Introducción
La VI reunión de ASPO ha sido, en palabras del ex Secretario de Estado de Energía de los EE. UU., James  Schlesinger, la reunión en la que dijo a los miembros de ASPO que por primera vez podían cantar victoria respecto de sus postulados, pues ya se hace inocultable que estamos a las puertas de este acontecimiento dramático y sin parangón en la historia de la Humanidad. El presidente de ASPO, Kjell Aleklett, contestó de forma muy moderada asegurando que se alegró de oír de este personaje del mundo de la energía, que las tesis de ASPO cobrasen carta de naturaleza, pero que, pensando en un presidente cantando victoria sobre un portaviones, había decidido que no pasa nada por esperar un poco más. Hasta 500 asistentes atendieron a las conferencias de alto nivel.

En las reuniones posteriores, se confirmó que la lista de personas que van fundando las diversas ASPO’s nacionales, crece paralela al interés por el asunto. Ya están operativas las siguientes ASPO’s nacionales: Irlanda, Suecia, Portugal, España, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Suiza, Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Holanda, Japón y China. Se han presentado este año las candidaturas de Egipto, para una web en lengua árabe sobre el cenit del petróleo y Croacia. Eslovenia también se ha presentado de forma indirecta y Sudáfrica  también está en esta lista, que crece por momentos.

La lista de miembros activos de ASPO es del orden de entre 70 y 200 miembros por país, aunque hay países que sólo tienen un puñado de miembros formales y otros, muy poblados, esperan tener algunos centenares de miles pronto.

El hecho de que la conferencia haya contado con la asistencia de miembros del gobierno irlandés a nivel de ministros, así como personalidades del mundo de la política y que la sede haya tenido lugar en el Ayuntamiento de Cork, hace ver que algunas autoridades ya empiezan a aceptar discutir sobre este grave asunto.

Aunque ha tenido cobertura de prensa y televisión irlandesas, los medios, en general, siguen hablando de forma genérica de los recursos y sin entender bien el concepto y la gravedad del cenit del petróleo y del gas. Algún periódico (Irish Independent) ha llegado a titular “Greens warn all parties must unite on future policies to avert crisis”, llamando “verdes” a los asistentes y conferenciantes, algunos de los cuales no tienen nada de ese color. Otros han hecho más énfasis en las palabras de los políticos que en el motivo de la conferencia en sí.

El gobierno sueco ya ha aceptado formal y públicamente el hecho de un cenit inmediato y grave y ha puesto su maquinaria a pensar soluciones sin hidrocarburos. El gobierno chino, por el simple hecho de permitir la asistencia de los miembros del Instituto del Petróleo de China, en Beijing, también parecen endorsar la preocupación por este suceso geológico, aunque los miembros de esta universidad, desde luego pública, sólo se presentan como miembros del la universidad y no del gobierno.

Y ahora algunos detalles del contenido de las conferencias y los debates.

Día 1: Lunes 17 de septiembre de 2007

Discurso de apertura: James Schlesinger, Presidente de Mitre Corporation y ex Secretario de Energia (administración Carter)

Seguridad energética

Esta importante personalidad del mundo de la energía, que en la actualidad dirige una importante empresa de biocombustibles en el Reino Unido, comenzó con un chiste sobre un estadounidense en una presentación oficial en Japón, que coincidió con el fallecimiento del emperador Hiro Hito. Comenzó su discurso ofreciendo sus condolencias al gobierno y al pueblo japonés por la pérdida y vio cómo la audiencia se partía a carcajadas. Perplejo, preguntó que qué pasaba y un traductor de japonés le contó que la inmensa mayoría de la audiencia no entendía ni jota de inglés, pero que sabían que los norteamericanos siempre empezaban sus conferencias con un chiste y que se habían reído por cortesía. Con este chiste de arranque, dijo que en el caso del cenit del petróleo, cuya conferencia abría, la cosa no era en broma.

Reconoció que en una o dos décadas, como máximo, tendremos que enfrentar la realidad. Que muchos conciudadanos habían creído que Oriente Medio sería un cuerno de la abundancia inagotable. Citó una frase que le gustó mucho de Colin Campbell: “para producir petróleo, primero hay que descubrirlo” y que hoy apenas se descubre un barril por cada tres que se consumen. Señaló que los grandes campos están produciendo al mismo nivel: Burgan, Cantarell e incluso Ghawar. Incluso el National Petroleum Council dice ahora que necesitamos las renovables y la conservación, además del petróleo.

Mencionó el mandato de James Carter (con el que fue Secretario de Estado y que elaboró la doctrina Carter, pionera en el mundo de los recursos energéticos insistiendo en la necesidad de considerar el petróleo y sus flujos estratégicos, también fue ese el momento en que acuño una frase que resume muy bien cuál es la actitud de los gobiernos respecto a la energía: “solo tenemos dos modos de actuar: complacencia y pánico”) y cómo cuando éste sugirió, a raíz del problema naciente en Oriente Medio en aquellas fechas, que había que fomentar la conservación del recurso, la industria contestó que ese no era “el modo de vida americano”.
Dijo que en el lapso de muy pocos años, vamos a necesitar varias nuevas Arabias Sauditas y lo juzgó como imposible. Señaló que la industria ya admite el concepto del cenit del petróleo, pero no la fecha. Sugirió Schlesinger que deberíamos aplicar el lema de la II Guerra Mundial “In defeat, defiance” (“en la derrota, resistencia”), aunque se lamentó de que la industria todavía ofrece resistencia a adoptar el concepto, entre otras cosas, porque les cuesta admitir que estaban equivocados.

Cree que con el petróleo, la afirmación de que “si los precios suben, la demanda disminuirá”, es falsa. Fue muy importante su asignación de que el propósito de la creación de ASPO había alcanzado la victoria y podía proclamarla y que el concepto (del cenit) había tomado cuerpo, como realidad política, aunque se lamentó de que el público estadounidense todavía crea a estas alturas que si alcanza la independencia energética, podrá bajar todavía los precios. Y al respecto recordó que en el programa energético de los años 70 estaba ya la independencia energética como objetivo, aunque la realidad es que hoy los EE. UU. Son tres veces más dependientes energéticamente que en aquellas fechas.

Respecto de la clase política (de la que sin duda formó parte de forma muy relevante), dijo que como primera misión tienen la de ser elegidos y como segunda misión, ser reelegidos y que no consideran prudente soltar malas noticias o pedir sacrificios al electorado.

Cree Schlesinger que no hay soluciones mágicas (silver bullets), y que no se dan las transformaciones o creaciones de nuevas infraestructuras.
En tanto dependamos de los motores de combustión interna (MCI’s), señaló el político estadounidense, seguiremos dependiendo de los fósiles. Y dijo que hasta el World Energy Council dibuja ya el cenit del petróleo, aunque sea para el 2022-2023.

Con la llegada del petróleo  a los 80 US$ (curiosamente se llegó a esa fatídica cifra el mismo día de su conferencia), dijo que se empezaban a atisbar, por ejemplo, desplazamientos de los capitales y las inversiones del Silicon Valley hacia el mundo de la energía.

Pero confió en que se cumpliese el proverbio de que la necesidad es la madre de la invención, aunque advirtió que ello exige mucho tiempo; por ejemplo, el cambio del parque automovilístico, consideró que costaría unos 20 años (que curiosamente es el mismo periodo de tiempo que el informe Hirsch estima que necesitamos para anticiparnos de manera no traumática al cenit del petróleo). Que el secuestro de carbón, también llevaría unos 20 años y que el etanol  basado en el maíz no es una solución, y como dato dijo que los EE.UU. dependen en un 60% de Brasil para este producto. También indicó que la energía proveniente de los bosques, la agricultura o los desechos no es fácil de alcanzar, para las necesidades actuales. Y que no veía estos procesos como solución antes de una década.

Dijo que había desarrollos en el transporte, como el vehículo A123, con baterías de litio-ion, que hacen 150 mpg (  1,56 litros/100 km.), pero que los coches eléctricos exigen más plantas de generación eléctrica de carbón.

Cree Schlesinger que el calentamiento global se ha convertido en una fiebre (cree que transitoria) en Washington. Dijo que China acababa de pasar este año a EE. UU. en emisiones de CO2, porque tenía en construcción 2 nuevas plantas de 1 GW por semana y que los 2.500 MTn actuales del consumo de China, se convertirían en unos 2,5 Mtn para el 2030.

En el turno de preguntas, Pierre-Rene Bauquis, del ÍFP preguntó por qué en toda su intervención solo habló de los biocombustibles como una posible alternativa y no mencionó ni una sola vez a la energía nuclear. La respuesta de Schlesinger fue conciliadora, reconociendo ventajas e inconvenientes. Entre las primeras, aceptó el criterio de que no producen emisiones de CO2. Y entre los inconvenientes, mencionó que los alemanes siguen pensando en el desmantelamiento, en que la opinión pública sigue rechazando lo nuclear y que el parque mundial entero estará obsoleto y para el cierre hacia 2050.

A la pregunta de un asistente egipcio sobre su opinión sobre la estrategia del petróleo y un posible ataque a Irán, comentó que no lo veía probable y que considera la actual estrategia de su país algo incoherente, pues mientras el DOE de los EE. UU. programa aumentos del consumo de Venezuela, Irak o Irán, su Departamento de Estado hace todo lo posible por impedirlo, mediante el deterioro de las relaciones que lleva con esos países.

Primera sesión: La perspectiva industrial de los suministros

Moderador  de la sesión: Jeremy Gilbert. Ex Ingeniero Jefe del Petróleo de BP

Ponencia: Ray Leonard. Vicepresidente de Eurasia de Kuwait Energy Co.

Las reservas mundiales de petróleo y el potencial futuro de producción (presentación en fichero PDF, 232KB)

Comenzó revelando las negociaciones internas y los acuerdos de una conferencia que tuvo lugar en Hedberg en noviembre de 2006 y que tenía carácter privado, y a la que no se dio acceso a la prensa, entre los grandes del petróleo, para estudiar las reservas y su potencial de crecimiento futuro. Participaron, entre otros, países de la OPEP y empresas como ARAMCO, Petrobras, Pemex y Petronas.

Se dividió el estudio en el crecimiento de exploraciones, el de las reservas conocidas y el del petróleo no convencional. El USGS presentó su informe del 2000 sobre el tema, que preveía unos 700.000 millones de barriles de futuras exploraciones y que fue puesto en duda por bastantes asistentes. Las estimaciones parecían estar del orden del 60-70% por encima de las del resto de la industria.

Mostró gráficos sobre Siberia Occidental y un gráfico interesante de los descubrimientos en tamaño de campo por cada 100 exploraciones, que mostraban que los volúmenes estaban cayendo con rapidez.

Explicó que el campo más importante del potencial crecimiento se situó en el crecimiento de las reservas existentes, con 240.000 millones de barriles añadidos en el periodo 1980-2005, el 20% de las cuales fueron en recuperaciones terciarias. Extrapolando hacia el futuro, la estimación resultaba del orden de los 400 a los 800.000 millones de barriles adicionales por el concepto de optimización de los yacimientos.

También se mencionó que los yacimientos no convencionales podrían ser del orden de los 3 billones de barriles, pero especificó que se esperaba en ellos un factor de recuperación del orden del  10% como mucho. En concreto, en Alberta, Canadá, esperaban producir unos 2,5 millones de barriles diarios (Mbpd) hacia 2015, frente a los 1,2 millones actuales.

En Venezuela estimó que ahora se producen unos 800.000 barriles diarios pero no preveía grandes progresos en las explotaciones, debido a las políticas gubernamentales del gobierno actual.

Y los yacimientos del Green River en Wyoming, no parece vayan a poder disponer de los permisos medioambientales.
Sobre todos ellos, Leonard hizo caer la duda de la imperiosa necesidad de agua y gas natural para su producción, de origen y volumen incierto, considerando que  ello podría retrasar o incluso parar estos desarrollos previstos.

Con la combinación de los tres elementos de crecimiento analizado, su conclusión es que entre todos se podría esperar un crecimiento de entre 2 y 6 Mbpd sobre la producción mundial actual. Y por tanto veía una grave limitación de la capacidad excedentaria en los próximos 5-10 años. Comentó que todos estos esfuerzos, podrían convertir el cenit en forma de pico en una meseta de duración indeterminada y consideró que el tope superior mundial absoluto de la producción de petróleo, podría darse entre los 95 y 100 millones de barriles diarios.

Ponencia: Mike Rodgers. Senior Partner. PFC Energy

Previsión de suministro de los líquidos del petróleo a medio y largo plazo (presentación en fichero PDF, 726KB)

Estimó Rodgers que la capacidad de aumentar la producción de los países No OPEP era muy limitada, excepto quizá para Rusia y que esa tendencia continuaría. Previó posibles crecimientos en Brasil, Angola, Mauritania o Sudán, aunque en general menos voluminosos que en las décadas anteriores.

Calculó que la meseta de la producción mundial para los países No OPEP tendría lugar hacia 2010, con un techo de 60 Mbpd.

Rodgers dijo que los países No OPEP llevaban 12 años consecutivos con descubrimientos inferiores a su producción y que con todos sus nuevos descubrimientos, apenas podría convertir una aguda caída en una pequeña meseta.

Respecto de los países de la antigua Unión Soviética y el Este de Europa, consideró que podrían alcanzar un nivel de entre 13 y 16 Mbpd hacia 2015, con crecimientos previstos en Kazajstán, Azerbaiyán y Siberia Oriental.

En el petróleo no convencional , que estimó en 1,6 millones de barriles en 2006, dijo que esperaba se pudiesen alcanzar los 5 Mbpd en 2015, con un reparto de 65% para Canadá y un 35% para Venezuela.

Y en los líquidos procedentes del gas natural, que hoy representan ya unos 10 Mbpd, se espera poder llegar a 14 Mbpd en 2020. Así el total de la producción de líquidos de No OPEP y OPEP sin cuota, podría llegar a los 50-60 Mbpd en cuanto a las previsiones de la exploración y la producción excede a los volúmenes descubiertos.

Respecto de la OPEP, señaló que se encuentra con el 40% de su base de recursos agotada y que cree tendrá agotado el 60% en la próxima década (antes señaló los límites del 40% del agotamiento como el punto en el que el crecimiento empieza a ser insignificante y el 60% el momento en el que la producción cae de forma significativa).

Colocó un gráfico con una lista de países OPEP en diferentes grados de agotamiento, encabezada por Indonesia con un 70% de base de recursos agotada, pasando por Qatar, Venezuela, Irán, Nigeria, Argelia y terminando con Arabia Saudita en un nivel de agotamiento de la base de recursos de un 40%.
Cifró finalmente el cenit de la producción mundial en unos 100 Mbpd hacia 2015.

Ponencia: Pierre-Rene Bauquis.IPF (Institute Français du Pétrole)

La energía nuclear y el petróleo: hacia una simbiosis a largo plazo (presentación en fichero PDF, 802KB)

Hizo primero una recapitulación de dos conferenciantes previos sobre el petróleo y estuvo de acuerdo en que la tasa de recuperación de petróleo de los pozos, que ahora está en el entorno del 35% podría subir hasta alcanzar el 45%, con algunas incertidumbres pero con cierto grado de viabilidad. No obstante, esa mejora en el rendimiento, como mucho podría hacer el declive más lento, pero no evitarlo. También consideró que el papel del petróleo no convencional será el de apenas retrasar la llegada del cenit. Y colocó las diferentes predicciones francesas sobre la llegada al cenit, como sigue:

TOTAL FINA Elf Unos 100 Mbpd hacia 2020
ASPO Francia Menos de 100 Mbpd hacia 2015
Pierre-René Bauquis Unos 100 Mbpd hacia 2020
IFP  Menos de 100 Mbpd hacia 2015-2020

Citó a los optimistas que siguen siendo muchos, sin ver signos del cenit:

Exxon Mobil (6/2006) "Sin rastro del cenit"
Aramco (6/2006) "No hay problemas de reservas"
Eni - Maugeri (2006) "No hay cenit a la vista"
Bp - Browne (5/2006) "No hay problemas de reservas"
Michael Lynch Por encima de los 120 mbd
USGS, DOE, EIA, AIE 2030
AIE (6/2007) Posición más pesimista a medio plazo

Y recordó que la Agencia Internacional de la Energía, pese a su optimismo institucional, había variado sustancialmente su tono en los últimos tiempos. Dijo que a pesar de todo, sólo TOTAL está considerando en la actualidad la opción nuclear. Conviene aclarar aquí que ASPO en tanto en cuanto organización, no tiene definida una postura sobre la conveniencia o no de la energía nuclear, porque excede de su propio propósito en primer lugar y porque además hay miembros que apoyan decidida o condicionadamente la energía nuclear, miembros que la ven como un mal que probablemente será necesario y miembros que se oponen firmemente a ella en cualquier circunstancia.

Indicó Bauquis que la mayoría de los productores de petróleo están pensando en programas nucleares (Argelia, Libia, Indonesia), bien sea para electricidad o para desalinización de agua. Y mencionó a Irán, con sus incertidumbres, sin entrar en más detalles.

Bauquis mencionó como una utilidad clave de la energía nuclear, la ayuda que puede prestar esta energía en el ámbito de la generación de electricidad, o para generar vapor o producir hidrógeno. En el caso de la generación de vapor, para llevar a cabo, acelerar o hacer más viables los programas de petróleos no convencionales, especialmente en el caso de las arenas asfálticas del Canadá, donde actualmente se genera vapor para la producción “in situ” utilizando un gas natural cuya disponibilidad no está asegurada en el futuro. Todo ello en el sector de “aguas arriba” (upstream). Pero también mostró las aplicaciones en el sector de “aguas abajo” (downstream).

En cuanto al transporte, señaló que no hay combustible como los hidrocarburos en cuanto al grado de densidad energética y versatilidad, con el gas natural comprimido en situación mucho menos flexible y el hidrógeno y los hidruros todavía más abajo, ocupando el lugar más pobre las baterías de ácido plomo, tanto en kWh/kg o en kWh/litro. Dijo que el hidrógeno es un vector muy pobre del transporte y que su propio transporte cuesta 10 veces más que el de los hidrocarburos por unidad de energía. Estimó que los usos más probables de una futura economía del hidrógeno serían los que son ahora ya que ofrecen un mayor valor, aunque a una escala diferente: la industria química, la petroquímica, para los combustibles sintéticos, etc. y dijo que su uso para el transporte lo veía marginal. Aunque mencionó que la aviación podría utilizar el hidrógeno licuado en el futuro. También que el hidrógeno podría ayudar a los biocombustibles a aumentar su rendimiento de 1 Tonelada neta equivalente por hectárea a unas 2 ó 3 Tn/Ha (De esta forma la energía nuclear, mediante este malabarismo, produciría hidrógeno y éste a su vez haría aumentar el rendimiento de los biocombustibles) .Vio la demanda variar en el mix de combustibles para el transporte de la siguiente forma:

Año 2000 98% petróleo y gas; 1% nuclear; 1% otros
Año 2100 30% petróleo y gas; 60% nuclear; 10% otros

Discusión de los panelistas y preguntas y respuestas con el público

James Buckee. Director. Talisman Energy Inc
Dijo que los costes del petróleo se habían duplicado en los últimos 3-4 años; que la industria está luchando día a día para evitar el declive, que la exploración es cada vez más difícil y que las tasas de declive de los grandes campos oscilan entre un 7,2% y un 18% (Cantarell) y que dicho declive es imposible de evitar. Buckee estimó que a nivel mundial, una tasa de declive de entre el 6 y el 8% sería “una muy mala noticia”.

Garreth Roberts. Director. Denbury Resources Inc
Dijo que la mayor parte del sector no piensa en términos de cenit del petróleo y que están planeando el futuro a unos 30-40 US$/barril, es decir que la industria cree aún en el petróleo barato. Mencionó el gas natural como un recurso cuya banda de precios es aún más difícil de predecir, debido a su mayor movilidad en los yacimientos.

Chris Skebrowski. Editor. Petroleum Review
Mencionó que desde enero de 2005 la producción mundial está plana (meseta), con los crudos más los condensados situados en unos 72-74 Mbpd Y estimó que el techo máximo que podría alcanzarse sería de unos 78-80 Mbpd con las plantas de líquidos de gas natural y con los demás líquidos de 78-80 a 82-84 Mbpd.  Skrebowski cree que se sabe con bastante exactitud cuáles serán los futuros flujos de producción de aquí a 2014, y que según estos, y teniendo en cuenta una tasa de declive conservadora de 4%, se puede predecir un descenso de la producción hacia 2011. Skrebowski ha estudiado estos flujos en su informe periódico de megaproyectos, que incluye proyectos de más de 40.000 bd.

Eddie Walshe. Directivo de Poten Partners.
Consideró que los 35 Mbpd de petróleo equivalente que se producen hoy de gas natural son significativos y que hay una gran cantidad de reservas. El primer país en ellas es Qatar. Para Walshe, el gas natural es la “cenicienta” en el futuro de los hidrocarburos. Ve una oportunidad en el gas natural licuado para crear mercados integrados, que incluyan la extracción, transporte y distribución, por cuanto hoy en día la mayor parte de los mercados de gas natural son regionales, si solo se circunscriben al transporte por gasoducto. En cuanto a las centrales nucleares, señaló el problema que ve en un mercado liberalizado que atomiza  las empresas en pequeños proveedores y distribuidores, a los que les resulta muy difícil hacer frente a las responsabilidades relacionadas con las centrales nucleares, como pudiera hacerlo, por ejemplo el gigante British Gas.

Turno de preguntas
En el turno de preguntas y cuestiones planteadas por la audiencia y contestadas por los moderadores y presentadores, algunas de las relevantes fueron:
La Franja del Orinoco exige el consumo del 12% de la energía que se extrae para su propia extracción. La tasa de recuperación es del 7-10%. A una pregunta sobre la nuclear comparada con la solar, Bauquis contestó que ésta última es 10 veces más cara que la nuclear.

Otra pregunta sobre el nivel de precios del petróleo que causaría una recesión mundial fue contestado por Bauquis en alrededor de los 100 US$/barril, que exigirían a la sociedad una adaptación total. Leonard mencionó que Rusia podría aumentar  su producción de petróleo en 1 Mbpd más, puesto que su economía doméstica depende bastante del gas. Y Walshe dijo que Rusia puede tener problemas en sus intentos de ajustar el precio del gas doméstico a los precios de mercado.

Jean Laherrere preguntó al responsable de Talismán que por qué si las arenas asfálticas tienen posibilidades no se habían implicado en ellas como empresa. Y también por qué no muestran más que las tasas de recuperación de yacimientos positivas, cuando le consta que también las hay negativas, como en el caso de Texas. La contestación fue que su empresa, especializada en nichos concretos, tiene todavía campos de mayor interés que estos. Buckee mencionó que el problema de las arenas asfálticas es que aunque tengan “el tanque muy grande”, tienen “el grifo muy pequeño” (Big tank, small tap), en referencia a que se trata también y sobre todo, de un problema de flujos, no sólo de cantidades. Y también que los mejores campos de Athabasca en Canadá se los quedaron Shell y Exxon (Syncrude). Admitió que el asunto de la recuperación es complejo y que no cree que vayan a funcionar los procesos de extracción de petróleos no convencionales asistidos por vapor. A la pregunta de si no creía que una tasa de agotamiento (depletion) del 4% anual para los recursos, pasado el cenit, era muy optimista, contestó que hay que diferenciar entre agotamiento (depletion) y declive (decline), aunque hizo una exposición sobre los problemas del “water cut” (el nivel de agua en los yacimientos), para concluir que efectivamente la tasa de declive quizá fuese conservadora.

Otra pregunta sobre la duración del uranio la contesto Bauquis admitiendo que los yacimientos ricos en uranio se agotarán, en efecto, pronto. Pero mencionó que los depósitos “difusos” son mucho mayores y que la elasticidad es mucho mayor que en el petróleo (sin definir magnitudes). Siguió haciendo una apología de los reactores regeneradores (breeders), asegurando que conseguirían multiplicar el recurso unas 50-60 veces, de forma tal que quizá fuese rentable extraer el uranio del agua del mar.

Skebrowski calculó que el presupuesto militar relacionado con la estructura petrolífera (protección de buques cisterna, aseguramiento de rutas, ocupación de países, etc.) representaba unos 15-20 US$/barril.

Segunda sesión

Demanda: conceptos económicos

Moderador  de la sesión: George Lee.  Jefe de la sección de economía de Radio Television Eire (RTE)

Este responsable económico en los medios sorprendió a la audiencia manifestando que empezó a investigar el asunto con incredulidad, pero que luego empezó a preocuparse cada vez más seriamente por el asunto, un relato ya clásico entre los muchos que se acercan a esta temática con escepticismo y acaban convencidos de la veracidad e importancia del asunto. Comentó haber intentado introducir el asunto en los principales medios y que siempre se ha encontrado una firme oposición, por tratarse de un asunto desagradable y que casi nadie tiene mucha idea de las cifras en su contexto. No obstante Lee consiguió realizar un documental sobre el asunto del cenit del petróleo (Future Shock), con la participación y ayuda de Colin Campbell, entre otros.

Ponente: Herman Franssen.  Miembro fundador de International Energy Associates.

Tendencias en la demanda global de energía (presentación en fichero PDF, 756KB)

Un economista es aquel que sabe 100 formas distintas de hacer el amor… pero no conoce a ninguna pareja, arrancó comentando Franssen. Para citar a continuación que la mayoría de ellos sigue encastillado en los 60 US$/barril en sus últimas predicciones, dado que no los economistas de la energía no creen en el cenit del petróleo. Dijo que la AIE, que  hasta ahora había sostenido que no había límites visibles a la producción de petróleo, ha empezado a hablar de lo insostenible que puede ser la situación hacia 2015, como signo de que las cosas empiezan a calar.

Señaló que la industria que predice crecimientos importantes, no se encuentra ella misma preparada para  construir suficientes plataformas petrolíferas para hacer frente a esas previsiones. Y dijo que sus modelos de suministro futuro no tienen en cuenta los mecanismos de retroalimentación de la demanda, como las recesiones económicas o el impacto de los precios. Citó los comentarios del alto responsable energético, Fatih Birol (“no se necesita ser un experto para darse cuenta”) de que hay un problema importante, muy importante a las puertas. Con todo, Franssen cree que la AIE exagera en sus proyecciones de demanda futura, y que esta será determinante sobre todo fuera de los países de la OCDE. Comentó también que si Irak no crece de forma exponencial y Arabia Saudita no cumple sus promesas de subir considerablemente, estaremos ante una crisis importante. Franssen recordó que todavía se utiliza un 10% del suministro mundial de petróleo para la generación de electricidad (de nuevo fuera de la OCDE, que ya hizo esa transición después de las primeras crisis del petróleo), y que en todo caso ese petróleo acabar á alimentando el sector del transporte. Finalizó reflexionando sobre la dificultad de comunicar al mundo en desarrollo que “tendrá que conformarse con menos” (petróleo).

Ponente: Profesor Xiongqi Pang. China Petroleum University, Pekín.

El síndrome de China (presentación en fichero PDF, 2,4MB)

Habló de la inevitabilidad del cenit del petróleo. Ofreció sus cifras en millones de toneladas, diferenciando así sus presentaciones del resto, que generalmente las ofrece en barriles. Hizo mucho hincapié en que lo que sucede, desde su punto de vista, es lo que sucede siempre en la naturaleza: una tendencia vital que agota los recursos; la finitud de las personas. Listó 63 países que según su grupo, ya han pasado del cenit de la producción de petróleo. Dijo que las previsiones chinas se cifraron en una producción de 164 millones de toneladas en 2005 y que esperan estar consumiendo unas 236 MTn en 2037.

Han realizado con cientos de científicos muchos estudios sobre el cenit del petróleo chino y mundial desde 1984 y tienen algunos de ellos muy reconocidos a nivel nacional en China, con variaciones en sus estimaciones (ligeras) entre unos y otros. Se han basado en estudios multicíclicos y multifactoriales para realizar sus predicciones de forma dinámica.

En los últimos años, han invitado a muchos miembros de ASPO a dar conferencias en China sobre este aspecto y a finales de este año al presidente de ASPO. Dijo que el 47% del petróleo chino en 2006 fue importado; que esperan un cenit hacia el 2009 en China. Y que se encuentran en una posición especialmente crítica, porque el mundo tiene un ratio de reservas a producción de aproximadamente 40:1 y que China apenas tiene un ratio de 12:1. En cuanto al gas le sucede algo similar: si el ratio mundial R/P es de 63:1 en China es de 42:1.

Dijo que la factura del petróleo costó a China en 2006 unos 63.660 millones de US$. También señaló que  la China Nacional Petroleum Company (CNPC) ya opera en 25 países con 65 proyectos. Y dejó a la audiencia paralizada cuando afirmó que en 2007, China se convertirá en un importador neto de carbón, razón por la cual, han decidido paralizar un gigantesco proyecto que estaban desarrollando para una planta de licuefacción de carbón para la obtención de líquidos carburantes (seguramente con el proceso Fischer-Tropp o similar), dadas estas circunstancias. Esto está muy en relación con otro dato escalofriante que salió en las jornadas, traído por al menos dos conferenciantes: que China construyo en 2006 unas dos plantas de generación de energía eléctrica con carbón de 1 GW de potencia cada una … ¡cada semana del año! Esto significa unas 182 plantas de 1 GW nuevas y quemando carbón en tan solo un año.

El profesor Pang dedicó también un apartado a hablar de los desafíos energéticos a los que se enfrenta su país. Afirmo que a China le falta petróleo y gas: en 2006 China importó el 47% del petróleo que consume,  mientras que sus reservas de gas durarán 42 años al ritmo de consumo actual. Se prevé que la producción china de petróleo llegue a su máximo en 2009. También valoró el impacto del cenit del petróleo: afectará al crecimiento económico en China, el país gasta mucho dinero en importar petróleo, más de 63 millardos de dólares en 2006, el aumento de las importaciones y del precio agravará esta situación. Dijo que China depende del petróleo para el transporte,  la defensa nacional y su industria química. Refiriéndose al impacto medioambiental del consumo energético, hizo referencia al carbón, la principal energía primaria utilizada en China, y a las consecuencias medioambientales de su consumo. Fue en ese momento cuando ofreció una información que suscitó algún murmullo entre la audiencia: 2007 se convertirá en importador neto de carbón.

Sus conclusiones, ante un público abrumado, fueron que China tiene un programa para aumentar su producción propia y reducir el consumo de petróleo, hasta alcanzar una relación del 50% entre petróleo propio y petróleo consumido. (Respecto de este punto, Aleklett, en sus conclusiones y resumen del día, proyectó esta voluntad, con la realidad del mapa de las nuevas exploraciones chinas, prácticamente todas ellas fuera de China, en un gesto poco usual para un moderador). También proyectan aumentar la presencia de las energías renovables, un 10% en 2010 y un 16% en 2020, además de la energía nuclear y la transformación de carbón en líquidos.
También habló Xionqi de modificar el modo de vida (curiosamente, fue el único conferenciante en hacerlo), desarrollo del transporte público, reducir el consumo de los vehículos y mejorar la disponibilidad de petróleo y gas, sin especificar.

Ponente: Jeff Rubin. Economista jefe de CIBC World Markets

Una visión del mercado (presentación en fichero PDF, 88KB)

El título de su conferencia mencionaba el creciente toque de atención que la OPEP se está dando a sí misma. Anunció que el consumo de la OCDE cayó en 2006, por primera vez en 26 años, pero que los países No-OCDE tuvieron un crecimiento explosivo (siempre resulta curioso que mientras los países OCDE han crecido sin límites, no se hayan preocupado de este tema y ahora que intenta hacerlo el resto, y se empiezan a vislumbrar los límites, la responsabilidad parezca recaer sobre estos últimos, casi de forma exclusiva). En concreto habló de un 8% en 2004 y un 3% en 2005 y 2006.

De hecho, cargó sobre China y países productores la responsabilidad de tener los peores índices de consumo de petróleo /PIB y coloca las razones de ello en el subsidio que a su juicio existen en esos países. Por ejemplo, dijo que el consumo creció el 7,5% anual en Kuwait, el 5% en Arabia Saudita, el 4,5% en Irán, mientras en la OCDE fue menos del 1% y en el mundo del 1,5%.

Indicó que el consumo no OCDE alcanzará al OCDE hacia 2015, si la tendencia continua de esta manera y que el aumento de consumo de los productores, hará caer las exportaciones mundiales en 1 Mbpd entre 2006 y 2010. Dijo que las exportaciones mundiales de petróleo llegarían muy pronto a su propio cenit por esta causa. En este sentido, Rubin repite la tesis del geólogo independiente Jeff Brown, colaborador de The Oil Drum y que ha modelado y bautizado este fenómeno como Export Land Model.

Mexico, dijo Rubin, está cayendo (en exportaciones) de 2 Mbpd hasta 1 Mbpd en 2007 y en el peor escenario, podría caer a 0,5 Mbpd en 2008. Dio la cifra de una caída de exportaciones de 2,5 Mbpd entre la OPEP, México y Rusia, entre 2006 y 2010. Con esas cifras, aseguro que los precios se dispararían hasta los tres dígitos. Y que serían sostenidos. Predijo esta fecha a finales de 2008.

En cuanto a los crecimientos de los petróleos no convencionales, evaluó en 1,5 Mbpd los que ahora produce Canadá y predijo que serían de 2 Mbpd en 2011 y de unos 4,5 Mbpd hacia 2020. Hizo una loa a la empresa privada, como el mejor medio para llegar a este “logro”, en comparación con la actitud de Venezuela, que juzgó complicada y poco propicia a desarrollos importantes de producción en petróleos pesados y consideró que eso eran buenas noticias para Canadá. Dejó claro que él está de ese lado y que ve la producción como un negocio y a Venezuela como un competidor que le preocupa, pero no demasiado, mientras se mantengan en la actual actitud.

Discusión de los panelistas y preguntas y respuestas con el público.

Jim Barry. Director NTR plc
Hizo una alabanza a la utilización de residuos como medio de conseguir energía. Se lamentó de que el mundo industrial apenas tiene tiempo para adoptar medidas, independientemente de que el cenit sea ahora o dentro de 15 años. En general en varios ponentes se hizo patente la dificultad de cambiar las gigantescas estructuras sociales, cualquier que fuese el cambio sugerido y las razones energéticas para abordarlo, en menos de tres o cuatro décadas y con costes enormes.

Richard Douthwaite. Fundador y director de Feasta (presentación en fichero PDF, 564KB)
Señaló que el PIB de los países productores se ha triplicado en los últimos 25 años y cree que esto es de una importancia vital para el mundo, ya que esa transferencia de renta (scarcity rent, según sus términos), tiene un efecto directo en el consumo de petróleo en estos países, muy inelástico. Se teme que ello pueda dar lugar a una recesión económica mundial. Dijo que el consumo de petróleo por persona ya tuvo su cenit a principios de los años 80, con el agravante de que la “estabilización” posterior se ha realizado a expensas de hacer más ricos a cada vez menos ricos y más pobres a cada vez más pobres. Colocó unas interesantes tablas sobre la obtención de alimentos por minutos de trabajo, que mostraban caídas dramáticas en la cantidad de tiempo necesaria para producir diversos tipos de alimentos, debido al aumento incesante del consumo de combustibles para estas actividades. Y su propuesta final fue una fórmula económica consistente en lo que denominó “Cap and share” (poner un techo y compartir), centrada en las emisiones, y que explicó en detalle:

  1. Cada año se emiten títulos de emisiones.
  2. El límite: un proceso político científicamente informado decide qué niveles de emisiones de carbono son suficientemente seguras.
  3. El reparto: los gobiernos reparten los títulos de emisiones entre los ciudadanos.
  4. La venta: los ciudadanos venden sus emisiones a través de oficinas postales y bancos.
  5. La compra: las compañías de combustibles fósiles compran los derechos para cubrir las emisiones de petróleo, gas y carbón.
  6. La aplicación: los inspectores comprueban los derechos de emisiones y los cancelan, aplicando así el techo.

David Fleming. Fundador y director de The Lean Economy
La charla de Fleming se centró en los “Tradable Energy Quotas” o cuotas energéticas comercializables (o intercambiables), una aproximación a la propuesta del “Cap and share” de Doputhwaite, pero diferente en la concepción y que de hecho se encontraba amistosamente enfrentada. La propuesta de Fleming, que puede consultarse en su texto Energy and the Common Purpose (fichero PDF, 934KB), se resume en estos doce puntos:

  1. Las Cuotas Comerciables de Energía (TEQs según sus siglas en inglés) son un sistema que permite a las naciones reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero junto a su consumo de petróleo, gas y carbón, para asegurar un acceso justo a la energía para todos.
  2. Hay dos razones por las que el racionamiento de energía puede ser necesitado:
    • Cambio climático: para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero lanzadas a la atmosfera cuando se consume el petróleo, el gas y el carbón.
    • Suministro energético: para mantener una distribución justa del petróleo, gas y electricidad durante los periodos de escasez.
  3. Las TEQs (pronunciese “tex”) se miden en unidades.
  4. Cada adulto recibe un título gratuito e igual de unidades TEQ. La industria y el gobierno pujan por estas unidades en un mercado semanal.
  5. Al principio del sistema, un suministro equivalente a un año de unidades TEQ es puesto en el mercado. Entonces, cada semana, el número de unidades puestas en el mercado  se equilibra con el suministro de una semana.
  6. Si usas menos unidades TEQ de las asignadas, puedes venderlas. Si necesitas más, puedes comprarlas.
  7. Todos los combustibles (y la electricidad) llevan una valoración en unidades TEQ; una unidad representa 1Kg de dióxido de carbono, o el equivalente en otros gases de efecto invernadero, emitidos cuando el combustible es consumido.
  8. Cuando compras energía, como gasolina para tu coche o electricidad para tu hogar, las unidades TEQ correspondientes a la cantidad de energía que has comprado son deducidas de tu cuenta de TEQs. Las transacciones de TEQs son automáticas, usando tarjetas de crédito o (más comúnmente), tecnología de débito directo.
  9. El número de unidades TEQ disponibles en el mercado se establece en el Presupuesto TEQ, con una perspectiva de 20 años. El tamaño del Presupuesto disminuye año a año, escalonadamente, como un escalera.
  10. El Presupuesto es establecido por el Comité de Política Energética, que es independiente del gobierno.
  11. El gobierno en sí está limitado por el sistema de TEQs; su papel es encontrar maneras de vivir dentro de este, y ayudarnos al resto de nosotros a hacerlo.
  12. Las TEQs son un sistema nacional, permitiendo  a las naciones mantener sus promesas, garantizando sus compromisos de reducción de carbono sea cual sea el marco internacional que se aplique en el momento.

Discusión de los panelistas y preguntas y respuestas con el público
En el turno de preguntas del público, Charles C. Hall, profesor de la Universidad de Nueva York, dijo a los dos últimos ponentes que para cambiar las estructuras económicas, tal y como proponían, creía que solo en EE. UU. habría que reprogramar a 2 millones de personas que tenían el cerebro lavado con la economía clásica.
Hubo preguntas sobre las posiciones de Irán y Venezuela y alguno defendió el derecho a poner impuestos y justificó la reacción de algunos productores como “natural”. Rubin apostó porque la tecnología pudiese cambiar la base de los recursos (el total de reservas), ya que concedió que el recurso es finito, pero entendía que la tecnología puede conseguir sacar más del mismo contenido.

A una pregunta por la situación del gas natural en EE. UU. Rubin contesta lateralmente asegurando que subirá, porque el carbón no se acepta y lo nuclear tampoco. Franssen dijo que los dientes de sierra en los precios han sido espectaculares y ahora andan en los 6 US$/millón de BTU’s y prevé que habrá más gas del Reino Unido hacia los EE. UU. en forma de buques cisterna con gas licuado y que este movimiento compulsivo ayudaría a enmascarar el cenit del gas en todo Norteamérica (en EE.UU. ya está pasado y en Canadá se cree cercano) durante uno o dos años más. (En la sesión del día siguiente, se pudo ver el nerviosismo irlandés por la dependencia brutal del gas del Mar del Norte, que saben decreciente a corto plazo y de Rusia, poco fiable. Se Supone que esta afirmación de Franssen les debió inquietar aún más).

Continúa al día 2 de las conferencias, martes 18 de septiembre de 2007
------------------------
Por Pedro Prieto y Daniel Gómez.