Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 11 diciembre 2019 @ 18:14 CET

Tendencias...

  • Autor:
  • Lecturas 2.841
Artículos Leo con satisfacción los dos últimos artículos de Santiago Niño Becerra en La carta de la bolsa: el primero, "Mi nuevo cuadro de previsiones ¡tremendo! Cada vez vamos a peor", modificando sus previsiones anteriores sobre el reino. Si las anteriores ponían los pelos como escarpias, la nueva más aún.

El segundo artículo, titulado "Iceberg", habla de modo explícito sobre el cénit del petroleo. En realidad, va más allá y habla de lo realmente preocupante: LA ACTUAL CRISIS ES UNA CRISIS SISTEMICA, UNA CRISIS DE RECURSOS. Eso es lo preocupante.

Por primera vez en la historia de la humanidad vamos a menos recursos y a menos energía. Entresaco algunos fragmentos del artículo que no tienen desperdicio, ya que clavan la situación a la que vamos abocados:
La ASPO, la Association for the Study of Peak Oil and Gas, cuyo último congreso se celebró en Barcelona el pasado mes de Octubre -¿casualidad casual?- calcula en los alrededores del 2012 el momento en el que se situará el peak oil del planeta: el momento en el que se habrá extraído la mitad de las reservas de los yacimientos descubiertos (y ya apenas se descubre petróleo nuevo: por cada cuatro unidades de petróleo que se consumen, se está descubriendo una).

Lo que implica lo dicho es que los costes de extracción se dispararán (siempre sucede: es una ley inmutable: cuando se alcanza el peak oil de un yacimiento, los costes de extracción se incrementan brutalmente); pero a la vez, y aunque durante la crisis que se nos viene encima el incremento de demanda se enlentezca, la tendencia de esta es al alza, tendencia que se acelerará a partir de que comience, hacia el 2015, la recuperación de la crisis, lo que aún tensionará más los precios (y aunque la ASPO se equivoque en un par o tres de años, da lo mismo).

¿Escenario petrolífero planetario en un horizonte de diez años?: tremebundo. De entrada, recuerden que la crisis en la que estamos entrando va a serlo de recursos: falta y/o disponibilidad y/o accesibilidad y/u oferta; luego piensen que aunque la recuperación de la crisis esté basada en la eficiencia y en la productividad, la tendencia de la oferta de commodities es decreciente, luego por mucho que la productividad de los inputs aumente, y por mucho que se regule el consumo de los recursos, va a haber falta de commodities, de algunas más que de otras, y de las más esenciales, más.

En ese entorno, en el 2018 – 2020, es donde, pienso, debe situarse el interés de Lukoil por Repsol. Es una jugada a largo plazo en la que, además, se arriesga muy poco debido a la particular situación financiera de algunos de los participantes. En otras palabras: llegará a término, o no, pero tiene toda la lógica del mundo; diga lo que diga el Gobierno, y diga lo que diga el principal partido de la oposición. Es decir, la operación Repsol – Lukoil se hará, o no, poco importa: va a haber otras muchas igual."
Es evidente que no me produce ninguna satisfacción personal ver el rumbo que toman las cosas. Pero si me produce satisfacción el ver que algunas personas de relevancia, y Niño Becerra lo es, se den cuenta de ello. Sabido y manido es aquello que en ciencia no cuenta el prestigio de alguien cuando expone sus ideas, pero no seamos necios... el prestigio de la persona que lo dice ayuda, y mucho, a la difusión de una idea.

En realidad, tras lo expuesto vuelvo a preguntar... ¿ aparte de Decrecer o Decrecer, queda otra solución?. Porque en el fondo, con menos commodities, soluciones milagrosas como las últimas expuestas por Greenpeace, son para tomarlas a risa. ¿De donde van a sacar los materiales - la ingente cantidad de materiales y energia - necesarios para construir placas solares, molinos de viento... etc, instalarlos y mantenerlos ? Si no se plantean cambiar de sistema, si tan sólo se plantean una substitución de energia actual por renovable, la opción está condenada de antemano al fracaso. Hagan números señores, números simples y entiendan de una vez que la energía del sol es renovable, la del viento también, las mareas tambien... pero los ingenios para captarla y transformarla... NO. Pasarnos a las energías renovables, SÍ. Que van a ser la panacea y que nada va a cambiar salvo la substitución de un tipo de energía por otra, NO. Que vamos a tener la misma cantidad de energia, NO... Entiéndalo de una vez por todas, el cambio ya esta aquí... vamos hacia un mundo de baja energía y con menos recursos, con todo lo que eso conlleva. Nuestro estilo de vida va a cambiar por necesidad... Hay que adaptarse o sencillamente desaparecer. Se puede hacer de manera ordenada o no, de manera menos traumática o no, de manera que se salve la mayor cantidad de gente o no. Pero la TENDENCIA va en la dirección del decrecimiento. En la anterior entrada sobre la Triple crisis, ya había un manifiesto con ideas posibles para el cambio. Quizás ya va siendo hora de poner el cascabel al gato y que algún político de relevancia empieze a hablar abiertamente del tema y a proponer soluciones.