Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 07 diciembre 2019 @ 15:49 CET

¡Atención al petróleo!

  • Autor:
  • Lecturas 3.085
Artículos En el diario "La Vanguardia" del pasado domingo 15 de Julio, Mariano Marzo publicó, en medio del optimismo general del suplemento económico "Dinero", un extenso e incisivo artículo (enlace para suscriptores) sobre el presente y futuro energético en base al último informe de la AIE (Agencia Internacional de la Energía) titulado "Medium Term Oil Market Report" (fichero PDF, 1,9MB), de Julio de 2007, ya comentado en CE.

El espacio ocupado por el artículo suele reservarse a analistas económicos destacados, la gran mayoría ajenos a estas cuestiones fundamentales de la energía. Que nadie pierda de vista el último párrafo.

Redaccción CE: por su indudable interés público, reproducimos aquí el artículo de Mariano Marzo.

IDEAS Y DEBATES

¡ATENCION AL PETRÓLEO!

Mariano Marzo - Coincidiendo con la reciente escalada de precios, las advertencias de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a propósito de la delicada situación a corto y medio plazo del petróleo son cada vez más frecuentes y contundentes.

En este sentido, el párrafo que inicia el resumen ejecutivo del Medium Term Oil Market Report de Julio de 2007, no puede ser mas explícito al afirmar que a pesar de que llevamos ya cuatro años de precios altos, la rigidez del mercado se prolongará mas allá del 2010, en la medida que la capacidad excedentaria -o de repuesto para hacer frente a emergencias-de la OPEP declinará de forma continuada hasta alcanzar niveles mínimos en 2012.

Según la AIE, aunque para los próximos años se espera un incremento en la producción de biocarburantes y la puesta en funcionamiento de diversos proyectos que mejorarán el suministro, la capacidad excedentaria de la OPEP seguirá siendo limitada hasta el 2009, fecha a partir de la cual podríamos asistir a una preocupante caída de la misma, en respuesta a la combinación de una ralentización del crecimiento de la capacidad de producción y una aceleración de la demanda de los países en vías de desarrollo, muy especialmente de China (por favor lean el último párrafo!).

El factor demanda

La AIE tiene una bien merecida reputación de apuntar alto, y de sobreestimar sus cálculos sobre la demanda. Quizás por esta razón, el informe que les comento se cura en salud al constatar que aún admitiendo que el tirón de la demanda pudiera ralentizarse, no se ganaría mucho tiempo para remediar la situación. El análisis del factor demanda del informe de la AIE se basa en las previsiones de la OCDE y del Fondo Monetario InternacionaI sobre el crecimiento por país del Producto Interior Bruto (PIB), las cuales arrojan un promedio global cercano al 4,5% por año.

Pues bien, incluso rebajando el crecimiento del PIB a un 3,2% anual para la totalidad del período 2008-2012 -lo que implicaría una caída del 2,2% al 1,7% del crecimiento anual de la demanda de petróleo y una disminución cercana a los 2 millones de barriles diarios del petróleo suministrado por la OPEP-tan solo se retrasaría en un año el momento crítico en el que el crecimiento de la demanda de petróleo superaría al aumento de la capacidad de producción mundial. Además, la AIE advierte sobre la posibilidad de que una caída del crecimiento de la demanda tendría un indudable efecto sobre los precios, lo que a su vez podría amortiguar parte del efecto causado por la disminución del PIB sobre la demanda y, desde la perspectiva del suministro, impactar negativamente sobre las inversiones en exploración y producción.

La situación política

Aparte del factor demanda, otra de las razones que explican el pesimismo de la AIE son los riesgos asociados a la situación política en algunos países productores de la OPEP. Así, las previsiones del Medium Term Oil Market Report asumen que Irán, Irak y Venezuela, no podrán experimentar expansión alguna en su capacidad de producción, mientras que en el caso de Nigeria no se espera que la perdida de 0,5 millones de barriles diarios del último año pueda ser subsanada en el transcurso del periodo analizado en el informe (2007-2012).

Frente a posibles objeciones sobre lo acertado de estas drásticas restricciones del suministro, la AIE recuerda que su decisión esta justificada por la historia reciente de la expansión de la capacidad productiva de la OPEP: en los últimos años, la capacidad real del cartel se ha situado, en promedio, un millón de barriles diarios por debajo de la nominal.

El análisis de la AIE asegura no haber encontrado pruebas de que parte de los decepcionantes resultados experimentados por la producción global de petróleo en los últimos años obedezca a una tasa más alta de lo esperada del declive productivo anual que se produce de forma natural en los campos, por envejecimiento o sobreexplotación. Sin embargo, el informe advierte que pequeños cambios en el porcentaje del declive global promedio previsto de aquí al 2012 (4% anual) podría tener efectos significativos sobre el suministro.

El sector del refino

Por lo que se refiere al sector del refino, el Medium Term Oil Market Report aporta mejores noticias. El informe considera que la industria ha respondido satisfactoriamente a los incentivos planteados por el mercado para satisfacer la fuerte demanda global de combustibles para el transporte. Las inversiones en sofisticados proyectos se ajustan a los plazos previstos y todo parece apuntar a una significativa mejora de la flexibilidad en el sector.

Aunque el informe de la AIE se centra en el análisis de los mercados del petróleo también incluye una interesante advertencia sobre el futuro del gas natural. Para la AIE, de aquí a cinco años, el mercado del gas podría experimentar complicaciones similares a las previstas para el petróleo. El argumento es que durante los últimos veinticinco años hemos asistido a una rápida sustitución del fuel oil por el gas.

El sustituto natural

Sin embargo, cuando los suministros de gas no han sido los adecuados o han existido problemas (como los relacionados con los huracanes Katrina y Rita en 2005, y los suscitados por los cortes de suministro de Rusia en 2006) el fuel oil ha vuelto a escena. Hacia el final de esta década, esta posibilidad de intercambio de combustible puede verse limitada, lo que transmitiría una presión alcista sobre la demanda de otro tipo de hidrocarburos. A fin de cuentas, recalca la AIE, el mercado del petróleo no puede considerarse aisladamente.

Para finalizar, no puedo pasar por alto la pequeña andanada recogida en el Medium Term Oil Market Report a propósito del tan cacareado desacople entre crecimiento económico y energético en los países industrializados, así como de la tendencia, frecuentemente observada en los medios, a culpabilizar a las grandes economías emergentes de los problemas energéticos y ambientales del planeta. En último término, nos recuerda la AIE, las economías emergentes presentan una estructura energéticamente intensiva, debido, no solo a que deben satisfacer su creciente demanda interna, sino también a que cubren las carestías de actividad industrial pesada observada en los países de la OCDE. Estos últimos tienden a externalizar tales industrias, pero a escala global el balance de la eficiencia energética apenas está cambiando.

Mariano Marzo, Catedrático de Recursos Energéticos de la Universitat de Barcelona