Bienvenido(a) a Crisis Energética lunes, 17 diciembre 2018 @ 10:38 CET

Cómo funciona la calefacción por radiadores eléctricos y tipos

  • Autor:
  • Lecturas 127
Artículos

Los radiadores eléctricos

Entre los diferentes equipos de calefacción que podemos instalar en nuestra casa, una de las opciones más generalizadas en el mercado, son los famosos radiadores eléctricos, también denominados emisores térmicos.

No existe un sistema de calefacción perfecto, todos tienen sus ventajas e inconvenientes y desde luego, optar por un equipo u otro depende mucho de nuestras necesidades.

Al calcular las necesidades de calefacción de una habitación, es importante tener en cuenta otros factores que pueden afectar a la velocidad de pérdida de calor, por ejemplo:

  • Temperatura exterior. La cantidad de calor que se pierde en un edificio puede depender de su ubicación. Cuanto más baja sea la temperatura del aire exterior, mayor será la pérdida de calor.
  • Ubicación del edificio y condiciones del viento. Los edificios situados en espacios abiertos y en regiones ventosas pierden calor a un ritmo mayor que los edificios situados en un asentamiento protegido de las inclemencias del tiempo.
  • Edad de construcción. Los edificios modernos suelen estar mejor aislados que los viejos. Tienen una baja tasa de transferencia de calor y por lo tanto necesitan menos calefacción para mantener una temperatura confortable.
  • Ventanas y vidrios. Las ventanas de alta calidad reducen la tasa de transferencia de calor y los costos de calefacción para el propietario.
  • Posición de las paredes exteriores. Las habitaciones sin paredes exteriores tendrán una menor tasa de transferencia de calor.
  • Temperatura interior. Se debe tener en cuenta la finalidad para la que se utiliza la habitación: cuanto más alta sea la temperatura requerida, más grande deberá ser el radiador.
  • Siempre que sea posible, los radiadores deben instalarse en la pared que da al exterior, dentro de la habitación y debajo de la ventana. De esta manera, el aire frío que entra por la ventana es calentado por el radiador y distribuido uniformemente por toda la habitación.
  • El uso de varios radiadores pequeños en una habitación grande es mejor que en lugar de un radiador voluminoso, se garantizará una mejor distribución del calor.
  • El tamaño físico de un radiador también es importante desde una perspectiva de estética, para que la habitación se vea bien equilibrada. Ten cuidado con esto!

¿Qué son radiadores eléctricos y cómo funcionan?

Es un sistema de calefacción utilizado principalmente en residencial que puede ser móvil o fijo y que funciona gracias a la red eléctrica.

Emite calor gracias al concepto de inercia térmica... "la capacidad que tiene la masa de conservar la energía térmica recibida (El calor) e ir liberándola progresivamente" y ese calor se reparte en el habitáculo en base a tres conceptos; Conducción, convección y radiación. Pero mejor veamos el siguiente esquema:

Cómo funciona radiador eléctrico

Vía Pintagel

Tipos de radiadores eléctricos

Principalmente en el mercado nos vamos a encontrar con tres tipos de emisores térmicos que se conectan a la red eléctrica; los radiadores cerámicos, de fluido y los secos.

La diferencia principal de estos tres tipos de aparatos radica en alcanzar el máximo de la temperatura dependiendo de la inercia térmica, es decir, el tiempo que son capaces de mantener el calor acumulado. Para entenderlo mejor, dejo la siguiente gráfica:

radiador eléctrico

Cómo podemos comprobar, según el tipo de radiador, el tiempo de calentamiento y enfriamiento será más corto o más largo, así que este aspecto será importante es nuestra elección. También podemos ampliar información desde el artículo de radiadores eléctricos cerámicos, de fluido y secos para ver más características.

Por poner un ejemplo, si necesitamos que una habitación se caliente rápidamente porque vamos a estar un corto periodo de tiempo, deberíamos comprar un emisor seco, pero sin embargo, si vamos a utilizarla durante varias horas, deberíamos de ver la posibilidad de comprar un emisor cerámico o de fluido.

¿Son más eficientes unos que otros?

Este tipo de radiadores para calefacción funcionan con electricidad y en base al concepto de inercia térmica, por lo tanto la eficiencia energética más o menos en todos es la misma.

Aunque muchas veces se utilice desde una perspectiva del marketing de ventas frases como "radiadores de bajo consumo" o "radiadores de calor azul". En realidad, todos más o menos disponen de la misma eficiencia energética, es decir, aunque unos tarden más tiempo en calentarse y otros menos (Recuerda el concepto de inercia térmica) ese calor de más que tenemos al apagar el radiador, ya lo hemos pagado en forma de un mayor tiempo para calentarlos inicialmente.

El ahorro principal este sistema de calefacción viene determinado principalmente por tres aspectos:

  • La utilización coherente en el encendido y apagado.
  • Determinar la temperatura que queremos que alcancen.
  • Y los tiempos en que utilizamos la electricidad para que los radiadores alcancen esa temperatura de confort.

La domótica en estos sistemas es fundamental para llegar a un ahorro energético importante que nos permitirá ajustar los diferentes módulos según nuestras necesidades y estancias, hora por hora, y cada día de la semana.

Otro aspecto de interés, es la detección de ventanas abiertas donde se corta la alimentación del calefactor cuando se detecta una caída brusca de la temperatura. Esto evita que el radiador desperdicie energía al tratar de calentar un espacio que está perdiendo calor rápidamente.

Recuerdo que en invierno, se recomienda que las estancias tengan una temperatura de alrededor de 21 grados, por cada grado que queramos añadir de temperatura se incrementará sustancialmente nuestra factura eléctrica.