Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 27 septiembre 2021 @ 09:57 CEST

TEPCO, en el banquillo de los acusados por mentir en informes nucleares

  • lunes, 21 marzo 2011 @ 19:54 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.181
Noticias

A raíz de la noticia publicada aquí, donde TEPCO reconoce irregularidades y falsificación de datos, resulta dificil creer lo que nos cuentan sobre Fukushima. ¿Cuál es la verdad sobre lo que está ocurriendo?

En España tuvimos un incidente similar en Ascó, donde sus responsables se enfrentan a penas de cárcel de entre 4 y 16 años por ocultar una fuga radiactiva. Estos hechos vuelven a poner en duda la seguridad de las centrales nucleares, a la vez que generan una enorme desconfianza.

A continuación algunos fragmentos de la noticia: 

Apenas diez días antes del accidente de la central nuclear de Fukushima, la compañía Tokyo Electric Power (TEPCO), operador de la planta, había reconocido que había mentido en los informes de control de sus instalaciones...

..."No es posible decir en qué medida los fallos constatados sobre el mantenimiento y el control de las instalaciones han influido o no en la cascada de problemas originados por el terremoto", aseguró la Agencia de Seguridad Nuclear. Esta prevé iniciar investigaciones más exhaustivas una vez que pase la crisis, pero por el momento, la urgencia es evitar lo peor...

...En 2002, TEPCO tuvo que parar temporalmente sus 17 reactores nucleares de agua caliente (BWR), dos de ellos en las centrales de Fukushima, para una inspección, tras haber maquillado informes. Este asunto le costaron la cabeza al director general de la época y a su brazo derecho.

En 2007, después de un sismo en la región de Niigata (en la costa del Mar de Japón), TEPCO tuvo que parar su mayor central nuclear, Kashiwazaki-Kariwa, que cuenta con siete reactores. Después, reconoció que se habían producido fugas radiactivas mayores de lo que había reconocido inicialmente en ese inmenso sitio.

En la situación actual, los desacuerdos perceptibles entre TEPCO y las autoridades no facilitan la transparencia de información ni el trabajo de los técnicos que asumen riesgos para controlar uno de los peores accidentes nucleares de la historia.