Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 12 diciembre 2019 @ 11:43 CET

Energy Watch Group: pasamos el cenit del petróleo en 2006

  • Autor:
  • Lecturas 10.681
Informes Según un nuevo informe del Energy Watch Group, la producción mundial de petróleo pasó su cenit de producción en 2006, entrando en una fase de declive de un 7% anual.

De acuerdo con las cifras que maneja el informe (fichero PDF, 1,7MB), las reservas mundiales de petróleo reconocidas oficialmente han sido sobrestimadas en un 46%. Esto significaría que el resultado que arroja el cálculo que tradicionalmente se efectúa para proyectar la duración del petróleo (que resulta de dividir las cifras de reservas probadas por el consumo anual), pasaría de los 42 a los 28 años. A pesar de que esta medida se utiliza comúnmente, los geólogos reconocen que técnicamente es irrelevante, dado que los perfiles de extracción suelen seguir una forma de campana, como ya advirtió Hubbert hace más de cincuenta años.

El factor más importante una vez se alcanza el máximo en los flujos de extracción o pico del petróleo, es la tasa de declive de la extracción. Según el estudio del EWG, en el año 2030, la extracción diaria de petróleo en todo el mundo tan solo alcanzaría los 39 millones de barriles diarios. Esta estimación contrasta con la de organismos como la Agencia Internacional de la Energía (OCDE) o la Energy Information Administration (EE.UU.), que han pronosticado una extracción diaria de petróleo para esa fecha de 120 y 117 millones de barriles diarios, respectivamente.

La metodología del EWG difiere de la de otros organismos al otorgarles mayor importancia a los patrones de descubrimientos y de producción que a los datos de reservas, que según el EWG no son lo suficientemente fiables. Así, el territorio en el que el estudio del grupo alemán se muestra más pesimista es Oriente Medio. Si según los datos de la industria (IHS), las reservas de crudo en esta zona ascienden a un total de 667 GB (miles de millones de barriles), el EWG las estima en 362 GB.

El pesimismo en las estimaciones del EWG es aún mayor que el mostrado por otros analistas, incluidas las de la Asociación para el Estudio del Cenit del Petróleo y Gas (ASPO), que estiman un cenit del petróleo en 2010. El propio EWG atribuye esta diferencia a una valoración más pesimista del potencial de las futuras adiciones al flujo de petróleo, especialmente las que provendrán de los yacimientos marinos en aguas profundas, a causa de los retrasos observados en su puesta en marcha. También las estimaciones del declive de la tasa de extracción son mayores que otras estimaciones, que comúnmente entran en la categoría de pesimistas, especialmente si las comparamos con las proyecciones oficiales de la AIE o la EIA. El EWG atribuye estos resultados a la importancia del declive de los yacimientos gigantes, explicitado recientemente en una tesis doctoral publicada por un miembro del Uppsala Hydrocarbon Depletion Study Group. Como ya han indicado en anteriores informes, el petróleo no será la única fuente de energía cuya extracción disminuirá antes de lo esperado, ya que el EWG también estima límites para el aumento de la extracción de carbón y uranio. Estas circunstancias quedan reflejadas en el resumen (fichero PDF, 518KB) de conclusiones del estudio:

El principal resultado de este análisis es que la producción mundial de petróleo ha llegado a su cenit en 2006. La producción empezará a declinar a un ritmo percentual anual elevado. En 2020, y aun más en 2030, el suministro global de petróleo será dramáticamente menor. Esto creará un desajuste en el suministro que difícilmente será compensado durante este periodo por las crecientes contribuciones de otras fuentes energéticas, sean fósiles, nucleares o alternativas.

El mundo está al principio de un cambio estructural en su sistema económico. Este cambio será provocado por los suministros decrecientes de combustibles fósiles e influenciará casi todos los aspectos de nuestra vida diaria.

El cambio climático también forzará a la humanidad a cambiar sus patrones de consumo energético reduciendo significativamente la quema de combustibles fósiles. El calentamiento global es un problema muy grave. De todas formas, este informe se centra en aspectos del agotamiento de los recursos que son mucho menos transparentes para el público.

El periodo de transición que ahora comienza probablemente tiene sus propias reglas que son válidas solo durante esta fase. Ocurrirán cosas que nunca hemos experimentado antes y que no experimentaremos de nuevo una vez que la transición haya concluido. Nuestra manera de enfrentarnos a las cuestiones energéticas probablemente habrá de cambiar de manera fundamental.

Hasta hace muy poco, la Agencia Internacional de la Energía negaba que un cambio así de fundamental en nuestro suministro energético fuese a ocurrir en el futuro próximo o a medio plazo. El mensaje de la AIE, que un escenario continuista podrá seguir en el futuro, envía una falsa señal a políticos, industria y consumidores, sin olvidar los medios de comunicación.

El Energy Watch Group se dedica a estudiar, desde Alemania, el futuro de los recursos energéticos mundiales. Fundado por el parlamentario alemán Hans-Josef Fell y con el apoyo de la fundación Ludwig-Bölkow, este grupo de estudio se interesa especialmente por la escasez de combustibles fósiles y del uranio, como punto de partida para el desarrollo de escenarios y estrategias adaptadas a la consecución de un suministro seguro energético a largo plazo y a precios asumibles.