Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 19 octubre 2019 @ 13:56 CEST

Eric Chaney: "el precio del barril podría caer a los 50 dólares"

  • Autor:
  • Lecturas 2.858
Artículos Después de la noticia de ayer, en la que Sarkozy se reunirá con pescadores, y negociará una salida a la crisis del sector, en LeMonde.fr se pueden ver noticias esperanzadoras, mejor dicho, alentadores sobre el panorama próximo.

¿Cuales son las razones de los precios altos del petroleo?

Básicamente, una importante demanda asiática y una insuficiente oferta, respecto a las existencias que el mercado juzga peligrosamente bajas.

Por consiguiente, la incertidumbre creada por posibles sabotajes de instalaciones petrolíferas por el PKK (el Partido de los trabajadores del Kurdistán) en Irak y los ruidos de manojos alrededor del programa nuclear iraní tiene un efecto desproporcionado sobre los precios. En cuanto al aumento de las posiciones especulativas a menudo citado por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), solo desempeña un papel marginal.

Y claro, a esto, y después de un artículo que nos deja un tanto confuso, en el que asegura que los precios seguirán subiendo y subiendo, nos da la solución magistral al problema del precio:
¿Cuáles son sus situaciones si el precio del barril alcanza 100 dólares?

El precio del petróleo se sobreestima ampliamente a 80 dólares, donde a este nivel, los ingresos petrolíferos sobrepasan mucho los importes necesarios para el desarrollo de la exploración y la inversión en el refinado. Si el barril debía ascender a 100 dólares y hace varios meses, la demanda de petróleo podría bajar bajo el efecto de dos factores: la disminución de la economía mundial causada por el choque petrolífero, y la aceleración de la reducción de consumo unitaria, como ya se lo observa en Europa y los Estados Unidos. Esto causaría seguramente una caída de los precios, ya que la disciplina de la OPEP no resistiría a una reducción conjunta de las cantidades y precios. Pasaríamos de una escasez a un exceso de oferta, y el precio del barril podría caer por debajo de 50 dólares en los dos próximos años.

La verdad es que cada día más la economía mundial está más fuera del mundo real, y con soluciones a los problemas cada vez más extravagantes.

Atención: Interesante infografía sobre los precios y la evolución de la producción, recomiendo de forma encarecida pulsar en la opción "Previsions de production" y veréis una "curiosa" casualidad entre el peak de ASPO y la intersección con la curva de Hubbert...

Articulo completo:

Básicamente, una importante demanda asiática y una insuficiente oferta, respecto a existencias que el mercado juzga peligrosamente bajas. Por consiguiente, la incertidumbre creada por posibles sabotajes de instalaciones petrolíferas por el PKK (el Partido de los trabajadores del Kurdistán) en Irak y los ruidos de manojos alrededor del programa nuclear iraní tiene un efecto desproporcionado sobre los precios. En cuanto al aumento de las posiciones especulativas a menudo citado por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), solo desempeña un papel marginal.

Del numerado de la demanda, la procedente de la OCDE (la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) es plana desde 2005, a pesar de un crecimiento económico bastante robusto. Hay el impacto de la subida de los precios del bruto casi continua desde hace siete años: industriales y consumidores comienzan a adaptarse reduciendo su consumo. En cambio, en la mayoría de los países emergentes, como en los países productores de petróleo, que absorben alrededor un 40% de la demanda mundial de bruto, los precios se controlan y los consumidores subvencionados. La demanda es pues poco sensible a los precios.

Del numerado de la oferta, la disciplina de la OPEP creó la sorpresa en septiembre, cuando las existencias bajan, al contrario de lo que prescinde normalmente antes del invierno. Al solo liberar un aumento de 500.000 barriles al día en el mes de noviembre, la organización mantuvo a sabiendas la tensión en el mercado. Tienen en cuenta que la demanda mundial se sesga en favor de los destilados medios (gasóleo, queroseno), debido al fuerte crecimiento de los intercambios mundiales y subvenciones de los que se beneficia el gasóleo, en Europa en particular. Aunque los refinadores llegaron a aumentar sus rendimientos sobre estos productos, las tensiones subsisten. Y el mercado apenó a encontrar su equilibrio, ya que las señales no llegan siempre al consumidor final. El gasóleo debería ser significativamente más costoso que la gasolina, lo que no es el caso en Francia, por ejemplo.

¿El precio del barril va a seguir subiendo en las próximas semanas?

Es muy posible. Aunque los productores del Golfo, el solos que disponen de una capacidad de producción suplementaria, han aumentado mucho sus entregas de bruto desde un mes, éstas siguen siendo inferiores a las del último año, y es necesario tiempo para que las cargas lleguen a las refinerías. El mercado seguirá siendo pues tenso durante varias semanas, y bastaría de un ligero choque, una ola de frío en el hemisferio Septentrional o una reducción de producción inesperada para que los precios sigan volándose.

¿Cuáles son sus situaciones si el precio del barril alcanza 100 dólares?

El precio del petróleo se sobrestima ampliamente a 80 dólares, al sentido donde, a este nivel, los ingresos petrolíferos sobrepasan mucho de los importes necesarios para el desarrollo de la exploración y la inversión en el refinado. Si el barril debía ascender a 100 dólares y hace varios meses, la demanda de petróleo podría bajar bajo el efecto de dos factores: la disminución de la economía mundial causada por el choque petrolífero, y la aceleración de la reducción de consumo unitaria, como ya se lo observa en Europa y los Estados Unidos. Esto causaría seguramente una caída de los precios, ya que la disciplina de la OPEP no resistiría a una reducción conjunta de las cantidades y precios. Pasaríamos de una escasez a un exceso de oferta, y el precio del barril podría caer por debajo de 50 dólares en los dos próximos años.

¿Un petróleo costoso no tiene la ventaja de enviar una señal en favor de los ahorros de energía?

En efecto, pero el petróleo es ya costoso, y demasiadas políticas en el mundo hacen en clase o desean procurar que los usuarios finales no sufran. Así, no hacen más que reforzar el poder de monopolio de la OPEP y debilitar la señal de los precios. Al Grenelle del medio ambiente, se habrían debido congratularse por el resplandor del precio de petróleo, que es de una determinada manera un pesado impuesto carbono, y fomentar las políticas sobre todo no intentar frustrarla. Observaciones recogidas por Cécile Ducourtieux.