Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 29 junio 2022 @ 06:12 CEST

Los poderosos grupos de agronegocios que presionan para diluir los objetivos de agricultura sostenible de la UE

  • miércoles, 15 diciembre 2021 @ 12:25 CET
  • Autor:
  • Lecturas 528
Artículos

En febrero de 2021, el gigante alemán de la agroindustria, BASF, organizó una cata de vinos virtual; un evento acogedor en el que, aparentemente, se arremolinaban copas de los mejores vinos de Portugal frente a una cámara web, mientras se debatía el futuro de las políticas agrícolas de la UE. Al evento fue invitado un pequeño grupo de miembros del Parlamento Europeo.

La degustación de vinos de BASF es solo un ejemplo, entre muchos, de los esfuerzos de cabildeo al estilo pandemia por parte de la industria agrícola europea, desde que la UE ha intentado aprobar políticas radicales para combatir el cambio climático mediante las medidas incluidas en su "Pacto Verde", presentado por primera vez en diciembre de 2019.

Desde entonces, las principales asociaciones de la industria y las empresas de agroquímicos, han utilizado su poder de cabildeo para hacer frente a las principales medidas europeas destinadas a liderar la transición a una forma de agricultura más sostenible. Estas empresas están conectadas en grupos comerciales y a través de sus diversas membresías han desplegado muchas herramientas, desde eventos en redes hasta demandas, para contrarrestar el impulso europeo destinado a eliminar gradualmente los pesticidas y reducir el uso de fertilizantes.

Para identificar a los poderosos actores que presionan más activamente contra estas regulaciones y políticas clave de la UE, "DeSmog" analizó informes corporativos, registros de cabildeo, documentos de posición oficiales, respuestas a consultas públicas de la UE, eventos mediáticos y reuniones celebradas con varios organismos de la UE durante los últimos dos años. Como parte de nuestro análisis, "DeSmog" también habló con fuentes dentro de la propia UE y grupos relacionados de la sociedad civil.

La investigación identificó 14 empresas y entidades comerciales que habían rechazado la política medioambiental y de agroquímicos de la UE en los últimos años.Los representantes de la industria tuvieron cientos de reuniones en los comités y comisiones de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo que trabajan en agricultura, medio ambiente, alimentos y seguridad química entre 2019 y octubre de 2021. Esto incluye 13 entidades registradas como cabilderos oficiales a través del Registro de Transparencia de la UE. Estos grupos gastaron al menos 45,9 millones de euros en cabildeo entre 2019 y 2020, según los últimos datos disponibles sobre su gasto en cabildeo a partir de datos oficiales de la UE.

El análisis de "DeSmog" consideró cabildeo cualquier actividad percibida como un medio de ganar influencia o acceso a los procesos de toma de decisiones políticas; incluidas, entre otras, sus actividades en el registro de transparencia del cabildeo de la UE.

Los ambientalistas temen que este cabildeo aparentemente coordinado de los agronegocios pueda debilitar las regulaciones destinadas a limitar el uso de agroquímicos y potencialmente retrasar la prohibición de los pesticidas patentados por las empresas, que muchos expertos consideran dañinos para el medio ambiente y la salud humana, mientras dan brillo a su reputación corporativa ocultándose detrás de la narrativa de apoyo a los agricultores.

Estas empresas, como pone de manifiesto la investigación de "DeSmog", también están presionando para reducir los estándares de transparencia y rendición de cuentas corporativas e institucionales, con el propósito de mantener en secreto sus comunicaciones con organismos europeos y centros científicos.

Respondiendo a los hallazgos de "DeSmog", Natacha Cingotti, especialista de alto nivel en políticas de salud y productos químicos del grupo oficial "Alianza para Salud y el Medio Ambiente", con sede en Bruselas, dijo: "Cuando se trabaja en políticas relacionadas con productos químicos y pesticidas, el desequilibrio de las partes interesadas a favor de los intereses de la industria es sorprendente".

"Bajo el sistema regulatorio actual y los procesos de consulta relacionados con las partes interesadas", continuó Cingotti, "es un hecho que los actores dominantes son aquellas mismas empresas que están preparadas para beneficiarse de la venta de agroquímicos dañinos, no aquellas que defienden la salud y la protección del medio ambiente".

Pueden leer el resto de la nota de "DeSmog", aquí.