Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 20 octubre 2019 @ 10:28 CEST

Finalizado el ensayo general

  • Autor:
  • Lecturas 2.986
Artículos Bajo este título, Richard Heinberg ha publicado un interesante artículo en el Postcarbon Institute, que también puede leerse en Energy Bulletin.

Estos días asistimos a un descenso en el precio del crudo, ampliamente documentado y seguido por los mass media. Este descenso se atribuye al estallido de la burbuja especulativa que operaba sobre el crudo al alza (la burbuja sobreimpuesta de Soros), inducida entre una gran demanda y una oferta cada vez menor. Pero, ¿alguien se ha parado a pensar si el descenso no se debe a la especulación?. De hecho compañías tales como J.P. Morgan controlan el 40% de las opciones de compra y venta (de put and call); Goldman Sachs y algunas otras poseen el potencial para manipular la mitad del mercado de futuros. Es importante destacar que el último informe (fichero PDF, 3,4MB) de la CFTC (Commodity Futures Trading Commission) es concluyente respecto a la especulación para subir el precio del crudo: no ha existido, al menos según sus datos.

Heinberg expone que la bajada se debe a la especulación - presión - ejercida por los Republicanos cara a las elecciones de Noviembre. Si los precios suben el electorado será más propenso al cambio, deseando echar a los republicanos del poder. Wall Street lo sabe y además adora los favores que la administración Bush ha tenido con ellos. Parece, pues, que desean más de los mismo.

De momento, al alcanzar los 145 $, las economias globales - basadas en un consumo masivo de energía barata - se han sumido en una recesión. Como consecuencia, el consumo de crudo ha disminuido y los precios también (ayudados además por la acción especulativa ya mencionada...). Pero según Heinberg tan sólo es un momento de respiro. La próxima subida, debida a un nuevo desajuste entre demanda-oferta, puede ser a 200 o 300 $ el barril para volver a bajar sobre los 150$...

De hecho, los 100$/barril actuales son un 50% más caro de lo que valía hace un año.

¿Hasta cuando? El tiempo para implementar medidas destinadas a paliar los efectos del cénit se acaba. O se actúa aprovechando estos respiros o acabaremos ahogándonos. Todavía podemos elegir, poco, pero podemos. Más adelante será más y más difícil.