Bienvenido(a) a Crisis Energética viernes, 18 agosto 2017 @ 14:46 CEST

Los sistemas de climatización y el ahorro sobre zonificación

  • Autor:
  • Lecturas 173
Artículos

La zonificación permite controlar las estancias, en términos de climatización, de forma individual, incidiendo en la eficiencia energética. El control mono-termostato localizado en el salón pertenece al pasado. La necesidad de reducir el gasto energético y de construir viviendas más eficientes da paso al control de la climatización por zonas, o zonificación.

Necesidad de ahorro y eficiencia energética

Han transcurrido muchos años sin que se introdujeran mejoras en el control de climatización de las viviendas, pero se hace necesario relegar al pasado el típico control termostático (generalmente, un elemento mecánico con una ruleta) que se suele instalar en el salón.

Este único termostato solo permite un control general, y dependiente de la zona principal donde se ubica el mismo. Esto, por supuesto, es un crimen energético que aún hoy se comete, a pesar de los avance en el campo.

Los precios de las instalaciones de control se han democratizado, gracias a estándares como KNX, y la inversión inicial se amortiza en pocos años de uso. Y no solo el ahorro es el principal argumento, puesto que el confort aumenta gracias a los controles termostáticos avanzados sin olvidar que la arquitectura tradicional, hablando sobre el diseño bioclimático, ofrece soluciones constructivas ante una casa bioclimática que puede darnos muchas respuestas y beneficios para mejorar el control térmico del interior de una vivienda.

En qué consiste la zonificación

La zonificación persigue el ahorro energético utilizando un principio básico: cada estancia es un micro clima independiente, y como tal debe ser gestionado.

No todo el mundo presenta las mismas necesidades de confort, pudiendo oscilar en algunos grados, o incluso en la necesidad de climatización o no. Por ello, parece razonable que cada estancia se gestione de forma autónoma.

Esto significa que es necesario realizar medidas de temperatura ambiente en cada una de esas estancias, además de que es necesario poder actuar en el sistema de climatización por separado, y coordinar todos los elementos para encontrar el funcionamiento óptimo.

Además, combinar un sistema de zonificación con el control domótico de la vivienda, de haberlo, ofrece ventajas de interacción con otros sistemas, tales como:

  • Detección de presencia: si existe este tipo de detección, el sistema de climatización de cada zona específica se activará o no dependiendo de la presencia física en la misma.
  • Gestión horaria: es posible adecuar las temperaturas a cada hora, puesto que las necesidades de temperatura durante el día son diferentes que durante la noche. Además se puede combinar con programaciones horarias de funcionamiento.

Ventanas abiertas: para evitar “calentar el mundo”, se puede interaccionar en el encendido/apagado de cada zona dependiendo del estado de la ventana.

Sistemas adaptables a la zonificación

Por lo general, casi cualquier sistema de climatización puede ser adaptado para un control zonificado, con mayor o menor inversión y modificaciones. Se exponen unos ejemplos:

Suelo radiante: el suelo radiante es un sistema con una inercia térmica muy lenta, por lo que hay que prestar especial atención al control por detección de presencia, no es conveniente activarlo y desactivarlo de forma continuada. Es necesario instalar circuitos independientes para cada estancia, con sus correspondientes válvulas de control. Un balance hídrico adecuado se hace imprescindible, que tenga en cuenta el funcionamiento o no de diferentes zonas a la vez.

La Zonificación con Fan Coil: en este caso, la inercia térmica es más rápida, gracias al aporte de los ventiladores, además de la circulación del agua por las tuberías. Tiene que haber una unidad como mínimo en cada estancia.

La Zonificación con unidades de A/C (splits): es necesario instalar al menos una unidad interior por estancia a climatizar. Se puede conseguir tanto utilizando el sistema “multi-split” o el más eficiente y novedoso “VRV”, desarrollado por la compañía Daikin. La diferencia entre uno y otro es la gestión del volumen de líquido refrigerante enviado a cada unidad interior, siendo variable en el caso de VRV (Variable Refrigerant Volume).

La Zonificación con gran unidad de A/C y dispersión por conductos: con una gran máquina de A/C, se reparte el caudal de aire a través de conductos aislados térmicamente, y se controla su flujo en cada estancia con rejillas motorizadas.

Retorno de inversión y reducción de emisiones de CO2

Existe tecnología suficiente a precios asequibles y que aseguran un retorno de la inversión en unos 5 años. Ya no existe excusa para no invertir en sistemas de zonificación, tanto el bolsillo como el medio ambiente lo agradecerán.

Podemos leer más sobre la clasificación en el artículo de referencia sobre instalaciones y sistemas de climatización dada la complejidad de los equipos que nos podemos encontrar.