Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 28 junio 2022 @ 02:09 CEST

Crisis Energética Foros

Artículos de opinión para enviar a la prensa


Estado: desconectado

Lehendarkadi

Forum User
Novato
Identificado: 08/07/2008
Mensajes: 11
La idea de este hilo seria recopilar artículos para concienciar sobre la crisis energetica y que sean relativamente cortos y escritos de forma clara, accesibles para todos los públicos, con el objetivo de enviarlos a la prensa y que sean publicados en las secciones de opinión. Es difícil que sean publicados en la prensa nacional, pero es muy facil que sean publicados en la prensa mas local, así que, ànimos! Un mismo articulo se puede publicar en muchos diarios distintos! a bombardear propagandísticamente todos los medios posibles!
Estaria bien mostrar aqui la imagen escaneada de los articulos una vez publicados.
Aqui teneis el primero:

Como nos lo haremos para vivir sin petróleo barato?

Es curiosa la fe ciega en la ciencia—totalmente acientífica—que se profesa tanto mayoritariamente en nuestra sociedad. Me refiero al predominio social de la creencia en que el progreso científico y su aplicación tecnológica nos salvará de todos los males habidos y por haber. Tal creencia choca frontalmente con el principio científico de la incertidumbre: no existe ninguna verdad absoluta; una idea tan sólo puede ser cierta mientras no se demuestre lo contrario. Es decir, no tiene mucho sentido creer religiosamente con la ciencia, sería más acertado creer escepticamente. Una previsión científica sobre el futuro de nuestra sociedad tendría que incluir todos los escenarios posibles y un cálculo de probabilidades de cada uno de los escenarios. Debido a que nuestra sociedad actual se sustenta en el consumo energético de combustibles fósiles, me parece pertinente examinar las previsiones sobre nuestro futuro energético. Para empezar tenemos una previsión infalible: los combustibles fósiles (a partir de ahora CF) no son infinitos, así que tarde o temprano nos veremos forzados a buscar alternativas. Partiendo de esta premisa, divido las previsiones en dos grupos: las optimistas con la actual organización social y su respectivo modelo energético y las que son pesimistas. Las previsiones optimistas nos dicen que el creciente encarecimiento o escasez de CF incentivará la investigación científica y tecnológica que nos obsequiará indefectiblemente con nuevas fuentes energéticas y una nueva tecnología mucho más eficiente que nos permitirán suplantar los CF cómodamente. También hay la versión conspirativa que nos dice que ya se han descubierto estas milagrosas fuentes de energía y tecnologías, pero se mantienen en secreto debido a intereses de mercado u otros. Por otra parte tenemos las previsiones pesimistas, ya sea porque no se han descubierto ni se descubrirán fuentes de energía tan “baratas” como los CF o porque ya no disponemos de tiempo suficiente para llevar a término una transición energética que nos permita mantener nuestro privilegiado estado del bienestar. De estas previsiones se deriva que no se podrá mantener nuestra actual opulencia consumista ni muy probablemente, nuestra superpoblación y aglomeraciones urbanas. Parece curioso el hecho que la mayor parte de nuestra sociedad, empezando por sus dirigentes, pensamos y actuamos ignorando completamente o infravalorando los posibles horizontes pesimistas (por poco probables que sean!), si tenemos en cuenta sus nefastas consecuencias. Pero en realidad es bien lógico que sea así puesto que nos resulta mucho más cómodo ser optimistas con la actual organización social, que no tener que asumir que esta y el modo de vida que promueve—en la actualidad totalmente insostenible—a la larga podrían resultar ser muy equivocados. Reconocer tal posibilidad desde una postura responsable nos supondría cambiar muchas cosas de nuestras vidas y nuestra sociedad—para hacerlas sostenibles a largo plazo—que no nos da la gana de cambiar. Así que preferimos ponernos una vena en los ojos ante el futuro que no nos gusta y disfrutar del momento presente, quizás con la inconsciente esperanza que en todo caso serian nuestros hijos, nietos o, todavía mejor, nuestros desconocidos bisnietos—y NO nosotros—quienes deberán sufrir los posibles horizontes pesimistas.

Esta traducido del catalan, aquí teneis el original: idees infiltrades | idees incòmodes per a ments benpensants

La crisis energética hará que qualquier mala experiéncia anterior parezca ridícula.

Estado: desconectado

Amadeus

Forum User
Miembro activo
Identificado: 24/05/2008
Mensajes: 1284
Lehendarkadi, no me parece mala tu idea.

Un solo pero...

Se debería contar con el explícito consentimiento del autor para hacerlo.

Solidaridad, Salud y Salu2,

AMADEUS

P.D.: ¡coño! el sistema me acba de nombrar Veterano al escribir mi comentario 1200... Entro con buen pie en este nefasto 2012!!!

Estado: desconectado

Lehendarkadi

Forum User
Novato
Identificado: 08/07/2008
Mensajes: 11
obviamente, se trata de colgar articulos escritos por nosostros mismos, como el que he colgado antes, o como bien dices con el consentimiento del autor.
La crisis energética hará que qualquier mala experiéncia anterior parezca ridícula.

Estado: desconectado

Lehendarkadi

Forum User
Novato
Identificado: 08/07/2008
Mensajes: 11
Aqui teneis otro articulo mio traducido del catalan que he enviado a la prensa:
No estamos en crisis, estamos en declive
Durante los últimos 4 años se ha repetido tantas veces la palabra crisis que alguien podría llegar a pensar que—tal y como se define en el diccionario—nos encontramos en una “fase circunstancialmente difícil que atraviesa una persona, una empresa, una industria, un país, etc.” Y a partir de aquí deducir que tan sólo se trata d’una fase, que tan pronto sea superada volveremos “a la normalidad” (por “normalidad” entendemos aquello que hemos vivido la mayor parte de nuestras vidas, es decir, los felices tiempos de crecimiento económico que terminaro ya hace más de 4 años por la maldita “crisis”). Aún así, estoy constatando que cada vez es más extraño encontrar alguien que mantenga esta idea y se impone más el “nada volverá a ser como antes”, en el sentido que no volveremos a vivir tan inconscientemente por encima de nuestras posibilidades. Pero incluso desde esta postura generalizada, se considera que las cosas ya no pueden ir mucho peor, que no podemos caer mucho más bajo, y que la crisis tiene una fecha de caducidad que los economistas y políticos de turno se encargan de ir posponiendo a medida que vence la fecha de la última predicción pifiada.
Teniendo en cuenta que nuestra vida moderna ya no depende de la climatología ni de nuestras habilidades agrícolas o ganaderas, sino de la existencia de petróleo barato y que tal y como afirma l’AIE (Agencia Internacional de l’Energía) traspasamos el pico del petróleo convencional en el año 2006, intuyo que no estamos atravesando una simple crisis pasajera… estamos en declive! Declive energético y, consecuentemente, económico (la energía es la capacidad de generar trabajo y, por lo tanto, de generar riqueza). Si cada vez tenemos menos energía, cada vez tendremos menos riqueza, menos estado del bienestar, menos “coche nuevo cada cuatro años”, menos escapadas de findesemana a capitales europeas,… en definitiva: menos de todo (viviendo en una época tan materialista y economicista como la nuestra, se entiende que me refiero a menos de todo a nivel material y económico. Esto no quita que nos podamos seguir enriqueciendo con todos los bienes relacionales y espirituales que dan sentido a nuestra existencia: la amistad, el amor, el sexo, el arte, el conocimiento, la conciencia,…).
Si bien a nadie se le escapa que llevamos 4 años de auténtico declive, existe una gran resistencia a concebir el declive proyectado en el futuro, ni siquiera como remota posibilidad. No disponemos de ninguna evidencia de que este declive tenga final pero nuestra religión basada en el progreso tecnológico perpetuo nos hace confiar ciegamente con “el ya se descubrirá algo”. Y nos olvidamos que vivimos en un planeta finito y que llevamos una pila de años consumiendo muchos más recursos de los que la tierra puede reponer y que esta fórmula tiene un único resultado posible: el declive. A nosotros sólo nos queda elegir si queremos que este declive sea penoso y forzado (cómo está siendo ahora) o consciente y voluntario (en este caso valdría más la pena hablar de decrecimiento en vez de declive, que suena muy trágico).

Aqui esta la version original: idees infiltrades | idees incòmodes per a ments benpensants
La crisis energética hará que qualquier mala experiéncia anterior parezca ridícula.

Todas las horas son CEST. Hora actual 02:09 .

  • Tópico normal
  • Tópico Pegado
  • Tópico bloqueado
  • Mensaje Nuevo
  • Tópico pegado con nuevo mensaje
  • Tópico bloqueado con nuevo mensaje
  •  Ver mensajes anónimos
  •  Los usuarios anónimos pueden enviar
  •  Se permite HTML
  •  Contenido censurado