Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 28 octubre 2021 @ 13:47 CEST

Energía: La tinta de la historia.

  • lunes, 28 febrero 2011 @ 12:15 CET
  • Autor:
  • Lecturas 3.060
Artículos El diario La Oferta y el blog del autor publican un artículo divulgativo que, sin pretender profundizar mucho y dirigido al público de La Oferta (comunidad hispano hablante de San José en California), ofrece, no obstante, la luz sobre los acontecimientos que caracteriza a Crisis Energética.
Existen dos tipos de historia. Una historia chica, llena de pequeñas pinceladas aquí y allá, de acontecimientos fortuitos y hechos anecdóticos. Esta historia chica es difícil de comprender. No parece tener sentido, al ser más bien una sucesión de hechos en cierta forma aleatorios. (...) La historia chica es la confirmación del “efecto mariposa”: el vuelo de una mariposa aquí causa un huracán muy lejos. Esto es: un pequeño hecho puede desencadenar algo imprevisible y descontrolado.
Pero también existe, a juicio del autor, una "historia grande"
Envolviendo la historia chica existe una historia grande, de grandes pinceladas, que quizás tiene pocos detalles, pero que conforma las líneas maestras por donde suceden los acontecimientos humanos. La historia chica quizás deba algo a la voluntad humana, pero la historia grande la componen una serie de fenómenos, o “fuerzas históricas”, de fácil comprensión pero de imposible dominio. Esta historia grande permite hacer predicciones generales, y saber que se acertará, si bien no nos da detalles claros del cómo y del cuándo.
Esta otra historia, responsable de los grandes cambios en la humanidad, son los flujos de energía:
La tinta de la historia grande son los flujos de alimentos, de personas, de combustibles fósiles, de agua. Ello explica en gran parte que, lo que está pasando ahora, era inevitable. Tenemos Egipto, con una población de 28 millones hace 50 años y 80 millones ahora, unas exportaciones de petróleo que empezaron a declinar en 1996, siendo prácticamente autosuficiente en producción de comida en los años 60, y teniendo que importarla ahora (dedica cerca del 7% del producto interior bruto a subsidiar la energía y el alimento). Es un claro un ejemplo de situación insostenible, y no sorprende, por tanto, lo que ha pasado.
Si es cierto que la energía (la historia grande) es la que predice lo que pasará, entonces estamos en problemas:
La historia chica, la de las ideologías, los eventos fortuitos, juega también su papel importante, pero siempre subordinada a que quien tiene donde dormir y donde comer, es menos propenso a estar quejándose en la calle. Que los detalles no nos confundan: estando en medio de otra crisis global de alimento, a las puertas de una segunda recesión, con los precios de la gasolina otra vez por las nubes, y estando como estamos adictos a las fuentes de energía fósiles, en especial el recurso del petróleo a punto de empezar su lento pero constante declive, la historia grande, esa que se escribe con la tinta de la energía, no pinta nada buena. Quizás sean ellos hoy, pero seremos nosotros mañana.
En conclusión:
La historia grande dice el qué, la chica el cuándo y cómo.