Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 08 abril 2020 @ 13:21 CEST

2023-2025, un bienio negro para imponer un 'shock' climático

  • viernes, 07 febrero 2020 @ 13:33 CET
  • Autor:
  • Lecturas 319
Artículos

Se acerca una crisis económica derivada de la escasez de recursos que provocará la caída de las emisiones de CO2, pero no en la medida suficiente para frenar el cambio climático. La ciudadanía debe comprender que no se puede detener el cambio climático aunque interrumpamos todas las emisiones, pero sí que podemos adaptarnos con transformaciones profundas del modelo socioeconómico y cultural para evitar que se agrave. Para ello es necesario forzar a los poderes económicos y políticos a que actúen de inmediato

"Terminada la COP 25, celebrada en Madrid el pasado mes de diciembre, la pregunta era y es: ¿por qué no se ha actuado de veras para hacer frente a la emergencia climática?

Pero las preguntas clave deberían ser: ¿Le conviene al sistema económico proceder contra la emergencia climática? ¿Han decidido los poderes económicos aplazar cualquier actuación y elegir el momento de conmocionar y provocar el 'shock' para evitar respuestas organizadas? ¿Cuándo será?

Los mercados vislumbran que la respuesta gubernamental a la emergencia climática, que califican de contundente, desordenada y perturbadora, será hacia 2025".

Los datos objetivos llevan al decrecimiento, inaceptable por el capitalismo

"Los gases de efecto invernadero continúan creciendo un 1,5% cada año y de media, la última década, con 55,3 gigatoneladas (GtCO2e) vertidas en 2018. El máximo histórico de concentración de GEI en la atmósfera se alcanzó el 15 de mayo de 2019 con 415,70 partes por millón (PPM). La media en 2018 fue de 407,8 y en 2017, de 405,5 ppm. Este comienzo de 2020 confirma la tendencia con un nuevo récord: 413,5 ppm el día 12 de enero. Un año antes, 409,94. Hace diez, 388,21. El límite considerado seguro es de 350. Antes de la era industrial no se superaban las 280".

Agotar la energía, apurar el enriquecimiento

"Todas las grandes compañías están agotando su capacidad extractiva. Por su parte, los países están explotando hasta el límite los recursos menguantes y acumulando reservas, también de carbón.

Por ejemplo, España. Además de reabrir minas que se consideraban agotadas – como las minas pobres de uranio, que también tendría el pico de extracción previsto poco después de 2025, tal vez el 2030 – el mismo día que comenzaba la COP en Madrid, en Sevilla comenzaba la búsqueda de petróleo con la técnica del fracking, altamente nociva. Una muestra más de la intención de explotar los hidrocarburos y todos los recursos estratégicos hasta el último momento sin que importe el CO2 emitido, las consecuencias sobre la biosfera y sobre los seres que la habitan".

La nota completa, aquí.