Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 08 abril 2020 @ 13:05 CEST

Cambiar el sistema, sí, pero ¿cómo?

  • viernes, 31 enero 2020 @ 14:41 CET
  • Autor:
  • Lecturas 374
Artículos

Las diferentes ideologías, quiérase o no, alimentan la reflexión sobre los temas que aquí abordamos, y, en buena medida, determinan o condicionan postulados, discursos, alternativas y prácticas políticas, administrativas, de gestión y, naturalmente, de política científica.

Dentro de lo que suele denominarse "marxismo", son escasos los antecedentes, cuando no literalmente nulos, en el análisis del "Pico del Petróleo" y del "Declive de los Recursos Materiales y Energéticos" en general.

Su falta de perspectiva respecto a nuestra dependencia estratégica de la biósfera, na ha sido superada, salvo por algunos estudiosos o integrantes de pequeños sectores marginales, que cultivan una mirada heterodoxa.

Aunque la nota que presentamos se inscribirse en la "corriente principal" someramente caracterizada, su enfoque de superación del modelo, no deja de ser original.

"El cambio de sistema precisa de pensamiento sistémico, especialmente sobre decrecimiento, que no es ajeno a la redistribución. La renta básica representa obviamente una forma de redistribución, y en términos de Gini también, ya que puede financiarse con impuestos progresivos fácilmente. El pensamiento sistémico exige tomar en cuenta la salud de todo el sistema, tal y como ciertas culturas indígenas han sabido hacer desde hace mucho tiempo. La concienciación desde este punto de vista no solo fomentaría la reducción del consumo, sino que también incorporaría un elemento de respeto a los pueblos indígenas del mundo pendiente, quienes han sido vistos, desde la época del imperialismo, como un obstáculo a ser desplazado del camino de la explotación de los recursos.

Así que, ¿cómo podría una renta básica favorecer un cambio sistémico? Ya que los pobres deben ser el foco, daremos unos cuantos ejemplos de un detallado estudio nuestro de 2010 sobre los efectos hipotéticos de una renta básica en Timor Oriental. Encontramos que un ingreso básico parcialmente financiado por ingresos del petróleo y gas permitiría la distribución inmediata de una micro-renta (en oposición a micro-crédito), recibida cada mes sin interferencias externas. Una renta básica sobre la línea de la pobreza (allá entonces de 20$/mes por persona), para toda la población, significaría que una familia con seis personas a su cargo recibiría un ingreso mensual garantizado de 160$/mes. En una aldea de veinte familias similares la cantidad sería de 3.200$/mes o 38.400$/año".

Señoras y señores, la "Renta Básica" como alternativa al colapso:

Cambiar el sistema, sí, pero ¿cómo?