Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 26 mayo 2022 @ 09:39 CEST

El equilibrio entre la oferta y la demanda

El título original del artículo, publicado en el weblog Terre de Brut, es “Le point de bascule entre l'offre et la demande”.

El equilibrio entre la oferta y la demanda

Antes de retomar el análisis, aún inconcluso, del proceso de declive, realizado con respecto al inmediato pasado (estudio de la Agencia Internacional de la Energía de abril de 2007), voy a centrarme aquí en el inmediato futuro.

Los meses de junio – julio de 2007 se corresponden con el periodo en el que la demanda mundial deberá sobrepasar definitivamente la meseta actual de la producción mundial de petróleo. Hasta octubre de 2006, la demanda se movía por debajo, o ligeramente por debajo de la meseta actual de producción mundial de petróleo, que se inició a final del año 2004. Durante los dos trimestres que siguieron (el último trimestre de 2006 y el primero de 2007), los stocks de los países de la OCDE cayeron en casi 1 millón de barriles de petróleo al día (Mbp/d). Quedaron así neutralizados los márgenes alcanzados durante el segundo y tercer trimestre de 2006. De esta manera, el nivel global de existencias comerciales de la OCDE en marzo de 2007 es el mismo que el de marzo de 2006. Así, vemos que octubre de 2006 se corresponde con el “desenganche” de la producción en relación con la demanda mundial, tras una pausa durante el segundo trimestre de 2007, en el caso de que se mantenga la meseta de producción en el periodo 2007-2008.

Por todo ello, es posible que el cenit de producción comercial de la OCDE se haya alcanzado en octubre de 2006.

El segundo trimestre de 2007 (es preciso tener en cuenta que el segundo trimestre suele ser el que registra un menor nivel de demanda durante el año) es el último en el que la demanda alcanza de nuevo el nivel de meseta actual, que se encuentra en los alrededores de los 84,5 millones de barriles de petróleo al día, para la EIA.

La demanda en el tercer trimestre debería ser superior a la del primero. Por ello, si se mantiene la meseta, que es la situación más probable actualmente, las existencias de la OCDE deberían compensar su declive de una cifra muy cercana a 1 Mb/d al día.

Estos hechos se corresponden en lo esencial con el actual equilibrio hoy de la balanza entre la oferta y la demanda en petróleo a escala mundial, en este comienzo del mes de junio de 2007.

A este hecho esencial se suman otros problemas, como el de los límites de capacidad de las refinerías, en lo que respecta a la producción de gasolina, especialmente en los EE.UU.

Cuando se tiene constancia de estos hechos, se comprende mejor la atmósfera de inquietud que se deja traslucir en los informes de la Agencia Internacional de la Energía y en otros artículos de actualidad.

Tenemos ahora una constancia clara: no es posible mantener la meseta actual de producción mundial por cuanto que la demanda está superando ya a la oferta. De lo que se deduce que la alternativa es relativamente simple: o la producción comienza a crecer para permitir asumir el suministro de una demanda en constante crecimiento, o serán los precios los que deberán subir lo suficiente para destruir el crecimiento previsto de la demanda.

También los mercados han percibido que los consumidores se han adaptado a los precios actuales, bastante altos, y no reaccionarán a subidas mayores de precio con un consumo menor. Algunos ponen en el umbral de los 85$ el precio del barril de petróleo para comenzar a actuar sobre la demanda.

Analicemos ahora las dos gráficas de las proyecciones de la EIA (Administración de Información sobre energía de los EE.UU.) hasta el año 2008. Se puede observar en ellas el esfuerzo que deben realizar los productores para poder abastecer a la demanda de aquí a finales de 2008.

En el gráfico se puede observar la curva de demanda mundial y producción de petróleo líquido (crudo, NGL y no convencional), según la EIA, entre el año 2000 y el año 2008. Las proyecciones se publicaron en mayo de 2007. Por ello, a partir del primer trimestre de 2007, la curva se corresponde con una proyección.

Se puede constatar que la curva de la demanda se mueve en forma de acordeón. La demanda baja entre el primer y el segundo trimestre del año en curso. A continuación, la demanda asciende sucesivamente durante cada trimestre hasta el primer trimestre del año siguiente. Sin embargo, si los inviernos son suaves en el hemisferio septentrional, como ha ocurrido desde 2005, entonces la demanda en invierno es inferior o, a lo sumo, iguala al del otoño de ese año.

También se puede observar la meseta de producción, cuyo comienzo se sitúa en el último trimestre de 2004. Se observa un pico, dentro de esa meseta, en el segundo trimestre de 2005 (que se corresponde con el cenit de producción de mayo de 2005) y un segundo pico en el tercer trimestre de 2006 (cenit de producción de julio de 2006).

Por lo que se refiere a la divergencia entre la producción y la demanda, la demanda superó de sobra a la oferta en la segunda parte del año 2002, deducible del declive de 100 millones de barriles registrado en las existencias de la OCDE. Durante el año 2002, los efectos del estallido de la burbuja Internet y la recesión económica influyeron, pero esa situación cambió a mediados del año 2002, cuando la demanda comenzó a crecer fuertemente alrededor de fin de año. Los productores no esperaban seguramente tal subida. La demanda mundial aumentará fuertemente justo hasta el fin del año 2004, tras lo que se ralentizará fuertemente en el año 2005, debido a la fuerte alza en los precios.

La demanda mundial aumentó en un 4% en el año 2004. Fue un incremento considerable. En ese periodo de 2003-2004, la producción sigue el crecimiento de la demanda. En 2004, 2005 y 2006 la producción supera a la demanda de sobra en el segundo y tercer trimestre.

Entre el otoño de 2003 y el invierno de 2004, la producción iguala a la demanda. Durante el otoño 2004, la demanda supera ligeramente la producción pero durante el invierno 2005, ésta iguala a la producción. Durante el otoño de 2005 y el invierno de 2006, la demanda excede la producción. Pero es en el curso del otoño de 2006 e invierno de 2007 que la demanda supera ya francamente a la oferta.

Mientras que el segundo trimestre fue el momento para llenar las existencias para la OCDE durante los tres años anteriores, ya el segundo trimestre de 2007 se pone de manifiesto que la producción iguala justo la demanda. Por ello, los stocks tienen el riesgo de apenas cubrir la demanda durante la primavera después del fuerte trasiego de los meses fríos anteriores. En el último informe de la AIE de mayo de 2007, los inventarios alcanzan una progresión de las existencias de solamente 8 Mb/d en abril, lo que está bien por debajo de lo que se encuentra habitualmente.

A continuación, abordamos las proyecciones de la EIA hasta finales de 2008.

El elemento crucial: la EIA prevé que la demanda alcanzará los 89 Mb/d a lo largo del cuarto trimestre de 2008.

Partimos del mes de junio de 2007. Estamos, pues, a 16 meses del principio del cuarto trimestre de 2008. Entre el primer trimestre de 2007 y el último trimestre de 2008, la demanda subiría, según esas estimaciones, de 86 a 89 Mb/d. Pero como la producción se encuentra a 84,1 Mb/d con fecha del primer trimestre de 2007, ésta debería pues subir de 5 Mb/d de aquí a a finales de 2008 para abastecer suficientemente el mundo de petróleo durante este período. Es un crecimiento, en verdad, considerable.

Las proyecciones de la EIA sobre la producción de aquí al 2008 muestra una fuerte subida de la producción para el próximo trimestre (2007 - T3); luego, un crecimiento casi continuo excepto en invierno 2008. Por ello, la EIA asume una proyección de la producción mundial a 88,7 Mb/d a finales de 2008. Esto es, prevén un crecimiento de 4,7 Mb/d de la producción entre el primer trimestre de 2007 y el último trimestre de 2008. Este crecimiento sería equivalente en proporción al registrado en el periodo 2003-2004.

Observemos ahora las curvas de la OPEP y los países no OPEP.

Consideramos aquí la producción de la OPEP incluyendo a la recientemente incorporada Angola, sobre el conjunto del período que va de 2001 a 2008. La OPEP comprende 12 países productores. Incluimos también el conjunto de la producción de la OPEP, el petróleo bruto, el no convencional, el NGL y las ganancias en refinería.

En el caso de la producción de la OPEP, se puede observar la fortísima progresión entre el segundo trimestre de 2002 y el tercer trimestre de 2005 (por el momento, alcanzó el pico de producción en septiembre de 2005). La producción de la OPEP pasó 29 Mb/d a 35,9 Mb/d en un poco más de tres años. El crecimiento fue, pues, de 7 Mb/d. Desde el tercer trimestre de 2005, la producción bajó en casi 1,5 Mb/d hasta el primer trimestre de 2007.

En lo que respecta a la producción de los países no OPEP, se puede obervar una meseta de producción desde el último trimestre de 2003 hasta ahora. Esta meseta oscila entre 48,5 y 49,5 Mb/d.

La EIA prevé que la producción no OPEP reiniciaría su crecimiento a partir del próximo trimestre, el tercer trimestre de 2007 y que subiría en un millón de barriles de aquí a finales del año. La producción no OPEP alcanzaría 50,5 Mb/d a finales de 2007. Después, registra un ligero declive de la producción en el primer trimestre de 2008, tras lo que ésta volvería a incrementarse, para recuperar el millón de barriles suplementario a finales de 2008. La producción no OPEP alcanzaría 51,5 Mb/d a finales de 2008.

En consecuencia, la producción no OPEP aumentaría en 2 Mb/d entre principio de 2007 y el final de 2008.

En el caso de la producción de la OPEP, el declive concluiría durante el primer trimestre de 2007 y la producción aumentaría mucho en el transcurso del tercer trimestre de 2007 (más de 1 Mb/d); luego lograría más de un millón de barriles de aquí a a finales de 2008. La producción de la OPEP alcanzaría pues 37,2 Mb/d a finales de 2008.

La producción de la OPEP aumentaría en 2,6 Mb/d entre principio 2007 y a finales de 2008. Conclusión En estos dos gráficos podemos ver que nos encontramos actualmente en un punto de equilibrio. La producción debería aumentar en 4,6 Mb/d de aquí a a finales de 2008, en el espacio de un año y medio. La EIA asigna 2,6 Mb/d de crecimiento para la OPEP y 2 Mb/d para los países no OPEP.

Este escenario es tremendamente ambicioso. Próximamente analizaremos dónde sitúa la Agencia los “yacimientos” de crecimiento y lo que podemos opinar de ello.

En el caso de que la producción mantenga su actual meseta, con vistas al comienzo de su declive final, la situación se tornaría ingobernable, tanto en el aspecto relacionado con los inventarios, como en lo relativo al suministro de la OCDE y a la situación económica.

Es muy probable que el cenit de los inventarios comerciales y estratégicos de la OCDE esté situado ahora en octubre de 2006.

El punto de basculamiento entre la oferta y la demanda mundial de petróleo se puede producir a partir de junio de 2007. Puede, no obstante, retrasarse, dependiendo de la evolución de la producción mundial, los precios y la demanda mundial. Se producirá, en cualquier caso, en los 18 meses que vienen.

¿Qué significa este punto de basculamiento?

Hasta ahora, el mercado petrolífero era guiado por la demanda. Si la demanda aumentaba, la OPEP satisfacía esa demanda. Si había recesión, la OPEP cerraba los grifos para mantener los precios. La producción se adaptaba a la evolución de la demanda.

Desde 2004, la situación cambió. la OPEP no pudo garantizar los precios estables y, al parecer, perdió el control de su producción. Parece haber perdido su capacidad suplementaria de producción que le permitía adaptar su volumen de producción a las condiciones de la demanda.

Se puede decir que el período 2004-2007 es el período de transición de un mercado guiado por la demanda a un mercado guiado por la capacidad de producción. El punto de equilibrio de la balanza se corresponde con el momento en que la producción toma el control total del mercado. Después de este punto, la demanda debe seguir la evolución de las capacidades de producción. Si las capacidades mundiales de producción aumentan, entonces la demanda puede aumentar en las proporciones de la producción. SI la producción baja, entonces la demanda debe también bajar. El factor corrector de la demanda será el precio, en ausencia de acuerdo internacional para administrar la escasez.

Si los agentes financieros intervienen para contener la subida de precio, huyendo de la recesión económica que eso implicaría, y si la subida de los precios no llega a actuar suficientemente sobre una demanda que tiene una elasticidad limitada, entonces el riesgo de que las existencias de la OCDE se vacíen y de que se registren episodios de escasez reales en los países podría estar ante nosotros rápidamente. Pero antes de que ello ocurra, se producirán situaciones de escasez en los países en desarrollo. Es por otra parte, al parecer, lo que ya ocurre en algunos países. Son cada vez más frecuentes los cortes de suministro eléctrico en países como Bangladesh, India, y en algunos países de África. Abordaremos esta cuestión más adelante.

Makhnovitch.

Otras traducciones de este mismo autor en Crisis Energética son " ¿Cenit del petróleo en julio de 2006?" y "Cenit de producción de diciembre 2003".

Última Edición: jueves, 01 enero 1970 @ 01:00 CET| Hits: 11.292 Ver la versión para imprimir