Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 08 marzo 2021 @ 16:45 CET

Parados algunos reactores nucleares suecos

  • sábado, 05 agosto 2006 @ 11:34 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 3.399
Artículos Cuatro de las diez plantas nucleares suecas han tenido que cerrarse con motivo de un fallo eléctrico.

Una noticia de la BBC de 3 de agosto informa que Suecia tuvo que parar cuatro de sus 10 reactores nucleares. La noticia, que aquí reproducimos debidamente traducida (y comentada, con los textos en cursiva), por su indudable interés público, dados los nuevos aires en las clases políticas occidentales para reabrir este asunto, ha pasado casi desapercibida en la mayoría de los grandes medios de difusión (la palabra comunicación empieza a quedarles grande) que acogen en sus páginas, sin embargo, con gran largueza, a los partidarios de este nuevo “renacimiento nuclear”

Cerrar cuatro plantas nucleares en un país que tiene diez, no es una cuestión baladí. La gran ventaja sueca es la de disponer de una gran cantidad de energía hidroeléctrica y de otros tipos alternativos, para evitar la paralización del país, como consecuencia de un "incidente" de este tipo. Para otros países quizá hubiese supuesto un daño mucho más considerable. El que haya sucedido en el moderado clima veraniego suecco, ha podido ayudar bastante a qeu el impacto del cierre no haya trascendido tanto como si les hubiese pillado en un periodo pico de consumo de su duro invierno

La Junta Directiva Sueca de la Energía Nuclear, SKI, tuvo una reunión de emergencia, después de los incidentes en las plantas de Oskarshamn y Forsmak.

La empresa que opera Oskarshamn en el sur de Suecia, paró dos de sus tres reactores a última hora del miércoles, alegando preocupación por la seguridad.

La semana pasada, dos reactores cerraron también en Forsmank, al norte de Estocolmo.

Pruebas de seguridad

Las dos plantas de Oskarshamn, a unos 250 Km al sur de Estocolmo, tuvieron que cerrarse cuando el operador dijo que no podía garantizar su seguridad.

El cierre de la pasada semana en Forsmank, a unos 75 Km al norte de Estocolmo, se produjo como consecuencia de un cortocircuito en una unidad que suministraba energía a los reactores.

Este tipo de informaciones, que intentan tranquilizar a la opinión, proporcionan al mismo tiempo un cierto nivel de inquietud. EL ccomún de las personas parece sobreentender que si una planta nucclear produce exclusivamente grandes cantidades de electricidad, ésta debería ser más que suficiente para autoalimentar los dispositivos del propio reactor. Sin embargo, aparecen, de vez en cuando, informaciones que señalan que los propios reactores o los sistemas de refrigeración de la planta (críticos para que no se produzca la temida y temible fusión del núcleo) cuentan y tienen que contar con generadores ajenos a los propios de la central. Y que estos fallan y pueden entrar en cortocircuito. Hasta ahora, nuestro conccepto de una tecnociencia todopoderosa, había obviado estos fallos como totalmente controlables, ya que el suministro eléctrico siempre se da por supuesto y disponible en una sociedad moderna. A la vista de cómo determiandas poblaciones y naciones del planeta se pueden quedar sin electricidad, entre otras causas, por ataques bélicos -véanse los casos de Irak y ahora el Líbano o los crecientes cortes generalizados y prolongados en cada vez más naciones- habría que revisar este concepto de "suministro eléctrico externo asegurado" y comprobar hasta qué punto puede ser fatal si afecta a una planta más allá de las cauciones habituales basadas en esa confianza absoluta.

El portavoz de SKI Anders Bredfell dijo a la página web de BBC News que el incidente de Forsmank podía clasificarse como de clase 2 en la escala de 0 a 7 de que dispone la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) para clasificar incidentes nucleares.

“No podemos confirmar el tiempo que las plantas permanecerán cerradas”, dijo.

Otro comentario que tratando de ser cauto, hace crecer la desconfianza. Si todo está en los manuales y todo está tan garantizado, ¿cómo es que no pueden garantizar en cuánto tiempo pueden volver a operar? ¿Qué pasa, que no hay seguridad en el tiempo de suministro de repuestos? ¿Que los protocolos de actuación para la solución de un cortocircuito no están desarrollados? Es lamentable.

Sin embargo, hizo énfasis en que “no hubo riesgo de fusión del reactor nuclear” en Forsmank. Añadió que dos de los cuatro generadores de reserva habían fallado en el arranque, pero que los otros dos resultaron suficientes para hacer funcionar el sistema de refrigeración de la planta. Además, la planta dispone de generadores de gas que hubiesen podido utilizarse para el suministro de electricidad en caso de emergencia, dijo.

De nuevo aparece el fantasma de la necesidad de energía externa para refrigerar el combustible radioactivo. Y el responsable de la planta, tratando de transmitir tranquilidad, dice que dos de cuatro cayeron. Y luego asegura que además había otro generador de gas. Esto es, la grandiosa energía nuclear, que nos va a hacer independientes de los combustibles fósiles, resulta necesitar un generador de gas por si las moscas. Que se sepa, las plantas de gas de ciclo xcombinado, no necesitan una central nuclear para poder operar en caso de emergencia. El asunto de la refrigeración, por otra parte, trasciende a la necesidad de mantener refrigerado debidamente el núcleo hasta que se pueda producir la parada y extraer las barras de combustible. Afecta también a las piscinas en las que se albergan los residuos de alta actividad. ¿Que pasaría si nuestra presunción tecnólatra de que la energía eléctrica externa y auxiliar -aunque ahora se ve como imprescindible- siempre estará disponible, deja de cumplirse, por un conflicto bélico (cada vez hay más y cada vez con más capacidad de destrozar las redes eléctricas de forma duradera y generalizada), por un boicot (arma también cada vez más arrojadiza entre los pueblos) o un embargo o corte de las vías de suministro de los combustibles habituales para la generación, por más tiempo del que los generadores auxiliares tiene previsto en sus depósitos de combustible tradicional?

El viernes, SKI pidió a todas las demás plantas nucleares que comprobasen que este tipo de fallo no sucedía, dijo el Sr. Bredfell.

Las plantas nucleares de Oskarshamn se cerraron porque no se pudo asegurar que este fallo no les pudiese ocurrir, dijo.

Se informó con carácter inmediato a la AIEA sobre el incidente de Forsmank y la respuesta sueca demostró que los procedimientos para los incidentes de este tipo funcionaron correctamente, añadió.

El grupo ecologista Greenpeace ha pedido al gobierno sueco que cierre todos las plantas nucleares en el país.

Suecia tiene planes para desmontar todos sus reactores en los próximos años.

Apoyamos la propuesta de la organización Greenpeace y esperamos que el gobierno sueco, en su loable intento de eliminar su dependencia de los fósiles para el año 2020, no se vuelva atrás en su compromiso de cierre. Hay notables suecos que abogan por esta vuelta atrás.

Saludos