Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 14 noviembre 2019 @ 05:33 CET

Muere Ramón Fernández Durán

  • Autor:
  • Lecturas 3.556
Comunicados

Con una tremenda tristeza tenemos que anunciar la muerte de Ramón Fernández Durán, autor, activista (fue uno de los fundadores de Ecologistas en Acción) y uno de los pioneros en introducir la problemática del agotamiento de los combustibles fósiles en el discurso ecologista. Pero además de un autor destacado, hemos tenido la suerte de poder compartir con él también momentos personales, y apreciar así su enorme estatura humana. Apenas hace un año hablábamos aquí de su último trabajo, "El Antropoceno: la crisis ecológica se hace mundial", y ya por 2005, de su "El crepúsculo de la era trágica del petróleo", libro donde ya anuncia "un hecho que va a tener una enorme trascendencia y que va a marcar una profunda ruptura en el devenir histórico mundial", el pico del petróleo.

Se están publicando en Internet numerosas entradas recordando su figura, en el periódico Diagonal, la web de Ecologistas en Acción, la web del sindicato CGT, la web del grupo antimilitarista Tortuga así como una carta de despedida escrita por el propio Ramón y de la que reproducimos aquí un fragmento:

No me gustaría cerrar esta carta sin apuntar una meditación sobre mi capacidad de sobrevivir estos últimos años, y en especial estos últimos meses, que se deben en muy gran medida a la existencia de esta Sociedad Hipertecnológica. Sin ella, lo más probable es que yo ya no estaría aquí. Y yo que soy un crítico de la Sociedad Hipertecnólogica, sobre todo de su insostenibilidad en el medio y largo plazo, quiero resaltar esta contradicción que vivo. Y también cómo mi supervivencia diaria depende de generar una cantidad muy considerable de residuos, pues si ya el “ciudadano medio” en nuestra sociedad del Usar y Tirar genera cada vez una mayor cantidad de desechos, en el caso de un enfermo como yo ese volumen se multiplica aún más. Cuando estaba en el hospital observaba con asombro la cantidad de residuos que allí se generaban. Una verdadera desmesura. Y pensaba si no sería posible tratar las enfermedades que nos asolan con menos despilfarro, utilizando un menor flujo energético y sobre todo una tecnología más sencilla. Pero la medicina oficial actual es un pivote muy importante de esa Sociedad Hipertecnológica, y ha hecho posible una reducción de la mortalidad, sobre todo de los mayores con enfermedades graves o crónicas, pero a coste de un gran uso de recursos, un consumo energético elevado, y una tecnología muy sofisticada. Todo lo cual no podrá darse en el futuro. Además, como apunto en el texto, la expansión hasta ahora imparable demográfica mundial, se frenará en seco cuando se inicie el declive energético, la Quiebra del Capitalismo Global y el colapso de la Sociedad Industrial, empezando muy probablemente un brusco descenso demográfico. Es por eso por lo que abogo por impulsar desde ya un debate sobre cómo controlamos de la forma más justa y equitativa posible la actual explosión demográfica y la caída consiguiente. Y ahí me veo yo, que he podido sobrevivir un tiempo adicional por la propia existencia de esta Sociedad Hipertecnológica, aparte de por un sistema público de salud que todavía funciona relativamente bien en el caso español. Bueno, pues esta reflexión, y todas las contradicciones que implica, también me rondaban por la cabeza en el hospital cuando tomé mi decisión. En definitiva, con mi decisión pretendo dejar de ser no sólo un consumidor in crescendo de cuidados proporcionados por otros, sino también un consumidor de recursos, energía y tecnología que solo son posibles en los espacios centrales de un Capitalismo Global crecientemente desigual, que va tocando a su fin.

Gracias Ramón, por todo lo que hiciste y por lo que nos has dejado.