Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 11 diciembre 2019 @ 00:37 CET

China e India apuestan por la Gasificación In-situ del Carbón

  • Autor:
  • Lecturas 2.362
Artículos

Pongo a disposición de CE este artículo del Wall Street Journal para su valoración en este foro. El artículo trata sobre los esfuerzos inversores de India y China para el aprovechamiento de yacimientos de carbón que de otra forma serían imposibles de explotar (o bien sus costes de extracción demasiado elevados) mediante la técnica de gasificación in-situ o subterránea del carbón.

Nada nuevo sobre el cielo, los Soviéticos ya utilizaban esta técnica en los años 30. La técnica consiste en practicar una perforación hasta la veta de carbón e inyectar aire u oxígeno y/o vapor a alta temperatura hasta provocar su combustión in-situ. Los gases producidos se extraen del subsuelo por otra perforación. De esta forma se consigue gasificar el carbón produciendo CO e hidrógeno a alta presión que posteriormente se utiliza en una planta de generación eléctrica o para la producción de productos químicos. En Uzbequistán existe una planta que lleva utilizando esta técnica cerca de 50 años. Por aquel entonces se abandonaron estas técnicas debido a los incrementos en las reservas de petróleo y gas natural. Ahora debido a la amenaza de aumento de los precios de los combustibles fósiles la técnica vuelve a cobrar interés. El proceso sería considerablemente más barato tanto en los costes iniciales como de operación en comparación con la gasificación del carbón en superficie mediante una planta química.

Según explica el artículo esta técnica puede triplicar o cuadriplicar las reservas aprovechables de carbón de forma global, compensando la disminución de las reservas de petróleo. Sería especialmente adecuada para el carbón de menor calidad, lignito y carbón bituminoso, los cuales producen menos calor en su combustión debido a su alto contenido de cenizas, y son más contaminantes. La técnica tiene la ventaja de que la ceniza permanece bajo tierra, disminuye las emisiones contaminantes de NOx ni SOx, y reduce los niveles de contaminación de mercurio y partículas con respecto a una planta térmica convencional de carbón. Tiene además rendimientos netos más elevados. Sin embargo no está tan claro los efectos sobre las aguas subterráneas, y otros problemas potenciales como son los hundimientos debidos a las cavidades producidas por la combustión del carbón. Según los expertos estos problemas disminuyen con la profundidad del yacimiento.

China parece el primer inversor en este tipo de tecnología, con al menos 30 proyectos, en distintas fases de ejecución. India asimismo tienes planes para utilizar esta técnica para producir energía y productos químicos a partir de las enormes reservas, estimadas en 350.000 millones de toneladas, descubiertas en los estados de Guyarat y Bengala Occidental. Parte del CO2 generado se inyectaría en los yacimientos de petróleo para aumentar la producción del petróleo pesado descubierto en Guyarat. Esto ya lo vienen haciendo Dakota Gasificación en una planta entre Canadá y EEUU. Según un informe indio en 2015 entrarán en operación 3 plantas comerciales de gasificación de carbón in-situ. Otros países como Reino Unido, EEUU, Australia y Sudáfrica también han mostrado interés.

Otros proyectos que se quieren llevar a cabo incluyen el secuestro del CO2 sobre la misma cavidad del que se extrajo el carbón. Sin embargo no parece que esto vaya a estar disponible en un futuro cercano. En cualquier caso todavía existen incertidumbres sobre la viabilidad de este tipo de plantas por lo que las compañías reclaman incentivos para sus proyectos.