Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 26 marzo 2019 @ 17:13 CET

Jornada: hay que rehacer la civilización

  • Autor:
  • Lecturas 1.178
Artículos

El próximo sábado 20 de abril se celebra en Barcelona una jornada de debate titulada "Crisis económica, crisis ecológica, crisis de civilización, ¿qué rehacer?". La jornada la organiza el Espai Marx, y contará con la participación de Pedro Prieto (AEREN - ASPO Spain), Oscar Carpintero (doctor en economía, profesor de economía aplicada en la Universidad de Valladolid) y Joaquim Sempere (doctor en filosofía, profesor de sociología en la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Barcelona).

Un ingeniero (Pedro Prieto), un economista no ortodoxo (Oscar Carpintero) y un sociólogo (Joaquim Sempere) serán los encargados de conducir el debate de esta jornada, unidos por un nexo común: los tres han reconocido el papel de la energía y los recursos naturales en sus tres disciplinas. La idea es reflexionar sobre qué es lo que es necesario rehacer para evitar una crisis de civilización que parece asentarse en la crisis económica y la ecológica. Para eso se debatiran temas como la política energética, la austeridad, el sentido de comunidad y solidaridad o la reruralización.

Cada vez que oímos que el capitalismo está en las últimas, desde la izquierda, como el loco de Córdoba en el prólogo de la segunda parte del Quijote, murmuramos sin dejar caer la losa que llevamos sobre nuestra cabeza: 'Este es podenco, guarda'. Hemos escarmentado a palos. Con todas las precauciones, sin embargo, parece que esta vez va en serio y 'el fin está cerca' -hablando en términos históricos-. Lo triste es que eso no tiene por qué ser una buena noticia. No se deberá al advenimiento de una nueva era más justa y sostenible, sino a que todas las señales parecen indicar que el capitalismo ha chocado finalmente con los límites físicos del planeta en su proceso infinito de acumulación de capital, origen y motor del crecimiento económico. Nos encontramos ante la confluencia de todo un conjunto de crisis -energética, ecológica, demográfica, alimentaria, económica...- que podríamos englobar bajo la denominación de crisis de civilización. Las respuestas tradicionales neoliberales, keynesianas o de izquierda productivista parecen impotentes ante la situación, lo que nos indica que será difícil una salida estándar al callejón sin salida en el que nos encontramos. Sin duda la salida más fácil ante un callejón sin salida es simplemente darse la vuelta hasta encontrar otro cruce desde el que continuar nuestro camino. O parafraseando la jerga leninista con una heterodoxia esperamos que disculpable, quizá debamos dar dos pasos atrás... y uno al lado para empezar a cambiar de ruta. La opinión general entre la ciudadanía, no obstante, parece ser que si presionamos con la fuerza suficiente derribaremos el muro ante el que nos encontramos y podremos seguir avanzando, no se sabe muy bien hacia dónde. Sin embargo, el resultado más probable si seguimos empujando es que nos sepulten los cascotes o, de nuevo parafraseando una cita clásica más elegante, que acabemos más cerca de la barbarie que del socialismo. Pero nada está escrito en piedra. La naturaleza no negocia y estamos inexorablemente obligados por las leyes de la termodinámica, pero esto no implica que no sea posible construir una nueva civilización basada en una relación más armoniosa con la naturaleza en la que nos esforcemos por un desarrollo auténticamente humano, esto es, dedicado más al pleno desarrollo de las capacidades y relaciones humanas que a la estricta posesión de bienes materiales -más allá de los necesarios para resolver un conjunto de necesidades básicas-. Nunca será un proceso cerrado porque el contenido y la satisfacción de estas necesidades se encontrará siempre en forcejeo constante con la naturaleza. De lo único que estamos seguros es que no podrá tomar más la forma del consumismo dominante actualmente en el mundo occidental. Pero que digamos que esto es posible no nos da muchas pistas sobre cómo conseguirlo. Hace unos 40 años que empezaron a hacerse evidentes los problemas de un crecimiento infinito en un mundo finito y desde determinados sectores de la izquierda empezaron a elaborarse propuestas. ¿Qué balance podemos hacer de su implantación? Insuficiente, cuanto menos. ¿Es posible avanzar en esta línea? Este debería ser uno de los objetivos de nuestra charla, explorar estas posibilidades. Empecemos, no obstante, con un brevísimo repaso a alguna de las crisis que nos atenazan.

La jornada tendrá lugar en la calle Marqués de Campo Sagrado, 22 (08015 Barcelona), el sábado 20 de abril a partir de las 10 de la mañana y hasta las 6 de la tarde.