicados. Este factor fundamental no va a cambiar.

3. El petróleo convencional está teniendo lo que los fundadores de ASPO denominaron una “meseta oscilante” (bumpy plateau) más prolongada de lo esperado,incluyéndome en los que creían que no sería tan extensa

4. Sin embargo, no me queda claro como se está contabilizando el convencional de Irak, cuando los yacimientos cambian del control del Daesh al control del gobierno iraquí y de ahí al control de la guerrilla kurda y de nuevo al control del gobierno iraquí a cada dos días. Se puede extraer una conclusión similar, a otro nivel productivo, de Libia, donde siguen en lucha dos facciones islamistas, una en Tobruk y otra en Trípoli , cada una con el control y descontrol de yacimientos de oleoductos y de terminales de exportación a los uqe llegan (o no llegan) petroleros a cargar o que cargan incluso en medio del Mediterráneo en bunkers, en volúmenes y a precios desconocidos. Si la producción de la parte kurda está hinchada en Irak, podría deberse a que Rosfnet hizo el pasado febrero una compra anticipada de dos años de crudo a los kurdos, así que quizá estuviesen bombeando como malditos antes del referéndum de independencia para hacer caja antes de que el conflicto con el gobierno iraquí los cerrase, cosa que parece estar sucediendo estos días.

5. Tampoco está claro cuánto pet´roleo convencional consigue Arabia Saudita, mediante las inyecciones de agua en los pozos para mantener la presión, cantidades que van creciendo constantemente; no se sabe bien si estas contabilidades se hacen por volumen en boca de pozo o si se descuentan los costes energéticos crecientes de tener que inyectar cada vez más agua para sacar el mismo o menos petróleo. Es decir que anunciando mayores volúmenes de producción, en realidad terminemos con menos energía neta entregada a la sociedad.

6. Venezuela parece estar cerca de entrar en suspensión de pagos y tiene una producción muy dada por falta de repuestos y productos químicos para tratar el petróleo y extraer los derivados, con clientes que se quejan de las malas calidades que sirven, dada su situación.

7. El petróleo no convencional sigue aumentando pero también da signos de cansancio y se extrae a unos costes que en mi opinión tienen más sentido geopolítico que comercial.

 

Figura 4.

8. México se debate para intentar evitar caer por el precipicio productivo y tampoco se sabe a ciencia cierta cuánto convencional forma parte de su oferta, entre los últimos posos de Cantarell y lo que extraen de plataformas marinas en el Golfo. Abriendo, como Brasil, nuevos segmentos marinos de su plataforma continental al sector privado en completa desesperación y sacando pecho del éxito que representa esto.

9. Qatar puede estar extrayendo a toda máquina sus recursos convencionales, no sólo para pagarse sus exuberantes lujos, entre ellos los de Qatar Airways y el empeño de hacer un hub mundial aéreo en el emirato, sino también para enfrentar a ese extraño y reciente conflicto con Arabia Saudita, Emiratos (que están haciendo lo mismo que Qatar) y algún otro país, como consecuencia de no se sabe bien queé desavenencias en la conducción de su aventura militar indirecta y casi perdida, para intentar derrocar al gobierno sirio. ¿Cuánto petróleo neto qatarí queda a la sociedad mundial, después de hacer frente a estos derroches?

Y aún así, estamos muy lejos de los días de vino y rosas de las últimas décadas del siglo XX cuando los crecimientos eran habitualmente del 3 al 5% anual. Es decir, que terminamos alegrándonos de ir por la carreteras llena de baches sin descarrilar.