Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 09 diciembre 2019 @ 07:58 CET

\"Nunca hemos visto inventarios tan bajos y una capacidad tan baja\"

  • Autor:
  • Lecturas 2.503
Artículos Reproducimos una crónica de The Wall Street Journal titulada "Bajos inventarios en EE.UU. auguran precios aún más altos para el petróleo", de Bhushan Bahree y en la que se detalla la situación actual de los inventarios comerciales estadounidenses de crudo. Parece ser que comenzamos a traspasar el punto de las gráficas ASPO en el que la meseta termina y cae en suave descenso, pues el fino colchón de las reservas se está reduciendo a la mínima expresión. Por otro lado, entiendo que estas noticias sobre 'disfunciones coyunturales' de cada vez más países productores debemos traducirlas como un aumento paulatino en la brecha demanda-oferta. Aunque ya se reconoce abiertamente la 'poca o ninguna capacidad efectiva para producir más crudo'. Bajos inventarios en EE.UU. auguran precios aún más altos para el petróleo

En momentos en que el petróleo se encamina a precios que rondan los US$50 por barril, los inventarios comerciales estadounidenses de crudo, el indicador más importante de la disponibilidad de combustible en el mundo, sugieren que el alza en los precios podrían continuar. Los inventarios en Estados Unidos han caído muy por debajo de los niveles del año pasado, contradiciendo las predicciones de muchos analistas de que las reservas estaban creciendo. Esto podría augurar un alza de precios mayor en momentos en que el hemisferio norte entra a la temporada de invierno, en la que se usa más petróleo debido al consumo de combustible para calefacción.

Para acumular inventarios y mantener las refinerías funcionando, los usuarios verdaderos de crudo (no los especuladores) podrían seguir acumulando cantidades de petróleo, lo que mantendrá la presión sobre los precios.

El declive en los inventarios estadounidenses está teniendo un impacto en los mercados debido a que EE.UU., el mayor consumidor de crudo del mundo, es el que establece principalmente los precios mundiales. La caída de las reservas fue agravada por el paso del huracán Iván que azotó instalaciones de producción y transporte en la región petrolera del Golfo de México. La producción de crudo en el Golfo sigue aún un 25% por debajo de su nivel normal, lo que privó a las refinerías de suministros necesarios e impulsó al gobierno de George W. Bush a otorgar préstamos de emergencia tomados de las reservas estratégicas estadounidenses. El gobierno está considerando otorgar más préstamos de este tipo.

Los temores sobre la reducción de inventarios y nuevas señales de problemas en países exportadores de petróleo llevaron ayer a los negociadores a impulsar al alza los precios a poco menos de US$50 por barril. El crudo ligero para entrega en noviembre alcanzó un nuevo máximo de US$49,74 por barril en la New York Mercantile Exchange, antes de caer ligeramente. El barril cerró ayer a US$49,64, por encima del cierre del viernes de US$48,88.

El problema en los inventarios se produce en momentos en que los productores de petróleo del mundo, incluyendo los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), tienen poca o ninguna capacidad efectiva para producir más crudo. Los mercados petroleros también han estado preocupados por la inestabilidad en Medio Oriente, la región petrolera más rica del mundo, y la amenaza de interrupción de las exportaciones de OAO Yukos, la empresa rusa que produce cerca del 2% del petróleo mundial y la cual está atrapada en una lucha por el pago de impuestos atrasados al Kremlin. Ayer, un aumento de la inestabilidad en Nigeria, otro productor importante de petróleo, también causó nerviosismo en los mercados.

Entretanto, el sistema mundial de refinerías, que convierte el crudo en gasolina, diesel y combustible para calefacción, está operando a casi su capacidad máxima y no puede compensar las pérdidas en la cadena de suministros. Y la información de inventarios en otras áreas principales de consumo del mundo, como Europa Occidental, no es alentadora. Hace unas semanas, la Agencia Internacional de Energía (AIE), con sede en París, reportó que los inventarios de crudo mantenidos por la industria europea habían caído en julio, el último mes del que existe información disponible.

"Nunca hemos visto inventarios tan bajos y una capacidad tan baja", dice John Cook, director de la división de petróleo en la Administración de Información de Energía en el Departamento de Energía de EE.UU. "Si fuera un negociador sería muy optimista" con respecto a los precios. La referencia más cercana que Cook ha encontrado data de octubre de 1990, después de que Irak invadiera Kuwait y la producción de los dos países fuera interrumpida. Pero Arabia Saudita y otros tuvieron la capacidad de incrementar considerablemente su producción en millones de barriles por día. La capacidad adicional se estima hoy en un millón de barriles o menos. Y el total de los inventarios de crudo en América del Norte, Europa Occidental, Japón y otros países industrializados en esa época era un 20% más alto (cerca de 61 días, frente a los 51 de hoy). Los precios en octubre de 1990 subieron a casi US$57 por barril en términos actuales, según Cook.

Los inventarios estadounidenses de crudo ya habían caído cuando el huracán Iván golpeó al Golfo de México. Pero el viernes pasado, de acuerdo con PFC Energy, firma de consultoría de Washington, se perdieron 10 millones de barriles de producción, con otros 471.000 barriles sin salir al mercado cada día. La producción total del Golfo de México es generalmente de 1,6 millones de barriles por día.