Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 18 enero 2019 @ 10:28 CET

Petroleras: ¡Dejen de apoyar a la dictadura birmana!

  • Autor:
  • Lecturas 4.767
Comunicados Únete al boicot mundial de Total y Chevron/Texaco hasta que dejen de apoyar a la dictadura en Birmania. Haz clic para ser contado. Avaaz le hará saber a las petroleras cuantos clientes están perdiendo por financiar a la Junta.

Aunque ya no se vea en el telediario de la noche, la represión en Birmania continua—en parte gracias a las empresas petroleras Total y Chevron. Estas multinacionales no sólo financian a la Junta Militar, sino también un poderoso lobby que defiende los intereses de la dictadura en las grandes capitales del mundo. Millones de personas utilizamos los productos de esas compañías. Eso significa que, como consumidores, tenemos el poder de ejercer presión sobre las petroleras—y es nuestra responsabilidad actuar.

¿Estás dispuesto a comprometerte uniéndote al boicot a Chevron y Total? El boicot durará hasta que la Junta comience un diálogo serio con la oposición y libere a los presos políticos o hasta que las petroleras abandonen Birmania. Nosotros entregaremos a una carta a los directivos de estas de las compañías, indicando el número de personas que se han unido a este boicot. Para participar y saber más sigue el enlace.

La multinacional francesa Total (dueña también de ELF y FINA) y la estadounidense Chevron-Texaco (dueña de Caltex y Unocal) operan el gasoducto de Yadana en el Sur de Birmania. Desde principios de los 90 sufragan a la Junta con 450 millones de dólares al año. Con ese dinero, los dictadores mantienen su aparato represivo y se permiten un estilo de vida obscenamente lujoso, mientras que sus ciudadanos viven en la miseria. Para seguir obteniendo dinero del proyecto en Birmania, Total y Chevron cuentan con un poderoso lobby en EEUU y Europa para bloquear la aprobación de leyes y resoluciones que apoyen un cambio del status quo en Birmania.

A multinacionales como estas, lo único que les importa son las ganancias. Necesitamos demostrarles que apoyar a la dictadura en Birmania les hará perder cientos de miles de clientes. Si suficientes personas se unen al boicot, podríamos demostrar a las petroleras que su única opción es cambiar de bando y quedarse en Birmania utilizando el gaseoducto para negociar a favor de la reconciliación.

Un boicot efectivo sólo será posible si trabajamos unidos desde cada rincón del planeta y hacemos correr la voz rápidamente entre nuestros amigos. ¡Comprométete a no comprar combustible de ninguna filial de Total, Chevron, ELF, FINA, Texaco o Caltex ni en tu país ni en el extranjero! El boicot durará bien hasta que la Junta negocie con la oposición democrática y ponga fin a la represión de disidentes políticos o hasta que las estas compañías dejen de hacer negocios con la Junta birmana.

Para asegurarnos de que nos escuchan, entregaremos a los directivos de Total y Chevron la prueba de nuestro compromiso y de nuestros comentarios personales. Únete a nuestra campaña ahora mismo:

En este mundo globalizado el poder de las multinacionales ha aumentado y transciende las fronteras. Pero hoy, esas mismas multinacionales verán que también el poder de la gente y los movimientos ciudadanos como el nuestro han ampliado su alcance y su capacidad de coordinación. Aunque ellos tengan el dinero y el poder, nosotros somos muchos, muchísimos más. Hoy, como consumidores y como ciudadanos, alzamos nuestras voces por los que no pueden hacerlo en Birmania.

Con esperanza,

Ricken, Paul, Pascal, Graziela, Galit, Ben, Milena, Sarah, Iain – todo el equipo de Avaaz.