Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 19 septiembre 2019 @ 23:08 CEST

El impacto de la crisis del petróleo en el mundo

  • Autor:
  • Lecturas 12.144
Artículos El diario británico The Independent vuelve con otra portada de impacto relacionada con el petróleo. Si anteriormente había reflejado en portada los temores de los científicos por el agotamiento de las reservas, ahora la dedica al impacto que la crisis, de momento de precios, está teniendo en todo el mundo ("Shocked! How the oil crisis has hit the world").
En todo el mundo, y en una multitud de formas, el aumento de precio del petróleo está perjudicando a ricos y pobres por igual. Para los afortunados, es simplemente una cuestión de cambiar su estilo de vida. Pero los más vulnerables a los precios del petróleo se han visto forzados a las calles en furiosas protestas, lo que plantea una pregunta fundamental: ¿Qué podemos hacer para sobrevivir en un mundo en el que un barril de petróleo cuesta $ 127 (£ 64)?
"Pobreza de combustible" en Gran Bretaña. Protestas de transportistas, pescadores y agricultores en Francia, Países Bajos y España. Líneas aéreas en todo el mundo que suspenden vuelos. Disminución, pequeña, pero disminución al fin y al cabo, en los kilómetros recorridos por los conductores estadounidenses por primera vez en décadas. África, herida sobre herida, tambaleándose entre la subsistencia y la muerte. Naciones costeras septentrionales reuniéndose para evitar que la sangre llegue al mar en deshielo una vez claro el importante peso estratégico que las aguas árticas tendrán por su supuesta riqueza en recursos.

Estos son algunos de los impactos de la crisis petrolera que para The Independent, y otros medios conscientes ya está asolando al mundo. Por su interés, ofrecemos a nuestros lectores una traducción del artículo de The Independent, realizada por Luis Hanna para Crisis Energética: ¡Conmocionados! Cómo la crisis del petróleo ha golpeado el mundo

Por Andy McSmith, Jerome Taylor y Nigel Morris
Sábado, 31 de mayo de 2008

Jubilados británicos que no pueden permitirse el lujo de calentar sus hogares. Transportistas y pescadores europeos cuyo sustento se encuentran en peligro. Palestinos obligados a llenar los tanques de sus vehículos con aceite de oliva. Americanos a los que se les pide que hagan una semana laboral de cuatro días.

En todo el mundo, y en una multitud de formas, el aumento de precio del petróleo está perjudicando a ricos y pobres por igual. Para los afortunados, es simplemente una cuestión de cambiar su estilo de vida. Pero los más vulnerables a los precios del petróleo se han visto forzados a las calles en furiosas protestas, lo que plantea una pregunta fundamental: ¿Qué podemos hacer para sobrevivir en un mundo en el que un barril de petróleo cuesta $ 127 (£ 64)?

Gran Bretaña
El aumento en el precio del petróleo no podía llegar en un peor momento para Gordon Brown. Después de una semana que ha sido testigo de los transportistas bloqueando las carreteras y los pasajeros aéreos enfrentandose a mayores recargos, ayer fue el impacto en las facturas de combustible lo que salió a la palestra. Los intentos del Primer Ministro para aliviar la carga que sienten los jubilados y las familias de bajos ingresos por el aumento de las facturas de combustible fue descartada como "poner una tirita para cortar una hemorragia”. Se compone principalmente de asesoramiento para hacer frente a los gastos de calefacción en lugar de dinero extra.

El número de británicos considerados como en "pobreza de combustible" - el 10 por ciento de sus ingresos van en energía - se cree que han llegado a cuatro millones. El promedio anual de la factura del hogar para calefacción y luz es ahora más de £ 1.000. El Gobierno tiene previsto reformar de leyes de protección de datos a fin de que las familias de bajos ingresos puedan ser contactadas directamente por las empresas y ofrecérseles ayuda. El objetivo es garantizar que las "tarifas sociales" lleguen a la gente que más las necesitan.

Alistair Darling, el Canciller, dijo que los proveedores de energía han convenido en aumentar "la asistencia social" de £50 millones al año a £150 millones para 2011. El dinero será usado para que los consumidores cambien a tarifas reducidas y pongan aislamientos térmicos en los hogares.

Kate Jopling, jefe de relaciones públicas de la organización benéfica Help the Aged (Ayuda a los Ancianos), describió las medidas como "poner tiritas para detener una hemorragia". Dijo: "Si bien es una buena noticia... esta iniciativa no llega ni de lejos a tener el alcance necesario para hacer frente a la inminente crisis de pobreza de combustible”.

El anuncio del Gobierno se produjo a finales de la semana en la que el señor Brown vio una repetición de la crisis política que enfrentó en sus primeros años como Canciller. Los conductores de camiones bloquearon carreteras en Londres y en Gales para exigir que el aumento de 2 peniques en los impuestos sobre los carburantes fuese cancelado y que para "los usuarios esenciales" deba concederse un descuento. La única vez que, entre las elecciones de 1997 y las de 2001, el gobierno laborista pareció vulnerable fue cuando el señor Brown suspendió la subida en los impuestos sobre los combustibles después de un bloqueo similar.

Por otra parte, en el día de ayer, la compañía aérea británica Silverjet anunció que había detenido los vuelos después de no conseguir un préstamo de US $ 5 millones de inversores con base en Abu Dhabi, convirtiéndose en la tercera compañía que vuela de Londres a Nueva York solo en clase preferente que se ha quedado sin fondos.

Europa
El Ministro de Finanzas de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, que preside la comisión de los ministros de finanzas de la Unión Europea, hizo un llamamiento a todos los gobiernos de la UE el día de ayer para mantener los nervios y evitar la tentación de utilizar el sistema fiscal para aliviar la miseria de los altos precios del petróleo. Les recordó que, cuando se reunieron en Manchester en 2005, convinieron en que esa medida incentivaría la demanda y enviaría un mensaje equivocado a los productores de petróleo.

Eso no es lo que el Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, quiso escuchar el día de ayer, después de una semana en la cual las protestas de camioneros y pescadores franceses dejaron bloqueadas varias autopistas y los puertos paralizados. M. Sarkozy propuso pone un tope a los impuestos sobre los combustibles si el precio del petróleo aumentara más.

En los Países Bajos, las protestas causaron menos molestias, pero hicieron más ruido cuando, a las 11.45am el jueves, los conductores de camiones en todo el país hicieron sonar sus cláxones simultáneamente en protesta por los precios del gasóleo. En Bulgaria, los camiones y los conductores de autobús han puesto en marcha una protesta conjunta.

La protesta se extendió a los mares el día de ayer, a medida que los pescadores de toda Europa entraron en una huelga de un día, bloqueando los puertos. Las mayores manifestaciones fueron en España y Portugal, donde 10.000 manifestantes convergieron en Madrid. Algunos entregaron gratuitamente el pescado para subrayar su que, con el actual costo del combustible, están prácticamente regalando sus capturas. Los transeúntes que pasaban se empujaban para poder echar mano a una merluza gratis.

Mientras tanto, la ruta del ferri de Newcastle a Escandinavia está siendo recortada por la compañía danesa DFDS Seaways, que dice que es un servicio que da pérdidas y es incapaz de ser revertido. La empresa culpó al "dramático aumento de los precios del petróleo, el exceso de capacidad en el mercado de viajes y la desaceleración económica".

Estados Unidos
Hay indicios de que la crisis energética está persuadiendo a los estadounidenses a pensar en dejar el coche en el garaje. En marzo de este año, el número de kilómetros conducidos por los automovilistas estadounidenses fue 11 mil millones menos que en marzo de 2007, de acuerdo con el Departamento de Transporte. Esta es la mayor caída anual que el departamento haya registrado, y la primera caída de cualquier tipo registrada en el mes de marzo desde 1979.

El Departamento de Energía de los EE.UU. estima que este año, el consumo de gas doméstico disminuirá en 190.000 barriles diarios y el uso general de petróleo en 330.000 barriles por día, la primera caída anual desde 1991. Pero estas cifras parecen menos impresionantes cuando se expresan en porcentajes. Once mil millones de millas menos representan un descenso del 4,3 por ciento y 330.000 barriles es inferior al 1 por ciento del consumo total diario del país.

Aun así, estas son buenas noticias para el medio ambiente, a medida en que en los EE.UU. las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyeron en nueve millones de toneladas en el primer trimestre de 2008. Y las compañías de seguros informaron de un marcado descenso en los accidentes de tráfico.

Un número creciente de empresarios, deseosos de mantener a su personal, ofrecen la posibilidad de trabajar jornadas más largas pero menos días, para recortar los viajes al trabajo. Hay un plan para ofrecer a los empleados públicos de Long Island en Nueva York la oportunidad de trabajar cuatro días de 10 horas, en lugar de cinco de ocho horas al día - un paso que, según se calcula, podría ahorrar más de 30 barriles de petróleo al día. Cuando la Universidad Estatal de Kent, en Ohio, ofreció esta oportunidad a 94 del personal de seguridad, 78 de ellos aceptaron inmediatamente.

Pero los cambios en los hábitos de viaje han creado problemas para los sistemas de autobuses y metros estadounidenses, que tienen que hacer frente a un aumento repentino de los pasajeros, al mismo tiempo que están pagando más por combustible. En Eugene, Oregon, un 16 por ciento más de personas tomaron el autobús en este mes que en abril, pero la principal empresa de autobuses de la ciudad, Lane Transit District, está perdiendo dinero y no puede financiar una expansión.

Las compañías aéreas, que están luchando para pagar los gastos, son reacias a elevar el precio de los billetes y en su lugar están introduciendo las tasas de asistencia de equipajes. American Airlines ha puesto una tasa de 16 dólares en la primera pieza de equipaje embarcada por pasajeros de la clase económica. Otras compañías la han seguido.

Sin embargo, Southwest Airlines, en California, se está riendo, porque apostó al inicio del año y compró el 70 por ciento del combustible que estimó que sería necesario en un año completo por unos miserables 51 dólares por barril - dos quintas partes del precio actual. Es probablemente la única línea aérea de EE.UU. que será capaz de obtener beneficios sin aumentar las tarifas.

En el norte de California, un hombre pensó que había encontrado una manera de sacar provecho de la crisis. Fue descubierto hurgando en la basura detrás de un Burger King, con un tubo y un tanque. Cuando la policía le atrapó, se dieron cuenta de que tenía 2.500 galones de grasa para freír usada, robada de varios restaurantes. La grasa de freír patatas vale más de cuatro veces lo que valía hace unos años, haciendo así que el botín valga más de £ 3.000.

Fuera de Seattle, el propietario de una pizzería está pensando en la instalación de una cámara de circuito cerrado de televisión sobre su deposito de 50 galones de aceite de cocina para mantener los ladrones a distancia. "La grasa para freír se ha convertido en oro", su propietario, Nick Damianidis, dijo a The New York Times. "Y hace poco más de un año, tuve que pagar a alguien para llevársela.".

América del Sur
Con algunos de los más importantes productores de petróleo que operan fuera del Oriente Medio y una preponderancia de gobiernos de izquierda aislando sus poblaciones del incremento de los precios del combustible con fuertes subvenciones, América del Sur hasta ahora ha gestionado mejor que la mayoría la crisis energética.

De hecho el aumento de los precios del petróleo ha inflado los presupuestos a niveles récord en países como Venezuela. Muy marcadas por la crisis del petróleo de la década de 1970, muchas naciones de América Latina han diversificado desde entonces sus fuentes de energía mediante el fomento de la utilización de los biocombustibles. En Brasil, el mayor productor de etanol del mundo, los biocombustibles representan más de la mitad de las necesidades de transporte. Sin embargo, aunque los biocombustibles han mantenido bajos los precios de la gasolina, los precios de los alimentos - en particular en los países centroamericanos, como México y Haití - se han disparado a medida que vastas extensiones de tierras cultivables cambiaron de producir alimentos a combustible.

Asia
En Indonesia han estallado esta semana protestas diarias después de que el Gobierno eliminó los subsidios a los combustibles, provocando un salto de la noche a la mañana en el precio de un 30 por ciento. A pesar de ser el mayor productor de petróleo del sudeste de Asia, Indonesia tiene que esforzarse mucho para cumplir incluso con la demanda interna debido al envejecimiento de los pozos y una disminución de las inversiones. El miércoles, Yakarta anunció que dejaba la OPEP porque no le agradaba la forma en que el cartel internacional del petróleo se ocupaba de la crisis. Pero los pobres de Indonesia fueron dejados tambaleando por la eliminación de los subsidios de los combustibles y se han tomado las calles.

Malasia ha mandado a las gasolineras dejar de vender combustible a los vehículos con matriculas de Singapur. Los de Singapur a menudo se aprovechan de los precios del petróleo más barato de Malasia conduciendo a través de la frontera y llenando los tanques allí. Al mismo tiempo, las compañías aéreas en toda la región de Asia-Pacífico se pelean por recortar vuelos y aumentar los recargos para impulsar su flujo de caja que se está desangrando.

Esta semana Cathay Pacific de Hong Kong y Taiwán Airlines de China anunciaron que están estudiando la posibilidad de reducir algunos vuelos de largo recorrido, mientras que Korean Air dijo que cortaría temporalmente vuelos en 12 rutas internacionales durante el verano. Gran parte de la tensión regional en las reservas de petróleo de Asia proviene del casi insaciable consumo de energía de China. Pero como un indicador de cómo el país está luchando para importar suficiente combustible, ayer por lo menos tres principales ciudades chinas decretaron un racionamiento del diesel.

África
África está en el otro extremo más brusco de la crisis del petróleo y su interrelación con los aumentos de los precios de los alimentos. Con millones de personas que viven en el pequeño margen entre la subsistencia y el hambre, el coste del combustible puede convertirse rápidamente en una cuestión de vida o muerte. Los gobiernos, ya bajo la presión de las protestas por alimentos, y en algunos casos como Mozambique con violentos disturbios, se han puesto ahora a lidiar con un nuevo problema.

En Sudáfrica, el gobierno anunció ayer que los precios de la gasolina solamente para la próxima semana aumentarían en un 5 por ciento. Esto hace que el aumento en los precios de la gasolina sólo en lo que va de año llegue al 33 por ciento, mientras que para el precio del gasóleo, utilizado ampliamente en la agricultura y la industria pesada, ha pasado del 49 por ciento.

También hay temores de que los rápidos aumentos de los precios de los combustibles podrían tener un efecto multiplicador para las organizaciones de ayuda en países como Etiopía, que están luchando para pagar el combustible. Esta semana la Cruz Roja dijo en su informe anual que el aumento del petróleo y los costos de los alimentos significan que ahora necesitan mucho más dinero que el año pasado sólo para mantener el mismo nivel de distribución de la ayuda. África sigue siendo el área más grande de gastos de la Cruz Roja, representando el 45 por ciento del presupuesto sobre el terreno en 2007.

Oriente Medio
Ni siquiera la región con las reservas de petróleo más grandes del mundo se ha librado de las presiones. A medida que los principales importadores imploran a los principales productores como Arabia Saudita para que liberen millones de barriles más a los mercados mundiales, los países del Oriente Medio con la mala suerte de no estar sentados sobre lagos de oro negro se enfrentan cada vez más al resentimiento de sus propias poblaciones por los precios de los combustibles.

En Egipto, los precios de la gasolina han aumentado tanto como el 40 por ciento en un año. Yemen ha sido sacudido por disturbios en el sur, que es el hogar de sólo una quinta parte de sus 22 millones de habitantes, pero produce el 80 por ciento del petróleo del país. Los hombres jóvenes y los separatistas, enojados porque muy poca de la riqueza petrolera de la nación ha alcanzado a la gente común en el sur, han protestando desde abril, aumentando la preocupación de que militantes islámicos podrían explotar los disturbios en el país notoriamente fracturado.

Esta semana, en Gaza, donde la escasez de combustible ha sido desde hace mucho tiempo una de las principales fuentes de descontento debido al racionamiento por parte de Israel y Hamas, los palestinos se vieron obligados a llenar sus vehículos con aceite de oliva en lugar de diesel.

Irán es muy vulnerable a subidas en los precios de los combustibles porque, a pesar de ser el segundo mayor productor del mundo, todavía está forzado a importar cerca del 40 por ciento de su gasolina debido a la falta de instalaciones de refinación. Las protestas durante el año pasado por los precios del combustible han traído el racionamiento, que todavía está en vigor en lugar como Teherán y otras grandes ciudades iraníes.

Australasia
Al tiempo en que el recién elegido gobierno de Kevin Rudd intenta detener una ola de descontento por los precios en los surtidores de las gasolineras, la aerolínea Qantas anunció esta semana que tenía la intención de recortar cientos de puestos de trabajo, congelar el sueldo del ejecutivo y cerrar algunas rutas rurales nacionales.

Su filial de bajo presupuesto, Jetstar, anunció que reduciría el número de rutas que voló en un 5 por ciento enfadando a muchos de los que viven en el vasto interior de Australia y que dependen de las líneas aéreas de bajo presupuesto. En una indicación de hasta qué punto las compañías aéreas mundiales están bajo presión, Qantas calcula que este año la factura de combustible será de £ 500 millones más que el año pasado. Los precios de la gasolina en Melbourne esta semana alcanzaron el máximo histórico de 164,9 centavos [80p] por litro el miércoles.

Ártico

Con la amenaza de que las reservas mundiales de petróleo se agotarán algún día, las naciones sedientas de energía están buscando frenéticamente nuevas fuentes hacia las zonas más inaccesibles del mundo. Esta semana, los cinco principales poderes que limitan con el Ártico - Canadá, Dinamarca, Noruega, Rusia y los Estados Unidos - se reunieron en Groenlandia por un período de dos días en una cumbre para debatir sus diferentes reivindicaciones de soberanía sobre el lecho marino del Océano Ártico.

La cumbre fue un intento de evitar que el Ártico se convierta en un punto de tensión entre las naciones a causa de los recursos naturales que se cree que contienen. Prospectores de petróleo creen que podría ser el hogar de una cuarta parte de las reservas de hidrocarburos no descubiertas del mundo. En agosto, Rusia elevó el juego al plantar una bandera bajo el Polo Norte. Los cinco países en la cumbre acordaron en dejar que la ONU decida sobre las reivindicaciones territoriales en conflicto para la región del fondo marino.

Los defensores del medioambiente, a los que no se les permitió asistir a la cumbre, están preocupados por que una nueva lucha por el Ártico ya haya comenzado y por que en el futuro la exploración podría dañar los ecosistemas sensibles de la zona. Han hecho un llamamiento para un tratado similar al que actualmente regula el Antártico, que prohíbe toda actividad militar y la explotación de minerales.