Bienvenido(a) a Crisis Energética miércoles, 24 abril 2019 @ 11:53 CEST

Energía global 2011: el petróleo sigue estancado, auge del carbón

  • Autor:
  • Lecturas 2.678
Informes


Como sucede cada año por estas fechas, la petrolera British Petroleum (BP) publica su Statistical Review of World Energy, acompañado de una útil hoja de cálculo (fichero Excel, 1,3MB) con datos de consumo y evolución de las reservas desde 1965.

Ya en la introducción, el CEO de BP Bob Dudley nos recuerda que 2011 fue un año especialmente importante en lo tocante a la energía. La “Primavera Árabe” tuvo como consecuencia una importante disrupción del suministro de petróleo del norte de África, especialmente del petróleo libio. El terremoto de Sendai en Japón y posterior tsunami dejó fuera de combate a la mayoría de las centrales nucleares japonesas (tendencia que no solo no se ha revertido, sino que ha acabado con todas las centrales nucleares japonesas paradas actualmente). Como consecuencia del accidente nuclear y de los efectos del terremoto y el tsunami, las importaciones de petróleo y gas natural en Japón se han disparado.

Por otra parte, años de altos precios del petróleo están dando sus frutos con nuevo suministro de petróleo no convencional, especialmente en los Estados Unidos. Aunque las reservas probadas de petróleo han aumentado un 1,9% globalmente, el informe admite que "los largos tiempos de espera y diversas limitaciones en el acceso a ciertas regiones continúan creando desafíos para que el suministro pueda satisfacer la demanda a precios razonables". El gas natural no convencional, aunque todo apunta a que se trata de otra burbuja a punto de estallar, también ha sido protagonista en el último año, con las expectativas de la hidrofractura como método para aprovechar las reservas de gas de pizarra.

Aun así, el mundo en su conjunto consumió un 2,5% más energía en 2011 que en 2010, claro que la evolución del consumo ha sido dispar según la región. Mientras que en Norteamérica (Canadá, EE.UU. y México) el consumo aumentó un 0,3%, con los EE.UU. disminuyendo el suyo en un 0,4%, en Europa el consumo disminuyó un 0,5%, con destacados retrocesos en el consumo entre 2010 y 2011, como es el caso de Irlanda (6,1%), Austria (5,4%), Reino Unido (5,2%), Alemania (5%), Suiza (4,9%), Bélgica (4,5%), Portugal (4,5%), Dinamarca (4,3%), Finlandia (4,2%), Grecia (3,9%), Hungría (3,3%), Italia (2,6%) o España (2,2%). Al mismo tiempo, otros países europeos sí han aumentado su consumo, y de manera notable: Bulgaria (8%), Lituania (4,7%), Noruega (3,2%), Polonia (3,2%), Rusia (2,5%) o Rumanía (2,1%).

Por su parte, el consumo de energía aumentó en Centroamérica y Sudamérica en un 5,2% (destacando el aumento en Perú, de un 10,2%), un 4,3% en Oriente Medio, un 0,6% en África y un 5,4% en la zona asiática del Pacífico, donde destaca el crecimiento en Australia (7,2%) y China (8,8%) y el retroceso en Japón (5%).

En cuanto a la evolución del mix energético mundial, la gran noticia es que el consumo de carbón, tras siete años en los que el suministro del petróleo se ha mantenido prácticamente plano (en 2011 solo aumentó un 0,7%), sigue aumentando (un 5,4% en 2011) y supone ya el 30,34% del consumo global de energía primaria. El gas natural, pese a todo, solo ha aumentado su consumo en un 2,2%, frenado por el retroceso en el consumo en Europa (un 2,1% menor en 2011), la única región donde se ha consumido menos gas en 2011. Como era de esperar tras el fiasco de Fukushima y el parón nuclear japonés, la energía nuclear sigue perdiendo peso en el mix global, con un notable descenso del 4,3%.

En el capítulo de las modernas renovables, siguen los crecimientos importantes, con un crecimiento del 17,7% en el conjunto de eólica, solar, geotérmica y biomasa. Destaca el crecimiento de la energía solar (86,3%) y el de la eólica (25,8%). Pese a estas tasas de crecimiento, las renovables modernas suman tan solo el 1,59% de la energía primaria global (un 8,04% si sumamos la hidroelectricidad).