Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 11 diciembre 2019 @ 05:27 CET

Los futuros apuntan a una escalada de precios

Artículos The Wall Street Journal publica el artículo \"La cotización de los precios indican una escalada de los precios\", donde se muestra la preocupación de los analistas por las señales que llegan desde los mercados de futuros, cuyos precios para los próximos meses son consistentemente mayores de lo que los expertos pronostican. Reproducimos el artículo a continuación: La cotización de los precios indican una escalada de los precios

Peter A. McKay
The Wall Street Journal

Todo el mundo sabe que el crudo se ha encarecido y no parece que su precio vaya a caer a corto plazo. Al menos eso es lo que da a entender el mercado de futuros, en cuyo horizonte se vislumbra una variación de precios que va de lo simplemente costoso a lo astronómico.

Como suele ocurrir durante las alzas del crudo, como la que se ha visto en las últimas semanas, la mayoría de los observadores se están enfocando en el precio de los contratos de entrega inmediata, que bordean los US$54 el barril. En un mercado global fragmentado, este contrato actúa como un punto de referencia estandarizado. Cuando corredores financieros, economistas o familias hablan sobre los precios del petróleo a la hora de la cena, todos se refieren al \"contrato del próximo mes\".

Sin embargo, el mercado para las entregas de crudo a largo plazo se ha vuelto más activo que de costumbre y está enviando su propio mensaje: el verdadero riesgo de que haya una leve reducción de suministros de crudo se encuentra a meses o años de distancia, pero es de esperarse que haya una racha de precios altos generalizados en el futuro inmediato.

\"Yo antes pensaba: \'Olvídalo, el [barril de] crudo a US$40 es insostenible\'\", dice Fadel Gheit, un analista de Oppenheimer & Co. que lleva 30 años trabajando en la industria. \"A partir de ahí tiene que bajar. Eso es lo que me enseñaron. Pero las cosas han cambiado. La línea central para los precios del crudo claramente se está elevando\".

Y mientras el petróleo sigue cotizándose por debajo de la cima que alcanzó en los años 80, que equivalía a alrededor de US$93 por barril en dólares actuales, cualquier precio por encima de los US$40 tendría un gran impacto en los bolsillos de todo el mundo, desde las empresas petroleras que buscan ganancias, hasta las compañías y los consumidores cuyos costos de transporte los siguen afectando.

Todos los contratos mensuales de crudo listados en la New York Mercantile Exchange se están cotizando por encima de los US$43 por barril, para entrega de ahora a diciembre de 2010. En otras palabras, el mercado de futuros está sugiriendo precios del crudo para los próximos cinco años o más que hubieran marcado un récord hace apenas un año.

La buena noticia, por supuesto, es que los US$43 representan un nivel significativamente bajo en comparación al precio de entrega para el mes de abril, que se ubica en torno a los US$54,54. El precio para mayo es incluso mayor, a US$55,18. Posteriormente, para cada mes sucesivo va bajando a lo largo de lo que los corredores de bienes básicos llaman la \"curva en reversa\", en referencia al fenómeno atípico de precios a largo plazo que se cotizan por debajo de los cercanos. Excepto que ahora los meses posteriores no se encuentran en niveles tan baratos en relación a los meses cercanos, a diferencia de como ha sucedido históricamente.

De acuerdo al grupo de la industria American Petroleum Institute, los inventarios estadounidenses de petróleo están en 298 millones de barriles, un 7% por encima de la cotización de hace un año, cuando las reservas se estaban acercando peligrosamente al límite de 270 millones de barriles, considerados por varios analistas como el mínimo necesario para mantener la cadena de suministros funcionando.

Pero las inquietudes del mercado de crudo respecto a los riesgos de un ataque terrorista a largo plazo, el incremento en la demanda de China, y otros asuntos que suelen elevar los precios, continúan presentes.

Sin embargo, la mayoría de los analistas no están convencidos con el mensaje que están enviando los futuros. Algunos encuestados por la firma de información Thomson Financial esperan que los precios lleguen a un promedio de US$39,10 este año, incluyendo una caída a menos de US$37 por barril en el cuarto trimestre. En contraste, cada contrato de la Nymex para entrega de aquí a diciembre se cotiza por encima de los US$52 por barril. Para 2006, la disparidad es mayor. Los analistas esperan que haya un precio promedio de US$34,89 por barril de crudo para ese año. El precio promedio de futuros está en cerca de US$50.

Cabe aclarar que los futuros a largo plazo también podrían ser un dato imperfecto para realizar predicciones acerca de los precios actuales. Entre mayor sea el plazo de entrega de un contrato, menor será su volumen de negocio, reflejando las expectativas de contar con menos participantes en el mercado en términos relativos.