Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 09 agosto 2022 @ 18:09 CEST

Rayos de esperanza: inventor de la bomba de agua de bajo costo gana premio Lemelson

  • jueves, 24 abril 2008 @ 11:26 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 4.050
Noticias Entre tantas noticias dramáticas y duras aparecen algunas que a mi entender dan esperanzas, o al menos intentan que la raza humana siga luchando y tenga armas para su supervivencia, entre tanta noticia de macroproducciones potenciales de biocombustibles, centrales nucleares megapotentes, etc. Suelo fijarme en estas otras también quizás porque después de leer en el año 81 el famoso libro de economía que tanto me impresionó, cambió o al menos me hizo ver otra visión del planeta de la que estamos acostumbrados a hablar: el gigantismo tecnológico, el control de los procesos productivos por las multinacionales propio de la fase posiblemente última de este sistema que se está hundiendo en sus finanzas, conceptos de mercados y todo lo que lo ha caracterizado en su expansión global basada en los combustibles fósiles.
El dispositivo, que hizo ganar a Martin Fisher los 100.000$ del premio Lemelson-MIT para la sostenibilidad, puede bombear agua desde 30 metros en un pozo, y llevarlo hasta una conducción para irrigar dos acres de tierra.

El agua, es quizás, la primera víctima del calentamiento global. Varias naciones africanas, además de China y Australia, ya están experimentando escasez de agua. El agotamiento del agua subterránea puede agravar la situación, ya que África también se enfrenta a problemas de cultivos.

La idea es permitir a los agricultores cultivar continuamente a lo largo del año, en lugar de concentrarse en los cultivos de temporada. Potencialmente, la bomba permite utilizar la tierra de manera más eficiente y permite a los agricultores producir más alimentos.

Esta noticia es muy simple pero muy humana, porque puede representar al menos la posibilidad de que miles de seres no mueran y para mi al menos eso es importante en el contexto que vemos a diario. Estas bombas solo serviran para el autoabastecimiento y lógicamente con dos acres no engordarán las arcas de las multinacionales y sistemas actuales del planeta.

Pido un hueco a estos rayos de esperanza entre tanto megaproyecto y tanto megadrama.