Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Martes, 06 Diciembre 2022 @ 04:51 CET

Petróleo, guerra y el destino de las sociedades industriales

  • Lunes, 31 Octubre 2022 @ 13:17 CET
  • Autor:
  • Lecturas 398
Artículos

Por Richard Heinberg

El mundo se tambalea al borde del desastre económico debido a la escasez de energía causada por la guerra. Las principales naciones productoras de petróleo no pueden y no quieren aumentar la producción, a pesar de que los precios son altos y amenazan con subir mucho más. Las soluciones que se proponen (automóviles eléctricos y tecnologías de energía renovable) están entrando en funcionamiento, pero no lo suficientemente rápido. Construirlos a la escala requerida para mantener los niveles actuales de actividad económica y complejidad social requeriría enormes cantidades de minerales y metales que también se están volviendo escasos. Parece que nos precipitamos hacia la agitación geopolítica y económica.

¿Algo de este escenario te suena familiar? Sucede que es casi exactamente lo que discutí en mi libro The Party's Over: Oil, War and the Fate of Industrial Societies, publicado en 2003. No tengo ningún interés en frotar sal en las heridas de la sociedad que empeoran diciendo, "Te lo dije"; pero sería un abandono de mi deber no señalar los hechos.

Mi libro fue uno de los primeros en discutir el pico del petróleo, el punto en el que los suministros del recurso económicamente más importante del mundo comienzan a disminuir. Por supuesto, las predicciones más pesimistas sobre el momento del pico estaban equivocadas. Muchos analistas pensaron que la producción de petróleo comenzaría a declinar entre los años 2005 y 2010. En cambio, la tasa de extracción de petróleo convencional global se estabilizó durante ese período, y recién ahora comienza a descender desde su larga meseta. Mientras tanto, el petróleo no convencional (arenas bituminosas y petróleo compacto producido por fracking y perforación horizontal), permitió nuevos niveles máximos de producción a partir de 2010. El consenso general a partir de entonces fue que los suministros de petróleo pueden seguir aumentando fácilmente en el futuro previsible; todo lo que se necesita es más inversión.

Mi organización, el Post Carbon Institute, documentó con gran detalle técnico que las nuevas fuentes de petróleo no convencionales fueron un relámpago en el cielo estrellado y que la producción mundial de petróleo todavía estaba lista para entrar en su inevitable fase de declive a largo plazo, muy pronto. Pero muy pocos escucharon. Donde todavía se mencionaba el pico del petróleo, se enmarcaba en términos de pico de la demanda, resultante de la electrificación universal de los modos de transporte.

Hoy, los suministros de petróleo vuelven a ser escasos, como lo fueron en 2008, antes del auge del fracking. Pero ahora no hay caballería de fracking esperando en el horizonte para abalanzarse y rescatar la economía global. De hecho, los únicos factores que impiden que los precios del petróleo se vuelvan estratosféricos hoy en día son la demanda china deprimida (debido a las restricciones de Covid) y los temores de una recesión mundial (provocada por los altos precios de la energía).

En julio, el presidente Biden se enfrentó con los saudíes, pidiendo más producción de petróleo. En cambio, a mediados de octubre, la OPEP+ (una afiliación flexible de los 13 miembros de la OPEP y 10 de las principales naciones exportadoras de petróleo del mundo que no pertenecen a la OPEP), decidió reducir su producción en dos millones de barriles por día. Las élites políticas en Washington interpretaron esto como que los saudíes intentan interferir en las próximas elecciones intermedias de EE.UU haciendo que aumenten los precios de la gasolina, y empujando así a los votantes hacia los candidatos republicanos. Si bien tsl interpretación puede sonar cierta, el hecho es que la OPEP y Rusia no pueden, en cualquier caso, producir mucho más petróleo. Si sus viejos campos petrolíferos agotados se vieran obligados a producir más petróleo a corto plazo, el resultado sería una producción potencial menor a largo plazo.

El 11 de octubre, el CEO de Saudi Aramco, Amin Nasser, dijo en una conferencia en Londres: "Hoy hay una capacidad disponible que es extremadamente baja. Si China se abre, la economía comienza a mejorar o la industria de la aviación comienza a pedir más combustible para aviones, erosionará esta capacidad adicional".

¿Está Nasser exagerando por intereses políticos? En todo caso, los saudíes han estado ocultando sus limitaciones de capacidad de producción durante años para obtener más capital de inversión e influencia mundial al mantener la creencia común de que están sentados en océanos ilimitados de petróleo.

Las perspectivas de producción no son mucho mejores en los EE.UU, a pesar de que el fracking ha situado a la nación, nuevamente, al frente de los productores de petróleo. El campo Pérmico en Texas y Nuevo México, donde los recursos de petróleo de arenas compactas son más abundantes, aún puede aumentar un poco su producción, pero otros campos de fracking (Bakken, Eagle Ford y Niobrara) han superado el pico. El potencial de crecimiento en el Pérmico ahora está luchando para superar las caídas en el resto de los EE.UU, desde Alaska hasta California y Dakota del Norte.

La producción mundial de petróleo dejó de crecer en 2019, justo antes de la pandemia de Covid. Incluso si se produce un nuevo pico de producción antes de 2030, es probable que supere el nivel de 2019 en solo una pequeña fracción, y solo por un corto tiempo. Simplemente no queda espacio para expandir el crecimiento económico mundial impulsado por el petróleo.

Si el diagnóstico que ofrecí en 2003 resulta ser cierto (aunque con retrasado), mi receta también debe revisarse.

-Aprenda a vivir con menos.

-Coopere más con sus vecinos.

-Encuentre maneras de salir de la economía monetaria.

-Reemplace el petróleo con electricidad basada en energías renovables donde pueda, pero de lo contrario simplemente reduzca sus expectativas.

-Y por favor, no practiquemos la guerra por lo que queda.

El original, aquí.