Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Jueves, 02 Febrero 2023 @ 19:56 CET

El corredor del hidrógeno

  • Martes, 24 Enero 2023 @ 07:33 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.979
Artículos

Decíamos ayer que el proyecto H2Med de Interés Común para la Unión Europea era una gran estafa. El gran timo de la estampita, el del tocomocho, el nazareno o más modernamente, el timo del nigeriano, fraguándose ante nuestros crédulos ojos. Podríamos añadir el timo del trilero con los cubiletes, en los que, como dice el timador, las manos trabajan más rápido que la vista.

Vuelvo sobre ello con algunas de las descripciones más bellas. 

Hoy, el trilero de Sánchez nos ha traído al típico gancho, ese señor apuesto que se acerca, apuesta al cubilete en el que se encuentra el garbanzo.....y gana. Vuelve a apostar...¡y gana otra vez! El gancho es Alemania, que ha aceptado entrar al juego del H2Med, también llamado “corredor europeo de H2”, porque que estuviese Portugal o incluso Francia a regañadientes, no les daba todavía demasiado caché al truco del almendruco.

Sánchez saca pecho y se apunta ser el primer “hub” (observen este anglicismo, que significa “centro o nodo”) de energía verde, desde la Península hasta la Europa central y del norte. Todo ello, en palabras de nuestra ínclita ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Hombre, ya van quedando claras al menos dos cosas, para los que, al revés que Dios, leemos torcido sobre renglones derechos: 

Una, quienes son los pringaos de este negocio: Portugal y España, que por primera vez aparecen como “donantes”, desde la Península hasta el centro y norte de Europa, más que tomo “tomantes”, de la energía que nos llevará en volandas a la “neutralidad climática” (guarden esta frase en el archivo de las groseras manipulaciones linguísticas).

Y dos, vemos ahora por qué la señora ministra ha barrido de un plumazo urgente cualquier necesidad de Estudios de Impacto Ambiental (EIA) para hacer gigaparques eólicos y solares en nuestro y desvencijado patrio solar.

¿Y cómo vamos de pelas? Pues de pelas, por el momento, vamos bien. La misma noticia nos dice que el tramo del corredor Celorico-Zamora entre Portugal y España serán unos 350 millones de euros y el de Marsella serán ya de otro rango que para eso llegan a la Grande France de Macrón y serán 2.500 millones de euros, que alguien va a recibir.

Y así, colorín colorado, este cuento apenas acaba de empezar, ya tenemos 3.800 millones en el bote, el paleto que somos los ciudadanos portugueses y españoles junto con algunos europeos pringao y con los bolsillos vaciados y el trilero diciendo, aquí no pasa nada, circulen, circulen.

Al retirarnos del puestecillo de los cubiletes y el garbanzo, caemos en la cuenta de que lo que se pretende ofrecer, de aquí a 2030 es una tubería que podrá llevar de sur a norte de Europa unos 2 millones de toneladas de hidrógeno verdísimo anuales, que se dice serían el 10% del consumo de hidrógeno de toda la Unión Europea. Tela marinera, y tócate los cataplines.

Veamos, mientras en nuestra soledad de engañados, con los bolsillos de la chaqueta de pana dados la vuelta hacia fuera y vaciados una vez más del dinero público, de qué se trata este asunto. 

Primero, colocaremos el plano que se ha publicado en miles de versiones sobre el prometedor corredor. Lo que supone  2.500 millones de euritos es la tubería verde oscuro que va desde Barcelona a Marsella y que hasta da la vuelta para no  patear Rosas y va en forma submarina. El segundo tramo de 350 millones es el tramo azul, una suerte de gancho entre España y Portugal. Solo eso, son casi 3.000 megaeuros.

Figura 1. Primeros tramos del corredor de hidrógeno verde.

Los tramos verde, desde Gijón a Huelva (o al revés, si va de sur a norte) y los tramos de Gijón a Tarragona, con ramal hacia Cartagena, en color azul, son futuras expansiones. 

Como alumnos aplicados que somos, acabamos de enviar nuestra solicitud de trinque a nuestros mayores europeos, en forma de Proyecto de Interés Común Europeo (EU Project of Common Interest), para que aflojen las tuercas  presupuestarias, que últimamente todo se lo lleva Ucrania.

En nuestro país, todo lo que sea el trinque, siempre despierta voracidad. Este plano sale de un diario gallego, que ya se está quejando de que a ellos no les llega el hidrógeno verde, ni para inyectar, ni para chupar, como si supiesen de qué se trata. Creo que estamos a tres, dos, un segundo de que Isabel Díaz Ayuso reclame también que “que hay de lo mío”, porque aquí no se ve que la tubería mágica de gas verde y limpio pase por la Comunidad de Madrid.

Pero no se preocupen, que de mapas vamos sobrados. El gran sueño europeo hidrogenado verdoso, tiene mapas más detallados como el de la reciente presentación (página 4) de los tres primeros países que tratan de pillar, antes de que Alemania también se apuntase a los llamados REPower EU Corridors (o Corredores europeos Comunitarios de repotenciación -se supone que totalmente verde y climáticamente neutra).

Como decía el famoso filósofo Antonio Ozores, ¡no hijo, no!, el corredor de hidrógeno no son esas tres escasas vertebras del “hydrogen backbone” (anoten esta otra también) o columna vertebral hidrogenera, que ya han salido a mil millones la vértebra. Algo tal que así del famoso “backbone”.

Kaudris, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.

Sin embargo, el mapa es mucho más ambicioso y conviene recrearlo un poquito. Allá vamos.

Figura 2. Los siguientes tramos del corredor europeo del hidrógeno.

En la página aparecen cinco sagradas letanías o jaculatorias verdes, que habrá que empezar a recitar, para pillar alguna comunión monetaria y financiera. A saber:

  • Descarbonización.
  • Solidaridad europea.
  • Soberanía energética europea
  • Independencia energética europea
  • Autonomía energética europea

¿Y qué observamos en este magnífico mapa? Pues que lo que se está preparando para la Europa comunitaria es una especie de agujero negro centroeuropeo, al que llegan unos cinco ramales (en mi pueblo se dice “a real y media manta” como sinónimo de pobreza y escasez) de diversas perfierias. He tratado de ver si en la pomposa presentación europea había detalles de los ramales de la A a la E y no hay nada. En definitiva, intuyo que Iberia (la B) entrega al imperio del centro, que el Mar del norte entrega (la C, supongo que aerogeneradores marítimos u offshore), que los países nórdicos entregan también (la D, no se bien si más hidrógeno sacado de aerogeneradores o hidrógeno sacado de hidroelectricidad), Grecia y hasta Turquía (la E; se empieza a ver la patita extractora del exterior) e Italia, que también entrega al imperio (la A, aunque hay otra patita extractora de la periferia hacia África, que no debe ser despreciada). 

Ahora ya tenemos algo más del esqueleto de nuestra soberanía, independencia, autonomía energética y sobre todo, solidaridad (de abajo a arriba, pringaos) La radiografía hidrogenera de lo que se pretende va tomando forma.

Está claro que una vez bombardeados los gasoductos que alimentaban desde Rusia la locomotora europea que es Alemania, se trata de que los de los vagones de tercera vayamos desmantelándolos para alimentar a la locomotora, en el más puro estilo de los hermanos Marx en el Oeste al grito de ¡más hidrógeno, es la guerra!

Los consumos de energía sucia europea

Pero veamos ahora algunos pequeños datos de cual es el pretendido alcance de esto y si verdaderamente va a lograr la ansiada independencia, la autonomía, la soberanía energética y todas las cosas que acaban en “ía”. 

Dicen ellos mismos más arriba, en sus propios documentos, que esperan que esta tubería pueda suministrar a la Unión Europea en 2030 un 10% del hidrógeno que ya consume en la actualidad, pero eso si, verde.


Lo primero que llama la atención de este propósito u objetivo clave, es que apenas pretenda sustituir en 8 años el 10% del hidrógeno gris o negro, que viene del gas natural por hidrógeno verde, que proviene de hacer electrolisis con la electricidad de las renovables. 

Con las prisas que tenemos para reducir las emisiones, mejorar la calidad del aire, promocionar las renovables, contribuir a los objetivos nacionales (¿cuáles y quien los ha fijado?), realizar una “transición justa” (vayan, vayan anotando letanías y jaculatorias), crear empleo contribuir a las economías locales, alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible -¡Dios mío, a estas alturas todavía con el “desarrollo sostenible”!- (sigan sigan anotando letanías y jaculatorias, que son suyas, no mías), promover el desarrollo industrial, la innovación y atraer inversiones (son insaciables con las letanías y jaculatorias), no parece que lo que hay trazado vaya mucho a conseguir los objetivos de “verdización” y neutralidad climática. 

En segundo lugar, me deja patidifuso, que el objetivo de generación de hidrógeno verde sea para alcanzar el 10% del que ya se produce con gas o carbón y no para reemplazar a las fósiles. En mi anterior exposición, decía que la mayor parte de la producción de hidrógeno gris o azul o negro, pero no verde, se dedicaba a la industria de los combustibles fósiles. Así que si el objetivo es hacer hidrógeno verde para seguir alimentando al 10% de esa industria para dentro de 8 años, creo que
estamos haciendo un pan como unas hostias.

Uno, en su santa inocencia, siempre había pensado que se iba a hacer hidrógeno no para sustituir al actual, o no solo para sustituir al 100% del actual (eso ahorraría, como dice la AIE solo un 2,3% de las emisiones de CO2 mundiales), sino para sustituir los usos de los combustibles fósiles, que son muchos más que los que se utilizan para producir hidrógeno. 

En concreto, lo que se gasta en combustibles fósiles para hacer hidrógeno gris o negro, son unos 323 millones de toneladas de petroleo equivalente para producir 115 millones de toneladas de H2 (MtH2) al año en el mundo. Parece que el objetivo ambicioso de Pedro Sánchez y sus tres mosqueteros europeos, es llegar a producir en 2030, desde el ramal ibérico, apenas el 10% del consumo de hidrógeno europeo; unos 2 millones de toneladas de H2 al año.

Es todo tan ridículo cuando se pone en contexto, que da mucha vergüenza si se analizan mínimamente las cifras.

Decíamos en la anterior disertación que desde el punto de vista energético, una tonelada de H2 bien aprovechada tiene la capacidad energética de dos toneladas de petróleo equivalente. El objetivo del grupo ibérico es el de producir 2 millones de toneladas de hidrógeno (MtH2) verde al año de hidrógeno que serían unos 4 millones de toneladas de petróleo equivalente (Mtoe).

Y lo que consume Europa hoy de combustibles fósiles de los que nos pretendemos apartar son unos 1.392 millones de toneladas de petróleo equivalente (Mtep) en forma de enegía primaria, según BP Statistical Review of World Energy 2022 (datos de 2021), pueden ser unos 900 Mtep en forma ya elaborada (Consumo Final total). 

La montaña de REPower EU parió un ratón hidrogenado de 4 Mtep y todos aplauden el nacimiento en el país de Lilliput pero que consume como en el país de los gigantes.

Pero es que es mucho peor. Según la Agencia Internacional de la Energía, el mundo consume, ya de forma refinada (el llamado Consumo Final Total) , los siguientes combustibles fósiles lo siguiente:  

  • 3.684 Mtep de derivados del petróleo. 
  • 924 Mtep de carbón.
  • 1.580 Mtep de gas natural.

y de los 1958 Mtep que ofrece la electricidad mundial, el 71,3% proviene de quemas combustibles fósiles. Esto es, en total, unos 1.396 Mtep ya eléctricos, son originados quemando combustibles fósiles. 

La tarea de descarbonización, por tanto, es de 3684+924+1580+1396 = 7.584 Mtep. Y el ratón que ha parido Europa pretende sustituir 4 Mtep en el año 2030. ¿No es un asunto verdaderamente ridículo, para presumir tanto de  descarbonización y neutralidad climática?

¿De qué se ríen? ¿Por qué se abrazan? ¿Qué victoria han alcanzado? 

Pero vayamos todavía más a los detalles. El Diagrama de Sankey del Consumo Final Total que se cita aquí se distribuye en consumo fósil de la siguiente forma (en millones de toneladas de petróleo equivalente o Mtep).

Abajo se listan los consumos ya depurados de energía útil que se hacen con combustibles fósiles y que hay que eliminar y descarbonizar. Los datos ofrecidos son consumos finales de carbón, gas, petroleo o los1396 Mtep equivalentes de  electricidad de origen fósil.

Miren la lista con detalle y con atención, con mucha atención.

Estamos construyendo el corredor de hidrógeno verde, varios ramales europeos, que vemos no llegan a la inmensa mayoría de las ciudades europeas. Apenas se plantea que se generen en pocos puntos (generalmente en el sur) y que lleguen a pocos puntos del centro de Europa. No se ha definido las partes que se generarán en España o Portugal o Grecia y que terminarán en estos mismos países y cuánto de ellos se exportará al centro y norte de Europa.

Y ahora, díganme: mientras construimos con mucho dinero y a toda prisa (relativamente: hablamos de 2030 para una red incipiente de hidrógeno) esas tuberías, ¿alguien ha definido cómo vamos a utilizar el hidrógeno generado para sustituir a los combustibles fósiles, de entre estos cuatro grandes sectores y las actividades de cada uno de ellos? ¿Se han definido las maquinarias, los sistemas de generación de electricidad, la cantidad de ellos necesarios, la energía para construirlos y ponerlos en marcha, la viabilidad, los posibles factores de conversión, los almacenamientos masivos de hidrógeno, como  ahora se almacena el carbón en montañas al lado de los centros de quemado, o los depósitos estratégicos gigantes de petróleo y gas para la logística internacional? ¿Han pensado ya en todo esto, antes de ponerse a construir tuberías sin saber qué hacer con el gas que transportarán? ¿No les da a ustedes mucha vergüenza? 

Tabla de consumos energéticos mundiales con combustibles fósiles a descarbonizar.

La electricidad verde equivalente en origen.

Se supone que toda la energía mundial que se va a eliminar o se pretende eliminar quemando combustibles fósiles (7517 millones de toneladas equivalentes de petróleo), se va a hacer con energías renovables que o bien irán directamente en estos sectores en forma eléctrica una vez adaptadas las actividades industriales, de transporte o residenciales y comerciales, o bien se usará la electricidad verde (este es el caso del famoso H2 Med para la Unión Europea), cuando las actividades humanas no se puedan electrifica con facilidad.

Esta cantidad de energía fósil a eliminar en millones de toneladas de petroleo equivalente tiene un equivalente aproximado en Teravatios*hora (Twh) Los 7517 Mtep que consume el mundo en Consumo Total Final de combustibles fósiles equivalen a
unos 87.000 Twh.

Y los aproximadamente 900 Mtep que consume Europa de energía fósil ya refinada (consumo final total) vienen a ser unos 10.500 Twh.

Si España aspira orgullosamente a ser el “hub” europeo del hidrógeno verde y servir, digamos el 25% de esa energía (el ramal B del gráfico de arriba), debería aspirar a servir unos 2500 Twh anuales para nosotros mismos y para Europa.

En la actualidad, España genera unos 250 Twh anuales de electricidad por todos los conceptos. De origen “limpio” o verde, genera el 48% con sistemas renovables, de los que la hidroelectricidad no puede seguir aumentando (ya están las cuencas llenas de pantanos). Con solar y eólica generamos el 30% de esos 250 Twh anuales y ya vemos cómo tenemos los montes de aerogeneradores y los campos de macroplantas fotovoltaicas. Ahora generamos anualmente unos 105 TWh con
renovables eólicas y solares. 

Así que matemáticamente hablando, suministrar hidrógeno verde, obligaría a instalar sistemas de generación eólica o solar capaces de aportar 2500 Twh. Necesitamos multiplicar unas 25 veces el parque eólico y solar existente en la actualidad.

¿Van entendiendo ya por qué la señora ministra de Transición Ecológica y otras hierbas que no volverán a salir después de que su caballo haya pisado por ellas ha eliminado las trabas para las instalaciones?

En fin, cansancio, mucho cansancio por la estulticia humana.

Pedro Prieto
23 de enero de 2023