Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 15 agosto 2022 @ 00:00 CEST

Nuestro futuro energético

  • lunes, 26 marzo 2012 @ 09:53 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.839
Informes


El Grupo de Energía y Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid mantiene desde hace ya unos meses un blog en el que sus miembros publican artículos y dan cuenta de sus actividades.

Recientemente han publicado un entrada con los resultados de un estudio sobre recursos energéticos mundiales y cómo se podría sustituir el petróleo. Este estudio es una mejora de otro anterior, ya reseñado en estas páginas. Sus autores son Margarita Mediavilla, Carlos de Castro, Iñigo Capellán, Luis Javier Miguel, Iñaki Arto y Fernando Frechos, y en su trabajo, estudian cómo sería posible una transición hacia una sociedad basada en energías renovables, utilizando estimaciones de agotamiento de los principales recursos energéticos utilizados actualmente (petróleo, gas natural, carbón y uranio).

Los resultados que arroja el estudio muestran que las limitaciones en el suministro de petróleo serán la primera restricción y la más relevante. Dado que ni el vehículo eléctrico ni los biocombustibles pueden ofrecer tasas de sustitución suficientes, los autores concluyen que "superar el declive del petróleo va a necesitar políticas mucho más ambiciosas que la mera sustitución tecnológica".

En su entrada del blog, Margarita Mediavilla presenta el borrador del nuevo artículo:

No tenemos una bola de cristal para ver nuestro  futuro energético, pero  hemos recopilado datos muy diversos y los hemos juntado en un modelo matemático simulado por ordenador. Un modelo de ordenador no es un oráculo, pero ese “recopilar datos diversos y ponerlos juntos” es un ejercicio muy potente porque permite mirar la realidad como desde una avioneta, desde arriba, con una perspectiva global; algo poco habitual en esta sociedad actual, tan compleja y tan especializada.

Hemos usado este modelo matemático para estudiar dos cosas vitales en nuestra sociedad: la energía y la economía. Juntamos los datos del crecimiento económico y la demanda de energía con los estudios de los geólogos acerca de las reservas de petróleo, gas natural, carbón, uranio y energías renovables.

El panorama que se ve desde arriba nos lanza un mensaje muy claro: esto no puede seguir como hasta ahora. No es el mensaje de siempre, no sólo decimos que esto no “debe” seguir porque es perjudicial para el planeta. No. Decimos, simplemente, que nuestros datos muestran que no vamos a continuar por este camino, no es posible. No tenemos petróleo para continuar con el crecimiento económico y los patrones de consumo de las últimas décadas. Algo va a cambiar en nuestra sociedad en esta misma década y de forma muy sustancial.