Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 19 junio 2019 @ 03:06 CEST

Dos grandes expertos mundiales habían anticipado la crisis económica y sus orígenes energéticos y su carácter entrópico.

  • Autor:
  • Lecturas 1.350
Artículos

Tenemos el placer de presentarles a D. Isidro Viviano Tejas y a D. Guilles Casinadie. En este video, en el que Olga Latorre y Juan Zarza les entrevistan en el año 2007, estos dos grandes expertos vaticinan, anticipan y desgranan, en menos de 5 minutos, el problema financiero, económico y energético mundial que se iba a terminar produciendo un año más tarde, con una visión inigualable.

Detallan el esquemático modelo educativo en el que vivieron, que sin embargo, no les ha impedido realizar una prospección agudísima del futuro, mucho más acertada que la que realizan a diario otros expertos con decenas de años de estudios en exclusivas escuelas de negocios.

Siguen explicando los modelos productivos que llevaron a cabo en sus vidas, todo un ejemplo de sostenibilidad y valores ecológicos, con la moderación salarial como ejemplo.

Pasan después a explicar con lucidez el modelo de migración interna español de las últimas décadas y las razones que impulsaron a ello.

Explican cómo el nuevo modelo económico vigente proporciona confort y comodidad, pero a cambio de una tremenda falta de sostenibilidad. Y realizan interesantes valoraciones del “Purchasing Power Parity” o “Poder Adquisitivo Equivalente” entre la economía que ellos vivieron y en la que ahora están inmersos. Hablan sobre el nuevo poder adquisitivo de las nuevas generaciones, sin pelos en la lengua y establecen paralelismos con los suyos, para que se pueda comparar.

De ahí, su análisis crítico pasa por explicar de forma meridiana los modelos de consumo actuales y las raíces del endeudamiento actual y hacen una propuesta radical y contundente sobre cómo se puede resolver el asunto y sobre el modelo de la verdadera economía racional.

Por ello concluían, ya en 2007, que por esas vías, la economía iba a terminar muy mal. Y finalizan con un alegato a entender las leyes de la Naturaleza y de la biofísica por encima de las leyes de la economía, con un rotundo llamado a entender la Segunda Ley de la Termodinámica explicada en dos sentencias para catedráticos y doctores en economía (“no hay bien que siempre dure” y “de lo malo a lo bueno, se va bien, pero de lo bueno a lo malo, ¡ay! que mal se va).

En fin, para poner como ejemplo en las escuelas de negocios.