Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 18 junio 2019 @ 06:47 CEST

Bush pide que se exploten las reservas de Alaska para paliar la subida del petróleo

  • Autor:
  • Lecturas 2.361
Artículos La otra cara de la moneda...
El presidente de EE UU, George W. Bush, ha hallado su 'fórmula' particular para combatir el continuo aumento en los precios del petróleo. El inquilino de la Casa Blanca ha pedido hoy al Congreso que permita las extracciones de petróleo en alta mar en las costas estadounidenses y ha reiterado su defensa de comenzar la prospección en la Reserva Nacional Ártica de Vida Animal de Alaska.

Bush ha alegado que los pozos contienen tres veces más fuel -unos 18.000 millones de barriles- que las reservas probadas en Arabia Saudí, añadiendo que los últimos repuntes del precio del barril han convertido en rentables unas labores en las que hasta ahora no salían las cuentas.
La noticia, en El País.

Redacción CE: la redacción de la noticia de El País no podría ser más errónea, al mezclar dos partes separadas de la declaración de George Bush. Las reservas identificadas con un volumen de 18.000 millones de barriles corresponderían al petróleo marino (y por tanto el titular también es erróneo) y evidentemente no son el triple de las reservas de Arabia Saudita (264.000 millones de barriles). A lo que se refiere realmente Bush como tres veces las reservas sauditas son los esquistos bituminosos, de los cuales existen el equivalente a 800.000 millones de barriles.

Casi de manera simultánea, la Energy Information Administration estadounidense ha hecho público un informe ("Impacts of Increased Access to Oil and Natural Gas Resources in the Lower 48 Federal Outer Continental Shelf ") en el que se valora el posible impacto de la apertura a la exploración y extracción de estas zonas. Según el informe, la apertura de estas zonas no tendría ningún impacto en los precios ni en la producción hasta 2030 y los costos serían altos:
Aún en el caso de que se añadiese un volumen importante de petróleo y gas técnicamente recuperable de la OCS (Plataforma Continental Exterior, por sus siglas en inglés), la conversión de esos recursos en producción requeriría tanto tiempo como dinero. Además, el tamaño medio en las regiones del Pacífico y el Atlántico tiende a ser menor que la media del Golfo de México, implicando que una parte importante de los recursos adicionales no serían económicamente atractivos para su desarrollo en los precios del caso de referencia.