Bienvenido(a) a Crisis Energética, Anonymous Domingo, 04 Diciembre 2022 @ 02:19 CET

¿Colapsará la civilización porque se está quedando sin petróleo?

  • Viernes, 29 Julio 2022 @ 13:26 CEST
  • Autor:
  • Lecturas 821
Artículos

Por Richard Heinberg, publicado originalmente por Resilience.org.

25 de julio de 2022

¿Colapsará la civilización porque se está quedando sin petróleo? Esa pregunta fue debatida acaloradamente hace casi 20 años; hoy, no tanto. A juzgar por las búsquedas en Google, el interés por el "pico del petróleo" aumentó alrededor de 2003 (el año en que se publicó mi libro The Party's Over), alcanzó su punto máximo alrededor de 2005 y disminuyó hasta alrededor de 2010 antes de caer drásticamente.

Bueno, la civilización no ha implosionado por falta de combustible, al menos no todavía. En cambio, el petróleo se ha vuelto más caro y el crecimiento económico se ha desacelerado. "El petróleo no convencional" producido en los EE.UU con tecnología de fracking vino al rescate, más o menos. Por un ratito. Este petróleo era más costoso de extraer que el petróleo convencional, y la producción de los pozos individuales disminuyó rápidamente, lo que implicó una gran cantidad de perforaciones. Durante la última década, los frackers se endeudaron profundamente mientras perforaban decenas de miles de agujeros en Texas, Dakota del Norte y algunos otros estados, lo que hizo que la producción de petróleo de EE. UU. se disparara. Los bancos centrales ayudaron manteniendo las tasas de interés muy bajas e inyectando billones de dólares en la economía. La producción nacional de petróleo aumentó más y más rápido que nunca antes en la historia de la industria petrolera.

La mayoría de los ecologistas, por lo tanto, arrojaron el pico del petróleo a su compartimento mental de "cosas de las que no tenemos que preocuparnos" mientras se concentraban como un láser en el cambio climático. Los principales analistas de energía de entonces y ahora asumen que la tecnología continuará superando los límites de recursos en el futuro inmediato, que es todo lo que realmente parece importar. Gran parte de lo que queda de la discusión sobre el pico del petróleo se centra en la "demanda máxima", es decir, la cuestión de cuándo habrá tantos coches eléctricos que ya no necesitaremos tanta gasolina.

Sin embargo, aquellos que se han comprometido con la investigación y la literatura informada sobre el agotamiento del petróleo han obtenido algunas ideas útiles:

  • La energía es la base de todos los aspectos de la sociedad humana.
  • Los combustibles fósiles permitieron una expansión espectacular de la energía utilizable por la humanidad, lo que a su vez permitió un crecimiento sin precedentes de la población humana, la actividad económica y el consumo de materiales.
  • Se necesita energía para obtener energía, y la relación entre la energía devuelta y la energía gastada (retorno de la inversión en energía o EROI) históricamente ha sido extremadamente alta para los combustibles fósiles, en comparación con las fuentes de energía anteriores.
  • Serán necesarios valores EROI similares para las energías alternativas si deseamos mantener nuestro complejo estilo de vida industrial.
  • El agotamiento es un factor tan importante como la contaminación en la evaluación de la sostenibilidad de la sociedad.

Ahora ha llegado a escena un nuevo trabajo de investigación, escrito por Jean Laherrère, Charles Hall y Roger Bentley, todos veteranos del debate sobre el pico del petróleo y todos expertos con muchos artículos y libros en su haber. Como sugiere su título ("¿Cuánto petróleo queda para que el mundo produzca? Comparación de métodos de evaluación y separación de la realidad de la ficción"), el documento aborda principalmente la cuestión de la producción futura de petróleo. Pero para llegar allí, explica por qué esta es una pregunta difícil de responder y cuáles son las mejores formas de abordarla. Hay muchos problemas técnicos en los que aprender, si eso es lo tuyo. Por ejemplo, la firma de análisis de energía Rystad rebajó recientemente las reservas mundiales de petróleo en alrededor de un 9 por ciento (de 1903 a 1725 mil millones de barriles), pero los autores del nuevo trabajo de investigación sugieren que las estimaciones de reservas deberían reducirse en otros 300 mil millones de barriles debido a la sobreinformación de los países de la OPEP. Ese es un tema de debate, y los lectores tendrán que decidir por sí mismos si los autores presentan un caso convincente.

Para los lectores que solo quieren el resultado final, aquí va. La cifra más sensata de la cantidad agregada de "petróleo convencional" producible originalmente en el lugar (lo que ya hemos quemado, más lo que podría quemarse en el futuro) es de unos 2.500 billones de barriles. Ya hemos extraído alrededor de la mitad de esa cantidad. Cuando esta cantidad total se grafica como una curva logística a lo largo del tiempo, el pico de producción ocurre esencialmente ahora, más o menos en unos pocos años. De hecho, el petróleo convencional comenzó una meseta de producción en 2005 y ahora está disminuyendo. El petróleo convencional es esencialmente petróleo que se puede extraer mediante métodos de perforación tradicional y que pueden fluir a temperatura ambiente y condiciones de presión de forma natural. Si el petróleo se define de manera más amplia para incluir fuentes no convencionales como petróleo de arenas compactas, arenas bituminosas y petróleo extrapesado, entonces los posibles volúmenes de producción futuros aumentan, pero el pico probable no avanza mucho en el tiempo. La producción de petróleo de arenas compactas aún puede crecer en el campo Pérmico en Texas y Nuevo México, pero es probable que disminuya a fines de la década. El petróleo extrapesado de Venezuela y las arenas bituminosas de Canadá no harán mucha diferencia porque requieren mucha energía para su procesamiento (es decir, su EROI es bajo); de hecho, no está claro si alguna vez se extraerá gran parte de las enormes reservas del Orinoco reclamadas por Venezuela.

Por supuesto, las curvas logísticas son solo formas de usar las matemáticas para describir tendencias, y las tendencias pueden cambiar. ¿Será la disminución de la producción mundial de petróleo gradual y suave, como las curvas generadas matemáticamente en los gráficos de estos expertos? Eso depende en parte de si los países reducen drásticamente el uso de combustibles fósiles para evitar un cambio climático catastrófico. Si el mundo se toma en serio la limitación del calentamiento global, entonces la parte inferior de la curva se puede hacer más pronunciada a través de políticas como los impuestos al carbono. Mantener la mayor parte del petróleo restante bajo tierra será una tarea de urgencia y complejidad, que no se puede lograr en una economía de crecimiento basada en hacer negocios como de costumbre. Necesitaremos energía para la transición energética (para construir paneles solares, turbinas eólicas, baterías, bombas de calor, autos eléctricos, transporte público, etc.), y la mayor parte de esa energía, al menos en las primeras etapas de la transición, tendrá que provenir de los combustibles fósiles. Si el petróleo, el más importante de esos combustibles, tendrá un suministro limitado, eso se suma a la complejidad de administrar las inversiones y las políticas para minimizar el dolor económico mientras se persiguen objetivos climáticos a largo plazo.

El resto de la nota, aquí.