Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 28 octubre 2021 @ 14:04 CEST

EEUU y el gas: Pensylvania se inquieta

  • jueves, 21 mayo 2009 @ 17:13 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.365
Noticias Al hilo de la anterior noticia expuesta aquí (“Estados Unidos nada ahora en gas natural, cuenta el Wall Street Journal”), traigo esta otra que está relacionada. Se trata de la nueva moda: EEUU ahora resulta que está nadando en gas.

Sí, aunque parecía lo contrario, todo apunta a que, donde antes había seria escasez de gas para los crudos inviernos; donde antes el país vecino, Canadá, estaba casi obligado a mantener el suministro, que poco a poco iba menguando en su propio suelo para dárselo al vecino poderoso del sur; donde los problemas logísticos de construcción de nuevas plantas de tratamiento en la costa eran una constante y un dolor de cabeza para los políticos que veían un futuro sin energía propia, toda venida de fuera, ..., bien, resulta que en un par de años las dudas se despejan y el gas florece, aparece de pronto en abundancia desde unas enormes reservas subterráneas listo (?) para aplacar la sed energética del país durante los próximos decenios.

Enormes reservas que, al parecer, han entrado en la contabilidad energética por arte de magia, ya que antes no habían tenido tanta importancia. De hecho, o bien no se habían tenido en cuenta, cosa que desluce bastante los estudios llevados a cabo anteriormente, o bien no han salido antes por interés privado.

Ahora vienen los tiempos del gas, justo ahora que el petróleo es cada vez más caro, escaso y extranjero que nunca, justo ahora que ha llegado al poder un presidente "adecuado" que por fin fuerza a realizar grandes cambios medioambientales, energéticos y tecnológicos (¿y qué es lo que va a salir al rescate? El gas, por supuesto). Cualquiera que lea las cuatro páginas de este artículo que envío, podrá ver que estas reservas, esta vez bajo Pensylvania (que se suman a las otras grandes reservas que se han “descubierto” al sur del país, según la noticia anterior aludida), no son ni mucho menos convencionales, sino que, a parte de la dificultad que entrañará su extracción (más coste energético y económico), surge otra dificultad no menos importante: da la casualidad de que esos extensos terrenos, agraciados por tantas reservas, están poblados, por personas del país, que viven allí con sus familias, en sus propiedades, que votan y pagan impuestos, y que están bajo el amparo de leyes que, en teoría, deben proteger sus derechos.

Es una zona más poblada que un desierto o una selva en cualquier país lejano. No hay terroristas, ni población de tercera. Pero, la codicia humana no ceja en su empeño de sacar rendimientos privados como sea, en detrimento de los costes sociales y medioambientales. Situación semejante se da ya en otras zonas, algunas de ellas en Canadá. De hecho, este artículo incide principalmente en los costes más sensibles para la población, que ha de hacer frente, para variar, a poderosos intereses corporativos que se apuntan, ahora, a la energía "limpia". Los ejemplos expuestos dejan bastante claro el problema.

El “mooving energético” está presente en ambos países sin que nada ni nadie, por ahora, pare los pies a los oportunistas de turno. La pregunta que me hago es, ¿cómo afectarán estas nuevas reservas al futuro energético de EEUU y Canadá? ¿ya está resuelto el problema energético?

Que el lector decida.