Bienvenido(a) a Crisis Energética domingo, 08 diciembre 2019 @ 04:18 CET

El País: una de cal y dos de arena

  • Autor:
  • Lecturas 6.873
Artículos El diario El País, que recientemente ha sorprendido publicando un extenso reportaje de investigación y análisis, bajo el título “El petróleo se agota”, los pasados días 24, 25 y 26 de octubre, hablando ya abiertamente del cenit del petróleo, vuelve a la carga con un artículo sobre el tema en el suplemento Domingo de 30 de octubre, titulado “Se aproxima la amenaza del “peak oil”: la fase en que la extracción de crudo crecerá por debajo de la demanda”, título muy del gusto de los economistas, pues oferta y demanda son cosas muy subjetivas y también “El petróleo se acerca al momento más temido”. Dado su interés, reproducimos aquí el texto.

Por otra parte, su suplemento “El viajero”, que dedica un apartado al mundo del automóvil, tótem al que se debe una buena parte de sus ingresos por publicidad, publica dos reportajes, titulados “La creatividad al servicio de la ecología”, que habla de “extravagantes” juegos ecológicos de coches eléctricos de última generación y otro titulado “Lo último en hidrógeno y una avalancha de híbridos”, que también publicamos aquí por su interés, debidamente comentados, entre líneas, en cursiva y negrita.

CONSUMO

REPORTAJE

El petróleo se acerca al momento más temido

LOLA GALÁN

DOMINGO - 30-10-2005

A las siete de la mañana, cuando Pepa Macarro y su marido, José Manuel Toledano, se levantan, la temperatura ambiente en su chalé de la sierra madrileña no baja de 20 grados. Si la noche otoñal ha sido algo más fría, obedeciendo a las instrucciones del termostato, la caldera, que se alimenta de un depósito de gasóleo instalado en el jardín, se habrá activado de madrugada. A esa hora, el aire trae todavía el perfume agreste del campo. Pero una hora después, cuando Pepa se sube al coche y se encamina a la estación de La Navata, para coger el tren a Madrid, el tráfico asfixia las carreteras que ciñen el perímetro de Galapagar (unos 35 kilómetros al norte de Madrid), y el aire que le entra en los pulmones empieza ya a oler a gasóleo, aceites, gasolinas y al inconfundible tufo de los gases de los tubos de escape.

También la mañana de Ramón García, agricultor de Carmona (Sevilla), comienza asociada al petróleo. Por las calles de la localidad, camino de la cooperativa, Ramón se cruza, sobre todo, con furgonetas y tractores. Ahora que las primeras lluvias han dejado esponjoso el campo en esta fértil vega del Guadalquivir, todo el mundo se ha puesto en marcha. Hay que arar la tierra, y esperar a que crezca la otoñá, como dice él. "Después se echa el abono y a sembrar". Cultivar sus fincas -un centenar de hectáreas de secano, de trigo y girasol- sólo requiere el trabajo de un hombre, salvo en contados momentos, pero las máquinas que utiliza consumen 5.000 litros de gasóleo al año.

Y en eso, la vida de Ramón, agricultor, de 41 años, coincide con la de Pepa, higienista dental, de 44, y con la de José Manuel, químico, de 42, empleado en una consultora. Son vidas, como las del resto de los españoles, de los europeos, de los occidentales, y de los orientales, que pisan cada vez más fuerte en la economía mundial, absolutamente enganchadas al petróleo. Un combustible fósil, y no renovable, que ha revolucionado el mundo, desde que comenzó la explotación del primer yacimiento, a mediados del siglo XIX. Desde entonces, el petróleo, y la infinita gama de sus derivados (con los que se fabrican hasta 3.000 productos de consumo), ha sido símbolo de desarrollo. Ligada al oro negro llegó la fabricación en serie de automóviles, el despegue de la aviación, de la industria petroquímica, y hasta la generación de electricidad.

Un siglo y medio de éxitos

Pero después de un siglo y medio de éxitos (a costa de grandes daños ambientales), el alza desaforada de los precios del barril de crudo ha traído a la memoria de expertos y consumidores las crisis de 1974 y 1979, cuando convulsiones políticas y problemas de abastecimientos dispararon el precio del barril hasta los 80 dólares de hoy. Con un agravante: han pasado cinco lustros y las reservas se han ido consumiendo a un ritmo más acelerado que los hallazgos de nuevos yacimientos.

Los que entonces advirtieron de que llegaba el lobo vuelven ahora a la carga anunciando, si no el fin del petróleo, sí el del crudo barato. Son los mismos que alertan de la necesidad urgente de invertir en otras energías, para paliar siquiera una dependencia total del oro negro en un mundo que necesita alrededor de 82 millones de barriles al día para funcionar.

"Tiene que haber otras alternativas. De hecho las hay, porque el motor de hidrógeno y el de agua se inventaron hace tiempo y sin embargo no se ven muchos autobuses circulando por ahí que lo utilicen", reflexiona, sentado en la cocina de su casa de Galapagar, José Manuel Toledano. Demasiados intereses. Empezando por los del Estado, que se embolsa -a través de impuestos- más del 50% del precio de gasolina y gasóleo. No es que falten las iniciativas que exploran otros caminos. Ahí están los parques eólicos, que se han desarrollado tanto en España, hasta colocarnos en tercera posición en el mundo en este tipo de energía. O la energía solar. Pepa y José Manuel evaluaron la posibilidad de colocar placas en el tejado de su flamante casa, pero desistieron al final. "Son demasiado caras. Tanto, que nos contaron que en Almería las roban", dice Pepa. Ellos tuvieron que descartar también el gas natural, porque en la zona donde viven no hubo suficiente demanda como para que la compañía suministradora pensara siquiera en tender tuberías. Así es que los Toledano quedaron atrapados, como millones de personas, en el círculo vicioso del petróleo.

El último eslabón

Tres veces al año, un camión-cisterna rellena de gasóleo el depósito del jardín, donde caben mil litros. Es cosa de un momento, y el precio (hasta ahora se ha mantenido por debajo de los 690 euros) les resulta aceptable. Pero el camión-cisterna es el último eslabón de una compleja y delicada cadena de operaciones que comienza en los campos donde se extrae el crudo, continúa con los grandes petroleros -en constante peregrinación por los océanos-, llega hasta los puertos, desde donde, por carretera, el crudo pasa a las refinerías para ser destilado, y finaliza en los camiones-cisterna que distribuyen gasolina o gasóleo por todo el país. Un trayecto sumamente vulnerable, que podría sufrir interrupciones, aunque Pepa reconoce que en eso no ha pensado jamás.

En un primer momento no se notaría, porque todos los países industrializados tienen reservas estratégicas. La Corporación Española de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (CORES) tiene en sus depósitos combustible para un mes de consumo nacional (1,5 millones de barriles al día), y las petroleras que integran la corporación deben almacenar petróleo para otros dos meses más. Pero en diez años de existencia de CORES no se ha dado casi nunca el caso de tener que recurrir a estos stocks, explica su presidente, Ceferino Argüello. Él es de los que consideran que no hay relevo energético, de momento, para el petróleo, por más que hace unos días un experto en fuentes energéticas como Jeremy Rifkin augurara una nueva revolución energética impulsada por el uso del hidrógeno, aunque sin precisar mucho más. "Los cambios a otras fuentes energéticas están en marcha. Pero a corto y medio plazo no hay posibilidad de que superemos nuestra dependencia del petróleo. Japón y Alemania, que son punteros en la investigación en otras energías, porque no tienen petróleo, las estarían utilizando ya si estuvieran disponibles".

Eso piensa también Ramón García, mientras rellena el depósito del tractor en el surtidor de la Cooperativa Carmonense, a la que pertenece. Junto a los almacenes donde se apilan montañas rubias de trigo duro y blando hay aparcadas máquinas imponentes, que son una metáfora de la agricultura moderna: una cargadora gigantesca con un depósito de 200 litros de combustible, una cosechadora capaz de almacenar 400 litros. "En época de labor se gasta el depósito entero en una jornada", dice Ramón. No es casual que la cooperativa tenga un surtidor propio que abastece de gasóleo a los socios a un precio especial, incluso más barato que el gasóleo B, un 30% por debajo del precio del diésel de automoción, que reposta cualquier español en las gasolineras.

Puede que Ramón, Pepa y José Manuel excedan algo la media nacional de consumo de petróleo, ya de por sí abultada. Con casi 13 barriles por español al año, estamos por encima de la media de consumo europea (menos de 12 barriles). Los millones de turistas y la mayor dependencia española del transporte por carretera explican este dato. Mucho más austeros son, de momento, los chinos, que consumen 1,5 barriles por habitante y año. Pero ¿qué ocurrirá cuando todos los chinos (1.300 millones de habitantes) tengan coche? Después de todo, el mercado asiático crece a un ritmo de cinco millones de vehículos al año; ¿habrá a medio plazo petróleo para todos? Según datos de British Petroleum, las reservas probadas (avaladas por estudios geológicos y extraíbles con la actual tecnología y costes) a finales de 2004 cubrirán al menos 40 años de consumo. Dependiendo del aumento de la demanda.

"El petróleo no se agotará nunca. Desaparecerá la raza humana antes que el crudo, pero la extracción de esa cantidad inagotable está sujeta a limitaciones técnicas y físicas", explica Mariano Marzo, catedrático de Estratigrafía de la Universidad de Barcelona. "Los problemas empiezan cuando ya no se pueden mantener los porcentajes vigentes de extracción, de explotación de los campos. Y en ese sentido, las grandes compañías (Big Oil) no niegan que tenemos un problema a la vista". No es que se estén quedando secas las bolsas de petróleo, entre otras cosas porque el crudo se presenta impregnando la tierra. Al profesor Marzo le gusta compararlo con el café que impregna un terrón de azúcar al sumergirlo en la taza.

División de opiniones

El panorama que dibuja este geólogo es inquietante. Yacimientos y pozos maduros que declinan a un ritmo acelerado, prospecciones y exploración cada vez más costosas, y un amenazante peak oil (es decir, el momento en el que la extracción crece por debajo de la demanda, dejando un agujero negro entre ambas) cada vez más próximo.

Los expertos están, por descontado, divididos. "Hay yacimientos que no son rentables a 18 dólares barril, pero sí a 60 dólares", dice Antonio Merino, economista jefe de RepsolYPF, que desconfía de los geólogos porque, en su opinión, pocos han visto un pozo petrolífero de cerca. Lo que sí reconoce es que, pasado el susto de los años ochenta, las grandes compañías dejaron de invertir las fuertes sumas de dinero que dedicaban entonces a prospección y exploración. O a construcción de nuevas y más sofisticadas refinerías, hoy al límite de su capacidad en casi todo el mundo. ¿Qué ocurrirá si la demanda de crudo aumenta un 40% de aquí al 2025, como calculan algunos estudiosos? ¿Se dispararían los precios más de lo que hasta ahora hemos visto? Merino cree que las hipótesis adolecen de algunos fallos. Para empezar, no está tan claro que la curva de demanda de crudo vaya a mantenerse tan pronunciada como ha ocurrido en el último año. "La economía mundial puede aminorar su crecimiento, o pueden descubrirse nuevos yacimientos", apunta Argüello.

El economista jefe de Repsol YPF acusa a los geólogos de no haber visto nunca un pozo petrolífero, cuando los que no lo suelen ver son los economistas de la tierra plana. Es por ello por lo que recurre al consabido argumento de los precios (esa evanescencia), para decir que a 18 US$/barril no es rentable una explotación, pero a 60 US$/barril sí lo es. No tiene en cuenta los límites físicos del agotamiento de un recurso finito. Esa es la visión imperante, aunque luego su dirección publique gráficos ante accionistas que muestran una inequívoca curva de Hubbert de la producción mundial de petróleo, con una caída de la misma casi inminente, en términos históricos. Y finalmente, lo arregla con la ecuación talismán entre oferta y demanda: si suben los precios, bajará la demanda y todo resuelto: vuelve el equilibrio entre oferta y demanda, como queríamos demostrar (los economistas). Esos economistas son los que enseñan al burro a no comer y luego va y se les muere, pero a ellos eso no les importa. Les importa que le ecuación oferta-demanda en el burro muerto se cumple a la perfección. También señala, con una vaguedad digna de mejor causa, que “también pueden producirse nuevos descubrimientos”. El economista ejerciendo de pitoniso. Pero no explica por qué el cenit de los descubrimientos mundiales de petróleo, ya hace cuarenta años que están en constante declive.

Pero el simple hecho de que se haya abierto de nuevo el debate sobre el petróleo y su futuro es un síntoma de que se avecinan tiempos difíciles. No es casual que las propias petroleras, tras años de explotación de esos 53 yacimientos que surten al mundo entero, apoyen en su publicidad una política restrictiva. Es el caso de Shell, de Total, pero también de Chevron, que ha puesto en circulación una campaña casi apocalíptica: "El mundo consume dos barriles de petróleo por cada barril descubierto. La realidad es que estamos consumiendo desde hace veinte años más petróleo del que se está encontrando", dice el mensaje insertado en las revistas de difusión internacional. Por tanto, se impone un consumo sensato y más inversión en otras energías.

La onda ha llegado hasta la Cooperativa Carmonense, que decidió embarcarse -con una modesta inversión del 10%- en un proyecto de fabricación de biodiésel a base de aceite de girasol. Pero nadie lo ve como una verdadera alternativa para el transporte, un sector con tal avidez que consume el 47% del petróleo que se quema. Tampoco el etanol representa a medio plazo un relevo cierto a los hidrocarburos. Ni siquiera el etanol de caña de azúcar, tan extendido en Brasil, se perfila como alternativa mundial. "Contamina más que los hidrocarburos y no sería rentable", dice Antonio Merino.

Coches híbridos

Los expertos dan más crédito a los modelos de coches híbridos (gasolina y baterías eléctricas) que ha lanzado al mercado Toyota, con éxito considerable. Quizá el hidrógeno sea la alternativa del futuro. Algo que cambiaría el equilibrio de fuerzas en el mundo entero. "Porque ¿quién nos dice que no pueda ser China el principal fabricante?", apunta el profesor Marzo.

De momento, Ramón García se fía más del brent. "Igual que todos los agricultores", dice mientras indica el camino hacia sus fincas, pegadas al perímetro de Carmona, "diez kilómetros más allá empiezan los grandes latifundios". Lo que no sabe Ramón es que ese brent, un crudo ligero que toma el nombre de una zona del mar del Norte, cerca de Escocia, y es una mezcla que procede de 23 pozos, se está acabando, y todo apunta a que los relevos generacionales exigirán más inversión. Grandes desembolsos que podrían colocar el precio del barril en 100 dólares en un plazo no muy lejano. "Sería una catástrofe, porque está claro que sin petróleo no podemos vivir", dice José Manuel Toledano, consciente del efecto dominó que desencadenaría.

Merino no ve razones para tanto alarmismo. "La mayoría de los analistas considera que durante esta década el precio del barril de crudo se mantendrá a 40 dólares". "Y en todo caso, si el petróleo sube, que suba todo", dice Ramón García, sin comprender que esa ecuación es la que intentan detener todos los Gobiernos. Pero a él, representante local del sindicato COAG, le preocupa el sistema de comercialización del trigo, con precios congelados desde hace décadas. Menos mal que Ramón gasta lo mínimo. Cena con sus padres y llega a su casa a las diez de la noche. A esa hora más o menos, Pepa Macarro baja del tren en la estación de La Navata y recorre en coche el kilómetro y medio hasta su casa. José Manuel la espera con la cena preparada. La temperatura en el comedor es perfecta. Mientras la factura del gasóleo lo permita, no bajará de los 20 grados.

Reservas: el secreto mejor guardado

EN REALIDAD, el problema esencial -y en esto hay acuerdo total- es que desconocemos la verdadera cantidad de petróleo que oculta la Tierra en sus entrañas. Países como Arabia Saudí, el mayor productor, hablan de unas reservas que nadie ha podido auditar. "Es cierto que el mundo del petróleo no es transparente. Pero reservas de crudo hay para muchísimos años. Ya en 1984 se decía que sólo había para cuarenta años. Sin embargo, se han perfeccionado y se han incrementado las tecnologías de extracción, lo que ha permitido a las compañías regresar a antiguos yacimientos", apunta Ceferino Argüello, de CORES. Por otra parte, ni siquiera los analistas más expertos son capaces de desentrañar la maraña de intereses que desembocan en el precio del crudo. Después del alza espectacular de los años setenta, el petróleo volvió a caer en picado. "Todavía tenemos en nuestros depósitos petróleo comprado en 1998 a 9,50 dólares el barril", recuerda Argüello.

Otro problema añadido es que el grueso de las reservas (más del 60%) está en Oriente Próximo, donde no puede decirse que reine la calma. Los optimistas señalan, sin embargo, que las reservas no han dejado de aumentar. El mayor salto se dio entre 1984 y 1994 (de 760.000 millones de barriles a 1,017 billones), pero en la última década el aumento ha sido más modesto. Estados Unidos se lleva la parte del león, con una cuarta parte del consumo global. Pero si la factura del petróleo pesa en las cuentas de la superpotencia, que todavía produce casi la mitad de lo que consume, países como España lo tienen más difícil. "Lo que nosotros extraemos cabe en un petrolero", reconoce Álvaro Mazarrasa, director de la patronal del sector, Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP).

El mundo se mueve en estas grandes contradicciones: por un lado, periodistas e investigadores, acceden a veces a los medios de comunicación para explicar fenómenos y problemas y sus causas profundas. Si estos fenómenos o estos problemas se encuentran n la línea de flotación de los mecanismos de supervivencia del medio (que suele ser los ingresos por publicidad), sucede que si esos problemas se deben a ese modo de vida, no hay nada que hacer: el medio de difusión termina arrollando el análisis de la realidad y anteponiendo sus objetivos comerciales y de supervivencia a la lógica

Ese es el caso, en este caso, de El País, que aunque ha mostrado la voluntad de decir que el petróleo se está agotando y ha mostrado, aunque tímidamente, que no hay sustitutos energéticos a este combustible y que el modo de vida que conocemos, de desarrollo y crecimiento infinito está en grave riesgo de colapsar, se ve obligado a seguir con su maquinaria diabólica de inserciones publicitarias, ora de un grupo industrial y energético de primera línea, que compra prácticamente todo el periódico para decir que son muy ecológicos y avanzados y que ahorran la expulsión de muchísimos millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, ora para abordar la sección del automóvil privado, el verdadero tótem de nuestra civilización moderna, la vaca sagrada, cuya última procesión litúrgica ha tenido lugar en Tokio, adonde se han desplazado cientos de iconos y religiones de la combustión interna y la velocidad por la velocidad, ora pro nobis y miles o centenares de miles de fieles devotos de estas religiones a adorar a sus santos en sus vitrinas.

SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE TOKIO

REPORTAJE

La creatividad al servicio de la ecología

La muestra japonesa se confirma como el salón más creativo del sector del automóvil, con diseños revolucionarios que anticipan muchas soluciones de los coches del futuro. Este año incluyen tecnologías ecológicas, como las mecánicas híbridas y de hidrógeno. Además, las marcas presentan un buen número de modelos deportivos, con el Audi Shooting Brake como gran sorpresa.

Creatividad, ecología, revolución, futuro. Estas son las claves. No importa que dos páginas más allá estemos hablando del fin del petróleo barato y la falta de sustitutos. Aquí se trata de vender incienso, en el gigantesco botafumeiro de la catedral deTokio. Se trata de marcas y modelos, como en religión se trata de patrones y santos; se trata de “deportivos” que invitan a hacer deporte, encajado en una caja de metal y vidrio y gastando energía fósil. Se trata de decir que uno crea, es decir, que sigue haciendo milagros, para que su marca de iglesia y su modelo de santo sigan atrayendo a devotos en peregrinación. Luego ya veremos si salimos sin la silla de ruedas o con ella puesta por montera. Se trata de mentir que hay ecología, donde lo que hay es estulticia y mala fe. Se trata de decir que hay revolución, donde hay más de lo mismo: más y más coches de cuatro ruedas, al uso, escupidos sin descanso por fábricas, para ir a arrumbarse a los atascos, que esos si, baten récords de cientos de kilómetros cada día en cada ciudad. Se trata de vender futuro, igual, igual que se vende la vida eterna a los desposeídos. Letanías que no por conocidas dejan de ser efectivas, a lo que se ve.

MANUEL GÓMEZ BLANCO

EL VIAJERO - 29-10-2005

Es la fiesta del diseño y la creatividad. Frente a la austeridad de los últimos certámenes europeos del sector, el Salón de Tokio, que permanecerá abierto hasta el 6 de noviembre, mantiene su vocación futurista y sigue siendo el escenario preferido por los fabricantes para mostrar las propuestas más valientes y revolucionarias del mundo del automóvil y la motocicleta.

Entre los nuevos coches de serie presentados se imponen los deportivos como el Audi Shooting Brake, anticipo del próximo Coupé TT, o el Mitsubishi X, que servirá de base al futuro Evo 10, que participará en el Mundial de Rallies. Pero su poderío estético y mecánico no ha eclipsado la pujanza de las propuestas más ecológicas, auténticas estrellas del certamen, con una oleada de vehículos híbridos y prototipos de hidrógeno muy avanzados que adelantan cómo será el coche del futuro. Además, las marcas japonesas siguen desarrollando soluciones innovadoras para ofrecer diseños interiores más flexibles que permitan convertir el habitáculo en una sala de estar rodante, con asientos móviles y giratorios, módulos para mascotas y accesorios electrónicos de entretenimiento.

Esto es lo que se impone: la glorificación de la tecnología, sin saber adonde nos va a llevar. La estética que cuesta en una sola jaula de metal y vidrio, lo que muchos seres humanos jamás ganarán en toda una vida de trabajo. Se trata, de nuevo, de vender ecología, sin preguntarse de dónde saldrá el combustible. “Soluciones innovadoras”, dicen, porque ahora, a falta de investigación pura y práctica y después de haber intentado con el desarrollo, ahora también se subsidia la innovación, que no se sabe bien qué es ni en qué consiste, aunque aquí parece que hay que llevar el cuarto de estar a la celda de castigo que es el automóvil y poner asientos móviles y giratorios, como los caballitos en las ferias, módulos para mascotas, que son muy importantes y accesorios electrónicos y de entretenimiento, que nadie dice son para los atascos crecientes y el tiempo ocioso, cada vez mayor, del automovilista en su laberinto de atascos diarios. Es muy importante disponer de DVD’s en cada asiento, para tener bien hipnotizados a los niños y que éstos no protesten, cuando su espíritu, todavía libre, les reclama espacio abierto para jugar y tierra para hundir sus manitas en ella. No. Mejor DVD’s en el asiento trasero del coche y a aguantar los atascos. Esa es la revolución y el futuro que nos espera.

Triunfan los híbridos

El éxito del Toyota Prius en Estados Unidos y Japón ha provocado que la mayoría de los fabricantes con intereses en estos mercados preparen propuestas alternativas. Toyota va por delante y, tras el Lexus 400h, presenta ahora el GS 450h con mecánica híbrida, que anuncia unas prestaciones espectaculares con consumos de turbodiésel. Honda tiene ya lista la segunda generación del Civic Hybrid, más potente y apto para viajar. Son el paso previo al coche de hidrógeno, que sigue avanzando para lograr la viabilidad comercial. La reducción del tamaño de las pilas de combustible que equipan para producir electricidad a bordo mejora la habitabilidad interior. Pero su precio sigue siendo prohibitivo: un modelo de hidrógeno no baja de 600.000 euros.

Cinco, cuatro, tres, ... así va Toyota anunciando sus consumos en litros a los cien kilómetros, mientras sus fábricas multiplican por mil las producciones y cumplen a la perfección con la paradoja de Jevons. Hablan del coche híbrido, un engendro que tiene dos motores para hacer una función única, la misma de siempre, la de transportar a un ser humano autotransportable, como si fuese un paso tecnológico natural, un Juan Bautista que anuncia al verdadero Mesías de los coches, el coche de hidrógeno. Y se atreven a decir, en un mundo en el que hay dos mil o tres mil millones de personas que no tienen más de un euro diario para comer, que el Mesías que va a venir, no bajará del altar de los 600.000 euros. Y no les da vergüenza a sus sacerdotes predicar a un dios tan inaccesible y no se ve a los pobres del mundo tirando piedras a los escaparates de un dios tan lejano, que tan olvidados les tiene.

Movilidad personal

Aparte de estos modelos, más o menos convencionales, destaca la presentación del i-Swing de Toyota, un triciclo urbano con motor eléctrico que puede circular por las aceras o por las calles sin contaminar. Ha sido una de las propuestas destacadas, junto a los Nissan Pivo y Toyota Fine-X, dos utilitarios visionarios.

Ya solo faltaba que Toyota inventase un triciclo que invadiese los magros espacios de las aceras peatonales, para mejorar la “movilidad personal”. Eso son los visionarios que tenemos en estas catequesis. Y además, sin contaminar. Parece que la electricidad sale de la nada y que no contamina producir electricidad. La falacia se adueña y se enseñorea de los espacios mediáticos.

EXTRAVAGANCIA ECOLÓGICA

SE LLAMA ELIICA y es el coche eléctrico más rápido del mundo: acelera de 0 a 100 km/h. en 4,2 segundos y alcanza 370 km/h. Este prototipo desarrollado por la Universidad de Keio (Japón) con la colaboración de cerca de 40 empresas utiliza una carrocería de ocho ruedas para mejorar la estabilidad. Cada una se mueve con un motor eléctrico alojado en su interior (tracción 8×8) y obtienen la energía de unas modernas baterías extraplanas de ion-litio (15 centímetros de alto) alojadas en el piso. Al frenar invierte el funcionamiento de los motores eléctricos y recupera la energía para recargar las baterías.

Ese título es lo único bien puesto y con sentido en esta feria y con estos feriantes. Es una extravagancia...por lo menos. Ocho ruedas, pero al parecer ese aumento notable de la complejidad no asusta a sus expositores. Y gana un tiempo enorme, porque en este mundo, está claro que lo vital es llegar a pasar de cero a cien en dos segundos y ya van por cuatro. Algunos estamos convencidos de que cuando lleguen de cero a cien en cer coma dos segundos, habrán inventado la transustanciación de la materia y lo mismo también se licuará en ese vehículo la sangre de cuanto santo se meta en esa prestigiosa urna de la universidad de Keio.

LOS ÚLTIMOS INVENTOS PARA MEJORAR LA MOVILIDAD URBANA

Sigue la búsqueda de nuevas soluciones para hacer compatible la movilidad personal con las limitaciones de espacio de las grandes ciudades, un desafío que se ha convertido en prioridad para las marcas japonesas.

En la muestra de Tokio se presentan las últimas propuestas, algunas tan originales como el Toyota i-Swing, un curioso cóctel entre triciclo y patinete que funciona con motor eléctrico. También ha destacado el Nissan Pivo, que permite girar la cabina y las ruedas para aparcar directamente sin maniobrar. Y el Phiaro Eternity, un triciclo con dos plazas en tándem, una detrás de la otra.

Prodigioso. Se obran prodigios en el concilio de Tokio. Sólo hay “soluciones”, se lo han aprendido de memoria. ¿Y para qué? Pues muy sencillo, para que su sagrada “movilidad personal” no sufra rasguño alguno y pueda usted creerse que con el patinete-triciclo, convertido en cóctel, podrá usted navegar por el océano de patinetes triciclos mucho mejor que antes. Pero si le cabía alguna duda sobre cómo mejoraremos su “movilidad personal”, he aquí las cabinas y ruedas giratorias, para aparcar en el cubo de la basura, sin molestar a nadie y ganando esos centímetros de cintura automovilística, que tanto nos ayudan a mejorar nuestra silueta urbana. O bien se da usted un “swing”, algo así como un meneito o bien opta usted por el famoso “Eternity” ese chisme que a los tres años se habrá quedado obsoleto. Es que no tienen arreglo.

TOYOTA I-SWING

Mide un metro de largo y 1,80 de alto y es un triciclo con un asiento y un armazón de poliuretano flexible para evitar daños a los peatones. Funciona con un motor eléctrico y se maneja con dos joysticks y unos pedales. En la posición normal se apoya en las dos ruedas traseras y permite circular por la acera hablando con un acompañante. Para trayectos más largos por calles y carreteras despliega la rueda delantera y se inclina como una moto al girar.

Así como los dibujos animados se han ido acercando en su perfeccionamiento a las imágenes reales, la película “Sin city” resulta ser una extravagante aproximación de la realidad acercándose al “comic”. De forma que empecemos a dudar dónde está la realidad y dónde está la ficción o el camelo, que es de lo que creo algunos tratan. En el mundo del automóvil, los “joysticks” nos acecan a la realidad de los videojuegos, en vez de ser los videojuegos los uqe intenten aproximarse a la realidad y suplantarla. Lleva una carcasa de poliuretano, en forma de telilla de huevo, suponemos, esto es, flexible, para golpear suavemente a los transeúntes que van por la acera y hacerles ver que un nuevo mundo de “movilidades personales” exige su espacio. Mi abuela hubiese dicho que esto es para ponerse a mear y no echar gota.

NISSAN PIVO

Un coche con dos motores eléctricos, uno en cada eje, tracción 4×4 y baterías de ion-litio. Mide sólo 2,7 metros de largo (sólo un poco más que un Smart) y tiene tres plazas: el conductor va delante en el centro y los pasajeros detrás. La cabina en forma de huevo gira 360º y evita circular marcha atrás. Todas las conexiones son por cable, desde la dirección hasta los frenos, y lleva unas cámaras delante y atrás que transmiten las imágenes a un monitor interior.

Póngame uno. Me entusiasma que las cabinas en forma de huevo giren 360º. Lo encuentro muy útil y además parece que ahorra la marcha atrás, como el antiguo Biscuter, que se podía girar a mano. La diferencia es que este lleva más cámaras que Gran Hermano; debe ser que salen más baratas que los espejos tradicionales.

PHIARO ETERNITY P67B

La propuesta de Phiaro, un grupo japonés de ingeniería. El Eternity consta de una carrocería de 3,4 metros de largo con dos asientos, uno detrás de otro. Va anclada a un chasis con tres ruedas sobre el que bascula en las curvas e incluye un sistema de suspensión DVC que ajusta la inclinación automáticamente según la velocidad y el giro del volante. El motor de 660cc con turbo rinde 65 CV, incluye un cambio manual de seis marchas y alcanza 185 km/h

Hablando de vidas sin límites, sólo conozco a un expresidente de gobierno español, del que su sucesor dice que está alcanzando dimensiones infinitas y ahora a este coche, cuyo nombre evoca la eternidad, como si de una funeraria se tratase. Uno puede llegar a la eternidad con 65 caballos. Yo le regalaría uno al expresidente de marras.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::

SALÓN DE TOKIO

Reportaje

Lo último en hidrógeno y una avalancha de híbridos

EL VIAJERO - 29-10-2005

Los coches concepto más llamativos que se pueden ver en el Salón de Tokio muestran los avances en las mecánicas de hidrógeno, que poco a poco van resolviendo sus grandes desafíos. De momento se han reducido las medidas del sistema y caben ya en los nuevos modelos sin reducir la habitabilidad interior. Pero el precio, en torno a 600.000 euros por unidad, se mantiene como asignatura pendiente, y aunque los más optimistas, como General Motors, esperan vender sus primeros modelos de hidrógeno a precios competitivos en 2010, otras marcas como Mercedes fijan la fecha de lanzamiento entre 2012 y 2015, y Honda retrasa la viabilidad comercial hasta 2020.

”La mecánica del hidrógeno” es algo que no me enseñaron en la escuela. Del hidrógeno apenas conocí su fórmula química, su peso y número atómico, sus posibles combinaciones con otros elementos y poco más. Pero no se desanimen por el precio. Conozco apartamentos de no muchos más metros cuadrados que casi cuestan eso. Los precios de los apartamentos en las grandes ciudades tienden a converger con los del vehículo de hidrógeno. Quizá es por eso, por lo que los avispados fabricantes, van haciendo de esta celda de castigo un remedo de hogar, poniendo jaulitas para mascotas, videoconsolas y televisores, mesas camillas, sofás-cama y una amplia variedad de receptáculos para posar vasos y guardar la sandwichera; los pesebres y abrevaderos se generalizan. Si total ya pasamos media vida en la celda de castigo voluntariamente, ¿por qué hacernos la vida incómoda en ella? Vean como se las apañaba Steve Mc Queen de bien en aquella celda de castigo nazi, con su pelota de béisbol. El que no se consuela, es porque no quiere.

En un plano mucho más realista y cercano, la muestra japonesa presenta un auténtico aluvión de prototipos híbridos con dos motores: gasolina y eléctrico. Tras el éxito que están teniendo estos coches en Estados Unidos y Japón, la mayoría de los fabricantes preparan modelos similares como alternativa a los turbodiésel europeos para hacer frente a la subida de precios de los carburantes.

Dos por uno. ¿Hay quien de más? Dos motores y un solo precio. El ahorro es muy importante, sobre todo cuando llegue el día del atasco final. Para eso están los híbridos perfectamente preparados. En un atasco absoluto y completo, el híbrido tiene la enorme ventaja de no consumir apenas nada, porque su fabulosos doble motor se para (salvo los videojuegos, asientos reclinables, camaritas, televisión satelital y demás fruslerías). Así que es el coche perfecto para los macroatascos. No lo dude: si usted ve los macroatascos como inevitables y no está dispuesto a cambiar de modo de vida, cómprese un híbrido y disfrute del “no-consumo” en el atasco. En Tokio no se han visto todavía los orinales con pedales, ecológicos, eso si, pero llegarán, porque es lo único que le falta a los coches de “futuro”, ya que, lamentablemente, el limitado ser humano no aguanta mucho tiempo sin aliviar en los cada vez más espesos atascos, sobre todo, si está de la próstata.

El Salón de Tokio se confirma también como la muestra más creativa en cuanto a diseño y aporta nuevas propuestas para hacer más cómodo y flexible el interior de los coches. Se trata de reproducir ambientes inspirados en los salones de casa, con nuevos asientos que admiten todas las posiciones y movimientos, incluidos los giros de 360 grados.

Extraña que no hayan hablado del sonido “chichorround”, o algo así; es decir, un sonido envolvente que ayude al conductor a situarse en el espacio cuando gire los 360º, para no despistarse cuando está oyendo a Bach en medio de los 65 dB de ruido del entorno.

Las motos comparten también protagonismo con los coches en esta muestra, y las marcas de motocicletas aprovechan para mostrar sus prototipos más futuristas, como los Suzuki Stratosphere y Yamaha Gen-Ryu.

La Stratosphere debe ser un paso intermedio entre los modelos actuales y el coche llamado Eternity. No dice los caballos que tiene, pero yo también la recomendaría a expresidentes infinitos.

Por último, en Tokio se han reunido los últimos sistemas electrónicos y de comunicación integrados en el coche, desde los radares antichoque hasta el acceso a Internet y los navegadores con pantalla táctil programables desde la PDA para facilitar su uso.

Esto si que llama la atención. Ya algunos sospechábamos que los tiempos perdidos en los gigantescos atascos eran una excusa de los trabajadores cada día más gandules, para evitar trabajar más todavía. Ahora, sin embargo, con la PDA y el acceso a Internet, no hay excusa que valga para ir analizando el correo mientras se está confortablemente en el atasco, con la mascota y el refresco de cola en el abrevadero o portavasos (que por cierto, a ver si en la próxima feria sacan uno refrigerado y un pesebre con microondas, para calentarse el potaje, que si no, a la hora de atasco no hay quien coma ni beba)

HONDA WOW

El nombre WOW reproduce el sonido del ladrido de los perros y es un familiar pensado para mejorar la convivencia entre pasajeros y mascotas dentro del coche. Un módulo móvil que se puede colocar frente al copiloto o entre las plazas traseras sirve de jaula e incluye una toma de aire para su ventilación. El piso plano de madera combinado con un techo más elevado en el pasillo del centro permite a los niños andar de pie por dentro.

Si fuese estadounidense, no podría dejar de exclamar “¡Guau!” (léase en inglés WOW). Esto sí que es un invento sobre ruedas. Un ladridófono, con ventilador para el bicho y una tapa que permite a los niños patear por encima. Es el sueño de todo padre de familia. Es tan bonito que no dan ni ganas de salirse del atasco. Yo le daría un premio de 600.000 euros al producto más innovador, para que se comprase un coche de hidrógeno

MINI CONCEPT

Todavía no hay confirmación oficial, pero Mini prepara un modelo más grande con unas plazas traseras y un maletero mayores. El prototipo presente en Tokio es una versión equipada para el pic-nic, pero muestra las líneas de una futura carrocería familiar inspirada en los antiguos Mini Clubman. El maletero incluye un cajón con platos y cubiertos, y la bandeja verde que cubre el cristal trasero lleva todo lo necesario para tomar el té.

Este es muy entusiasmante, porque demuestra el grado de especialización del sector. Si antes uno tenía siempre a mano una corbata negra para los duelos, ahora se puede tener un coche específico para salir de merendola, con bandeja verde, ecológica, eso si, y el servicio de té. Seguro que Mini estaba pensando en el mercado árabe y en el asiático, que allí toman mucho el té, aunque no siempre a lascinco.

CHRYSLER AKINO

Chrysler explora un territorio poco habitual entre las marcas estadounidenses, el de los coches pequeños. El prototipo Akino es un minimonovolumen que a pesar de su longitud (3,7 metros) puede alojar a cinco adultos con desahogo. Destacan las grandes puertas de apertura opuesta, que facilitan el acceso, y la banqueta trasera, que tiene forma curva para aprovechar mejor el espacio de las esquinas y ampliar la habitabilidad.

Lo de la banqueta trasera, me ha recordado mucho a las romerías de mi pueblo, en las que la gente se subía al único camión existente y llevaban sillas y banquetas para ir más cómodos en la caja. Lástima no haber patentado el asunto.

TOYOTA FINE-X CONCEPT

Un utilitario de diseño revolucionario que integra la mecánica de hidrógeno debajo del piso para no restar espacio. Las cuatro ruedas giran de forma independiente con unos motores eléctricos para aparcar sin maniobrar: basta colocar el coche en paralelo al hueco disponible. Las puertas se abren hacia arriba dejando todo el lateral abierto y los asientos giran automáticamente para poder sentarse desde la calle.

MERCEDES F600 HYGENIUS

El monovolumen compacto del futuro, con mecánica de hidrógeno y emisiones cero. La célula de combustible es un 40%máspequeña que la versión anterior, rinde 115CVy ofrece 400 kilómetros de autonomía. Incluye un sistema híbrido con una batería auxiliar que ayuda a acelerar, mueve el coche al maniobrar y aparcar, y permite calentar o enfriar bebidas. También presenta funciones innovadoras para facilitar el acceso y mover los asientos.

HONDA FCX CONCEPT

Una berlina futurista que sirve de escaparate a los últimos avances de los coches de hidrógeno. Se ha reducido el tamaño de la mecánica y ahora cabe ya en la base del coche. El motor eléctrico va delante; las células de combustible que producen la electricidad a partir del hidrógeno, en el centro, y los depósitos, atrás. Además, Honda presenta un módulo denominado HES que permite producir hidrógeno con el gas natural de la calefacción de casa.

Fine concept; parece un chiste del magnífico Forges; el otro habla también de “concept”; son muy conceptuales y Mercedes, del Hygenius, mezcla de hy, que suele ser una mezcla de saludo y de indicación de altura o de promoción exagerada o autobombo (hype) y de genio de la lámpara maravillosa. Siguen sin contarnos cuántas cargas y descargas admiten sus famosas células de combustible. Los precios ya sabemos por donde andan. Unos han previsto el aparcamiento sin maniobra. Otros ya calientan o enfrían bebidas (¡me quedé atrasado!) y Honda, presenta un módulo adicional, que permite producir hidrógeno con el gas natural de la calefacción casera. Todo un invento ecológico donde los haya, que como dicen sus inventores, solo echa agua por el tubo de escape. El gas consumido se queda en casa.

VOLKSWAGEN ECO RACER

Este prototipo de fibra con techo desmontable muestra la próxima generación de motores turbodiésel de VW. Monta un nuevo 1.5 TDi que, aparte de rendir 136 CV, cumple ya la normativa de emisiones EU5 prevista para 2008. Estará disponible en un par de años en los Polo, Golf y otros Volkswagen, con varias versiones de potencias diferentes. El Eco Racer, un cupé muy ligero y aerodinámico, obra del diseñador español César Muntada, ofrece prestaciones espectaculares: alcanza 230 km/h. y consume tan sólo 3,4 litros.

Esto sí que es para estar orgullosos. Un diseñador español en la vanguardia de los diseños de futuro. Seguimos haciendo coches de 230 Km/h, cuando los límites son de 120 en carretera y el promedio es de 20 Km/h en la vida útil del coche. Esto, o es una tomadura de pelo, o es contumacia, que es la persistencia en el error. Es más que un delito: es un grave error. El problema es, como con las prostitutas, que hay clientes que siguen comprando los servicios y las prestaciones, porque siguen creyendo que llegar a 230 Km/h les va a hacer ganar el tiempo que pierden en los atascos.

FERRARI GG 50

Este prototipo rinde homenaje a los 50 años de trabajo de Giorgetto Giugiaro, uno de los diseñadores de referencia en el automóvil. Se trata de una nueva carrocería denominada GG 50 que se basa en el Ferrari 612, la berlina más señorial de la marca. El diseño es espectacular, y destaca el frontal, con unos faros estrechos y alargados. El interior, de aspecto exquisito, aporta nuevas soluciones prácticas: los asientos traseros se pliegan por partes para poder llevar esquís y bultos grandes.

Después del coche específico para el te y el coche para llevar la mascota refrigerada, no podía faltar el coche de asientos plegables para el imprescindible y noble deporte del esquí. El entusiasmo se desata cuando uno mira los faros estrechos y alargados. Producen la misma sensación de arrobo y fervor que las lágrimas de la Macarena cuando sale de procesión

SUZUKI PX

La visión de Suzuki del monovolumen compacto del futuro. Mide 4,42 metros de largo e incluye seis puertas, tres por cada lado, para facilitar al máximo el acceso. El interior dispone de seis butacas individuales repartidas en tres filas (2+2+2), y las dos centrales se ocultan en el suelo cuando no se usan, convirtiendo el PX en una auténtica limusina. Para amenizar los viajes, todos los pasajeros cuentan con un minibar y un sistema de entretenimiento con DVD y pantalla en el techo.

Lo dicho. Se trata de llevar el hogar sobre las cuatro ruedas. El minibar es una invitación a seguir las recomendaciones de Tráfico de “si bebes, no conduzcas”. Dado que los coches se pasan la vida en los atascos y que como todo el mundo sabe, en un atasco no hace falta conducir, pues que todos somos hermanos, bebamos. Y pantallas por doquier. Hay que fijar la atención hipnótica del sujeto en su celda de castigo.

YAMAHA GEN-RYU

Diseño espacial y tecnologías innovadoras para mejorar el confort y seguridad del conductor. Incluye radar de distancia delantero, cámara de vídeo trasera, faros que giran con la dirección en las curvas y hasta un sistema que reduce la sonoridad aerodinámica. Además equipa una mecánica híbrida muy limpia y potente. Combina un motor de 600cc de gasolina y otro eléctrico, y Yamaha afirma que ofrece las prestaciones de una moto de 1.000cc con consumos y emisiones muy reducidos.

SUZUKI STRATOSPHERE

Un prototipo de moto que recoge nuevas soluciones de próxima aplicación. Equipa un motor 1.1 de seis cilindros que mejora la potencia y calidad de funcionamiento de los cuatro cilindros actuales, pero con el mismo peso y tamaño. El cambio tiene dos programas, manual y automático, y la instrumentación incluye navegador y avisa cuando hay que realizar operaciones de mantenimiento como el cambio de aceite. El colofón lo pone un sistema inteligente de arranque sin llave.

LOS ÚLTIMOS HÍBRIDOS

MAZDA SENKU

Un híbrido muy especial. Combina el motor rotativo del RX-8 actual (sin cilindros) y otro eléctrico que reduce los consumos y emisiones. La carrocería recoge el nuevo diseño que Mazda aplicará en sus próximos deportivos, y también nuevas soluciones, como las puertas laterales correderas y un techo con placas solares que permite graduar la luminosidad interior y almacena energía para alimentar el motor eléctrico.

Creo que deberían dar la producción de energía de las placas solares en un día nublado en Tokio, metido en un garaje o en Madrid, en uno de los cientos de túneles que el alcalde está construyendo para facilitar la vida a los automovilistas del futuro: los del te, los esquís, las mascotas, las bebidas refrigeradas y calentadas y demás innovaciones asombrosas, que tanto hacen por mejorar la vida en el planeta Tierra. Para que no piensen que somos malévolos, pueden dar los datos de producción eléctrica fotovoltaica de ese fabuloso techo solar, en un promedio de un año en Paris y en Helsinki, por ejemplo.

SUBARU B5-TPH

Un cóctel mestizo entre cupé y familiar compacto (Golf) que podría convertirse en un nuevo modelo de serie. De momento muestra la última mecánica híbrida de Subaru, con el motor 2.0 turbo de la marca y otro eléctrico que reduce el consumo un 30% hasta los seis litros. Los híbridos, y sobre todo el próximo propulsor 2.0 diésel, previsto para 2007, serán las armas de Subaru para aumentar sus ventas en Europa.

VEMAC RD408H

La empresa japonesa R&D, especializada en el desarrollo de modelos eléctricos, propone un coche híbrido de carreras. Equipa un enorme motor V8 de 598 CV y otro eléctrico igual de generoso, con 204 CV. Los dos propulsores trabajan a la vez y suman más de 800 CV. Las prestaciones se acercan a las de un fórmula 1.

TOYOTA PREVIA

El monovolumen Previa, vestido con un nuevo frontal y equipado con una mecánica híbrida. Combina un motor 2.4 de gasolina y dos eléctricos, uno delante y otro atrás, que aportan tracción 4×4 y reducen el consumo a 5,5 litros. El interior mantiene las siete plazas y en el maletero hay un enchufe de 1.500 vatios que permite conectar neveras, ordenadores, TV... Se lanzará en Japón y, en principio, no llegará a Europa.

No se por qué se castiga a los europeos sin el Toyota Previa, que permite conectar la nevera, el penúltimo cachivache doméstico que casi cierra el circuito y ordenadores, televisores, etc. Lleva nada menos que tres motores, en una lucha infernal por ver quien hace las cosas más complicadas. Esperamos con ansiedad el próximo concilio del motor privado, para ver si se incorporan los accesorios de baño, tales como el imprescindible bidet, la ducha con hidromasaje, la sauna o el jakuzzi y el maletín de la señorita Pepa para la higiene personal y el “make up”, en lo que uno va a la oficina. Esto es sale uno en pijama y el bicho le calienta a uno el café, le saca del frigorífico el zumo de naranja fresquito, en lo que uno se ducha tras los discretos cristales ahumados y se afeita o se hace las uñas, mientras el perro va tranquilamente ventilado y los niños dando saltos encima de él o viendo la serie de dibujos animados y además, permite llevar los esquís para luego ir a la sierra. Esto es jauja.