Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 12 agosto 2020 @ 14:34 CEST

Crisis Energética Foros

¿Ecologismo sin cafeína?


Estado: desconectado

TEdison

Forum User
Miembro activo
Identificado: 07/05/2004
Mensajes: 600
Quiero llamar la atención sobre un texto de Salvador López Arnal: Decisiones (e intereses) verdes. Creo que plantea cuestiones de gran interés para personas interesadas en acabar con una política energética suicida.

En las muy recientes elecciones alemanas, apuntaba Pere Rusiñol en Público1, la izquierda pulverizó varios récords: los marxistas, la noción es del propio Rusiñol, llegaron al 12% y los verdes superaron por vez primera el 10%. El conjunto de la “izquierda alternativa” –la expresión es también del autor- obtuvo un 22,6%. Los socialdemócratas, por el contrario, cosecharon el peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial: apenas el 23%, prácticamente el mismo porcentaje de votos que la suma de Die Linke y Die Grünen.

... (Con este análisis) corremos el riesgo de sumar de forma homogénea y automática lo que no permite ser siempre sumado sin notable riesgo de error.

Un ejemplo que ilustra otra perspectiva para transitar por el sendero de la izquierda europea no entregada.

En las elecciones celebradas en el estado alemán del Sarre el pasado 30 de agosto, la Unión Demócrata Cristiana, CDU, y el partido (fundamentalista) liberal del FDP, perdieron las elecciones regionales. Estos fueron los resultados con una participación del 67,6%, 12 puntos más que en 2004: CDU, 34,5%, 19 escaños; SPD, 24,5%, 13 escaños; La Izquierda, 21,3 (2,3% en 2004), 11 escaños; FDP: 9,3% (4 puntos más que en 2004), cinco escaños; Verdes 5,9 y 3 escaños Los filonazis del NPD consiguieron un 1,5% de los votos y no tienen representación parlamentaria (consiguieron, por lo demás, un 4,0% en 2004; 2,5 puntos menos en 2008)

Existía, pues, la posibilidad de formar un gobierno alternativo sumando las fuerzas del SPD, Die Linke y de los propios Verdes: 27 escaños en total, 51,7% de los votos; frente a los 24 escaños y el 43,8% de los votos de la derecha.

No ha sido el caso. Los Verdes aprobaron el 11 de octubre de 2009 la constitución de un gobierno de coalición junto a la CDU y el FDP. Es la primera unión gubernamental hasta el momento de estas tres fuerzas políticas. En total, 27 escaños y el 49,7%.

Como muestran los datos, más allá de cualquier otra consideración, la primera opción era más democrática: 51,7% frente al 49,7% del gobierno CDU-FDP-Die Grünen.

¿Por qué los Verdes, un supuesto partido de “izquierda alternativa”, han tomado esa opción? Probablemente porque las ganancias partidistas son mucho mayores en esa negociación y porque no han querido mezclarse con las “huestes comunistas” de Die Linke.
¿Qué pensar de ello? Que los Verdes, digan lo que digan algunos de sus representantes, no se comportan siempre como una fuerza de izquierda y mucho menos de izquierda alterativa.

Que suena a sarcasmo político, por no usar palabras mayores, que uno de sus máximos dirigentes europeos, el señor Daniel Cohn Bendit, hable de reconstruir la izquierda en Europa arrojando de ella al grupo de la izquierda europea que sitúa, él, precisamente él, en los paisajes y tiempos del pleistoceno inferior.

Que algunos ciudadanos hemos dado nuestro voto en las recientes elecciones europeas a un eurodiputado, el señor Raül Romeva, que está integrado en un grupo parlamentario de estas curiosas y variables características. Desde luego, sin pretenderlo, sin declaración previa de intenciones, en lo que no es sino una estafa política reiterada.(Más información)

Que cuando se recuerda las elucubraciones, deseos, intenciones y reflexiones de cuadros y dirigentes de Los Verdes invitados a Barcelona por los amigos de mientras tanto, ... es fácil pensar, una vez más, en el engaño, en la inconsistencia, en las ilusiones nada heroicas, y en que, definitivamente, es mucho más fácil que el poder transforme que transformar, aunque sea mínimamente, ese poder que seduce y absorbe.

De todo ello, desde luego, una inferencia política se impone: es imprescindible no sólo cultivar el pensamiento crítico fuera de casa sino en la casa propia. Y para ello, no basta con decirlo sino que es necesario que estatuariamente, sin cacicadas en los cambios y en las formulaciones, un porcentaje, pongamos del 70% de la militancia que cuenta realmente, no acepte nunca cargos institucionales, directa o indirectamente, ni reciba ayudas por vías diversas del papá Estado, de grupos amigos o de corporaciones afables, colectivo que debe conservar la independencia económica y que debe tener como tarea básica o esencial en su militancia atar en corto los potenciales y casi seguros desmanes de los cargos políticos liberados que, sin pretenderlo o pretendiéndolo, van a crear a su alrededor una cortina de hierro de clientelismo formada por militantes (y familiares predispuestos) que ganan sustantivamente con la nueva situación hasta al punto de pasar a ser miembros, sin demasiado tiempo en la transición, de otra clase social y con un muy otro tipo de vida.

... ¿Faltan más pruebas? Acaso esta pueda valer: Joschka Fischer, el luchador sesentayochista, el carismático dirigente de “Die Grünen”, el razonable, laureado y pragmático ministro de Exteriores de la Alemania roji-verde, es actualmente asesor… de BMW.
¿No es suficiente?


A López Arnal no se le puede despachar con esas cantinelas de que es un ignorante de "la base termodinámica de la economía" y otros mediterráneos; al contrario, ha contribuido mucho a la difusión del tema entre quienes leemos en castellano -una publicación reciente, (.pdf) Contra la barbarie ecológica del capitalismo: entrevistas sobre aristas trágicas (y frecuentemente oscurecidas) de la civilización capitalista-. Creo que en el texto citado nos lleva a una cuestión de gran importancia: ¿es o no posible una respuesta a las crisis ecológicas independiente de todos los demás colores políticos? Si la respuesta fuese sí, lo que cuenta Salvador López Arnal no debería ser objeto de denuesto, sino entusiasmarnos.

Al margen de las muchas veces que en estas páginas se ha respondido con la afirmativa, ultimamente muchos señores muy listos andan por ahí diciendo que sí. Tal vez entre los más destacados esté Florent Marcellesi, coordinador del portal http://www.ecopolitica.org y de unas dicen que Juventudes Verdes. Además de en el portal que coordina, Marcellesi ha publicado y sustematizado sus ideas en un "cuaderno" de Bakeaz, (.pdf) ¡enlace erróneo!, del que salió una versión reducida en el número de verano de "Ecologista", la revista de Ecologistas en acción. Algunas citas:

De hecho, con la llegada del ecologismo en el terreno sociopolítico y la necesidad de tener en cuenta también los aspectos medioambientales, este tercer eje corresponde a la dialéctica fundamental planteada por la ecología política entre productivismo y antiproductivismo. Dada la magnitud de la crisis ecológica y si se considera que la oposición entre capital y trabajo ya no es determinante sino que lo crucial es la cuestión de la orientación de la producción, postulo que el eje productivista/antiproductivista se convierta en un eje estructurante y autónomo. De hecho, desde una perspectiva ecologista fuerte, no supone diferencia apreciable quién posea los medios de producción



considero que el ecosocialismo comparte suficientes fundamentos antiproductivistas con la ecología política para que, si se lleva a sus últimas consecuencias la crítica del marxismo, se aleje paulatinamente de su matriz socialista y se produzca un acercamiento cada vez mayor a la matriz ecologista.



¿Cómo se refleja en hechos un "acercamiento a la matriz ecologista"? Veámoslo en www.ecopolitica.org -en un texto de título revelador (La ecología política, ¿de izquierdas o de derechas? Hacia un ecologismo sin complejos): en el apoyo de las grandes organizaciones ecologistas a la propuesta medioambiental de la Constitución europea más allá de las cuestiones económicas. Si damos fe al -excelente- escrito de Enric Tello publicado en estas mismas páginas,Apuntes sobre las crisis o las crisis de nuestro tiempo, hay espacio para propuestas medioambientales "más allá de las cuestiones económicas": con tal de que haya 'ecoeficiencia', da igual que esta se produzca en escenario capitalista o socialista (gato blanco, gato negro, lo importante es que no se coma todos los ratones) , y dado que la inversión en esa ecoeficiencia puede ser interesante para el capital, no cabe descartar que sea el capitalismo el que preserve un patrimonio natural como herencia para las próximas generaciones y base sobre la que puedan seguir discutiendo de sistemas políticos... Siendo así, los movimientos que denuncia López Arnal no han de verse como tal rechazables, en principio.

Más allá de la teoría, Marcellesi lamenta que en España no hayan despegado partidos verdes como los de Francia o Alemania -lamenta que la preocupación ecológica siga aquí sobre todo representada por el ecosocialismo- y cree urgente ir cambiando de mentalidad para que el movimiento verde "despegue".

Alguno recordaréis que este escribano se sitúa más bien en otra línea -ici et ici- , así que os podéis imaginar que me pongo farruco al leer estas cosas. La verdad, no me sobra tiempo ahora para enfrascarme en estas cuestiones, pero sí creo interesante que se intercambien opiniones sobre el tema. Dejo telegráficamente la mía: para Marcellesi, las cifras sobre crisis ecologica ponen clara la necesidad de que el eje productivismo-antiproductivismo se imponga a otros ejes que tradicionalmente han dividido a las organizaciones políticas (colectivismo-liberalismo, autoritarismo-libertarismo), y esa necesidad ya la están satisfaciendo los partidos verdes, a los que hay que imitar; para mí, a Marcellesi se le olvida un eje (militarismo-pacifismo, o si se prefiere, terrorismo energético-antiterrorismo energético), eje en el que sus admirados partidos verdes se han colocado claramente del lado militarista, sin transcenderlo para nada (posición de los Verdes alemanes sobre la guerra en Kosovo) y en lo que para nada se debe imitarlos -pese a que con ello, sin duda, no se lograrán escaños-.

Marcellesi pone por delante cifras reveladoras de crisis ecológica -bajo cuyo manto todo gato ideológico parece pardo, amenazado como está de quedarse sin comidita-, pero no atiende a su expresión en tiempo real como guerra y violencia en todo el planeta, más allá de la anestesia de los equilibrios electorales. Y esa variable a la que no atiende es la que hace que no haya soluciones neutrales: responder a ese escenario no es una cuestión de ecoeficiencia, sino de justicia.

Estado: desconectado

Tony

Forum User
Miembro activo
Identificado: 22/10/2003
Mensajes: 418
Hola:

Intentando aportar algún elemento más al debate. Presento el libro de Julio García Camarero. "El crecimiento mata y genera crisis terminal".

Este libro gira en torno a tres polos, o enfermedades sociales, en los que, según el autor, se basa el lamentable sistema capitalista que padecemos: la obsesión de la acumulación de la plusvalía por encima de todo; el consumismo-productivismo, como fundamento de esta acumulación; y la explotación del hombre y de la mujer y la sobreexplotación de la naturaleza, y todo a través del trabajo enajenado-asalariado.

El autor mantiene la tesis de que, dado el enorme progreso del conocimiento-tecnología, si no fuera por estas enfermedades sociales, el trabajo enajenado-asalariado podría reducirse al mínimo, e incluso, a largo plazo, desaparecer.

También se presentan algunos aspectos sobre el decrecimiento económico, según el autor necesario para salvar los recursos naturales del planeta, la biosfera e incluso el género humano, seriamente amenazados por el crecimiento desmesurado actual. Para conseguir este decrecimiento es necesario el trabajo en equipo de ecologistas y marxistas, pero indispensablemente con una apretada colaboración de unos movimientos sociales conscientes.

salud y alegría
La superioridad ha sido asignada en la humanidad no al género que procrea sino al que mata. Simone de Beauvoir

Estado: desconectado

KesheR

Forum User
Miembro activo
Identificado: 08/05/2008
Mensajes: 408
Localización:Murcia
Para conseguir este decrecimiento es necesario el trabajo en equipo de ecologistas y marxistas


Otro que quiere imponerle el decrecimiento al pueblo "por su bien" :-)

Los libertarios a lo nuestro, que es concienciar a la gente y predicar con el ejemplo.


Estado: desconectado

sergio

Forum User
Miembro activo
Identificado: 24/04/2005
Mensajes: 217
Los aparatos partidarios están absolutamente corrompidos, en mayor o menor medida, y sabe dios cual puede ser la solución que vuelva a convertirlos en instrumentos legítimos de representación y lucha ciudadana.

Las grandes mayorías han sido siempre (para desdicha de quienes hemos creído y creemos en el protagonismo popular como la mejor de las soluciones), salvo en contados, fugases y heroicos períodos de la historia, meros espectadores que, absortos, justificadamente, en la solución de su efímera experiencia vital, son, ora manejados tal una marioneta, ora estimulados a permanecer en la indiferencia más sublevante.

De tal suerte, la división del trabajo, inevitable y nefasta también en la esfera política, tiene por resultado la consabida preeminencia, absolutamente ilegítima pero de la solidez del granito, de un grupo numeroso de burócratas carentes de cualquier vestigio de elemental ética.

"Los verdes", se institucionalizaron hace muchísimo tiempo, si es que alguna vez formaron parte, genuinamente, del bando alternativo. Pero no alcanza con ver en ellos, lo que somos incapaces de advertir en nosotros.

Fraternos saludos.

Todas las horas son CEST. Hora actual 02:34 .

  • Tópico normal
  • Tópico Pegado
  • Tópico bloqueado
  • Mensaje Nuevo
  • Tópico pegado con nuevo mensaje
  • Tópico bloqueado con nuevo mensaje
  •  Ver mensajes anónimos
  •  Los usuarios anónimos pueden enviar
  •  Se permite HTML
  •  Contenido censurado