Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 26 septiembre 2022 @ 05:05 CEST

Katrina pondrá al límite el mercado mundial del petróleo.

  • martes, 30 agosto 2005 @ 07:31 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 2.446
Artículos El huracán Katrina causo graves daños en los Estado Unidos y afectó severamente a su población. Sin duda un evento muy lamentable, pero para el mundo, esta impresionante perturbación meteorológica, significa mucho más que un desastre natural. Katrina pondrá a prueba al mercado mundial del petróleo, debido a que el golpe fue con extraordinaria precisión sobre uno de los más importantes centros neurálgicos de esta industria, donde se concentran una gran cantidad de instalaciones de producción y refino de crudo.

No pudo haber sido peor, ni en cuanto al lugar, ni en cuanto al momento. La cotización del crudo se encontraba hasta antes de Katrina en sus máximos históricos. La demanda de petróleo es tan alta en estos momentos, que no hay suficiente crudo en el mercado como para satisfacerla plenamente, es por ello que el barril WTI de los Estados Unidos permanecía entorno a los 67 dólares. Otra circunstancia que se avecina y amplifica el efecto del huracán, es que estamos entrando a la temporada de mayor consumo de petróleo. El cuarto trimestre del año es siempre, el periodo en que se alcanzan los niveles más altos de consumo de petróleo. La Agencia Internacional de la Energía calcula que la demanda llegará cerca de los 87 millones de barriles, sin embargo esta agencia se ha destacado por ser muy optimista con sus predicciones, por lo que es mas probable, como señalan otros especialistas, que la demanda llegue aun mas arriba, cerca de los 88 millones de barriles diarios.

La devastación del huracán ha dejado fuera de servicio instalaciones de distinta índole, entre plataformas de aguas profundas y gigantescas refinerías. Se ha reducido en 1.4 millones de barriles diarios la producción de crudo y se ha detenido el proceso de refinado de casi dos millones de barriles diarios. La producción de petróleo que ha quedado suspendida, representa más del 90% del total de lo que se produce en el Golfo de México y el 25% del total de lo que se produce en Estados Unidos. El efecto combinado de la reducción de la producción de petróleo por el impacto de Katrina y el aumento de la demanda por la temporada alta, someterán a los precios del crudo a una nueva y fulminante presión que puede llevar la cotización por encima de los 80 dólares antes de fin de año.

El gobierno estadounidense sopesa la posibilidad de utilizar de manera limitada sus reservas estratégicas de petróleo para calmar la situación, pero el uso de esas reservas se restringe a momentos en que las condiciones de contingencia son de extrema peligrosidad para la seguridad nacional. Estados Unidos cuenta con reservas petrolíferas, algunas localizadas en la región impactada por Katrina, donde almacena crudo constantemente para uso estratégico. Como si se tratase de una enorme alacena de cocina, los Estados Unidos tienen escondido bajo tierra, un volumen de almacenamiento equivalente a 700 millones de barriles.

La Agencia Internacional de la Energía ha declarado a través de su Director Ejecutivo, el Sr. Claude Mandil, que “si las refinerías de Louisiana sufrieron daños de largo plazo, se presentaran graves problemas con la producción de gasolina”. Por lo que se considera la posibilidad de enviar combustible desde Europa al Golfo de México. También el principal país productor del mundo y líder de la OPEP, Arabia Saudita, se ha sumado a colaborar en la solución del problema y ha declarado que de ser necesario abrirían sus grifos y aumentarían su capacidad de producción de los 9.5 millones actuales, hasta los 11 millones de barriles diarios. Pero es poco probable que este estado árabe llegue a ese nivel de producción en el corto plazo.

Los principales analistas financieros estiman que será difícil salir de la situación sin que se presente un fuerte incremento del precio del petróleo. Paul Sankey, del Deutsche Bank en Nueva York, señalo que “El huracán ha pasado por encima las principales instalaciones petroleras del Golfo de México por lo que anticipamos precios al alza”. Deborah White, analista de Société Générale en París comento que esperan que el barril llegue a la frontera de los 75 dólares. Finalmente Katherine Spector, jefa de petróleo de JP Morgan en Nueva York, anticipó lo peor pues Katrina tuvo más fuerza destructora que el huracán Iván del año pasado y ha atravesado un área con una mayor concentración de instalaciones”.

La mayor preocupación radica en las averías que puedan presentar los equipos de las refinerías y las instalaciones marinas. El año pasado el huracán Iván provocó deslizamientos del fango lodoso y enterró y dañó decenas de oleoductos submarinos. Estos destrozos presentan problemas para ser reparados con rapidez, por lo que la producción no podría reanudarse hasta dentro de varios meses.

Katrina se ha convertido en la tormenta perfecta, en el momento perfecto y en el lugar perfecto. Hoy mas que nunca es necesario estar pendientes del desenvolvimiento de las cotizaciones del petróleo pues un alto nivel de precios puede someter al mundo entero a condiciones económicas de extraordinaria tensión. En definitiva, este gigantesco huracán pondrá al límite el mercado mundial del petróleo.

Edgar Ocampo Agosto 2005