Bienvenido(a) a Crisis Energética jueves, 21 septiembre 2017 @ 17:48 CEST

Los planes de emergencia nuclear no garantizan la gestión de evacuaciones

  • Autor:
  • Lecturas 946
Artículos

Mucho se ha hablado sobre la catastrofe de Japon y sus centrales pero muy poco han sido al final las repercusiones, salvo vacuas declaraciones de buenas intenciones. Aunque no seamos un pais propenso a tsunamis no por ello estamos libres de un accidente, ¿y cómo estamos verdaderamente en normas y planes de emergencia ante un accidente. Hoy sale publicado este artículo haciendo referencia a un estudio sobre este tema.

Los ciudadanos afrontarían dificultades significativas para ser evacuados de las cercanías de una central nuclear española afectada por un accidente que liberara niveles peligrosos de radiactividad. Es la conclusión de un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona que advierte que los planes de emergencia nuclear (PEN), herramienta obligatoria para asegurar la protección de la población si las centrales atómicas sufren un accidente atómico, "difícilmente proporcionan el blindaje esperado" y presentan "deficiencias significativas" en la formación y preparación de los medios que deberían intervenir en esta emergencia. "Sin embargo la Administración debe hacerse cargo de la protección de la población ajena a una instalación nuclear", recuerda el informe presentado hoy en Valladolid en una reunión de la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC).

El coste (no) renovable

  • Autor:
  • Lecturas 2.125
Artículos

CLAES, Centro Latino Americano Ecología Social, ha publicado recientemente (nº88) una noticia que señala los costes no renovables de las tecnologías en función de metales y minería asociada para Sudamérica. La paradoja radica en que cuando intentamos independizarnos del petróleo y sus derivados caemos en el saco de las materias primas.

Feliz lectura:

RENOVABLES DEVORARÁN METALES VALIOSOS

El avance de las energías renovables en América Latina aumentará la demanda de metales como el cobre, que sólo podría ser cubierta mediante el reciclaje. Las tecnologías alternativas, como las celdas fotovoltaicas, los aerogeneradores y los calentadores de agua solares, requieren de materiales como silicio, galio, indio, acero y cobre.

“Es posible que presione la demanda. Hay una discusión fuerte en torno a los materiales. Empiezan a aparecer otros que se vuelven estratégicos. En el momento en que los combustibles fósiles se acaban y se sustituyen por inversiones en tecnología renovable, el mineral se vuelve más importante que el petróleo, el gas y el carbón”, dijo a IPS el presidente de la no gubernamental Energía, Tecnología y Educación (ENTE), Odón de Buen.

En América Central, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, se espera un rápido crecimiento de las energías renovables para 2020, año en que la demanda adicional de cobre de esos países oscilaría entre 57.850 y 111.820 toneladas.

“La energía eólica y de pequeñas hidroeléctricas representan 73 por ciento de la demanda total de cobre. Cuando se incluye la generación de electricidad a partir de biomasa proyectada, esas tres tecnologías alcanzan 86 y 93 por ciento de la demanda estimada de cobre para 2020.

En 2019, Brasil necesitará entre 39.940 y 44.440 toneladas adicionales, Argentina, entre 4.070 y 29.610 para 2020 y México, 5.860 para esa misma fecha. “El reciclaje y el alza de precios pueden contribuir a disminuir la presión. Al poner más metal en el mercado, la oferta reduce el precio. Si hay déficit, los precios suben, y origina la sustitución de un metal por otro”, explicó Alejandro Jaramillo, miembro del Buró Internacional de Reciclaje, asociación global que reúne a más de 800 empresas y más de 70 federaciones nacionales, con sede en Bruselas. El reciclaje podría alimentar al sector renovable con los metales necesarios, además de desacelerar la actividad minera, según los expertos. De hecho, el informe “Tasas de reciclaje de metales”, del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, advierte de que algunos metales fundamentales para la fabricación de tecnologías limpias podrían escasear por sus bajas tasas de reciclaje.

A 120km/h y con el petróleo más caro que cuando los 110 km/h

  • Autor:
  • Lecturas 1.466
Artículos

El Grupo de Estudios de Energía en la Sostenibilidad publica un artículo sobre la vuelta a la velocidad máxima de 120 km/h en las autovías y las autopistas españolas, aún cuando el precio del petróleo está hoy más alto de lo que estaba cuando se estableció la medida. El artículo incluye una tabla con las medidas propuestas por la Agencia Internacional de la Energía en 2005 con su informe "Saving Oil in a Hurry".

En el diario El País de hoy Rafael Méndez publica un artículo en el que se indica que el crudo sube un 12% desde que el Ejecutivo volvió al límite de 120 y donde de nuevo Mariano Marzo da su opinión al respecto:

El catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo, considera que la evolución del mercado petróleo está muy lejos de la calma: "La AIE puso en circulación 60 millones de barriles, pero eso es menos del consumo mundial en un día, que es de 85 millones. No había ningún argumento sólido para decir que el petróleo iba a seguir bajando". Según Marzo, "el Gobierno tuvo suerte. Quería quitar los 110 para arañar votos y la AIE le dio la coartada, pero nada ha cambiado". Él insiste en que la subida de precio apunta un problema mayor que el de Libia, ya que "pone en duda la capacidad de producción y refino de Arabia Saudí para suplir el desastre libio".

Marzo sostiene que es muy difícil predecir cómo evolucionará el precio, que si la AIE vuelve a recurrir a sus reservas puede haber vaivenes: "Se puede esperar mucha volatilidad, pero nadie piensa seriamente en una bajada salvo que haya una recaída económica mundial importante".

Vivir sin petróleo

  • Autor:
  • Lecturas 2.223
Artículos

El suplemento "Es" editado por La Vanguardia y que se publica hoy tiene como reportaje central uno dedicado a la era postpetróleo, "Vivir sin petróleo. En el reportaje se entrevista extensamente al geólogo Mariano Marzo.

El oro negro no se agotará en breve, pero no volverá a ser barato como antes. El fin de ciclo replanteará hábitos y nos hará descubrir que usamos el petróleo para mucho más de lo que pensamos. ¿Qué nos espera?

España, año 2040. Después de una breve ducha con agua caliente, gracias a la energía de los paneles solares, el señor García decide quedarse en casa y dedica la mañana a trabajar. Hace años que ha dejado de acudir a la oficina para ahorrarse el desplazamiento. Por la tarde, coge la bicicleta y va a hacer unos recados. Compra unas prendas confeccionadas con fibras naturales, unas pilas recargables y unas bolsas para el reciclaje. Al volver, coge un tranvía eléctrico que pasa justo por el centro, vetado a los coches. Al llegar a casa, tomará un aperitivo en la manzana ajardinada de su finca con el resto de los vecinos, con quien comparte el uso de los espacios y de las instalaciones. Cenará tomates del huerto urbano ubicado a pocos kilómetros de la ciudad. Mientras unos escasos vehículos eléctricos circulan por su urbanización en las afueras, el señor García se acostará en la cama soñando con hacer el único viaje anual en avión que lleva meses planeando.¿Es este el futuro que nos espera?

Los TEDAX sociales

  • Autor:
  • Lecturas 2.936
Artículos
Cuando dos elefantes se pelean quien sufre es la hierba.
Proverbio africano.

O con el mismo significado en feliz aportación cervantina: “Entre dos piedras molares… nunca metas los pulgares”. Si hacemos un análisis someramente crítico de la Historia, colegiremos sin duda que los pueblos nunca han derribado gobiernos impuestos. Todo lo más, revueltas de hambre finiquitadas cuando los poderes fácticos han restablecido su equilibrio. Lo que pasa es que confundimos estas luchas entre peones con guerras civiles, revoluciones, etc.

Porque cuando se organiza un grupo de presión, cohesionado y organizado al margen de los pastores mediáticos se hacen necesarios los TEDAX sociales, esos individuos preparados para desactivar los movimientos espontáneos que pretendan alterar el orden natural y la cadena trófica desde cuya cúspide nos observan.

No es imposible que sea innata la necesidad de formar parte de un grupo que tan buenos resultados, evolutivamente hablando, nos ha dado a los humanos, y además tiene dos direcciones. Por un lado la identificación endogrupal (los míos) y por otro la diferenciación exogrupal (los otros). La pertenencia a un grupo aflora sesgos cognitivos que potencian los rasgos positivos para los nuestros y, por supuesto, negativos para los otros. Además pertenecemos a varios grupos (trabajo, amigos, estudios, etc) siendo la identificación grupal casi instantánea, como pone de manifiesto este experimento de Tajfel:

Este psicólogo inglés juntó a un grupo de jóvenes y los separó en base a sus gustos hacia las obras de dos pintores abstractos: Klee y Kandinsky. Esos jóvenes ni siquiera conocían a los artistas. Después, por separado, se les fue contando que pertenecían al grupo de Klee o al de Kandinsky, pero sin indicar quién más estaba en ese grupo ni ninguna característica que les definiera, sólo el nombre del grupo. No se dijo por tanto nada que pudiera fortalecer alianzas ni crear prejuicios. Luego se les entregó una cantidad de dinero para repartir entre los participantes en el experimento y se les preguntó cuál sería el reparto que ellos harían: la misma cantidad a todos, mismo reparto entre ambos grupos, más cantidad al grupo que tuviera más miembros, … ¿Y cómo creéis que se comportaron? Pues premiando a los miembros de su grupo y castigando al grupo contrario.

Pero es asombrosamente sencillo destruir esta cohesión creando una división artificial dentro del grupo atribuyéndole, más tarde, la autoría de la misma. Si dentro de la protesta, quien la organiza es de los otros (que ya sabemos pletóricos de defectos y mezquindades) nos vemos impelidos a abandonar esa corriente de rebeldía. Por ejemplo: los antinucleares son todos progres, (como queda de manifiesto en este foro donde no aparecen con puntualidad de tren británico los improperios de rigor junto a los nombres propios de Fidel Castro o Chávez e, incluso, uno de los editores se permite flirteos nostálgicos con la Albania comunista dejando patente su desprecio por la libertad). Es bien sabido, incluso por los estudiantes de letras y acaso por los analfabetos, que un becquerelio es tan radiactivo para un liberal de ensortijados cabellos con una argamasa de gomina como para un ácrata de piercing en la oreja y riñonera boomerang, pero como uno va a misa de doce y tiene un móvil táctil ya no se manifiesta.

Si trastrocamos las labiales, palatales o guturales del sustantivo a abominar podemos convertir progres (término ya de por sí escarnecido) en pobres. Y si algo es de pobres, estimado lector, en España no tiene cobijo más que como entretenimiento de ricos a la puerta de la iglesia entre visones, uñas de porcelana, huchas precintadas y pegatinas del Domund.

Todo eso lo sabemos.

Unilateralismo y Monroe

Artículos

 A la par de la celebración de los 190 años de la batalla de Carabobo, y los 200 años de independencia de la República Bolivariana de Venezuela, hitos históricos que han desembocado en la soberanía venezolana sobre las reservas de petróleo más grandes del mundo, se celebra en Asia Central, una reunión tripartita entre Irán, Paquistán y Afganistán, países que han solicitado su incorporación -el último en calidad de observador- junto con India, a la Organización de Cooperación de Shanghai, fundada en 2001, liderada por Rusia y China.

 Las sanciones en contra del pueblo venezolano, dado que Pdvsa es una empresa pública, auspiciadas de manera ilegal por el Comité de Política exterior del Congreso de los Estados Unidos, y su resonancia en el Departamento de Estado, buscan afectar a las empresas chinas, rusas e indias, que hacen vida en Venezuela. Son contra la OCS.

 Son contra la OPEP, el Alba, Unasur, los pueblos de América Latina y el Caribe, y la cumbre del CELAC. También van dirigidas a las empresas españolas, británicas, francesas, noruegas, portuguesas, italianas, alemanas, toda Europa, dentro del marco de la doctrina Monroe (1823). Las africanas: Suráfrica y Argelia. Las de Japón, Vietnam, Malasia, y el mundo, al que Venezuela asegura suministro seguro y confiable, sin interferencia de terceros.

 Van dirigidas al pueblo de los Estados Unidos, contra el subsidio al combustible de calefacción, y los lazos de hermandad, expresados en un suministro responsable, oportuno, permanente y seguro de petróleo y derivados, que la ultraderecha estadounidense, por más que lo intente, no logrará variar. Es intrínseco a nuestra política.

 El mundo, sus pueblos y gobiernos, deben pronunciarse contra el unilateralismo imperial estadounidense, dentro del cual se suscriben las sanciones y amenazas a Venezuela y Pdvsa, que busca supeditar a sus intereses geopolíticos, el suministro de petróleo mundial a terceros países.

Los miembros de la AIE utilizan las reservas de emergencia por primera vez en la historia

  • Autor:
  • Lecturas 3.750
Artículos

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha anunciado que, por primera vez en la historia, los países miembros de la AIE van a utilizar sus reservas de emergencia de petróleo. Se van a poner a disposición de los mercados 60 millones de barriles para tratar de compensar la pérdida de la extracción Libia (a finales de mayo, este país había dejado de poner en el mercado 132 millones de barriles). Este petróleo de emergencia será dispuesto a razón de 2 millones de barriles diarios por un periodo de 30 días.

A pesar de que existen enormes incertidumbres, los analistas coinciden en que los suministros libios seguirán estando en gran medida fuera del mercado durante el resto de 2011. Dada esta pérdida y el aumento estacional de la demanda, la AIE acoge con beneplácito las intenciones anunciadas de aumentar la producción por parte de los principales países productores de petróleo. Como estos aumentos de la producción tardarán inevitablemente tiempo y la economía mundial aún se están recuperando, la amenaza de una grave contracción mercado, especialmente para algunas categorías de petróleo, plantea la necesidad inmediata de poner a disposición del mercado petróleo o productos adicionales. La acción colectiva de la AIE tiene por objeto complementar los aumentos previstos en la producción de estos países productores, para ayudar a salvar la brecha hasta que suficiente petróleo de ellos alcance los mercados mundiales.

Las reservas de los países miembros de la AIE llegan hasta los 4.100 millones de barriles, de los cuales casi 1.600 millones se guardan solo para situaciones de emergencia. Los países miembros de la AIE que son importadores netos de petróleo tienen la obligación legal de mantener reservas de petróleo para al menos 90 días de importaciones netas. Actualmente las reservas podrían durar 146 días. Dentro de 30 días la Junta de Gobierno de la AIE volverá a evaluar el mercado petrolero y el impacto de esta acción coordinada y decidirá sobre posibles futuras acciones.

El analista Gregror Mcdonald hace estos comentarios en su página web:

Sabemos que Arabia Saudita no rescató el mercado del petróleo esta primavera, como se había previsto inicialmente. Tanto el Financial Times y Gregor.us ha cubierto este tema ya en febrero. En el mes de abril, quedó claro que los sauditas no compensaron la pérdida libia. Por lo tanto, la liberación del inventario de la AIE implica que cualquier oferta adicional que Arabia Saudita pueda ofrecer, es demasiado amarga (n. del T.: de alto contenido en azufre) y pesada para hacer bajar los precios mundiales del diesel, o Arabia Saudita sólo puede bombear petróleo adicional durante períodos de tiempo cortos.

Las liberaciones de petróleo de las reservas son contraintuitivamente alcistas, no bajistas, para los precios. Mientras que los precios del petróleo sin duda será verán sacudidos durante varios meses, comunicados de prensa como estos sólo hacen que destaque el problema fundamental que tenemos: suministro estructuralmente restringido. Por ejemplo, la OCDE pudo haber recurrido a los productores no miembros de la OPEP en su esfera de influencia y pedirles que produjesen más. Pero los productores no miembros de la OPEP, representando el 57% del total mundial de abastecimiento, no tienen capacidad ociosa. El mercado del petróleo va a tener que arreglárselas más rápido de lo que muchos imaginan.

Al bajar los precios, la AIE está amenazando la gran cantidad de abastecimiento marginal que ha entrado en funcionamiento los dos últimos años. Gran parte de este petróleo es extraído de esquistos bituminosos, perforado en grandes profundidades de los océanos, o convertido a partir de la tierra petroleada (arenas de alquitrán). En la medida en que el precio baja por ese tipo de acciones, esto afectará a los futuros planes de desarrollo de los productores de petróleo y gas que se han dedicado a llevar al mundo su nuevo suministro de alto precio. Mi objetivo es de 80$ para el precio en el que el suministro no será interrumpido, sino para el que el suministro marginal futuro mínimamente importante esté en riesgo. De nuevo, el mercado del petróleo va a hacer estas cuentas y no le llevará mucho hacer los cálculos.

El pacto del euro

  • Autor:
  • Lecturas 1.597
Artículos

El usuario KesheR ha enlazado en los foros un artículo escrito por él mismo en el que analiza el pacto del euro propuesto por la UE: "El pacto del euro y más allá: Entender la economía como un crimen organizado".

En otros tiempos y en otras sociedades menos complejas, cuando un poderoso quería explotarte te ponía unos grilletes, te daba unos azotes, te mantenía a base de pan y agua, violaba a tu mujer e hijas y encima te obligaba a llamarle señor. Por supuesto, también era costumbre que al explotado se le cruzasen los cables y le cortase la garganta al señor mientras dormía, o se aliase con los explotados de los alrededores para cortar varias gargantas de varios señores. La insurrección era vista como algo lógico e inevitable, y la vergüenza recaía sobre el señor por no haberse sabido defender. La cosa estaba clara, las cartas no estaban marcadas y hasta el más tonto de la aldea hubiera podido señalar al explotador en una rueda de reconocimiento.

Hoy en día, los señores han convertido la economía en algo tan complejo que las masas se ven incapaces de comprender de dónde les llueven los golpes. Han mutado los grilletes y el látigo en entelequias incomprensibles tales como el IBEX-35, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo. Han transformado la economía en una máscara detrás de la que robar y machacar al pueblo bajo un prudente velo de anonimato e impunidad. No se puede guillotinar a la CEOE, ni quemar sus propiedades, porque la CEOE sólo existe en el reino de las ideas.Otra entelequia sin garganta que cortar es el nuevo acuerdo a puerta cerrada parido por Merkely Sarkozy: el Pacto del Euro. Se trata de la enésima reforma en contra de los trabajadores que se anuncia como inevitable para salir de “la crisis”; en este caso, el objetivo declarado es aumentar la “competitividad” para contener el déficit en los estados de la Unión Europea y así evitar nuevos "rescates". En palabras de El País [1], «el acuerdo se basa en compromisos sobre moderación salarial, contención del gasto en pensiones y prestaciones sociales, flexiseguridad laboral para fomentar el empleo y coordinación de las políticas fiscales». A cualquier trabajador se le deberíanponer los pelos de punta ante esta retórica anti-proletaria, que analizaremos punto por punto.

La histeria va con en el precio

  • Autor:
  • Lecturas 1.323
Artículos

Otro excelente artículo de Rafael Poch, corresponsal de La Vanguardia en Berlín. Poch hace una recapitulación de la evolución de la crisis y las movilizaciones ciudadanas, y explica porqué la histeria y la sobrerreacción de la clase política frente a lo que pasa en la calle, y recuerda lo que sucedió en Alemania cuando las primeras campañas antinucleares: les llamaban terroristas.

Cuando en Alemania arrancaba en los setenta el movimiento antinuclear, el establishment hacía afirmaciones y acusaciones disparatadas del mismo tenor. El Presidente de Baden-Württemberg, Hans Filbinger, decía que sin la contestada central nuclear de Wyhl, “las luces de nuestra región comenzarán a apagarse a finales de la década”. Antes de esa fecha, en 1978, Filbinger, un antiguo juez nazi, tuvo que dimitir al conocerse su participación en sentencias de muerte del régimen anterior. El movimiento ciudadano era criminalizado sin complejos. “Su núcleo lo forman puros terroristas, meros delincuentes”, decía el democristiano Gerhard Stoltenberg, presidente de Schleswig-Holstein. “Hay que hablar no tanto de alborotadores como de terroristas”, decía el ministro de justicia, el socialdemócrata Hans-Jochen Vogel. Más tarde, en enero de 1980, cuando se fundó el Partido Verde, el ideólogo del SPD, Egon Bahr, anunciaba el nacimiento de un “peligro para la democracia”, mientras su colega Erhard Eppler comparaba la presión de las manifestaciones antinucleares con las marchas callejeras de las escuadras nazis de la S.A.

Todo esto debe ser recordado hoy, cuando, después de Chernobyl y Fukushima, Alemania pone fecha al fin de la energía nuclear. Se ofrece así un poco de perspectiva sobre lo que le espera a una ciudadanía que ahora toma la palabra. Cualquiera que hoy hable en Europa de propuestas de cambio tan razonables como nacionalizar la banca, o prohibir el uso de las fuerzas armadas fuera de las fronteras sin expreso referendo popular, merece ese tipo de histeria. Que a lomos del camello haya un truhán cairota con turbante o un conseller inepto con barretina, cambia poco el asunto: la histeria va incluida en el precio de cuestionar la oligarquía.

La indignación no ha hecho más que comenzar

  • Autor:
  • Lecturas 1.806
Artículos

Artículo publicado en sostenible.cat (y que personalmente dedico a Arcadi Oliveras, presidente de Justicia i Pau, activista incansable que últimamente ha sido blanco de amenazas por parte del consejero de interior del gobierno catalán por decir en voz alta lo que muchos sospechamos, que los mando policiales actuan con métodos mafiosos con el objetivo de desprestigiar el movimiento 15M y justificar el uso de la violencia):

El desafío es enorme, posiblemente el mayor en la historia de la humanidad, reconocer los límites al crecimiento en un planeta plagado de desigualdades, en el que apenas 900 millones de personas dejan sin futuro con su consumo cotidiano a los 6.100 millones restantes no es una tarea fácil. Ni siquiera la mayoría de la izquierda, teóricamente más sensible a las protestas, ha interiorizado la nueva realidad y piensa que aún se puede domar desde dentro al sistema, y que la eficiencia y los mercados volverán a ensanchar los horizontes del crecimiento, y con ellos la esperanza de que el pastel aumente de tamaño y de un respiro a los que menos tienen. El día que la izquierda vuelva a hablar de repartir la riqueza de verdad quizás vuelva a ser digna de ese nombre.

Ciertamente el movimiento del 15M es de lo más importante que ha pasado en este país y me atrevería a decir que en el mundo, en los últimos años, con todos sus problemas, contradicciones, carencias, una explosión de conciencia ciudadana, capaz de llevar la protesta a las calles de manera mayoritariamente pacífica, sin líderes ni partidos empujando detrás, solo con los medios que proporciona Internet y mucho, mucho voluntarismo (del que no necesita un ordenador para existir).

Entre las "carencias" (y es una opinión personal fácilmente entendible desde mi posición de editor de esta web y presidente de AEREN) de este movimiento está quizás la de no colocar en una posición predominante entre las causas de la situación actual el deterioro ecológico (y social, por parafrasear el título de un excelente libro de José Luis Naredo). De manera muy resumida y casi precipitada es lo que intento transmitir en este artículo. Que ante los problemas por continuar con el crecimiento causados por los límites físicos (tanto en suministro, petróleo, como en sumideros, CO2), la cleptocracia que rige los destinos económicos del planeta ha optado por pisar a fondo el acelerador, profundizando en las desigualdades, y aguzando la imaginación con un único objetivo: que la parte del pastel que ellos consideran como legítima y a la que no están dispuestos a renunciar, no decrezca, aunque para ello tengan que hundir países enteros y destruir la frágil paz social que permitía ese remedo de progreso avalado por las cifras del PIB.

Por eso he creído necesario escribir este artículo, porque en las raíces de todo está lo más básico, la energía, los recursos, sin ellos, incluso si aceptamos transitar por el camino más austero, no hay nada de todo lo demás. Aún hay muchas más cosas que explicar, que acabar con las injusticias y con las desigualdades no será suficiente, que acabar con los ladrones no traerá inmediatamente de vuelta el "paraiso del consumo". Que la indignación aquí tiene que escuchar a otra indignación muda hasta ahora, la de cientos de millones de personas que viven en la precariedad para que nosotros podamos comprar mierda barata, que no habrá paz de ningún tipo sin justicia verdadera. Que para que este movimiento triunfe hemos de dejar de mirarnos el ombligo y entender lo que está en juego: es necesario internacionalizar el movimiento y poner de manifiesto la situación energética y ecológica, sin la comprensión y el compromiso internacional será imposible "arreglar" esto, corremos el riesgo, una vez más, de que estos problemas desemboquen no en solidaridad internacional y compromiso, sino en nuevos fascismos que con sus dedos acusadores jueguen a asegurar un miserable e insostenible statu quo a costa, de nuevo, de los más débiles.