Bienvenido(a) a Crisis Energética sábado, 28 mayo 2022 @ 15:09 CEST

Crisis Energética Foros

No sería tan extraño


Estado: desconectado

Víctor

Forum User
Miembro activo
Identificado: 18/03/2004
Mensajes: 1319
Imaginemos que somos un terrorista. Pero no un terrorista cualquiera: imaginemos que somos Osama Bin Laden.

No sabemos demasiado de este individuo, pero lo que sí es seguro es que no es un exacerbado y fanático sin cerebro. Es alguien inteligente, frío, calculador. No piensa con el corazón, sino con la cabeza a diferencia de los locos suicidas y manifestantes que vemos cada día por TV. Lo tiene todo planificado, pensado, atado. Nada se le escapa y para ello cuenta con colaboradores eficaces y un equipo impecable que le asesoran y protegen: por ello aún nadie le ha cogido. Y no sólo eso. Nada podría si no tuviera dinero, mucho, mucho dinero para repartir según sus dictados. Ese es el Osama Bin Laden que interpretaremos.

Imaginemos que estamos en Afganistán, un territorio inmenso, desértico, pobre, aislado, montañoso.

"Es el lugar ideal para un escondrijo que jamás será revelado por nadie, pues me veneran como a un líder de la lucha a muerte contra occidente y la familia saudí como viles traidores al islam. Estoy pues a salvo. Huimos de Arabia Saudí tras intentar derrocar al gobierno corrupto que permitía la estancia de bases extranjeras cercanas a las ciudades santas. Hicimos los atentados contra las embajadas en Africa para darnos a conocer. Lo intentamos en las torres gemelas, pero era mucho más difícil. No nos dimos cuenta de que eso marcó un precedente. Ya éramos famosos.

Planeamos entonces un segundo atentado contra EE.UU. el gran satán, gran aliado de la oligarquía saudí. Pero éste sería infinitamente superior. Tardamos un tiempo en reclutar a la gente necesaria. Era fácil hacerlo. Luego planeamos el sistema a emplear: aviones contra las torres gemelas de Nueva York, el Pentágono y la Casa Blanca. Era fácil y muy, muy eficaz. Sería un atentado contra el sistema capitalista mundial, contra el imperio de satán, contra la economía de los saudíes. Todo por Alá.

Pero, si soy tan inteligente y precavido... ¿por qué habría de hacer semejante cosa? ¿No me estaría excediendo? ¿No sería eso nuestro fin y el de nuestro movimiento ante la comprensible venganza estadounidense?

Por ello pienso que si cometemos el atentado ocurrirá lo siguiente:

--EE.UU. nos convertirá automáticamente en chivo expiatorio.
--EE.UU. calumniará y odiará al mundo musulmán y los hermanos musulmanes sufrirán venganza en EE.UU. y otros lugares.
--EE.UU. despempolvará sus planes geoestratégicos en Asia. COn la excusa de mi búsqueda y tras el horrendo espectáculo de muerte del atentado de Nueva York, todo será legal y la O.N.U., Rusia, China e incluso Europa verán con buenos ojos la invasión de Afganistán. Pero puede que no se detengan ahí... Invadirá primero nuestro preciado escondrijo, Afaganistán, y ocuparán de forma permanente su suelo, controlando los territorios por los que pasan o pasarán los oleoductos, controlando las refinerías y explotando los pozos de petróleo y gas. Le estaremos dando oxígeno para su economía. Pero no solo esto.
--EE.UU podrá tener bases militares en Afganistán y en nuestra retaguardia, las ex-repúblicas soviéticas del norte. Y no solo eso.
--EE.UU acabará lo que no terminó con la segunda guerra del golfo: invadirá Irak, su gran deuda pendiente, y destituirá, ahora sí, a Saddam Hussein. Con ello también logrará controlar oleoductos, refinerías y más pozos de petróleo. ¿Por qué? por que sabe que en Irak quedan las mayores reservas de petróleo mundiales, muchas aún por explotar.
--EE.UU. mata dos pájaros de un tiro. O mejor tres si contamos Afganistán. O mejor cuatro, si contamos con que relegará a Rusia y China a un futuro papel secundario en la zona, no tolerando perder ni un ápice de influencia.
--EE.UU. habrá invadido, muerto y sometido a dos países musulmanes. El gran satán estará más cerca del corazón del islám como nunca antes lo estuvo. Podrá controlarme a mí y a mis colaboradores mucho mejor que antes y no cesará de buscarme por Afganistán. Y no sólo eso. La presión sobre nuestros hermanos en Palestina irá a peor.
--El mundo estará dominado por el miedo americano contra el islám, y muchos musulmanes morirán, seguramente en Irak. Pero no se pararán ahí.
--EE.UU. intentará invadir Siria y Pakistán ante cualquier intento por nuestra parte de desbancar los gobiernos corruptos que allí hay.
--El peligro de una guerra nuclear con India pondría a nuestros hermanos pakistaníes en serio peligro.

Así que, como ni yo, Osama Bin Laden, ni los que me rodean somos tontos, no lanzaremos ningún ataque contra las torres gemelas. No nos interesa que el escenario descrito más arriba tras el gran atentado se haga nunca realidad.

NO NOS CONVIENE. Somos terroristas buscados y criminales. Pero no somos tontos. Esto es lo que pensamos antes de hacer cualquier atentado: calculamos los pros y los contras, y sobretodo calculamos LAS CONSECUENCIAS. En este caso son nefastas.

¿Está EE.UU. más desesperado de lo que se piensa, temiendo que su energía vital sea controlada por el terrorismo islámico?

En otras palabras: ¿Pudo ser perpetrado el atentado del 11-S indirectamente por "la cara oculta" del gobierno de EE.UU.?

Nada debe parecernos extraño si realmente queremos madurar. Lo mismo hacen los sabios ancianos.

Un saludo
Víctor

Sistemas más complejos, mayor flujo de energía

Todas las horas son CEST. Hora actual 03:09 .

  • Tópico normal
  • Tópico Pegado
  • Tópico bloqueado
  • Mensaje Nuevo
  • Tópico pegado con nuevo mensaje
  • Tópico bloqueado con nuevo mensaje
  •  Ver mensajes anónimos
  •  Los usuarios anónimos pueden enviar
  •  Se permite HTML
  •  Contenido censurado