Tema: ¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 21:07
Por: Alb

Sabemos que el consumo per capita se ha disparado en las ultimas decadas y que continua creciendo año tras año.
Sabemos que como la tierra y sus recursos son finitos, es crecimiento no es sostenible, y en algún momento deberá decrecer.

Hemos debatido mucho sobre las implicaciones y consecuencias que implica el decrecimiento, pero nos hemos olvidado de una importante cuestión:
¿Por qué consumimos tanto? ¿Cuales son las causas de este crecimiento?

Podría que pensarse que la causa es las mejoras tecnológicas. Pero la tecnología no fija los objetivos únicamente los posibilita. Por ejemplo, si pregunto ¿Por qué te has marchado a Brasil? Decir.”Porque hay aviones que me permiten hacer ese viaje” no será una respuesta, habrá una razón para hacer ese viaje además de la mera posibilidad de hacerlo.

Que los avances tecnológicos nos permitan aumentar nuestro consumo, no nos obligan a hacerlo. Debe existir una causa que no haya llevado a querer aumentar nuestro consumo (y para ello hemos desarrollada la tecnología necesaria).
Asumimos sin mas que el aumento de consumo en si mismo es positivo. Sabemos que el consumo conlleva aspectos negativos y esta limitado, pero no nos cuestionamos que el hecho de consumir pueda ser negativo. Solemos considerar que calidad de vida y consumo son sinónimos.

En mi opinión, la relación entre la calidad de vida y el consumo NO es lineal si no que existe un valor de consumo para el que se consigue una máxima calidad de vida. Por encima y por debajo de ese valor de consumo, la calidad de vida es menor.
Es análogo a la relación entre la salud y la comida. Existe una cantidad de comida optima, si comemos por encima de esa cantidad sufriremos sobrepeso y su comemos por debajo sufriremos desnutrición. Pensar que cuanto mas comamos, mas sanos y fuertes estaremos es un error.

Estudios como ¡enlace erróneo! muestran la sociedad occidental es cada vez menos feliz al tiempo que aumenta el consumo.

Volviendo a la pregunta inicial. Si el aumento de consumo empeora nuestra calidad de vida ¿Por qué consumimos tanto?

La respuesta es sencilla, el aumento del consumo no se hace por el bien del individuo sino por el bien del sistema económico. ¿Por qué es bueno para el sistema crecer? Simplemente por que así lo hemos definido.

Para que el sistema pueda crecer, es necesario obligar a los individuos a consumir a costa de sacrificar su calidad de vida. Para ello se cuenta con infinidad de psicólogos y publicistas que dedican inmensas cantidades de recursos para analizarnos y a bombardearnos constantemente con mensajes específicamente diseñados hacernos consumir.

Hasta el más novato de los publicistas sabe que la mejor manera de obligar a sus victimas, es crearles frustraciones e insatisfacción y vender su producto como la solución a su problema. “No debes tener arrugas, caspa o celulitis, tu debes es estar tan maravillosa como la modelo que hemos diseñado y que no es real. Solo tienes que comprar nuestros productos para conseguirlo, así que si no lo haces eres culpable.” El producto solo proporciona más frustración e insatisfacción ya que no da los resultados prometidos, lo cual hace a la victima más vulnerable a los próximos ataques.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 21:16
Por: Tony

Hola:

Escrito por Frédéric Beigbeder, un creativo publicitario; triunfador en lo que duró su carrera:

"Me llamo Octave y llevo ropa APC.

Soy publicista: eso es, contamino el universo. Soy el tío que os vende mierda. Que os hace soñar con esas cosas que nunca tendréis. Cielo eternamente azul, tías que nunca son feas, una felicidad perfecta, retocada con el Photoshop. Imágenes relaminadas, músicas pegadizas.

Cuando, a fuerza de ahorrar, logréis comprar el coche de vuestros sueños, el que lancé en mi última campaña, yo ya habré conseguido que esté pasado de moda. Os llevo 3 tres temporadas de ventaja, y siempre me las apaño para que os sintáis frustrados.

El Glamour es el país al que nunca se consigue llegar. Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca. Hacer que se os caiga la baba, ése es mi sacerdocio.

En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume."

salud

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 22:06
Por: RicardoR

Esta es la explicación Zen a porque consumimos tanto,
¡enlace erróneo!, la ansiedad instalada en nuestras vidas, por otra parte personalmente pienso que es reponsabilidad individual.

Un saludo, Ricardo

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 22:41
Por: egoi

Pero la respuesta mas probable es el nick de uno de los foraneos :

"El mundo tiene recursos de sobra para cubrir las necesidades de todos los hombres. Pero la codicia de ninguno".

Nuestra sociedad esta cimentada en la avaricia y el egoismo. No todas las sociedades han seguido nuestro camino (aunque creo que o del egoismo es algo innato a la naturaleza del ser humano).


Saluditos
Egoi

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 23:11
Por: chestertown


Hasta el más novato de los publicistas sabe que la mejor manera de obligar a sus victimas, es crearles frustraciones e insatisfacción y vender su producto como la solución a su problema.


La cosa, Alb, no es tan sencilla. Si fuera como tú lo pintas y como en general aun cree mucha gente entonces tendríamos que reconocer que la gente somos unos automatas hipnotizados que andan teledirigidos por fuerzas en la sombra. No creo exagerar, pues en esos mismos terminos pintas el funcionamiento de la publicidad (o la información, pues hoy están indiferenciadas).

Si fuera como lo pintas sería muy fácil aumentar la cuenta de resultados de las empresas. Pero las cosas no son así. Nadie compra nada que no necesite, no quiera o no pueda pagar. A nadie le obligan a consumir esto o aquello. ¿Por qué lo hacen entonces? Muy sencillo: porque QUIEREN. No porque quiera la publicidad sino porque queremos. LA publicidad no es más que un MEDIUM, un intercambiador simbólico, un punto más dentro de un proceso social circular en el cual las necesidades no tienen más origen que el del anonimato de la colectividad. Las necesidades y deseos no se fabrican en laboratorio por parte de malevolos capitalistas, las cocinamos entre todos por las noches cuando soñamos, cuando vamos en el autobus o cuando vamos a hacer la compra. Es un toma y daca. Un circuito. Los individuos idean cosas y las empresas las fabrican. Entonces la publicidad las promueve. En realidad la pulbicidad es potente como legitimadora de pautas sociales, no como creadora de ellas. La cración de deseos tiene un origen cultural anónimo. Solo en un segundo momento actua la publicidad, en terminos conservadores (no creadores), para validar lo que YA existía ANTES como NECESARIO.

Por tanto, no disparemos nuestras balas en la direccion equivocada. Los medios y la publicidad son más reproductores sociales que productores reales. Así que de buscar responsables debemos apuntar a toda una cultura. Porqué va a ser más responsable el publicitario que el consumidor? Los dos son igual de complices: uno (el consumidor) le dicta lo que él desea y el otro (el mercader de sueños) se lo presenta con un lazito.

Nos podrá gustar o no pero no hay una sola cultura que no cree ilusiones sobre ella misma. La publicidad, en ese sentido, cumple la misma función que los mitos y los relatos para las culturas del pasado: reproducción de los sueños y los fantasmas del colectivo. Eso es: medium.


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 09/05/2006 23:44
Por: petro

Personalidad aquiescente, o falta de personalidad, el querer demostrar ser "alguien", el asumir el tanto tienes, tanto vales, complejos de inferioridad, ansiedad.

El consumismo es un juego donde nunca se gana, se entra en una rueda donde siempre se encuentra a alguien que tiene mas y lo demuestra gastando mas.

Es el no saber lo que se quiere, y por lo tanto ser facil de convencer. Es el miedo a ser marginado por ser de clase inferior, es la falta de seguridad en uno mismo, el ser un monigote sin rumbo y no tener ideas claras. Es el borreguismo, la falta de critica a las ideas nominantes.
La incapacidad de pensar por uno mismo.

Y es el ansia de sentirse superior, de ser admirado o envidiado, en una sociedad donde solo se valora el poder del dinero.

Saludos.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 00:04
Por: Alb

Chstertown, no puedo estan mas en desacuerdo. La publicidad no informa al consumidor sobre los productos que los fabricantes ofertan, sino que lo crea.

Analicemos un caso: ¿Estas buscando compar un coche? ¿Cuantos anuncios de coches has visto en el ultimo año? Seguramente sean varios miles, en television, la radio, los periodicos, en vallas publicitarias, por internet....
¿Por que los publicistas dedican tantos recursos en informar a alguien de un producto que no esta interesado comprar?
Ademas, si te fijas estos anuncios aportan muy poca información sobre el producto.

Si los fabricantes de los vehiculos, informar a potenciales compradores de las caracteristicas de sus productos, resultaria mas efectivo centrarse unicamente el aquellas personas que planean comprarse un coche y enviarles un catalogo donde se especifiquen detalladamente las especificaciones de sus modelos.

¿Por que pierden el tiempo, recursos, esfuerzos y dinero en mostrame unos spots cuando no tengo pensado comprarme un coche?

La respuesta es simple pero dura. No soy su cliente, sino su producto.
Lo que venden los fabricantes de coches y los publicistas es STATUS y reconocimiento social. Para ellos deben conseguir que la sociedad, conozca, valore y desee sus coches.

La necesidad de reconocimiento social y el deseo de status, es inato al ser humano. La aportación de los Fabricantes /publicistas es erigirse como medio (o MEDIUM si lo prefieres) imprescidible para satisfacer esta necesidad.

Otro ejemplo: la necesidad de los niños y adolescentes por destacar dentro de su grupo tambien es innata. Pero si les convencemos por medio de un bombardeo constate de publicidad, que para ellos deben tener unas zapatillas a un desorbitados en lugar de ser el que mejor juega a las canicas, pues conseguiremos grandes beneficios.

Todas las culturas requieren mitos y relatos que definan(o adoctrinen) los valores y las pautas de comportamiento. Pero ninguna sociedad necesita tanto adoctrinamiento como la nuestra. Estamos constantemente reciviendo estos mitos y relatos.
¿Por qué tienen que hacer tantos esfuerzos en convencernos, que hagamos algo que deseamos y necesitamos tanto?

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 00:24
Por: erice

[QUOTE BY= chestertown]
Hasta el más novato de los publicistas sabe que la mejor manera de obligar a sus victimas, es crearles frustraciones e insatisfacción y vender su producto como la solución a su problema.


La cosa, Alb, no es tan sencilla. Si fuera como tú lo pintas y como en general aun cree mucha gente entonces tendríamos que reconocer que la gente somos unos automatas hipnotizados que andan teledirigidos por fuerzas en la sombra. No creo exagerar, pues en esos mismos terminos pintas el funcionamiento de la publicidad (o la información, pues hoy están indiferenciadas).

Si fuera como lo pintas sería muy fácil aumentar la cuenta de resultados de las empresas. Pero las cosas no son así. Nadie compra nada que no necesite, no quiera o no pueda pagar. A nadie le obligan a consumir esto o aquello. ¿Por qué lo hacen entonces? Muy sencillo: porque QUIEREN. No porque quiera la publicidad sino porque queremos. LA publicidad no es más que un MEDIUM, un intercambiador simbólico, un punto más dentro de un proceso social circular en el cual las necesidades no tienen más origen que el del anonimato de la colectividad. Las necesidades y deseos no se fabrican en laboratorio por parte de malevolos capitalistas, las cocinamos entre todos por las noches cuando soñamos, cuando vamos en el autobus o cuando vamos a hacer la compra. Es un toma y daca. Un circuito. Los individuos idean cosas y las empresas las fabrican. Entonces la publicidad las promueve. En realidad la pulbicidad es potente como legitimadora de pautas sociales, no como creadora de ellas. La cración de deseos tiene un origen cultural anónimo. Solo en un segundo momento actua la publicidad, en terminos conservadores (no creadores), para validar lo que YA existía ANTES como NECESARIO.

Por tanto, no disparemos nuestras balas en la direccion equivocada. Los medios y la publicidad son más reproductores sociales que productores reales. Así que de buscar responsables debemos apuntar a toda una cultura. Porqué va a ser más responsable el publicitario que el consumidor? Los dos son igual de complices: uno (el consumidor) le dicta lo que él desea y el otro (el mercader de sueños) se lo presenta con un lazito.

Nos podrá gustar o no pero no hay una sola cultura que no cree ilusiones sobre ella misma. La publicidad, en ese sentido, cumple la misma función que los mitos y los relatos para las culturas del pasado: reproducción de los sueños y los fantasmas del colectivo. Eso es: medium.
[/QUOTE]

Con todos los respetos, Chestertown, lo que dices no es del todo cierto.
Lo que dices es lo que queremos creer.....que compramos porque queremos....

Aunque nunca he estudidado publicidad ni me he dedicado a ella ni nada por el estilo (en su día hubiera sido una de las profesiones de mis sueños y estudié varias asignaturas comunes con la carrera de publicidad, hoy casi estoy feliz de no haber tenido "éxito" en ese sentido).

La publicidad es ni más ni menos que EL MOTOR de la sociedad de consumo en tanto que es el principal mecanismo para sostener la compra y venta.
Sin publicidad probablemente no habría consumo tal cómo lo hay ahora.
Por qué se gastan tanta pasta en publicidad? La razón es simple, la publicidad no hace que tú compres, no hay una relación causa efecto directa, muchas campañas fracasan. Pero está demostrado que si no hay publicidad no hay ventas. Esa es su principal fuerza.
Y hay relación también entre la cantidad de publicidad y el número de ventas. Lo más publicitado tiende a ser lo más vendido... aunque esto no es siempre así.

Lo único que se vende sin publicidad es aquello NECESARIO.

Esto está estudiado, no recuerdo dónde, pero me temo que con una ligera búsqueda en internet podríamos dar con los estudios que llegaron a estas conclusiones
La publicidad no lava el coco. Pero te enseña lo que conoces sobre los productos. Lo que no sale en la tele tiende a no existir.

Alguna vez has visto publicidad de lechugas?
De semillas de trigo?
Para vender las cosas necesarias y sacar más provecho de ellas se tuvieron que inventar las marcas. Y por eso tenemos publicidad de pascual. Pero no tenemos publicidad de leche......
La publicidad da valores añadidos ficticios a esos productos.

Al vender marcas se venden valores abstractos. No se venden productos. Los productos, la mayoría de ellos, nunca se venderían por sí solos ya que no los necesitamos.

No es una venta de sueños inalcanzables tampoco. La publicidad es la creadora del imaginario colectivo al respecto de una marca. Crea conocimiento, crea sensaciones y crea emociones. Es decir, crea tres de las cosas más importantes de la vida y las relaciona con la marca.

No estamos condicionados "objetivamente", pero lo que vemos y oímos y leemos es lo que aprendemos y conocemos. Estadísticamente SÍ estamos condicionados.

Coca cola hizo un estudio hace un porrón de años (npi como narices harían ese estudio) según el cual si en 10 años no hicieran publicidad, dejarían de vender más del 90% de su producción. Y cocacola es la marca más famosa del planeta con mucha mucha diferencia.
La razón es simple, no necesitamos cocacola (por cierto,yo bebo mucha :S).

Las razones por las que se compran las cosas pueden ser muchas, sin embargo, y seguramente ahí coíncidio contigo en que la naturaleza humana es el ppio y el fin de todas las cosas; pero el poder de la publicidad es muy grande. Tan grande que es la base en la que se sostiene la sociedad de consumo.

Los que han intentado cambiar la sociedad siempre han fracasado. Y creo que la razón es porque erraron en su objetivo. Creo que para cambiar la sociedad hay que cambiar la naturaleza humana.....
Tb siempre pensé en lo fácil que es derrumbar el capitalismo y lo tontos que son los terroristas....
Basta con secuestrar a unos cuantos ejecutivos de unas cuantas agencias de publicidad... o en su defecto, atacar la publicidad.
Y en dos años, adiós capitalismo.

Bueno... basta ya de decir chorradas que con esta última me he lucido....

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 01:28
Por: Amon_Ra

Poco y mucho puedo decir sobre el tema.
Pero lo mejor que lei sobre esto de lo muchisimo que hay escrito lo explica un clasico.

SER o TENER de Erich From. (entre tantos otros)

Cientos de pensadores modernos lo estudiaron ya, Desde luego porque no consideraban al hombre como aconstumbran los de Ciencias a considerar el ser Humano como solo una especie con mas o menos masa sobre las otras o un dato estadisto en una pantalla de ordenador, como un tornillo mas en el planeta.
La Psicologia humanista tambien es una ciencia del siglo 21.aunque empezo en el veinte y tenia anteriormente ya maestros.
La ciencia sin la Filosofia que es?

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 09:32
Por: antoniolm

espero q esta info os sirva para entebder algunos supuestos .......

Ciencia, tecnología y las formas del futuro

Juan Abugattás

EL tema central de debate hoy sobre la ciencia y la tecnologia es de indole moraL. Más allá de las preguntas pendientes sobre el método y la naturaleza del saber cientifico, lo que interesa vivamente es medir el impacto de la tecnologia, es decir, de la aplicación sistemática del saber cientifico al entorno y las consecuencias que eso acarrea para la vida humana. En otras épocas, la cuestión de la ciencia se pudo tratar como un tema puramente académico; ahora eso es impensable, en la medida en que la vida misma de la especie depende crecien
. temente de la capacidad para modificar la
naturaleza.
Respecto de este tema se mezclan muchas inquietudes, ansiedades y temores que es menester aprender a despejar y a manejar.
A pesar de la plurisecular experiencia con
el proyecto moderno, persisten los ancestrales miedos a alterar el orden de la naturaleza, aquel que en lo sustantivo se ha configurado sin la intervención humana. Ese curso natural de las cosas se tiene por sagrado y se teme que alterarlo, en vista que ha sido precisamente el que permitió el desarrollo de la especie, pueda encender la ira de los dioses y atraer su venganza. Esta preocupación no carece de sentido, dada la manera torpe en que se ha manejado hasta ahora y, particularmente, desde la Revolución Industrial, la relación entre el hombre y la naturaleza. La destrucción insensata e innecesaria del entorno ha sido reconocida últimamente como uno de los mayores males de la época con la consecuencia desafortunada que la culpa de esa insensatez se les ha achacado con frecuencia a las formas del saber que han dado

como resultado la ciencia y la tecnología. Pues aunque no cabe duda de que la tecnología fue concebida como parte de un programa de dominio de La naturaLeza y de que su diseño
está determinado por ese hecho, lo cierto es que se ha ido convirtiendo, por efecto de su propia acción, en un instrumento indispensable para el sostenimiento de la vida humana sobre el planeta.
Una primera cuestión que se debe despejar, por ende, es la de la causa de esa relación destructiva. No cabe duda de que la tecnología altera los términos tradicionales de la relación hombre-naturaleza; empero, la destructividad mayor no proviene de ella, sino del proyecto de vida colectiva que las partes hoy dominantes de la humanidad han
elegido y cuyas motivaciones centrales son eL afan de lucro y busqueda de La feLicidad a través de la acumuLación sin límites de bienes materiales. Esas fuerzas motoras, que en un momento contribuyeron
efectivamente a Liberar a la especie de cargas ancestrales que minimizaban su capacidad para vivir felizmente y que desataron capacidades que habían permanecido por milenios encadenadas, se han ido convirtiendo ellas mismas en una carga negativa y autodestructiva. La superación de esa visión deL mundo plantea sin duda una de Las cuestiones morales y políticas más importantes de la época, pero Lo que interesa en este contexto es distinguir esos retos de Lo que atañe específica mente a la ciencia y La tecnoLogía como formas deL saber y como bases e instrumentos priviLegiados para La acción coLectiva de la especie.
Las historias recientes sobre el impacto de la presencia humana en la naturaleza muestran fuera de toda duda que es imposibLe evitar que La acción humana sobre el entorno
no lo altere. El mero hecho que los seres humanos deban apropiarse de elementos de la naturaLeza para sobrevivir tiende a alterarla y a afectar sus ritmos espontáneos. Cuando el número humano era mucho menor, estas alteraciones se procesaban con mayor facilidad, pues el desplazamiento de poblaciones migrantes en un mundo prácticamente vacío permitía a la naturaleza recobrar su orden y su configuración espontáneos de manera más o menos rápida. El aumento del número humano fue haciendo esto cada vez más difícil, hasta llegar a la situación actual en que el número impone un desajuste permanente del orden espontáneo de la naturaleza. Aun si Los seres humanos aspiraran, como de hecho es el caso para la inmensa mayoria, a La soLa sobrevivencia, esas aLteraciones serían inevitables. A eso hay que agregarLe eL hecho ya mencionado que una parte de La humanidad tiene aspiraciones más ambiciosas y que su acción incide destructivamente sobre eL orden espontáneo. Y aunque esa es una dimensión que taL vez sea posibLe corregir hasta cierto punto, empero, la cuestión planteada por el número humano es difíciL de sosLayar y está aquí para quedarse, saLvo, claro está, que medie aLguna catástrofe de proporciones gigantescas, ora de origen
natural, ora como resuLtado de la insensatez de los que mantienen eL monopolio de las grandes decisiones.

EL pensamiento tradicional, religioso y no reLigioso, ha pretendido que Los seres humanos deben acomodarse a La naturaLeza y que deben concebirse como parte deL entorno. En un sentido importante eso es cierto. Pocas cosas han contribuido más a La maduración de La conciencia que el hombre tiene de sí mismo que eL reconocimiento del carácter natural

Moderador: se puede leer el resto del texto ¡enlace erróneo!.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 21:38
Por: Víctor

chestertown:

"a muchos les cuesta entender también que la comunicación audiovisual funciona porque hay condiciones previas y no porque tenga una especie de poder mágico para manipular conciencias."

Perdona, pero no estoy de acuerdo.

Las condiciones previas que dices, por ejemplo, en el caso de un niño de seis años ¿dónde están? ¿ha tenido tiempo el niño de cultivarlas? Quizá me digas que a un niño ya le gustan las motos sólo con verlas y que una niña juega a las muñecas sin enseñarle. ¿Confundimos genes con condiciones previas? ¿es lo mismo?

El niño no dejará de pedir tozudamente a sus padres el camión marca X para Reyes. Y al final lo conseguirá. ¿Tenía el niño previamente conciencia de para qué sirve un camión, cómo funciona, de qué está hecho, etc al igual que un mono más inteligente toma como arma un hueso? No lo creo si no estamos hablando en todo caso de genes o biología.

Lo que se le inculca al niño, absorvente como una esponja, es a desear la materialización de sus ilusiones y sueños infantiles. Eso es bonito, pero primero, nadie se lo dará porque sí (ahí empiezan las frustraciones infantiles), y segundo, sólo si el juguete está en la TV se corresponderá con sus sueños e ilusiones. Pero, ¿acaso va antes lo que la TV le enseña mediante imágenes y luego va su imaginación infantil? Si imagina un elefante rosa, un conejo azul o una bicicleta con alas, eso nunca existirá físicamente, no porque sea una mala cosa, sino porque la TV y la publicidad no pueden vender esas cosas imposibles. ¡No es rentable! Por eso todo juguete es una gran mentira, pero es algo real para el niño. El niño ha sido obsequiado con la ilusión basada en una mentira. Luego de adulto tendrá la ilusión de un coche, que también será una mentira cuando se dé cuenta de las desventajas (letras, tráfico, parking, multas, taller, competidores en la carretera, etc.).

Las condiciones previas, ¿en qué se basan? ¿cómo se forman? ¿están acaso en el subconsciente? ¿están en la experiencia vivida? Si pones una televisión en medio de la plaza de cualquier poblado de la selva amazónica y lanzas por ella cien anuncios diarios de un coche, una lavavajillas o una tienda de zapatos , ¿fabricarás así las condiciones previas para lograr algún estímulo cerebral que lleve a los nativos al deseo "civilizado" de consumir?

En todos los departamentos de publicidad que se precien hay psicólogos expertos (reuniones, estudios, estadísticas...) que aconsejan a los publicistas de imagen. ¿Qué significa esto? Pues que nosotros, pobres ciudadanos, estamos desarmados ante la potencia psicológica de la publicidad moderna que gasta sumas enormes de dinero sólo para convencer a las masas.

Llegas a casa cansado, no tienes ganas de nada, enciendes el TV, ojeas el diario. Es en esos instantes en que, sin defensas, te atacan tu subconsciente sin compasión. Tu no querías que eso o aquello surgiera de pronto en primer término de tus preferencias. Pero ellos te obligan a ello porque saben cómo hacerlo. Y si un adulto está indefenso, qué no estará una criatura de seis años... o una anciana de setenta.

Piensa: ¿cuál es el cliente más fácil? El más inocente y desarmado, incluso el que tiene un vacío en su vida (necesita tener algo para variar).

¿Qué observas cuando ves a varias personas mirando la TV, sobretodo en la hora de los anuncios? ¿concentración intelectual al igual que si estuvieran leyendo un libro? No: el cerebro es bombardeado sin compasión, la imagen y el mensaje es unidireccional, no hay forma de contestar al mensaje que entra por los ojos y oídos y muchas veces queda almacenado en el cerebro para más adelante...

Esos instantes funcionan como un alucinógeno, una pastilla de éxtasis en que los deseos que nunca se tuvieron surgen como si siempre hubieran estado ahí y logran asentarse en el subconsciente para el día siguiente, la semana siguiente, el año próximo, etc. en que se verán realizados de alguna u otra forma. El publicista habrá conseguido otro posible cliente. Para eso paga por salir en TV, no por que sí. Sabe perfectamente de la potencia increíble de los anuncios.

No me digas que si antes era innecesaria la cuchilla de afeitar de tres hojas, ahora es algo imprescindible para el hombre moderno. ¿Dónde están las condiciones previas para que la inteligencia del consumidor llegue a la conclusión de que sí, de que es mejor usar las nuevas maquinillas marca X?

No hay condiciones previas ajenas a los recursos publicitarios de corte psicológico.

Mira lo que pasa en el desierto meridional de Marruecos. Ven nuestro fútbol, ven nuestros anuncios y películas. ¿Significa eso que las condiciones previas que ya tenían (camellos, vida en el desierto, beduinos, tiendas de campaña) ya no valen y sólo valen a partir de ahora las condiciones sobre las cuales nosotros nos constituimos en su referente de consumo?

Que la publicidad sea un arte del convencimiento, pase. Pero no debes olvidar, primero, la causa de la publicidad y luego las consecuencias de ésta. Yo no miro sólo la actitud individual. Si sumamos las actitudes extraordinariamente sumisas que hay frente a la publicidad (consumidores de hecho y derecho) para todas las sociedades humanas, no tendremos más que la síntesis de un consumismo irracional y desmesurado que atenta contra nuestra libre voluntad de actuar, ser y pensar, que atenta contra el planeta al consentir el perpetuo desgaste de sus recursos y atenta contra el futuro mismo de la economía, madre de todos los inventos, timos y recursos publicitarios de la historia.

Porque esta es otra: ¿qué pasa cuando lo que anuncian no es tan cierto como creíamos que nos decían? ¿qué falla aquí cuando nuestras expectativas no se ven satisfechas con el producto? Sencillamente que hay organizaciones de consumidores que velan por sus derechos. Esto no pasaba antes. ¿Por qué pasa ahora?

En fin, admito que quizá un anuncio de entre mil vale la pena, pero el resto es como los panfletos que consumen papel y bosques: es un gasto energético más que deberíamos usar con mucha más medida (casi ningún canal televisivo cumple las normas legales sobre tiempo de anuncios a la hora).

Creo que aunque un anuncio sea muy atractivo, nunca está de más vigilar que "no te coman el coco". Debemos estar en guardia o un día de estos nos venderán plutonio en pastillas de "ju-no-la" mentoladas y no nos daremos ni cuenta...

Un saludo
Víctor

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 21:03
Por: Tony

Hola:

Sobre este tema resulta muy edificante la conferencia que fue impartida por Vicente Manzano ¡enlace erróneo! el 1 de abril en el Encuentro de Primavera de CIMA.

salud

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 18:00
Por: chestertown




En efecto, mi comentario en el fondo va sobre cómo aprendemos cosas nuevas, y por eso mi enfoque de las condiciones. Es exactamente igual que cuando abordamos el peak oil, donde hay unas condiciones fisicas previas de consumo. En lo social pasa exactamente lo mismo, hay unas condiciones imaginarias (meta-fisicas) previas sin las cuales uno no puede participar de la logica de consmo y sin la cual la propia publicidad carecería de eficacia. Y veo que de la misma forma que a muchos les cuesta entender el hehco de que la energía es condicion previa y no un producto, a muchos les cuesta entender también que la comunicación audiovisual funciona porque hay condiciones previas y no porque tenga una especie de poder mágico para manipular conciencias. El paralelismo es pertinente entre la dimension física y la metafisica. ¿no somos al fin y al cabo cuerpo y también espíritu?

Lo que yo planteo es que es para aprender (entenderse y por tanto cambiar una conducta) algo tiene que darse la condición previa de que eso que aprendes (que te afecta) ya lo habías aprendido antes. Parece paradojico pero no lo es.

Un ejemplo muy adecuado para la cuestión de la publicidad: si yo te ordeno a ti que cierres la puerta (o que compres mi producto porque es el mejor), solo aceptarás la orden si entre los dos existe un pacto previo (el de que tu HAS ACEPTADO que harás lo que yo digo). se ve pues que mi orden de mensaje no está creando o modificando ninguna conducta, mi mensaje no teledirije a nadie sin que lo sepa, sino que está VALIDANDO algo que ya existía antes: el pacto entre los dos.

Con la publicidad o con el aprender pasa exactamente igual. Si no hay un saber previo que establece las reglas del juego, por mucho que mandemos mensajes hasta el infinito, no obtendrán la respuesta que uno desea.

El ejemplo de 2001 que traes es magnifico, pues estoy tratando de explciar exactamente el mecanismo que se muestra en aquella famosa escena: El mono YA disponía del saber, ya sabía cómo usar la quijada. No necesita que algo del exterior le afecte (los otros monos) para saber cómo enfrentar la amenaza. Por tanto no hay efectos, la reflexividad paulovina no va si no hay una necesidad previa. Y esa necesidad previa solo la puede crear (o descubrir) la inteligencia, cada uno de nosotros. Por eso el mensaje no crea la necesidad de algo, la necesidad la crea la inteligencia, el imaginario social.

los medios no tienen más poder que el que nosotros les torgamos, que el que nosotros decidimos pactar.

Pero lo increible es que algo tan sencillo de entender , no se comprenda a otros niveles; pues no es lógico que pensemos que nadie tiene poder sobre nosotros y en cambio otorgemos un poder mágico a instancias como los medios, la politica, la publicidad; que en un caso nos consideremos soberanos de nuestros pactos y decisiones y en otros ambitos nos consideremos víctimas. Es absurdo.

Así que mi propuesta es: puesto que no podemos ni debemos cerrar los ojos delante de la publicidad, puesto que somos solidarios, y a veces beneficiarios, de la imaginación que moviliza, pongamos sus obras entre comillas y vivamos la publicidad como una cita, y no como una fatalidad.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 18:18
Por: chestertown


La lógica de consumo ya estaba establecida hace 30 o 40 años. No me importan los factores cuantitativos (si habían mas o menos coches per capita) sino los factores cualitativos: clase media, producción en serie, el tiempo libre como conquista social, etc... Todo esto ya existía.

La mentalidad consumista es lo que no ha cambiado , ha existido siempre solo que localizada en la clase aristocrática. Ella es la que siempre define el valor y el estatus social a través de los objetos. Lo unico que ha cambiado es que se ha democratizado ese acceso al estatus porque se ha aumentado la capacidad productiva de la economía.


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 19:23
Por: Daniel

Lo que si se podría hacer con la publicidad es regularla de manera más estricta. En primer lugar, el espacio público está inundado de marcas, en las ciudades especialmente. Luego habría que pedir que en el caso de la publicidad de los automóviles, deberían constar siempre, y con notoriedad, como las advertencias de las cajetillas de tabaco, las emisiones del vehículo. También me parece horroroso cómo se dirigen a los niños en los anuncios, en algunos incluso dramatizando con la actuación de un niño al que poco menos le da un ataque si alguien le priva del consumo de ese producto.

Hay una cosa que me hace gracia de la publicidad de los últimos años, como ya está todo tan visto se han lanzado a simplemente llamar la atención con algún elemento del anuncio, la canción, los efectos, el actor, un chiste, y dejar de lado cualquier estrategia tradicional de "compre esto porque es bueno" o información precisa del producto. Se trata ya solo de la lucha por la supervivencia que se traduce simplemente en notoriedad de marca, por todos los medios imaginables.

Y lo que me "encanta" es la vocecilla sincera y susurrante que se ha puesto de moda desde hace un tiempo. En vez de chillarte, se ponen a tu lado, hablandote tranquilamente, como lo haría un amigo íntimo. Me sorprende que haya creativos que piensan que "cuela"...

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 19:51
Por: chestertown

daniel, es un tema apasionante de por sí.

La linea humoristica en efecto es muy utilizada porque si los productos son practicmaente idénticos y si ya nadie quiere ser convencido, lo mejor es hacer reir. El del pianista de Amena , con sus pintas disparatadas y su Oouuuhhh yeahhh!!, a mi me parece muy divertido. Exacto, ya solo luchan por la notoriedad, por ser recordado.

Pero hay otros que trabajan el imaginario social de forma muy ingeniosa. Poir ejemplo el de Adidas "possible is nothing" , donde dos chicos traen a la realidad del partido a sus idolos. Es muy bueno. Ahí está muy bien pillado el imaginario del niño. eso que muestra el anuncio lo hemos vivido todos de niños.

Lo de la vocecilla seductora sobre profusion de imagenes con musica está muy extendido, ciertamente. A mi tampoco me la dan pero te juro que hay gente a la que eso le llega, a la que esa es la mejor forma de dirigirse a ella. Claro, con tanto descreido en esta web, normal que no cuele esta estrategia.

La publicidad no busca como objetivo primero informar, para eso está el vendedor y el stand de la tienda. Por eso no hay datos en los anuncios apenas. pero lo que dices de la regulación es cierto. Cada vez se regula más. Ahora, hay lineas muy finas dificilmente regulables que tienen que ver con el imaginario y que regularlas equivale a coartar la libertad de expresión. Por ejemplo, el caso de los llamados anuncios sexistas. ¿Como regular el que unas señoras se vistan segun estereotipos masculinos en anuncios de estetica, coches o futbol? Es muy grracioso ver a feministas poner el grito en el cielo por esa clase de anuncios mientras esas mismas mujeres del anuncio se están ganando la vida libremente. De contradicciones está el mundo lleno... si uno viera los anuncios portugueses o los argentinos , llenos de machismo por todas partes, alucinaría.


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 11:29
Por: Víctor

Aquí van algunos extractos del libro "La bolsa o la vida" de J. Domínguez y V. Robin, Editorial Planeta 1.998.

El hombre no desea ser rico,
sino sólo ser más rico que los demás


"Hay que transformar nuestra relación con el dinero, que no comprende sólo lo que ganamos, lo que gastamos, lo que debemos y lo que ahorramos, sino que incluye también el tiempo que ocupan estas funciones en nuestra vida. Asimismo, nuestra relación con el dinero se refleja en la satisfacción que nos producen nuestros vínculos familiares, comunitarios y planetarios."

"En algún momento de los últimos cincuenta años, sin embargo, las condiciones comenzaron a cambiar. En el caso de muchas personas, los bienes materiales pasaron de satisfacer necesidades a aumentar las comodidades, y de allí a permitir el lujo, y más allá a convertirse en exceso."

"El propio planeta empezó a dar señales de que se acercaba a los límites de su capacidad para absorber las consecuencias de nuestro crecimiento económico y nuestro consumismo: la falta de agua, el deterioro del suelo, el calentamiento global, los agujeros en la capa de ozono, la extinción de especies, la degradación y desaparición de los recursos naturales, la contaminación atmosférica y la acumulación de residuos son síntomas de que nuestra supervivencia peligra. Además, ya hemos visto que nuestra dependencia del petróleo puede dar origen a conflictos."

"Tras gastar más de lo que necesitamos, pasamos la última tarde, la del domingo, leyendo revistas donde los anuncios nos hacen soñar con lo maravillosa que sería la vida si nos compráramos un Porsche, o viajáramos al extranjero de vacaciones, o cambiáramos el ordenador, o…"

"Lo malo es que pensamos que trabajamos para pagar las facturas, cuando en realidad gastamos más de lo que ganamos para comprar más de lo que necesitamos, con lo cual volvemos a la cuestión de tener que trabajar para conseguir dinero para comprar más cosas para…"

"A partir de un mínimo de comodidades, el dinero no compra la felicidad que pretendemos."

"Si nuestra intención en la vida es tenerlo todo, nunca nos alcanzará con lo que tenemos. En un medio donde más es mejor, “suficiente” es como el horizonte que siempre se aleja. Uno pierde su capacidad para identificar ese punto de suficiencia donde puede decidir detenerse. Es un callejón sin salida psicológico. Si más es mejor, lo que tengo “no” me basta. Pero cuando consiga ese “más” que estoy seguro de que va a hacer que mi vida sea “mejor”, como sigo creyendo que más es mejor, el “más” que he conseguido “todavía” no me basta. Y así eternamente. Si pudiera conseguir más, entonces… y así sucesivamente. Cada vez caemos en más deudas, y a menudo en más desesperación. Ese “más” que se suponía que volvería la vida “mejor” “nunca” puede ser suficiente."

"Ya no vivimos la vida sino que la consumimos."

"Tras apaciguarse ligeramente durante la Depresión motivada por el “crac” bursátil de 1.929, el consumismo volvió con renovado vigor en los años que siguieron a la 2ª Guerra Mundial. Un analista del comercio al por menor estadounidense de los años de la posguerra comentó:

Nuestra economía enormemente productiva (…) exige que hagamos del consumismo nuestra forma de vida, que convirtamos en rituales la adquisición y el uso de bienes, que busquemos en el consumo nuestra satisfacción espiritual y la satisfacción de nuestro yo (…). Necesitamos consumir, extinguir, gastar, sustituir y tirar las cosas a una velocidad cada vez mayor.”"

"Y así comenzó una competencia inexorable que nos atormenta si no encontramos el término medio entre trabajar más para comprar artículos de lujo y disponer de tiempo suficiente para disfrutarlos."

"Intentamos satisfacer necesidades psicológicas y espirituales mediante el consumo en el terreno físico."

"Parece que parte del secreto de la vida consiste en que cada uno identifique por sí mismo su punto de máxima satisfacción. Este punto de la curva tiene un nombre que te sirve para transformar tu relación con el dinero. Es una palabra que empleamos todos los días y sin embargo prácticamente somos incapaces de reconocerla cuando nos topamos con ella: la palabra “suficiente”."

"Tenemos todo lo que necesitamos; no hay ningún elemento extra que nos frene, nos distraiga o nos moleste, nada que hayamos comprado a crédito, no hayamos usado jamás y no estemos sacrificando para pagar. “Suficiente” es un lugar valiente, seguro, honesto y reflexivo donde se aprecia y se disfruta plenamente lo que aporta el dinero a nuestra vida, sin adquirir jamás nada que no sea necesario o deseado."

"Cuando descubras lo que es suficiente en tu caso, puede que tu curva de la satisfacción cambie de sentido y empiece a subir. [Y más rápido subirá si empiezas a dar, puesto que, como ya tienes suficiente, pueden empezar a sobrarte bienes materiales, pero no sólo eso: también te empezará a sobrar tiempo, que puedes “prestar” a otros (servicios, cuidados, etc.)]"

"¿Cuál es el origen de la confusión? Se extrae de la curva de la satisfacción que la mayoría de la confusión penetra en nuestras vidas por la puerta del ”cuanto más, mejor”. Procede del “mal-estar” que produce el materialismo, de buscar satisfacción interna en las posesiones externas."

"Jamás tendrás suficiente si te pones a comparar con lo que tienen o lo que piensan los demás."

"No se puede tener lo suficiente si cada deseo se convierte en una necesidad que hay que satisfacer"

"No es la publicidad lo que hace que uno compre, sino las expectativas de los demás."

"No es la televisión lo que hace que uno compre, sino lo que uno piensa.
"

"Parte del acto de regalar es expectativa social."


Un saludo
Víctor

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 16:47
Por: chestertown

Voy a dejar fuera la cuestión sobre la naturaleza humana, sobre si el deseo es una maquina que necesita más o no y me voy a centrar en la publicidad, o sea, en el mecanismo de reproducción del deseo y de la lógica de consumo.

Muchos de los foreros y en general muchos ciudadanos caen, en mi opinión, en un prejuicio cuando analizan la logica del consumo. Un prejuicio que sin embargo no aplican cuando opinan o hacen política. Incomprensible si tenemos en cuenta que publicidad no es solo el discurso sobre el producto sino, además, discurso público (el termino publicidad así lo indica). El prejuicio consiste en reducir constantemente el problema de la información (las características del producto) y la comunicación (los valores asociados de estatus, carácter, estilo de vida etc...) al de los EFECTOS que dicho proceso de comunicación provoca.

Para mi esto una forma errónea de plantear las cosas, hacerlo en terminos de causalidad (si repito machaconamente un mensaje calará en la población). Podemos hacerlo en términos de significación: la comunicación audiovisual puede transformar el psiquismo (planteamiento causal); pero también puede significarlo. A una fisiología (piensen en Paulov y sus perros. Este es el modelo de fondo que opera para los que piensan en terminos de efectos) de la comunicación habría que añadir una semántica de la comunicación.

Este añadido es muy deseable si tenemos en cuenta que las investigaciones sobre los "efectos" a lo largo de los ultimos 40 años parece bastante decepcionante. Sabemos que la sociología de la comunicación considera actualmente que la comunicación audiovisual rara vez modifica conductas o pensamientos, sino que confirma sobre todo creencias, disposiciones, sentimientos e ideologías que YA están dados por la situación social, economica o cultural. Hay que admitir por tanto que los efectos por lo general o son débiles o son nulos (piensen por ejemplo en la forma en la que la película La Naranja Mecánica aborda el asunto de los efectos cognitivos de la comunicación: como parodia).

Un ejemplo simple de lo que estoy diciendo: comunicar la existencia del cenit del petroleo. Se trata de una comunicacion que no podrá ser entendida por nadie hasta que las CONDICIONES de significación del mensaje (esto es, la realidad de la escasez y la inflacion) no sean una realidad para el público. No lo padezcan. Entonces sí , entenderan instantaneamente el mensaje. De nada vale, en mi opinion, repetir algo hasta el infinito (ya sea el peak oil o el último modelo de coche o de peinado) si uno no PARTICIPA de lo que se le dice, si no participa de la cosmovisión que se le plantea. Y esto es venir a decir que no puede producirse un EFECTO si ese efecto no hay sido producido ya ANTES. Lo que es lo mismo que decir que no hay efectos causales, sino afinidades electivas y afectivas. ¿O es que uno toma conciencia del peak oil, por ejemplo, por arte de magia, sin “saber” de antemano algo sobre el asunto, sin captar o entender o padecer la realidad del peak a través de sus manifestaciones diarias?

Y si no hay efectos causales, si todo funciona por afinidad semántica, hablar de creadores de opinión o de imágenes y valores es un abuso de los conceptos por no decir una manipulación. La verdadera fábrica de producción de deseos no son las agencias de publicidad, sino el imaginario social.

Por eso veo ridículo culpar a los publicistas o a la publicidad. Me parece que es como culpar al sol. Pues si el imaginario es una condición previa (como el petróleo) para que haya consumo, entonces tenemos los publicistas que no merecemos del mismo modo que tenemos los políticos que nos merecemos. Votar y comprar ¿es que hay diferencia? hay una complicidad general entre público y publicistas porque para que se legitimen valores ANTES deben compartirse esos valores, pues de lo contrario no habría nada que legitimar, promover o calificar como bueno/malo. Y eso es lo que hace la publicidad. LA publicidad no crea, legitima.

Con esto respondo a Erice y a mucha gente que considera que la publicidad crea el imaginario colectivo. Eso es por lo menos como atribuirle las capacidades de Dios de dar inteligencia a los seres. Esta clase de planteamientos conspiranoicos son sencillamente un mito.

Y respondo a Alb, que no entiende porqué se hacen tantos esfuerzos para convencer al publico de que consuma: no se gasta en publicidad para que alguien compre algo que no quiere pues ese no es el que va a aumentarte la cuenta de resultados. Se trata de convencer al que ya está convencido pero que puede comprarle el producto a la competencia. La publicidad no crea la necesidad de desplazarse o moverse: ya estaba allí. Te ofrece el coche.

Hay un prejuicio muy arraigado entre el pensamiento de izquierda de culpar de todos los excesos al consumo o a la publicidad, en lugar de atacar al sistema monetario. Y no lo entiendo cuando la publicidad no es más que un espejo que refleja lo que somos como entidad colectiva. La unca razón que veo para esto es que hay una necesidad psicológica de culpar al mensajero en lugar de al mensaje (culpamos al Medium. Pasa en todas las culturas: al chaman se le expulsa del clan o se le ataca) pues no nos gusta como nos refleja en el espejo. Es decir, nos cuesta aceptar nuestra parte de responsabilidad. Pero el problema no es el espejo, el problema somos nosotros.

Hagan la prueba. Pregúntense esto: ¿a usted le influye la publicidad? La mayoría de gente dice que a los demás sí pero a ellos no. Es como con el racismo, que nadie dice serlo. O como con la televisión, que nadie dice verla. Suele pasar en cambio que quien más niega es el más influenciado. Un poco más de sinceridad, foreros!

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 17:09
Por: Miguel Teixeira

Chestertown:
Muy interesante la exposición sobre la condición necesaria de aprender.Pavlov enseñaba a sus perros y luego los reflejos condicionados se encargaban del resto.
Recuerdo el film de S.Kubrick en la escena que se encuentran el monolito y los simios.En primer lugar es notorio el contacto físico con el monolito en particular sus aristas que al parecer asocia algo que ya conocía (una quijada) que luego pasa a utilizar como arma y a imponerse sobre las demas colectividades vecinas.
Dejando de lado 2001 una odisea espacial siempre pensé que el mundo hace 30 o 40 años era muy distinto al que conocemos ahora,es decir no había tanto consumismo.
¿cuáles son las condicionantes de dicha transición ?

Saludos.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 23:24
Por: egoi

"Los hombres son tan simples e inclinados a obedecer las necesidades inmediatas que un mentiroso nunca se quedará sin víctimas por lo que haya engañado.”

Nicolás Maquiavelo.


Saluditos
Egoi

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 10/05/2006 23:49
Por: erice

Repito mi opinión :-). Hay algo más feo que autocitarse?

El poder de la publicidad no está en que coma el coco... No hay nada que "coma el coco".

Su poder está en que lo que no se publicita, no se vende. Es tan simple que es que no sé como no se comprende....

Chestertown tiene razón en su opinión, y el resto creo que seguís con la vieja idea tradicional de la izquierda de "los medios come cocos".

Los medios no son comecocos. El coco nos lo comemos solitos. Esto está claro.

Los medios tienen el poder de establecer qué conocemos, no hipnotizan.... (salvo la MTV y los grafismos de la FOX :D).

Y ese es el verdadero poder... y es mucho más grande de lo que parece.
Aunque los medios tienen un tremendo problema, que es lo que pasa ahora....
Que poco a poco no nos lo creemos, luego ya no sirven para conocer....

Mcluhan decía aquello de "el medio es el mensaje", haciendo referencia a la enorme relevancia que tenía la estructura productiva sobre el contenido....
La tv, por ejemplo es el mejor mecanismo censor de la historia. Tan perfecto que dudo que haya sido planeado; ha sido la estupidez humana la que ha creado un medio tan poderoso para convertirlo en algo tan inútil para comunicar ideas complejas y tan útil para vender cosas...

Por suerte llegó internet, el primer medio de comunicación verdadero de la historia; quizás más importante que el libro.

Si los políticos quieren ponerle vallas... hay que "levantarse en armas" (es un decir). Pero tenemos que ir con ojo.

Y si se acaba la energía tendremos que tener portátiles a viento.. lo que no se puede es prescindir de Internet. Es lo mejor que ha dado el capitalismo probablemente en..... toda su historia....

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 14:25
Por: chestertown

Victor, entiendo tus dudas pero son dudas que planteas desde un planteamiento que para mi es erroneo. Verás, las condiciones de posibilidad no tienen que ver con la genética sino con el ambiente cultural en el que uno nace y aprende. No creo por eso que los niños estén programados para decantarse por las motos y las niñas por las muñecas. Tú sí pareces creer en esta clase de programaciones inducidas.

Deduzco que básicamente tu crees que a los hombres se nos engaña , que somos tan tontos que tomamos por ilusiones las ilusiones y no somos capaces de diferenciarlas de la realidad. En suma, crees que somos adolescentes, sujetos que aun no distinguen ficción de realidad porque adolecen del saber y competencia necesarios.

Pero francamente tu planteamiento es bastante inverosímil. Yo no veo a la gente comprando un coche o casa sin saber al mismo tiempo los inconvenientes y contrapartidas, dejándose llevar hipnóticamente por una colección de imágenes. Para empezar porque la gente sabemos que eso es “publicidad”, o sea, lo identificamos como ficción, y para continuar , porque la gente usa su libertad de juicio para apuntarse o no a los valores que una marca les propone. ¿Dónde está la manipulación o el engaño? Pero tú eliminas el libre albedrío!. Fíjate entonces en el callejón sin salida que te metes: por esa regla de tres ¿cómo sabes tú que no eres otro hipnotizado? Está clase de posturas terminan dividiendo las cosas en tontos y listos y justificando iluminismos. No se puede aplicar nuestra propia moralidad (lo que debería ser) para describir el mundo (lo que es).

Las condiciones previas, ¿en qué se basan? ¿cómo se forman? ¿están acaso en el subconsciente? ¿están en la experiencia vivida? Si pones una televisión en medio de la plaza de cualquier poblado de la selva amazónica y lanzas por ella cien anuncios diarios de un coche, una lavavajillas o una tienda de zapatos , ¿fabricarás así las condiciones previas para lograr algún estímulo cerebral que lleve a los nativos al deseo "civilizado" de consumir?


Las condiciones de posibilidad , como ya he dicho, son pactos implícitos entre personas. Creo que es por que son implícitos (no están escritos) por lo que te resulta tan difícil localizar su existencia en la vida diaria, pero piensa que es gracias a ellos que nos podemos comunicar y hasta entender. Y se forman mediante la vivencia, la repetición de hábitos hasta que de tanto habitual, en efecto, se vuelven inconscientes. Los niños también disponen de condiciones previas. Un niño no es una tabla rasa.

De lo que se trata es de quitarse esa obsesión que muchos tenéis por llegar a encontrar un punto de origen en la formación y distribución de mensajes y valores. Hasta el punto de que creéis que un emisor (anunciante-empresa) es un creador, es decir, una especie de poeta o demiurgo capaz de hacer cosas con palabras (decir “montaña” y que surja una montaña de la nada, o decir “compre” y que se logre accionar la compra). No, la comunicación no funciona así, por mucho que pongas una televisión en una aldea indígena no vas a lograr transformar los hábitos (condiciones previas de juego) de los nativos porque (y esto es lo que no entiendes) la comunicación no es un fenómeno unidireccional, con un origen (emisor) y un destino (receptor).


Tampoco entiendes cómo se forman los pactos implícitos. Pero verás , la naturaleza de un pacto implícito es igual que la naturaleza de todo proceso de aprendizaje: no es algo localizable en un punto fijo o en un comienzo: nadie recuerda el día exacto en que aprendió a montar en bicicleta, a hablar un idioma, a amar, a cocinar, a dar con la flecha en la diana, etc... y sin embargo hubo un día que no sabíamos. Nuestro problema es que como nos es imposible determinar el día en que aprendimos (el día que hicimos, Click, eureka, etc...) creemos que ese pasado nunca existió (por tanto, decimos que no existen condiciones previas), cuando sí existió y lo único que sucede es que está irremediablemente perdido (no lo podemos recuperar). Hubo un día que aprendimos nuestros condicionamientos, pero no sabemos cómo ni cuándo. Se nos OLVIDA (se vuelve inconsciente) que el instinto necesario para saber cocinar, hablar, conducir o amar, es un saber, y como tal, nos ha precedido (es una condición, nos condiciona). Ahora bien, el que nunca lleguemos a saberlo no significa que no exista! Y se nos olvida también que ese saber solo existe en estado practico, es decir, que no hemos estado pasivos para adquirirlo, que no hemos sido hipnotizados sino que hemos participado en su adquisición:estuvimos aprendiendo. Las condiciones son una suerte de sentido comunitario de la orientación, (sentido común), lo que los participantes ASUMEN (pactan) implicitamente como reglas para la practica. Pues ¿cómo podría funcionar un unas reglas sin juego? es lo que tú planteas al decir que no hay condiciones previas (juego) a los efectos que crean los mensajes (reglas). Un efecto sin causa!! Es ciertamente una realidad inverosímil.Pero lo contrario también sería falso: creer que existan juegos sin reglas.

Así que más que una situación de alienación en la cual los mensajes tiene el poder mágico de crear conductas allí donde no había ninguna pre-disposición, en lugar de una situación en la cual al individuo se le ha desposeído de su esencia humana y , pobre, ya no sabe quién es, en fin, en lugar de ver las cosas en términos del humanismo clásico (para el cual el sentido común y la racionalidad eran cosas idénticas), yo veo que en todo juego social la gente tiene la opción de decir NO (o decir SI). De romper el pacto, de modificarlo , de recortarlo... En suma, de elegir (dentro de unos limites sociales, que por otro lado también pueden moverse).

apostillando.

Enviado en: 11/05/2006 14:53
Por: OMEGA

el determinismo absoluto como todos los absolutos no existe. solo hay un absoluto que existe y es que no hay absolutos. paradoja.
segun esto no habria homosexuales porque no tendrian padres de los que copiar. solo podrian copiar la heterosexualidad, Freud hablaba de los perversos polimorfos pero casi un siglo despues todavia algunos o no se han enterado o no lo quieren entender.
a todo cristo le gusta vivir bien. y eso es demasiado tentador.
la buena vida es cara, la hay mas barata pero no es vida, que dirian algunos.
es muy dificil ser un hedonista austero, o un estoico hedonista y mas en la sociedad occidental actual. esto le gustara a protagoras.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 15:30
Por: algol2362

OMEGA: ¡candidato a Premio Nobel del sentido común ante tanta proliferación de discursos bizantinos!.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 15:49
Por: chestertown

omega, vivir bien no tiene porqué ser sinonimo de comodidad y despilfarro. así lo es solo para nosotros. pero aqui también se puede vivir bien de forma barata. que no sea lo más común no significa que tenga menos valor.

es demasiado tentador hacer afirmaciones cerradas ;-)

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 17:56
Por: Akelarre SL

Hola Chester, te noto muy energético. Estoy de acuerdo con tu planteamiento, que la publicidad refuerza inclinaciones que ya tenemos.

Pero estoy pensando que muchas veces las inclinaciones que ya tenemos son contradictorias. Por ejemplo, en la mollera de uno pueden convivir la inclinación de comprar esa colonia de marca para embriagar a la maciza del 5 C, junto a la sospecha de ¡vaya chorrada gastarse los euros para algo tan volátil!. Es decir que aquí se enfrenta una inclinación consumista con otra no-consumista.


Entonces la trampa consiste en que el sistema está armado para poner la publicidad al servicio solo de la inclinación consumista. ¿quien contrataría una agencia de publicidad para una campaña publicitaria no-consumista? ¡Si hasta la publicidad negativa está prohibida!, véase como todo está atado y bien atado.

No hemos encontrado la manera de articular una campaña publicitaria no-consumista porque detrás no existe ni parece que pueda existir un producto que la financie. Ahí el no-consumismo juega en desventaja. Uno entonces piensa ingenuamente que debería ser los organismos públicos quienes se encargaran de compensar con un mensaje que apelara a lass inclinaciones no-consumistas del popolo... ¿públicos? ¿he dicho organismos públicos? Si resulta que en el negocio de la energía la Administración Pública es la empresa energética campeona, que necesita de los impuestos sobre la energía para cuadrar sus presupuestos siempre deficitarios. Si mañana dejamos de consumir petróleo el estado quiebra, o tiene que inventarse un impuesto extraordinario sobre el aire.

Entonces mi respuesta al a pregunta es esta: consumimos porque la inclinación consumista viene reforzada por el seductor mensaje de la publicidad, mientras que la inclinación no-consumista solo se refuerza cuando encuentras telarañas en el saldo de la cuenta corriente. Obviamente también el mensaje de "la experiencia" refuerza el no-consumismo, alertando sobre la banalidad de ciertos bienes de consumo. Pero los más jóvenes carecen de experiencia y por tanto son los más vulnerables ante un consumismo ventajista, que se dota de un lenguaje poderoso al tiempo que coacciona la publicidad negativa.

Por poner una excepción de publicidad negativa, recordemos las advertencias (¿amenazas?) sanitarias de las cajetillas de tabaco. Pregunto ¿por qué no estampar en los salpicaderos del coche algo parecido? ¿acaso no hay más muertes por tránsito que por tabaco? Podrían estampar:


"viajar en auto es perjudicial para la salud humana y la medioambiental"

"Viajando en auto usted tiene X % probabilidades de palmarla por kilómetro."

"Amigo conductor, en caso de fallecimiento de alguno de los viajeros por neglicencia suya, no olvide donar los órganos a la comunidad."

Por culpa de evitar reforzar las inclinaciones no-consumistas, la publicidad se está perdiendo una fuente inagotable de humor negro.


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 18:34
Por: Amon_Ra

Por si los compañeros foreros no conocen esta divertida web de anticonsumo hay va la url:
consumehastamorir.com
buen provecho

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 19:07
Por: chestertown

Hola, Lacra, entre tanto discurso apocalíptico se agradecen esas gotas de humor negro.

Hay una cosa que es fundamental y es que hay que saber comunicar las cosas. Pero la verdad es que no tenemos ni puta idea de cómo se pueda hacer eso. Comunicar algo como el cenit o el decrecimiento, comunicar el dejar de consumir mediante formulas publicitarias tiene mucho de contradictorio. Yo creo que por eso la gente cuando lee que es bueno dejar de consumir agua/petroleo/electricidad desconfias. No se lo cree. . Pero usar el discurso meramente científico es mucho peor puesto que es ininteligible (y coñazo) para la mayoría de la gente. Hay pues algo de maldición y de circulo vicioso en todo esto.

¿Cómo coño vendes el no consumir? Es que no hay quien se lo crea. Si no cambian las condiciones el mensaje no tiene sentido, y suena a broma. Como nos suenan ahora a broma las formas de ser ingenuas de hace 50 años que aparecen en los anuncios de la época.

Por eso es tan interesante la situación actual, porque parece que va a imponerse la necesidad de un discurso del ahorro y esto en efecto ataca a las estructuras y supervivencia del Estado.

La peor papeleta la tiene el estado que es quien tendrá que defender este discurso del ahorro. Fíjate , tendrá a todos los votantes en contra, a las empresas y hasta a los excluidos sociales. Actualmente ya se ve. Pues es sencillamente cómico cosas como que el Estado hable de ahorrar agua, y mientras una comunidad autónoma pida a ese estado más agua para seguir creando empleos en la construcción. La gente se da cuenta de estas contradicciones y opta , por supuesto, por pasar del Estado.

Yo también creo que nuestras inclinaciones ahorrativas se refuerzan cuando no podemos pagar por algo. Es el factor precio el que acciona el consumo. No son los valores morales los que harán que dejemos de conducir y optemos por la bici y el bus, será el precio el que nos obligará a justificar nuestra nueva situación echando mano del discurso contrario. Y diremos, “la verdad es que se vive mucho mejor sin coches porque blablabla”.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 20:38
Por: Tony

Hola:

Debemos de tener en cuenta que lo que se transmite (el mensaje, la información, la publicidad), no es la realidad en sí misma, sino una representación icónica de una parcela de ésta.

La publicidad (de mercancías, de valores, de hábitos, de ideas...) modifica la manera de entender e interpretar la realidad y la intervención sobre ella: nuestro modo de vivir.

Sólo unas pocas personas actúan como emisores, el transmisor selecciona, codifica, interpreta y decodifica la información en función de unos patrones determinados; así los medios de comunicaciòn se convierten en instrumentos de regulación social.

Se utiliza un lenguaje específico, con sus signos -imagenes visuales, sonoras, gráficas y audiovisuales- diferentes del lenguaje verbal.

En la elaboración y configuración del pensamiento humano intervienen los dos hemisferios cerebrales. En el hemisferio izquierdo se sitúan las áreas específicas que controlan funciones como la lectura, escritura, el cálculo, la lógica, la aritmética, es decir funciones ligadas al lenguaje y a la abstracción; es el hemisferio intelectural, analítico, dominante, activo, con mayor sensibilidad para lo visual. El hemisferio derecho, rige las funciones espaciales no verbales, controla las dimensiones artísticas, simbólicas, holísticas, espaciales y musicales; es el hemisferio secundario, receptivo, emocional, intuitivo, creativo y sintético. Ambos tratan de diferente manera la información y tenen procesos mentales cualitativamente diferentes.

Con los medios de comunicación adquiere predominio el hemisferio derecho. Contemplar una imagen sólo puede hacerse mediante una visión global de ella. Asistimos a un tipo de inteligencia generado por la abundancia de imágenes y sonidos. Una persona educada en la cultura verbal comprende más mediante la abastracción, mientras que educada en una cultura audiovisual comprende preferentemente a través de los sentimiento, ya que el lenguaje audiovisual comunica las ideas a través de las emociones.

La percepción se produce por la confrontación del estímulo que nos llega con las huellas dejadas por las experiencias previas. No es meramente captación de elementos sustitutivos de la realidad, sino un acto por el cual el perceptor evoca sus experiencias previas, elabora y contrasta hipótesis, se plantea y resuelve interrogantes.

saludos

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 21:05
Por: Víctor

chestertown:

Verás, las condiciones de posibilidad no tienen que ver con la genética sino con el ambiente cultural en el que uno nace y aprende. No creo por eso que los niños estén programados para decantarse por las motos y las niñas por las muñecas. Tú sí pareces creer en esta clase de programaciones inducidas.

Ambiente cultural... ¿es la publicidad cultura? Si lo es, ¿por qué no compramos como nuestros antepasados? Porque la cultura previa ha sido sustituida por la cultura del consumo. Y, si no lo es... entonces sólo es una simple relación mercantil proveedor-cliente. Estoy por esto último. Sin embargo, hay quien piensa que como Cola-loca lleva más de un siglo siendo la chispa de..., resulta que eso es cultura o modo de vida.

El libro del Quijote tiene éxito después de tantos siglos. Eso es cultura. Nadie lo anuncia. La cultura no se anuncia, ni se vende, ni se publicita. ¿El turismo cultural? No se creó la SAgrada Familia para que el turismo de masas dejara dinero en los hoteles y restaurantes. Lo que se vende no es cultura, es ocio y más consumo alternativo.

No quería decir que los niños están programados. En ese caso es genético (niña-muñeca). Pero la relación playstat-bambas kike-niño...no estaba programada ni era genética, se ha programado por una empresa de publicidad pocos meses antes de que el niño supiera de qué va la cosa.

Deduzco que básicamente tu crees que a los hombres se nos engaña , que somos tan tontos que tomamos por ilusiones las ilusiones y no somos capaces de diferenciarlas de la realidad. En suma, crees que somos adolescentes, sujetos que aun no distinguen ficción de realidad porque adolecen del saber y competencia necesarios.

Los hombres se engañan ellos mismos, nadie es engañado a no ser que uno quiera, esté desprevenido o no esté muy cuerdo. Tontos no solemos ser; querer ser engañados mediante música e imágenes y estar desprevenidos por nuestro ajetreo diario, eso sí es más normal.

¿No somos capaces de diferenciar ilusión de realidad? Entonces explica qué siente alguien cuando compra un décimo de lotería nacional en Navidad. ¿No siente ilusión? ¿sabe perfectamente, porque no es tonto ni se deja engañar, que existen millones de combinaciones en los boletos y que ganar algo es algo muy remotamente posible? Explica qué siente un joven cuando compra su primer coche, lo toca, siente el tacto del volante y no sabe aún si pagará todas las letras porque tiene un trabajo temporal, ¿está inmerso en la ilusión o en la realidad? ¿Se parece ese instante al anuncio que vió anteriormente o se parece a un anuncio que nunca ponen: "deudas por créditos"?

Ya lo he dicho antes: el consumidor más fácil es el indefenso, el desarmado, el niño, el joven consumidor, el mayor y el que tiene una vacío en su vida que tiene que llenar con algo material. ¿Qué es más fácil, vender una enciclopedia inútil a un adulto de 30 años o a alguien de 60 años?

Mira la cantidad de potingues que se venden (todos hacen lo mismo) ¿qué clientela hay? ¿licenciadas en derecho o amas de casa mayores y solas?

Obviar la potencia de la publicidad es simplificar demasiado: yo no voy contra la publicidad, sino contra el consumismo inútil e irracional y todo lo que representa. Pero la publicidad no hace nada para detenerlo. Al contrario.

No hay que ir muy lejos para ver que hay muchos consumidores que "no distinguen ficción de realidad porque adolecen del saber y competencia necesarios". Saber comprar no está al alcance de todos, porque no todos tienen la oportunidad de saber. Si nadie enseña a consumir razonablemente no hay que esperar a que el consumidor lo haga. ¿O es que es razonable ver el multimillonario déficit de las familias? ¿es racional comprar con tarjeta de crédito, vivir de crédito, y pagar a los dos meses toda la comida de casa? En ciertos países enseñan que el consumo es bueno para la economía nacional (USA). ¿Para qué controlar nuestras tarjetas de crédito entonces?

Si resulta que ahora la vida de ocio de las familias ha de estar sujeta a un macrosupermercado donde hay hasta una bolera, ello es el resultado de una cultura del ocio impuesta y calculada: siempre acabas consumiendo algo. Así vas aprendiendo y tus hijos también.


Yo no veo a la gente comprando un coche o casa sin saber al mismo tiempo los inconvenientes y contrapartidas, dejándose llevar hipnóticamente por una colección de imágenes. Para empezar porque la gente sabemos que eso es “publicidad”, o sea, lo identificamos como ficción, y para continuar , porque la gente usa su libertad de juicio para apuntarse o no a los valores que una marca les propone. ¿Dónde está la manipulación o el engaño? Pero tú eliminas el libre albedrío!.

De nuevo aludo al sector de público más débil ante la publicidad. ¿Has visto alguna reacción de alguna persona refiriéndose a algún serial televisivo? Yo muchas. Cuando sale la actriz por la calle, la miran y le aconsejan lo que debería hacer con su novio, pero no el real, ¡sino el del serial! Pasa lo mismo cuando ves un futbolista (un dios en el campo) por la calle (comentarios: no es como sale por la tele, es muy normal, etc.). Se tienen prejuicios y opiniones previas sobre gente o cosas que salen por los anuncios, seriales, fútbol, etc. ¿Por qué no habrían de existir los mismos juicios previos con respecto a un coche o unos pantalones? La gente suele confundir realidad con ficción, porque tenemos mucha imaginación que se ve reforzada por los anuncios atractivos.

La manipulación y el engaño no existen antes de tropezar con ellos. La casa X de cadenas de música jamás tendrá un fallo en sus aparatos... hasta agotada la garantía y pasados dos años... a partir de los cuales el Cd empezará a fallar... Eso es una realidad (a mí me ha pasado varias veces). Ilusión y engaño no suelen ir nunca de la mano al mismo tiempo. SI sabes que hay engaño, no muestras ilusión. Pero no puedes ver el engaño si primero no te ilusionas (y compras el producto). Luego a reclamar a post-ventas... ahí será el "llanto y el crujir de dientes...".

¿También hay libre albedrío para equivocarse? Equivocarse no puede ser una elección sino una consecuencia a posteriori. Por eso nadie elige algo caro, feo y malo, sino directamente bueno, bonito y barato. Luego ya se verá.

[condiciones de posibilidad] Y se forman mediante la vivencia, la repetición de hábitos hasta que de tanto habitual, en efecto, se vuelven inconscientes. Los niños también disponen de condiciones previas. Un niño no es una tabla rasa.

El hábito es inconsciente, en efecto: pero eso es lo que los anuncios pretenden, que consumamos inconscientemente como si ello fuera una extensión de nuestros propios hábitos comunes y corrientes. ¿No es eso una especie de hipnosis sofisticada? Las condiciones previas de los niños son genéticas, como ya he dicho, pero nadie nace enseñado para consumir, sino como máximo para buscar, necesitar, desear. No se necesita una cultura previa. Se puede desear un juguete sin relacionar "dinero-consumo-compra-mercado" previamente. Pero es imposible que un niño sepa eso si no se lo explicas. A eso me refería.

De lo que se trata es de quitarse esa obsesión que muchos tenéis por llegar a encontrar un punto de origen en la formación y distribución de mensajes y valores. Hasta el punto de que creéis que un emisor (anunciante-empresa) es un creador, es decir, una especie de poeta o demiurgo capaz de hacer cosas con palabras (decir “montaña” y que surja una montaña de la nada, o decir “compre” y que se logre accionar la compra). No, la comunicación no funciona así, por mucho que pongas una televisión en una aldea indígena no vas a lograr transformar los hábitos (condiciones previas de juego) de los nativos porque (y esto es lo que no entiendes) la comunicación no es un fenómeno unidireccional, con un origen (emisor) y un destino (receptor).


En efecto, la comunicación ¡no existe en los anuncios de la TV! Sólo hay un emisor, como cualquier discurso totalitario de Castro o Putin. Sólo con este detalle, ya tendría que ser más criticable la publicidad. Y no me vale eso de "cambia de canal". Durante décadas, se "vendió" que la TV era la puerta al mundo, pero sólo había un solo canal (al mundo). Fue en esa época que se forjó precisamente la publicidad de masas actual.

Hubo un día que aprendimos nuestros condicionamientos, pero no sabemos cómo ni cuándo. Se nos OLVIDA (se vuelve inconsciente) que el instinto necesario para saber cocinar, hablar, conducir o amar, es un saber, y como tal, nos ha precedido (es una condición, nos condiciona).

Éstás diciendo que hay un instinto inconsciente (en el subconsciente). Es lo que decía yo sobre qué aprendemos viendo p.e. los anuncios televisivos. El mensaje (totalitario) nos lo graban en algún lugar del cerebro y, como dices, eso se convierte en condición que nos condiciona, y nos condiciona cuando surge de vez en cuando.

Ahora bien, el que nunca lleguemos a saberlo no significa que no exista! Y se nos olvida también que ese saber solo existe en estado practico, es decir, que no hemos estado pasivos para adquirirlo, que no hemos sido hipnotizados sino que hemos participado en su adquisición:estuvimos aprendiendo.

En efecto, no hemos estado pasivos, sino viendo la TV cada día durante 3 horas de niños y jóvenes. En esa época, a parte de matemáticas, aprendíamos a desear consumir, acto que llegaría hacia los 18 años. La hipnosis sirve para que alguien realice algo que es ajeno a su voluntad, de tal forma que el libre albedrío se estrecha dando pocas opciones (quien sabe vender, vende). Un chico de instituto ha visto a lo largo de su vida, decenas de miles de anuncios, a razón de cien antes de comer. Por cierto: niños dormidos, desayunando lo que la TV les dice en esos instantes de la mañana. ¿Qué cultura quieres que salga de ahí? ¿la del libre albedrío?

Así que más que una situación de alienación en la cual los mensajes tiene el poder mágico de crear conductas allí donde no había ninguna pre-disposición, en lugar de una situación en la cual al individuo se le ha desposeído de su esencia humana y , pobre, ya no sabe quién es, en fin, en lugar de ver las cosas en términos del humanismo clásico (para el cual el sentido común y la racionalidad eran cosas idénticas), yo veo que en todo juego social la gente tiene la opción de decir NO (o decir SI). De romper el pacto, de modificarlo , de recortarlo... En suma, de elegir (dentro de unos limites sociales, que por otro lado también pueden moverse).


¿Qué pasa si todos decimos "no"? Se crea el caos. El caos es malo para la gente. La gente no elige el caos. La gente dice "si".

En los límites sociales ¿deben incluirse las crisis energéticas? Si es así, basta ver lo lejos que estamos de poner en marcha medidas para dejar de consumir de la manera en que lo hacemos, sencillamente para alejar la crisis en lo posible. ¿Por qué a países que basan sus economías en el consumo (superconsumo) interno se niegan a dejar de consumir si se están quedando con lo puesto?

Un saludo
Víctor

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 22:24
Por: erice

Gasolina a diez dólares el galón, o a 6€ el litro. Se financian los combustibles necesarios para los sectores profesionales y se reduce el consumo...

La contrapublicidad no funciona más allá de una llamada de atención. La publicidad tampoco funcionaría porque sería un único mensaje en medio de un mar que solicita lo contrario.

La gasolina a 10$ el litro, como dice el artículo ese, eso funcionaría.

Pero eso, a corto plazo, exigiría un cambio de sistema.

El político que promueva eso, nunca será votado.

Y por cierto, seguís viendo poderes himnóticos en la Tv y la publicidad. No los tiene.
Su poder es que lo que vemos en ella es lo que conocemos; pero no místicos y maléficos poderes.

Es la teoría de la "agenda setting". Que debería comenzar a llamarse "ley de la agenda setting". Básicamente lo que dice es eso, lo que se ve, se escucha y se lee, es lo que se conoce.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 22:36
Por: chestertown


Una persona educada en la cultura verbal comprende más mediante la abastracción, mientras que educada en una cultura audiovisual comprende preferentemente a través de los sentimiento, ya que el lenguaje audiovisual comunica las ideas a través de las emociones.


Tony,

no estoy de acuerdo con tu planteamiento acerca de la naturaleza emocional de las imágenes. Esa opinión está muy extendida y se trata en realidad de un mito.

Existe la tentacion común de polarizar la comunicación humana, haciendo de la palabra un instrumento del intelecto , de la razón discursiva y abstracta y, al contrario, haciendo de la imagen un vehiculo natural de los afectos, de los mitos, de lo patetico, en suma, del “sentimiento”; esta antítesis tendría entonces que hacernos concluir en una regresión actual de la humanidad hacia lo irracional (o la infancia), una regresión que podemos volver in extremis haciendo de la imagen una comunicación privilegiada con lo sagrado.

Ahora bien, este reparto de los roles de la imagen y de la palabra es absolutamente arbitrario. Por una parte, el poder “afectivo” de la imagen todavía hoy nos es desconocido; lo que quiere decir que hasta nueva orden, puede y debe ser discutido. La afectividad de la imagen sigue siendo un mito cuyo provecho vemos todavía muy bien: al postular esta afectividad sin ponerla jamás en duda, las censuras se establecen y triunfan: cuestionar la naturaleza afectiva de la imagen sería cuestionar la misma censura, y comprendo que la sociedad vacile en discutir los “efectos” de la imagen: la necesita.

Por otra parte, es todavía menos posible reducir la palabra a un puro logos; las palabras confunden, intimidan, hacen sufrir, soñar, desencadenan procesos afectivos y traumáticos infinitos. Así que a decir verdad, las nociones mismas de afecto y de intelecto son en sí mismas sospechosas; con mayor motivo es peligroso reservarles lenguajes particulares (uno para la imagen, otro para la palabra); pues lo que define a un lenguaje no es lo que dice, sino su manera de decirlo.

Y a mi sospecha del estatuto real de la imagen en nuestras sociedades habría que añadir una laguna histórica: el uso que las civilizaciones pasadas han hecho de la imagen. Suponemos fatalmente que antes practicaban poco la comunicación icónica. Solemos olvidar cómo participaba la imagen en la vida cotidiana del hombre antiguo (vidrieras, pinturas, libros ilustrados, paredes...); de hecho , la oposición histórica no se establece entre la escritura y la imagen (nuestra civilización no es analfabeta y la de ayer lo era solo en parte), sino entre una comunicación puramente icónica y una comunicación mixta (imagen y palabra), que es la de hoy en día. Nos olvidamos con facilidad de que la imagen actual está llena de palabras (fotografía de prensa, publicidad, cine, teatro...) . Cosa lógica, pues la palabra sirve para controlar y fijar la polisemia o ambigüedad natural de las imágenes. Esta evidencia equivale a decir que en el fondo no hay ni nunca hubo imágenes puras: una persona no ve imágenes sino que las LEE.

De modo que en realidad no condenemos tan apresuradamente a nuestra cultura de la imagen. Cuanta más imágenes produce nuestra cultura más aumenta nuestra capacidad de abstracción si lo comparamos con la capacidad de abstracción de nuestros antepasados, que apenas tenían acceso al texto escrito. Una imagen, al fin y al cabo, es un producto codificado y por tanto un elemento sujeto a lectura. Su intima vinculación con la palabra es por tanto innegable. Entonces jugar a separarlas es como pretender separar el alma y el cuerpo: pura metafisica.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 23:07
Por: jprebo

No he leido todo los post, si está ya comentado lo siguiente pido disculpas.

La publicidad sí miente, hay un dicho que afirma que las verdades a medias son mentiras completas, ¿os habeis fijado por ejemplo en esos anuncios del "llama al 55** y envia...", debajo salen una letritas tan pequeñas que ni el cabrón del director de esa compañia puede leerlo a lo que se le suma la gran velocidad a la que pasan, eso es engañar dado que te encuentras con sorpresas desagradables si envias el mensajito de marras y dado que la ley le permite engañar "puesto que si avisan" pos ná. A consumir a cualquier coste. ¿seguro que la publicidad solo informa?.

Luego está la publicidad subliminal, ¿seguro que la publicidad no condiciona?, si hasta la musica de los super está estudiada según los casos para que la gente compre mas aprisa o mas relajadamente según esté el establecimiento de lleno.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 23:31
Por: chestertown

Victor, no entiendo porqué pretendes negar lo innegable. La publicidad no solo es una relacion mercantil sino un producto cultural que habla de comportamientos culturales. cocacola forme parte de nuestras vidas de la misma manera que lo hacen el baño, la ropa o los espejos. Excluirla pero no hacerlo del vino es una actitud caprichosa, es tu mania personal. Tu concepto de cultura me resulta en realidad un poco anticuado.
La cultura no se reduce a lo edificante o lo estimulante.

Coincidimos en que nosotros mismos elegimos con qué engañarnos. Nos autosugestionamos, creemos lo que queremos creer. Y coincidimos en que el consumismo como fin en si mismo es un callejón sin salida. Lo que trato de decir es que no es una buena estrategia calificar de infantil al consumidor.

Una hipnosis es hacer algo sin saber que lo has hecho, nada que ver con desear algo. Algo que deseas acaba siendo un proceso muy consciente. Por eso tener cualqueir clase de hábito, ser bueno en algo porque lo haces sin pensar, no equivale a no saber lo que se hace. Todo lo contrario, ya no se piensa , se hace natural, porque se tuvo que ser muy consciente del aprendizaje previamente. Nada que ver.

Tu forma de ver la comunicación de los medios es bastante superficial Hay un antes y un después de la emisión del mensaje. Quedarse con el momento del emisor es como quedarse solo con el protagonista de una película o con la anécdota del cuadro. Es perderse la película, o perder el fondo del cuadro.

Yo no moralizaría tanto a la infancia. La inteligencia infantil tiene la suficiente habilidad como para inventarse cosas que se salen de lo establecido. Lo que me parece peligroso es censurar caprichosamente ciertas conductas o usos. Moralizarles con que no deben usar videojuegos, television y cosas por el estilo. A un niño no se le debe transmitir los miedos del adulto sino la confianza para que desarrolle la valentía de investigar por el mismo el mundo que le rodea. Y hoy en día, la violencia, la television o los videojuegos son parte esencial del mundo.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 11/05/2006 23:38
Por: indovinello

Creo que el consumismo es un indicador del declive de la cultura y del juicio crítico.

Vivimos es sociedades cada vez más complejas y globalizadas. Hace 100 años, un individuo debía preocuparse de conocer sus tierras, la forma de cultivar y esmerarse en las relaciones con un limitado número de congéneres. Ahora, sin embargo, la mayoría de nosotros está especializado en un aspecto muy concreto de la realidad/sociedad y desconoce por completo los otros como no sea a base de "consignas", es decir, conocemos acríticamente. Además, conocemos de manera mediatizada, es decir, mediante un microscópio, un telescópio, o, todavía peor, la televisión o el diario. Somos muy pocos los tenemos la posibilidad de juzgar la realidad mediante nuestra propia experiencia.

Complejidad, conocimiento mediatizado y acrítico y consignas es una buena tríada para "diseñar" nuestra percepción de las cosas y el juicio que sobre ellas tenemos. Mediante este paradigma, la propia transmisión de información es susceptible de ser utilizada como publicidad (en el sentido negativo, el de conocimiento orientado para unos fines, y no como medio neutro de dar a conocer productos).

Claro, al final, y depende de cómo enfoquemos las cosas, nos haremos la típica pregunta del huevo o la gallina: ¿nos dicen qué debemos querer o nos dan lo que queremos? Sólo sé que no debemos aceptar que nos digan lo que debemos querer. Al final estamos en el viejo problema de la dialéctica. Pero no nos engañemos. No debemos aceptar lo inceptable dentro del proceso de dialéctica: las tecnicas para que las cosas parezcan lo que no son (¿Perception management?, ¿obviar lo que no se desea que se sepa?) y el uso de las modernos medios y técnicas para evitar (desmotivar) la participación y servir a unos intereses monopolístas.

Nosotros mismos, la masa, somos responsables del cariz que toma nuestro mundo por preocuparnos en exceso de nuestra supervivencia, en unos casos, y edonismo en otros, y demasiado poco en pensar para la acción (ética).

Saludos.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 01:15
Por: petro

Consejos para no consumir:

1º NO LLEVAR DINERO. Es muy practico. Yo salgo por la mañana con 10 € en el bolsillo, y normalmente vuelvo a casa con los mismos. Si te gusta algo, tienes que ir a casa o al banco a por dinero, y por el camino se te pasan las ganas de comprar.

2ª NO TENER TARJETA DE CREDITO. Contar los billetes cuando se paga da una idea mas clara de lo que valen las cosas. Echar una firmita parece que no cuesta nada.

3º Si alguien pregunta por que no tienes tarjeta de credito, la respuesta ha de ser clara y contundente: PORQUE NO ME SALE DE LOS HUEVOS.

4º NO ENTRES EN GRANDES ALMACENES. Estan llenos de chorradas que no sirven absolutamente para nada. Si no necesitas nada ¿ PARA QUE COÑO TE METES EN EL CORTE INGLES?

5º OLVIDATE DE LAS COMPRAS POR INTERNET. Es muy facil darle a cuatro teclas, y esperar a que te manden la chorrada que normalmente no sirve para nada. Si tus dedos no pueden contenerse CORTATELOS.

6º Si sientes ansiedad por comprar algo, TOMATE UN VALIUM Y VETE A DORMIR, TE SALDRA MUCHO MAS BARATO.

7º Si necesitas un coche, comprate uno DE LOS MAS RASTREROS QUE ENCUENTRES, y que consuma poco, es una manera de no ir de rico, y por lo tanto ya no tienes que demostrar nada.

Saludos

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 09:03
Por: Dario_Ruarte

[QUOTE BY= erice]
Alguna vez has visto publicidad de lechugas?
De semillas de trigo?
[/QUOTE]


Erice:

Noto que vives a más de 2000 kms del campo y que no estás suscripto a ninguna revista agropecuaria.

:-)

Claro que hay publicidad de lechugas y de semillas de trigo !!

Publicidad de Lechuga Heirloom:

http://www.seedfest.co.uk/seeds/lettuce/lettuce.html


Publicidad de Trigo

Trigos Verpect

http://www.verpec.com.br/wallpaper_gr/trigo.jpg

Semillas Aventis

http://www.agronort.com/novedades/trat_semi_tri/diap40.html

Semillas Inia

http://alerce.inia.cl/fotos/Fichas/F067.htm


(puedo seguir)

:-)


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 11:15
Por: erice

[QUOTE BY= Dario_Ruarte] [QUOTE BY= erice]
Alguna vez has visto publicidad de lechugas?
De semillas de trigo?
[/QUOTE]


Erice:

Noto que vives a más de 2000 kms del campo y que no estás suscripto a ninguna revista agropecuaria.

:-)

Claro que hay publicidad de lechugas y de semillas de trigo !!

[/QUOTE]

Dario :-).
En el mismo mensaje donde digo lo de las semillas de trigo y lo de la lechuga digo lo siguiente, me cito a mi mismo, que le estoy cogiendo gusto a esto del onanismo:


Alguna vez has visto publicidad de lechugas?
De semillas de trigo?
Para vender las cosas necesarias y sacar más provecho de ellas se tuvieron que inventar las marcas. Y por eso tenemos publicidad de pascual. Pero no tenemos publicidad de leche......
La publicidad da valores añadidos ficticios a esos productos.


Te reto a que me encuentres publicidad (no campañas institucionales en beneficio de un sector entero) donde no se promocionen "Lechuga Heirloom" sinó simple y llanamente "lechugas" :-).

Me imagino el anuncio...:
Borde de una hoja de lechuga agitada suavemente por el viento, La cámara se mueve a lo largo de la hoja descubriendo un verde brillante...
Música estilo new age y efecto de viente
Plano detalle de una gota cayendo desde el cielo. Un resplandor pristino descompone la luz en un orgiástico arcoiris.
La gota cae y se desliza suavemente sobre la lechuga sobre un fondo desenfocado, el sonido del viento se transforma en una dulce melodía de lluvía acompasada con la BSO.

Una hermosa muchacha, con aspecto de ser una joven ejecutiva triunfadore e independiente en un traje de armani con una minifalda camina con paso firme. Fondo de rascacielos en la distancia.... La lluvia va dejando pequeñas manchas sobre su vestido. Una gota se desliza en plano detalle por su cara hasta la comisura de sus labios.

La muchacha se agacha y recoge la lechuga. Fondo de rascacielos en la distancia. Clímax musical

"Te gusta cultivar"

Plano detalle de la lechuga.....

En fin... en fin....

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 13:32
Por: Amon_Ra

Gracias Petro por tus consejos los lei con atencion todos los repase y Bingo cumplo 6 y si que llevo la tarjeta de credito encima por alguna eventualidad que pudiera surgir quitando de eso todos.
Certifico que son efectivos SI SEÑOR.
El zapinng en la tele cuando llegan los anuncios ayuda tambien.
El hecho de vivir en medio rural y aislado mas disminuye la tension consumista un monton mas.
El llevar una lista hecha con las cantidades y observaciones de precios tambien.
El utilizar internet para comparacion de precios y calidades tambien
Bueno hay mas pero tengo prisa añado estos consejos a los de Petro y de seguir asi consegiremos una buena lista de consejos practicos que pueden serle utiles a muchos foreros.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 15:05
Por: egoi

¿Alguien a notado alguna vez la presion social que existe cuando le intentas decir a la gente que el coche no es necesario? Hay gente que se llega a sentir agredido incluso si mencionas que a ti no te gustan los coches... yo lo e vivido en mis carnes.

Saluditos
Egoi

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 15:45
Por: Akelarre SL

Chester,

Es que yo veo el peak oil como una bendición que va a poner el mundo patas arriba, no para peor, sino para diferente. Es la revolución de nuestro tiempo, y me apasiona porque nada tiene de ideológico ni de pergueñar un Nuevo Hombre, sino de ajustes de cuentas, en concreto cuentas de rendimiento energético. Aburrirnos no nos vamos a aburrir, la prueba es la salud y vitalidad de esta web CrisisEnergética. Otro fenómeno sorprendente que se está dando de la mano de internet, es el desarrollo de una cultura/tecnología energética de "código abierto". Podemos ver lo ocurrido con la informática como un campo de pruebas de lo que podría ocurrir con la energía: desde de consolidación de grandes monstruos amamantados en un garaje, hasta redes de intercambio de tecnología, fuera de control y que se rifan las patentes y copyrights. Aunque la irrupción de la tecnología linux no ha podido con el gigante, está claro que lo ha puesto en cintura. Tampoco los confidenciales han podido con los media clásicos.

Creo por tanto que se puede elaborar un slogan seductor alrededor del peak oil como en su día se hizo con internet, por todas partes van a brotar industrias champiñón sobre energías. Fíjate si me parece que estos proyectos pueden arrebatar que hasta veremos el rebrote de graciosas fiebres coma aquella de la Nueva Economía y su catacrack del marzo del 2000. Después de la euforia y el testarazo la nueva matriz energética pasará a ser parte de nuestras vidas, y nadie recordará como se pudo sobrevivir permanentemente amorrado a la teta petrolífera.

Resulta curioso comprobar cómo la adicción al petróleo ha creado drogodependencia incluso en aquellos que la detestan, que ya creen imposible sobrevivir sin él. Me explico el fenómeno apocalíptico como síntoma de un síndrome de abstinencia.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 16:10
Por: Tony

Hola:

Pienso que los medios audiovisuales utilizan un lenguaje específico, con una sintaxis, una morfología y una semántica propias que, lejos de ser simple y directo, necesita un aprendizaje. Sus signos -imágenes visuales, sonoras, gráficas-. son tan diferentes del lenguaje verbal, que una persona puede saber leer, comprender y expersarse mediante signos verbales, pero no mediante signos visuales.

La lectura que realiza una persona ante los mensajes audiovisuales (con sus primeros planos, intensidades de luz, ritmo, etc.) que no conoce el lenguaje específico, es normalmente más de carácter emotivo que cognitivo, y por ello no puede descifrar o hacerse consciente del significado de ese lenguaje ni en sus aspectos formales ni de contenido y se suele establecer una relación de tipo hipnótico entre el mensaje y el receptor, imposibilitando cualquier tipo de distanciamiento crítico.

Por lo tanto podemos llegar a pensar que existe un alto grado de analfabetismo funcional entre los lectores de mensajes audiovisuales.

saludos

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 20:52
Por: Víctor

chestertown:


La publicidad no solo es una relacion mercantil sino un producto cultural que habla de comportamientos culturales.

Lo cultural es secundario, si quieres saber cultura la tv no puede competir con los libros. Además, la cultura que hablas tiene que ver mayormente con la cultura del consumo, no habla de arte, historia, religión, ciencia, sociedad, etc. sino de crearte un malestar al no tener la cafetera marca X y solucionarte la papeleta dejándotela a un precio especial en la tienda de la esquina. ¿Qué hace el que ya tiene una, qué hace el que no toma nunca café? Tragarse la palabrería que "habla de comportamientos culturales" que no interesan lo más mínimo.

Por cierto: ¿qué comportamiento cultural hay en un bollo con un agujero en medio, si en Europa la cultura del desayuno dice "croissant"? Pues si no había cultura de bollo y agujero, la única razón para tenerlo aquí es que nos hayan dicho que el "croissant" ya no es bueno, es mejor el bollo y el agujero. ¿Es así como se forman las culturas? La cultura, ¿depende ahora de la competencia mercantil?


cocacola forme parte de nuestras vidas de la misma manera que lo hacen el baño, la ropa o los espejos. Excluirla pero no hacerlo del vino es una actitud caprichosa, es tu mania personal.

Confundes marca famosa con objetos de uso habitual ancestrales que no necesitan ser famosos. La cultura no necesita de la fama, la cifra de ventas o el consumo de masas ¿ves la diferencia? ¿Es que para tí tiene la misma relevancia la cocaloca y la ropa en una cultura?

Tu concepto de cultura me resulta en realidad un poco anticuado.
La cultura no se reduce a lo edificante o lo estimulante.

Claro que no se reduce a eso. Pero tampoco se reduce a consumir porque es "culturalmente correcto".
Puede ser que no esté muy al día. Pero tengo claro qué es preferente y qué es algo cultural de lo que no lo es. Por cierto, edificante y estimulante lo es la cocaloca. Al menos eso dicen los anuncios con señores de setenta años haciendo footing, y sobretodo los logotipos que hay de cocaloca en los colegios, dorsales deportivos y concursos de literatura juveniles. Otra cosa que no dicen es qué tienen sus componentes químicos. Ya puestos a decir que la cultura no es todo lo maravilloso, sino que hay guerras y sufrimientos, bien vale informar a la gente de qué consume, ¿no?

Para tí todo lo que vemos, tocamos, oímos... es cultural, es cultura. Hasta un lavabo sucio y pringoso que sale en un anuncio de jabón es cultura. No nos pondremos del todo de acuerdo. Sobretodo cuando hablando de cultura comparas la cocaloca con el vino. Comparas un producto de la tierra con una marca elaborada con una fórmula "mágica" que vete a saber qué tiene y que nadie conoce, al contrario que el proceso natural del vino que incluso la enología te lo explica sin secretos. ¿Hay alguna ciencia que trate de la cocaloca? No. (los niños del cole van a ver cómo salen miles de botellas de cocaloca por segundo, pero no "ven" cómo se hace la cocaloca). ¿Hay algún método para inculcar a la gente a que consuma cocaloca? Cientos. Pero si la cultura es lo que usamos y tenemos, es lo obvio y no necesita ser anunciada a cada momento y lugar (anuncios de vinos de la Rioja como región vinícola no hay muchos), ¿cómo es entonces posible que la "cultura" de la cocaloca lo haga? Porque quizá resulta que no es cultura, sino un producto de consumo que sólo es algo si se consume. Si no se consume no es cultura ni es nada: caduca como buen producto de consumo de masas que es. En cambio, ¿caduca un libro? ¿caduca un cuadro? ¿caduca una catedral, una poesía, una raza humana, una religión, una ciencia...? El vino que no se consume es más "cultural" que el nuevo, porque en la cultura, lo que más cuesta ser llevado a cabo, lo más antiguo y bien hecho (cosecha, bodega) más mérito y valor tiene.

Ahora, si lo que pretendes decir es que consumir, repito, consumir, cocaloca es cultura, pues vale. Estoy completamente de acuerdo en que la "cultura" de hoy día es consumir productos. Ahí es donde me quejo: hemos creado (han creado) una cultura del consumo intensivo, sin remedio, sin parar, en donde antes NO LA HABÍA. No vivimos la vida, la consumimos. La culpa la tienen en gran parte las máquinas, por producir tanto y tan rápido. Sin embargo, los cuadros de Goya no se consumen: se disfrutan; no se cogen y luego se lanzan a los desperdicios, sino que se preservan para siempre. Pero para ti, un spot de televisión divertidísimo, con muchos colores y muy acertado y que ha ganado el premio al mejor anuncio del año, es semejante a un cuadro de Goya. Ambas cosas son cultura, ¿me equivoco?

Los anuncios sólo muestran la cultura tal cual es, pero la cultura, la cultura de verdad, está escrita en la imagen mostrada. La imagen mostrada no será nunca la publicidad, porque la publicidad no se publicita a sí misma. Y no lo hace porque en sí misma no es cultura, sino que emplea a la cultura que tenemos (que no ha de ser del consumismo) para llevarla a su terreno, es decir, provocar, jalear, incentivar, "llevar al huerto" al observador-lector-oyente para que compre el producto de la empresa que ha pagado la campaña de publicidad de la empresa de publicidad. Mercado puro y duro. Nada de cultura. Entre mostrar un anzuelo al pez, un anzuelo bonito, brillante, colorido, móvil y apetitoso, y mostrar qué somos y lo que en consecuencia debemos consumir mediante el bonito anuncio-anzuelo, hay muy poca diferencia. Es más, incluso las buenas películas y el fútbol son anzuelos apetitosos para picar en el descanso. Y no precisamente patatas fritas.


Por eso tener cualqueir clase de hábito, ser bueno en algo porque lo haces sin pensar, no equivale a no saber lo que se hace. Todo lo contrario, ya no se piensa , se hace natural, porque se tuvo que ser muy consciente del aprendizaje previamente. Nada que ver.

Durante años y años se anunciaba tabaco, licores, coches deportivos, etc. La gente era madura al fumar, beber y conducir sin cinturón y sin importar la velocidad. ¿Sabía lo que hacía? Naturalmente según tu. Durante años el gobierno de EE.UU. probó en ciudadanos el famoso DDT. Los padres de los niños que fueron "sulfatados" era adultos que ¿sabían lo que hacían? Tu mismo lo dices: lo que se hace sin pensar (lo dice el anuncio, me lo dice mi gobierno) no siempre es signo de saber qué se hace, sino también de SABER SÓLO LO QUE SE SABE: nadie es experto en tabaco, licor, coches y DDT, ¿o sí? Claro, gracias a las campañas de sanidad, tráfico, etc. ahora todo el mundo sabe lo que antes no sabía, es decir lo que antes NO NOS DECÍAN. Y ¿por qué no nos lo decían? Porque si lo decían no vendían el producto. Sencillo, ¿verdad?

Por cierto, el aprendizaje de fumar ¿cuándo era "consciente" en un adolescente de 15 años?

Tu forma de ver la comunicación de los medios es bastante superficial Hay un antes y un después de la emisión del mensaje. Quedarse con el momento del emisor es como quedarse solo con el protagonista de una película o con la anécdota del cuadro. Es perderse la película, o perder el fondo del cuadro.

Es que no me interesa profundizar. Me basta con saber las consecuencias.
El "después" del mensaje, el fondo del cuadro, ¿es el dominio de la voluntad para llevarla a algún lugar? Si leo mucho a Nietze, el fondo del cuadro de su mensaje me dirá a posteriori que sea un racista y en todo caso me volveré loco. Lo mismo si leo mucho a otros autores de pensamientos extremos, que dicen que sólo hay dos opciones: blanco o negro. En el caso de un anuncio hay dos también: comprar o ser un desgraciado.

Yo no moralizaría tanto a la infancia. La inteligencia infantil tiene la suficiente habilidad como para inventarse cosas que se salen de lo establecido.

Sin duda. Pero si no aplicas algo de moral a un niño ya me dirás para qué sirve la moral. Supongo que no te referirás al niño salvaje: dejarlo crecer a base de su propio libre albedrío, y si no quiere estudiar o no quiere dejar de matar pájaros pues no pasa nada, el pobrecito está aprendiendo a ser habilidoso.

Lo que me parece peligroso es censurar caprichosamente ciertas conductas o usos. Moralizarles con que no deben usar videojuegos, television y cosas por el estilo. A un niño no se le debe transmitir los miedos del adulto sino la confianza para que desarrolle la valentía de investigar por el mismo el mundo que le rodea. Y hoy en día, la violencia, la television o los videojuegos son parte esencial del mundo.

¿Qué inconveniente hay de explicar las ventajas y los inconvenientes a una edad temprana? Lo que te decía: el pequeño salvaje autodidacta que no debe ser contaminado por la moralidad ni los consejos. Ser individualista, caprichoso, intolerante, poco sociable... muy bien: carne de cañon preparada para consumir de todo a su gusto. No he visto a ningún niño que investigue por qué está jugando a un videojuego todo el día, ni por qué está viendo tanta televisión, ni por qué desea tanto comprar ese chuche de azúcar y regaliz. Los niños no tienen capacidad para saber qué es conveniente para ellos hasta que es tarde (pesadillas, miopía, dentista). Y hay muchos adultos que aún juegan a videojuegos: pregunta a su pareja cómo lo lleva.

La violencia puede ser fácilmente un medio de escape para los niños-jóvenes (móviles-cámara y palizas), no algo que investigar. Investigar lo hacen los expertos en estos temas, que alucinan por lo que tienen que ver en colegios e institutos.

Un saludo
Víctor

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 20:53
Por: erice

[QUOTE BY= Tony]
Por lo tanto podemos llegar a pensar que existe un alto grado de analfabetismo funcional entre los lectores de mensajes audiovisuales.
saludos[/QUOTE]

100% de acuerdo tony. Yo estudié comunicación audiovisual y pienso exactamente eso. La mayoría de la gente ve la tele 3 horas al día pero no "sabe" ver la tele: no la entiende.

Cosas como la FOX, sus grafismos, la impostación enfática de sus redactores, que han sido exportadas a muchos medios (la CNN los copió) no serían creídos en un entorno de alfabetización audiovisual.
A este grupo añadiría cosas como el canal Historia, Discovery Channel y similares que sólo "venden" formalismo audiovisual ya que para nada investigan en formas de transmitir mensajes complejos sinó que buscan banalizarlos para integrarlos en una estructura narrativa predefinida.

Quién crea que el audiovisual no permite transmitir ideas complejas se equivoca. Probablemente no haya visto nunca películas de Bergman o Erice.

A parte, no usan a menudo los científicos modelos visuales?
El poder del audiovisual es muy grande para transmitir mensajes. Lo que pasa que se ha "adoctrinado" al público en un proceso productivo muy concreto y cerrado: la noticia de 30 segundos, de forma que este ha aprendido esos códigos básicos y simplistas y es reacio a códigos más complejos y elaborados.

Pero dichos códigos existen prácticamente desde el inicio del cine.
Una asignatura de "audiovisual" en el cole hace años que es fundamental. No enseñan a leer? en algunos casos, pocos, enseñan a "interpretar" lo leído.
Con el audiovisual debería suceder lo mismo.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 21:26
Por: Amon_Ra

Si malo es el consumismo exacervado.

Como sera el mono del mismo?
Cuando se compliquen las cosas.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 12/05/2006 21:59
Por: Víctor

Diez métodos seguros para ahorrar

Veamos el decálogo propuesto para ahorrar:

1.NO VAYAS DE COMPRAS
2.VIVE DENTRO DE TUS POSIBILIDADES
3.CUIDA LO QUE TIENES
4.ESPERA A QUE SE GASTE
5.HÁZLO TÚ MISMO
6.PREVEE TUS NECESIDADES
7.BUSCA VALOR COMPARATIVO, CALIDAD, DURABILIDAD Y MULTIPLICIDAD DE USOS
8.CONSÍGUELO MÁS BARATO
9.COMPRA PRODUCTOS USADOS
10.¡SIGUE LOS NUEVE PASOS ANTERIORES!

Un saludo
Víctor


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 13/05/2006 00:19
Por: jprebo

Te reto a que me encuentres publicidad (no campañas institucionales en beneficio de un sector entero) donde no se promocionen "Lechuga Heirloom" sinó simple y llanamente "lechugas" :-).


FLORET...FLORET...

No tiene por que ser publicidad directa, vasta conque vaya incluido, en cuanto al trigo, pues barritas energéticas las que quieras (95% trigo)

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 13/05/2006 20:45
Por: chestertown

Victor, Goya, el vino, la cocacola o el pato donald son al mismo tiempo objetos culturales y objetos que operan en un mercado de valores económicos. Mercado y cultura no son entidades separables. Todo tiene un precio, auqneu no sea monetario, por tanto está sujeto a una oferta y una demanda, a un mercado, pero todo mercado actua segun unas costumbres, funciona dentro de una cultura para beneficio de esa misma cultura. Negar lo evidente me parece perder el tiempo. No hablo de cultura de consumo, para mi hay una cultura, con su diversidsad, sus consumos , sus mercados y sus objetos sagrados.

Insisto en que yo no creo en esa cultura de “verdad” desde la que te defiendes. Para empezar porque hablar de cultura de “verdad” es un contrasentido (hablemos entonces de religión más bien), y segundo porque el criterio de la duración o antigüedad de las cosas no garantizan su calidad u aceptación social. Hoy en día se hacen muchos productos “comerciales” que tiene esos “verdaderos” atributos culturales que defiendes. Pero obvias que mucha de la cultura que defiendes siempre ha sido hecha por encargo, por criterios comerciales.

Sobre lo de la moralidad, seguro que hay algo entre el buen salvaje y el adoctrinamiento. Yo me refería a esa zona intermedia.

A Tony:

¿qué es una “relación hipnotica”? A mi esta forma de hablar me parece intangible e inadecuada. Pensar que hoy la humanidad vive en un mundo irracional e infantil me parece un planteamiento bastante ingenuo.

Porque si fuera verdad que uno no puede “descifrar o hacerse consciente del significado de ese lenguaje ni en sus aspectos formales ni de contenido” entonces significaría que nos autoengañamos. Y así acabamos ante un callejón sin salida: ¿cómo distinguir al que está hipnotizado y no sabe porqué hace lo que hace del que no lo está? ¿Porque lee 10 libros al mes? ¿ porque le gusta el cine clásico? ¿porque mira , compra y si encuentra algo mejor lo compra? ¿porque estudio una carrera?Es evidente que plantearse esta clase de listas de requisistos es surrealistas: todo el mundo tiene la suya!!

Esta clase de planteamientos en el fondo son idénticos al que tenían los curas en la época de la inquisición o la que tiene Bush con su lógica de la acción preventiva: solo el cura o el experto psicólogo tienen el monopolio de descifrar las claves ocultas de nuestras motivaciones: pobres, han sido poseídos por el demonio (la TV, la play) y no saben lo que hacen. Tendrán que confesar sus pecados y si no lo hacen ser castigados. Extraño enfoque éste según el cual no podemos saber porqué nos gustan las cosas que nos gustan (incapaces de distanciamiento critico), o ser conscientes de nuestros deseos por haber sido engañados no se sabe muy bien cómo y porqué.

Hoy la gente hace videos caseros, los edita con el ordenador, etc... La competencia visual del personal es tremenda. logico llevamos mamando la imagen desde que nacimos. Internet es la prueba, está plagada de videos y montajes caseros. No entiendo como podéis decir que la gente no sabe usar los códigos visuales ni es capaz de imitar y recrear estructuras narrativas a su antojo. Somos la generacion que más informacion procesa de la historia y la que lo hace en la mayor variedad de formatos y soportes.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 14/05/2006 15:43
Por: erice

[QUOTE BY= chestertown]
Hoy la gente hace videos caseros, los edita con el ordenador, etc... La competencia visual del personal es tremenda. logico llevamos mamando la imagen desde que nacimos. Internet es la prueba, está plagada de videos y montajes caseros. No entiendo como podéis decir que la gente no sabe usar los códigos visuales ni es capaz de imitar y recrear estructuras narrativas a su antojo. Somos la generacion que más informacion procesa de la historia y la que lo hace en la mayor variedad de formatos y soportes.
[/QUOTE]

Precisamente Chestertown. Estoy contigo en todo el mensaje. Pero difiero en la conclusión.

El problema está en que el código usado por los medios es un código muy cerrado. Muy muy efectivo como censor, tan efectivo que no creo que sea una censura voluntaria...sinó una especie de callejón sin salida comunicativo en que se metió la especie humana.
Algo simple: en Tv no puedes expresar una idea compleja. No tienes tiempo.

La pregunta es, por qué no tienes tiempo?
La respuesta: estructura productiva.

La mayoría de los consumidores de contenidos audiovisuales en su vida se han parado a pensar qué es el ritmo audiovisual o por qué las cosas duran lo que duran.

Si alguien se pone a hacer un anuncio en su casa, lo más probable es que intente hacerlo en 30 segundos.
Si alguien se pone redactar una noticia, lo más probable es que la redacte con una medida similar a la de los periódicos.
Se imitará el código aprendido, la gran mayoría.
Los seres humanos aprendemos imitando.
Los medios sobresaturan con unas estructuras concretas que aprendemos e imitamos.

Eso es un aprendizaje inconsciente de un código cerrado que simplemente NO TIENE porqué ser así.

Si te sales de la línea, puedes acabar un poco friki, como yo; o un genio,como Victor Erice o David Lynch.
Pero Erices y Lynchs hay muy poquitos.
En un entorno audiovisual más abierto seguiría habíendo muy pocos genios, pero habría muchas más ideas "transgresoras" y muchísimas más ideas "complejas o elaboradas".

Dicho entorno lo tenemos ya: Internet.
Pero lo podríamos haber tenido desde el inicio de la prensa, la radio y la tele..

Eso sí, todos tienen derecho a comprarse un libro y aprender. Pero pocos lo hacen... Es casi como cualquier otra profesión, conocimiento especializado.
Yo también me puedo comprar libros de medicina... pero no lo voy a hacer.

Mi idea es que gran parte de dicho conocimiento (bastante simple por cierto, no como la medicina) no debería ser especializado (también en el caso de la medicina). Debería haber una mayor alfabetización audiovisual desde la infancia.
Por qué los anuncios duran 30 segundos? Por qué no duran media hora?

Si usas un poquito el pensamiento lateral para hacerte preguntas de por qué los medios son como son.. creo que llegarás a las mismas conclusiones que yo: los medios son como son para mantener la estructura y el orden social, fomentar el consumo, y que unos pocos ganen dinero.
Aunque yo no creo en absoluto que sea una "manipulación dirigida". Es algo que funciona bien y no da problemas.

Los medios los hemos hecho nosotros, luego somos responsables del engendro que hemos creado.

Pero también la esclavitud era algo que funcionaba y no solía dar problemas si tenías capataces hábiles con el látigo.
Ahora tenemos publicistas hábiles con los códigos.

Tú mismo comentas la posibilidad de que disponemos hoy, gracias a los ordenadores y sistemas multimedia.
Por eso comentaba antes que bajo ningún concepto se debe dejar que NADIE NUNCA tome control sobre la red.

La profusión de códigos de la red es infinita; los métodos de representación también. El "usuario" es quien decide CÓMO accede a la información y mucho más imporante, CÓMO LA CREA.

Internet es el primer "medio de comuniciación" REAL y DEMOCRÁTICO de la historia.

Si le ponen vallas hay que levantarse en armas. O conseguiremos algo mucho peor que la televisión hoy en día, conseguiremos el Gran Hermano.

Por cierto, acaso te enteraste de algo llamado "cenit del petróleo" en los medios?


Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 14/05/2006 21:00
Por: Tony

Hola:

'relación hipnótica' -> Quedarse viendo la tele (la mayoría de las veces pasando los canales) sin importarte lo que allí se cuenta - a veces hasta horas -.

Por cierto voy a beberme una ¡enlace erróneo!

No sé por qué, me está apeteciendo.

salud

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 15/05/2006 07:54
Por: Dario_Ruarte

[QUOTE BY= erice]
Te reto a que me encuentres publicidad (no campañas institucionales en beneficio de un sector entero) donde no se promocionen "Lechuga Heirloom" sinó simple y llanamente "lechugas" :-).

Me imagino el anuncio...:
Borde de una hoja de lechuga agitada suavemente por el viento, La cámara se mueve a lo largo de la hoja descubriendo un verde brillante...
Música estilo new age y efecto de viente
Plano detalle de una gota cayendo desde el cielo. Un resplandor pristino descompone la luz en un orgiástico arcoiris.
La gota cae y se desliza suavemente sobre la lechuga sobre un fondo desenfocado, el sonido del viento se transforma en una dulce melodía de lluvía acompasada con la BSO.

Una hermosa muchacha, con aspecto de ser una joven ejecutiva triunfadore e independiente en un traje de armani con una minifalda camina con paso firme. Fondo de rascacielos en la distancia.... La lluvia va dejando pequeñas manchas sobre su vestido. Una gota se desliza en plano detalle por su cara hasta la comisura de sus labios.

La muchacha se agacha y recoge la lechuga. Fondo de rascacielos en la distancia. Clímax musical

"Te gusta cultivar"

Plano detalle de la lechuga.....

En fin... en fin....[/QUOTE]


Qué te parió Erice !!

Estuviste copiando la publicidad de Lettuce Ladies !!

http://www.lettuceladies.com/



:-)



En relación a las campañas institucionales, luego te busco las de la Asociación Californiana de productores de Lechuga (que tienen varias, pero no salen en la web -al menos no las encontré allí-)

http://www.calettuceresearchboard.org/

Esto -aclaro- sólo por mostrarte que SI existen... en la LECHE también (GOT MILK, tal vez las recuerdes)

Pero, te cito esto por pura diversión, no por desdecir lo que comentabas.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 15/05/2006 09:58
Por: Amon_Ra

La de cosas que hay que ver para vender lechugas,
en 1m pueden caber 10 y en el campo se pagan a 0,15 o 0,18 euros la unidad el resto buscarlo por el camino bueno la chica se llevara su parte tambien.
La lechuga sera el 90% agua y sirve diluida y revajada hasta la de fregar con buena lluvia ni eso.
Se crian en dos mesesy medio en el mediterraneo y en hidroponia se hacen hasta en vertical sin tierra(eso si con disoluciones correctas de NPK.
Las mias solo estiercol de oveja de fondo y un poco de gallinaza diluida que es gratis.
Las tonterias siempre son caras ahora bien si van acompañadas de fotos de chicas asi pues nada a comprar lechugas.
Buen provecho.

Re:¿Por qué consumimos tanto?

Enviado en: 15/05/2006 11:17
Por: Marga V.

Bueno, yo diría que por el camino estamos muchos de nosotros.
Por estos lares:
- el político de la Consejería de AGricultura que para justificar su puesto promociona la presencia de la lechuga en las ferias más remotas.
- El mismo político que encarga el diseño de la campaña a una agencia de publicidad, probablemente amiga o familiar, bien por lazos de consanguinidad o matrimonio, o por favores mutuos en especie o en metálico.
- La agencia de publicidad, que probablemente se embolse cantidades millonarias y pague más o menos miserablemente a un número grande o pequeño de profesionales.
- Las televisiones y las revistas del ramo que se embolsan unos jugosos honorarios por difundir la publicidad.
-Los técnicos de televisión, radios, etc. que trabajan en estos medios.
- Los medios de comunicación que se financian con esta publicidad.
- Los intermediarios (cooperativas de segundo grado o grandes exportadores, o centrales de compras) que compran las cosechas a precios ínfimos y las venden al mejor precio posible. Generalmente gestionan también el transporte, contratando a empresas formadas por transportistas autónomos.
- Los abogados, que redactan los contratos de los intermediarios y pleitean donde haga falta para impedir que la competencia les pueda pisar los precios.
- Los traductores, como servidora, que de vez en cuando intervienen porque las hortalizas hispanas son parte esencial del aporte vitamínico de la europa del norte y algunos españoles no quieren perder un mercado que, hasta cierto punto, es cautivo, aunque no tanto de las frutas y hortalizas hispanas como de las vitaminas que este tipo de alimento proporciona.
En fin, que toda esta actividad está basada en el sudor de la frente y la capacidad de endeudamiento y financiación del agricultor ... y que a fuerza de esquilmar la tierra forzando la productividad, de reducir cada vez más las tierras fértiles y de drenar las aguas bajo la superficie a profundidad cada vez mayor, estamos consiguiendo que un día de estos se muera la burra por falta de comida.

Y si no lo vemos nosotros, nuestros hijos seguro, y los nietos ya sólo podrán dedicarse a la arqueología y alucinar con la variedad de basura que es capaz de generar una "civilización" ... si es que dicha basura es compatible con la vida humana, que está por ver.

En fin, el problema es mayúsculo ... y la solución incompatible con el tinglado que mantiene funcionando el sistema.

Salud!
Marga

Crisis Energética - Foro
https://www.crisisenergetica.org/forum/viewtopic.php?showtopic=24467