Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 18 junio 2019 @ 15:25 CEST

El petróleo, el gas y la energía eléctrica: algunas consideraciones para 2010

  • Autor:
  • Lecturas 3.501
Artículos
La edición del 20 de enero de 2010 de la famosa revista Oil & Gas Journal, que es una referencia mundial en el mundo de los grandes asuntos energéticos, ha publicado un editorial cuya autora es Gail Tverberg, conocida como “Gail the Actuary” en la página web que dirige como editora, titulado "El petróleo, el gas y la energía eléctrica: algunas consideraciones para 2010" cuyo contenido hemos creído interesante traducir para nuestros lectores. Se trata de algo singular, porque esta famosa revista siempre ha eludido en lo posible hablar del cenit del petróleo, que Gail menciona en el editorial con claridad y cierta insistencia, aunque lo disfrace con suavidad, para poder llegar al editorial de esta revista, como cenit o pico o tope de la “demanda” de energía . Además, parece un comentario oportuno sobre la posibilidad de que no se pueda realizar el trabajo mundial que ahora se va haciendo con el consumo de energía actual, si en el futuro cae el suministro mundial. Muy en línea con los debates que se están llevando a cabo en el hilo de esta web titulado “prepararse para una era de violencia.
Después de un duro 2009 en el sector del petróleo y el gas, debido a la recesión mundial, Gail Tverberg da un vistazo a los asuntos que presumiblemente más afectarán a la industria en 2010
 
Recesión continuada
 
Me parece que la recesión actual está muy vinculada a la energía y que va a continuar así. LA recesión sucede porque el actual “sistema” estadounidense (casas individuales, coches privados, muchas importaciones) se construyó con un petróleo (20 $/barril) y gas baratos y no pueden funcionar bien utilizando petróleo y gas caro.
 
Creo que la recesión experimentará algunos altibajos, pero que será generalmente peor al final de 2010. Los ingresos del gobierno seguirán cayendo, haciendo cada vez más difícil mantener los subsidios de las renovables y dotar de garantías a la energía nuclear y a la eólica.
 
Bajo la recesión continuada subyace un asunto básico: los ingresos de las personas permanecen relativamente fijos. Si se le exige a los ciudadanos que paguen más por la gasolina, la calefacción y la electricidad (que la mayoría considera necesarios), dispondrán de menos para pagar las deudas y menos para sus gastos discrecionales. Si el coste de las necesidades sube, incluso como resultado de lo que algunos consideran algo relativamente bueno, como una mayor proporción de renovables, aumentará la tendencia hacia una recesión peor.
 
Con una recesión continuada, los impagos de la deuda serán cada vez más importantes. Aunque los impagos vendrán mayormente de otros sectores diferentes de los del petróleo, el gas y la energía eléctrica (tales como el sector inmobiliario y las deudas de las tarjetas de crédito, la caída, en términos de una reducida disponibilidad del crédito puede afectar a todos.
 
La mayoría de los economistas siguen sin considerar la conexión entre los costes de la energía y la recesión y seguirán pronosticando la recuperación a la vuelta de la esquina. Sus modelos se basan en el supuesto de que la economía puede crecer de forma muy parecida al pasado, pero si nos vamos a tener que enfrentar con costes más elevados de los combustibles, debido a que las fuentes baratas de energía se han agotado en buena medida, esto no va a ser posible.
 
Precios cambiantes del petróleo y el gas
 
Aunque muchos pronostican que habrá precios más altos para el petróleo y el gas, tengo dudas de que esto se pueda dar por mucho tiempo, por la incapacidad de los ciudadanos de hacer frente a los altos precios. Algunas partes del mundo que utilizan mucho menos petróleo y gas por persona pueden permitirse mantener precios más altos con menos consecuencias recesivas, pero al final, todos se verán afectados.
 
Veo un alto coste de la producción petrolífera ( o de cualquier tipo de producción de energía) como una señal de una baja “Tasa de Retorno Energético” (TRE). Me parece que deberíamos ser cautos a la hora de sustituir las fuentes de bajo coste energético por fuentes de alto coste energético, porque al hacerlo se tenderá a elevar el coste al consumidor y ello llevará a mayores consecuencias recesivas.
 
Presión continua para reducir las emisiones, especialmente el CO2
 
Aunque dudo que la proposiciópn de ley Waxman-Markey pueda ser aprobada este año, creo que la Agenica de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés, n. del t.) y los Estados considerados por separado, tales como California, puedan seguir ejerciendo presión para reducir las emisiones. En lo que estas acciones puedan llevarse a cabo, creo que provocarán recesión.
 
Tope de la demanda de oferta energética de todo tipo
 
Hemos oído recientemente sobre “el cenit de la demanda”. Creo que es una posibilidad, si no el año próximo en un plazo poco mayor. La forma en que ese pico de la demanda se desenvolverá es a través de una recesión continua y una reducción continua de la disponibilidad del crédito. Las dificultades en el comercio internacional pueden también salir a la palestra.
 
Aunque algunos creen que el tope de la demanda es algo bueno, creo que será un problema, puesto que llevará aparejado unos niveles de vida decrecientes. El cenit de la demanda puede, en efecto, resultar inevitable porque nuestro actual modo de vida no puede sostenerse si los precios del petróleo y el gas suben en exceso, ya que los ciudadanos gastarán una buena parte de sus ingresos en necesidades y no dispondrán de dinero suficiente para nuevas viviendas, nuevos coches y todas las demás cosas que permitieron el crecimiento económico en el pasado.
 
Algunos creen que la eficiencia energética jugará un gran papel en el tope de la demanda. Creo que ese papel será muy irrelevante, debido a la enorme cantidad de inversiones y el dilatado periodo de tiempo exigido para cualquier cambio de consideración, como por ejemplo, aumentar la eficiencia de la flota de vehículos a 20 millas por galón.
 
En resumen
 
1. La demanda de petróleo, gas natural y electricidad caerá en los próximos años, por la recesión continuada y la menor disponibilidad de crédito.
2. Los subsidios de las renovables y las nucleares posiblemente declinarán, a medida que los gobiernos se vean a sí mismos más y más constreñidos.
3. Incluso con (1) y (2), puede haber presiones para reducir las emisiones y por tanto, el uso de combustibles fósiles
 
Gail Tverberg is editora de The Oil Drum ( theoildrum.com), una web comunitaria que debate sobre ideas relacionadas con la Energía y uestro Futuro. Antes de unirse a la dirección de The Oil Drum en 2007, trabajó como actuaria consultora. Cree que su experiencia como actuaria puede resultar interesante para entender las implicaciones financieras del cenit del petróleo