Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 24 abril 2019 @ 11:53 CEST

La eficiencia energética en América Latina

  • Autor:
  • Lecturas 1.044
Informes

La eficiencia energética en América Latina. Se acaba de publicar el informe CEPAL que analiza la eficiencia energética en América Latina de 19 países con el objetivo de conocer las políticas energéticas más destacadas.

Desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha presentado el estudio denominado Monitoreando la Eficiencia Energética en América Latina, la primera publicación que estudia los indicadores de eficiencia energética de los países de la zona.

El documento resume la tarea efectuada en el marco del Pro. Regional BIEE - Base de Indicadores de Eficacia Energética. Cuenta con la contribución de la Agencia de Colaboración Alemana - GIZ y el apoyo técnico de la Agencia Francesa para la Energía y el Entorno (ADEME). Muestra y examina la evolución reciente del desempeño de la eficacia y eficiencia energética en trece países de América Latina que son: Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, Argentina, El Salvador, México, Panamá, Paraguay, Nicaragua, República Dominicana y Uruguay.

La reciente publicación examina las tendencias del consumo primario y final de energía, como las intensidades energéticas y otras variables calculadas no solo a niveles agregados, sino además a niveles sectoriales. De este modo, procesa y presenta información de los ámbitos residencial e inmobiliarios, industrial, energético, transporte, servicios y agropecuario.

El documento es el resultado de un trabajo continuado y sostenible de los países participantes en el programa, quienes fueron responsables de recabar la información y armar la base de datos pertinente del estudio. Fruto de esta tarea conjunta, ya se han editado Informes Nacionales de Monitoreo de la Eficiencia Energética en 7 países de la región: Chile, Brasil, Argentina, Nicaragua, Uruguay, Paraguay y Ecuador, y múltiples otros se hallan cercanos a publicarse.

Debemos de recordar que El Programa Regional BIEE, lanzado por la CEPAL por el dos mil once, tiene por objetivo edificar una base de indicadores nacionales del ámbito de la eficiencia energética en todos los sectores - hasta ahora inexistentes - para poder conocer y seguir las políticas de eficiencia en diferentes ámbitos.

Un punto importante del informe es la eficiencia energética en el sector residencial. Los hogares son responsables por un promedio de 21% del consumo final de energía en los países participantes del Programa BIEE (25% en 2000). Sin embargo, existen diferencias importantes entre países, con una proporción tan baja como 9% en Panamá y 11% en Brasil, y alcanzando el 46% en Nicaragua.

En la mayoría de los países, la participación del sector residencial en el consumo final de energía cayó entre 2000 y 2012, con la excepción de Argentina. Esto se explica por el menor uso de biomasa, especialmente en El Salvador, donde la participación de biomasa en el consumo residencial cayó del 74% al 50% entre 2000 y 2012 (-24 puntos). La participación de la biomasa también ha tenido caídas importantes en algunos otros países: Paraguay (-13 puntos), Costa Rica (-10) y Nicaragua (-7). A pesar de esta tendencia, la biomasa sigue siendo la fuente de energía más consumida por los hogares en la mayoría de los países, seguido por la electricidad. El petróleo tuvo una participación importante en Ecuador, Panamá, República Dominicana y Brasil.

Otro factor que impulsa el crecimiento en el consumo de la electricidad son los avances en la electrificación rural. Este efecto es de particular importancia para Nicaragua, donde la proporción de hogares electrificados subió en 25 puntos, de 49% en 2000 a 74% en 2012, lo que significa un crecimiento en el número de hogares electrificados del 3,5% año entre 2000 y 2012. El número de hogares electrificados es un indicador más relevante para caracterizar las tendencias en el consumo residencial de la electricidad.

Debemos de recordar que las edificaciones más eficientes producen menos riesgos, es decir, los edificios y la construcción son responsables alrededor del 60% del consumo de electricidad, el 12% del uso del agua, el 40% de los residuos, el 40% en el uso de los materiales, teniendo en cuenta que ocupan el 50% o más de la superficie de suelo de una ciudad, etc. Cada uno de ellos es un coste que debemos asumir, pero cada mejora de la eficiencia del edificio, en el uso de energía y los recursos, elimina un coste que la ciudad y sus habitantes ya no tienen que abonar. Y Sobre todo, actuar sobre los inmuebles de segunda mano, donde un informe de la inmobiliaria Costa Blanca Low Cost... "cada Euro invertido en la eficiencia energética puede evitar más de dos Euros en el gasto del suministro de energía, por lo que los ahorros en eficiencia liberan dinero para otras inversiones, que se puede extender a otros recursos más escasos".