Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 23 mayo 2022 @ 03:33 CEST

El euro a 1,2970 dólares

  • lunes, 08 noviembre 2004 @ 10:01 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.615
Artículos La apreciación del euro frente al dolar ha llegado hasta el punto de que se pagan 1,2970 dólares por euro. El pasado Sábado, el International Herald Tribune publicaba el artículo Sharp rise of the euro stirs worry in Europe, escrito por Carter Dougherty y que reproducimos a continuación según la traducción aparecida en Paz Digital: La subida aguda del euro preocupa en Europa.

Por Cart Dougherty de Internacional Herald Tribune

Sábado, 6 de noviembre de 2004.

La alta cotización del euro respecto al dólar hace insostenible la situación de las exportaciones hacia fuera de la zona euro y algunos países empezarían a plantearse la vuelta a sus monedas para paliar la situación antes de la quiebra general del sistema.

FRANCFURT. Los líderes europeos discutieron sobre la política a seguir sobre la moneda única el viernes ya que el euro alcanzó una cotización record frente al dólar, algo que podría dificultar las exportaciones y dificultar la frágil recuperación económica de la región.

Como el euro alcanzó valores tan altos como $1,2970 en Nueva York, el Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi, dijo que la caída del dólar "está lastimando las exportaciones," una opinión compartida por su homólogo austriaco, Wolfgang Schüssel.

El Presidente de Francia, Jacques Chirac, advirtió que la consolidación del euro es "un elemento importante que tenemos que integrar en nuestro pensamiento." "Europa sería sensata considerarando qué consecuencias podría tener esto en su actividad económica y en concreto sobre las exportaciones," según dijo Chirac en Bruselas durante una reunión de los líderes de la Unión Europea.

Pero el Canciller Gerhard Schröder de Alemania, que a principios de año exigió que el Banco Central Europeo interviniera en el mercado para parar la subida del euro, dijo que el nivel euro no era "todavía dramático" y que los exportadores alemanes estaban en una situación "brillante."

"No necesitamos tomar ninguna medida política," dijo Schröder.

El dólar ha caído contra todas las monedas importantes en los últimos meses. La razón de esto es el enorme desequilibrio comercial de América, lo que significa que debe atraer varios miles de millones de dólares cada día en capital fresco para mantener al dólar constante. Muchos economistas de Estados Unidos e incluso funcionarios de la Reserva Federal han dicho que el dólar tendrá que caer para corregir ese desequilibrio.

Jean-Claude Trichet, el presidente de BCE, en enero describió la rápida subida del euro como "brutal e indeseada."

Pero en una conferencia, el jueves en Francfort, Trichet se centró en la presión inflacionista como resultado de los precios del petróleo son más altos y declinó tratar directamente sobre la moneda única. En su lugar, repitió la posición tomada por los ministros de hacienda del G7 en una reunión en Florida, diciendo que: la "volatilidad excesiva y los movimientos desordenados en las tasas de cambio son indeseables para el desarrollo económico."

La subida del euro provoca una serie de efectos diversos a la variada economía de la zona euro. En el lado positivo, reduce el precio del petróleo que compran los europeos, puesto que el petróleo crudo se paga en dólares. Y reduce la inflación haciendo que las importaciones sean baratas. Pero una subida, considerando las exportaciones, dañará a los exportadores europeos, cuyas ventas han sido golpeadas por la subida del euro.

La "apreciación del euro será un golpe negativo para los beneficios de la empresas y para el crecimiento," según Stephen Jen, analista de fenómenos monetarios de Morgan Stanley, escribió en un informe a sus clientes: "será solamente una cuestión de tiempo antes de que se vean los efectos."

En contraste con la posición que mantenían el año pasado, los líderes europeos, especialmente Schröder, parecen más dispuestos a dejar caer el dólar en relación al euro.

"Europa ha reconocido que el dólar tiene que caer, y que es el mejor crear las condiciones propicias para este cambio," dijo Callow Julian, un economista con Barclays Capital en Londres.

A última hora en el mercado de Nueva York, el euro estaba a $1,2966, por encima de $1,2872 del jueves, y por encima del record de $1,2930 alcanzado en febrero. La libra alcanzó los $1,8562. El dólar cayó a ¥105.54 desde los ¥106.01 y a 1,1776 francos suizos desde los 1,1878 francos.

No obstante, una caída libre del dólar podía incitar a los bancos centrales a intervenir. El banco de Japón, por su parte, ha comprado mil millones de dólares en los últimos años para apoyarlo. Si la Reserva Federal y el BCE se coordinarían para una intervención conjunta es una incógnita.

Callow y otros economistas dijeron que su banco empezaría a preocuparse si el dólar se hundiera hasta los 1.35, un movimiento que supondría el primer desafío al sistema de gobierno económico de la zona euro, si sucediera el año próximo.

El 1 de enero, el Primer Ministro Jean-Claude Juncker de Luxemburgo tomará la posición de "Sr. Euro," el nombre que es dado al cargo de dos años de presidente del Eurogroup de los Ministros de Hacienda de los 12 países de la zona euro.

La posición de Juncker se ha comparado a menudo a la de la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos, que tiene la potestad de pedir la intervención de la Reserva Federal en los mercados de divisas. Pero Trichet ha acentuado su aspiración al título de "Sr. Euro," sugiriendo que el BCE defenderá su papel como el guarda del euro."

No sabemos exactamente qué es lo que Juncker va a hacer, pero no se va a dejar presionar," dijo a Allan Saunderson, observador del BCE con otros consejeros de la eurozona en Francfurt.

La complicada tarea del Banco Central es el peligro de que los tipos de interés pudieran elevarse para controlar la inflación, pero tipos de interés más altos harían más interesantes las inversiones en Europa para los inversionistas internacionales y provocarían una presión adicional sobre el euro.

El jueves, el BCE dejó su objetivo dominante de tipo de interés sin cambios en el 2%, una cifra que está estancada junio de 2003. Pero el banco también dijo que era preocupante el incremento de los precios del petróleo y observó que la inflación se elevó el 2,5% en octubre, cuando su objetivo era el 2%.