Bienvenido(a) a Crisis Energética martes, 09 agosto 2022 @ 06:17 CEST

Un inesperado hallazgo petrolífero noruego

  • jueves, 22 diciembre 2011 @ 10:00 CET
  • Autor:
  • Lecturas 2.697
Artículos

Parece una historia sacada de un cuento de hadas. Unas hadas noruegas enfundadas en monos de trabajo, gruesas botas y guantes, cascos protectores y un inconfundible olor a grasa, salitre y petróleo.

Se trata del hallazgo de un yacimiento gigante de petróleo en el Mar del Norte, bautizado como Aldous Major South – Avaldsnes (fichero PDF, 5,4MB), con unos volúmenes estimados de petróleo recuperado de hasta 3.300 millones de barriles de petróleo. Por si fuera poco, se trata de un yacimiento que se encuentra tan solo a 1.900 metros de profundidad, en una profundidad del fondo marino de tan solo 115 metros. Ni siquiera podemos hablar de “aguas profundas”. Además, se trata de un petróleo con un grado API de 28°, y por lo tanto muy poco viscoso y fácilmente movilizable. De hecho, el petróleo fluye de las catas con toda facilidad, como se aprecia en la foto adjunta.

Impregnando unos estratos arenosos de alta permeabilidad y atrapado a unas temperaturas y presiones nada extremas, el yacimiento de Aldous Major South – Avaldsnes ha sido una auténtica sorpresa para los exploradores noruegos de Statoil y Lundin Petroleum, dado que el yacimiento se encuentra en una provincia petrolera considerada madura, al haber sido explorada anteriormente y pertenecer a una zona en la que la extracción ha sido continua desde hace décadas.

El hallazgo ha ido siendo confirmando poco a poco, a medida que se delineaba el contorno del yacimiento y se confirmaba que Avaldsnes y Aldous pertenecian en realidad a la misma estructura gigante, pasando entonces de los 400 millones de barriles a la estimación más reciente de 3.300 millones de barriles.

Por supuesto, a estas alturas, y con solo dos pruebas de extracción completadas, es pronto para hablar aún de reservas probadas, y los técnicos noruegos han clasificado este petróleo como de “recurso recuperable”, pero sin duda se trata de un importante hallazgo por lo que puede significar para provincias petroleras ya maduras como el Mar del Norte. La estructura, delineada con sísmica tridimensional debe aún interpretarse con mayor precisión y podría suceder que no hubiese petróleo recuperable en toda ella, de manera que el recurso recuperable podría quedarse tan solo en los 1.700 millones de barriles, que es la estimación a la baja que ofrecen las compañías responsables de la exploración. Pero también es cierto que las estimaciones podrían incluso superar los 3.300 millones de barriles.

Esta noticia, como la del hallazgo de Vaca Muerta por parte de Repsol en Argentina (aunque en ese caso se trata de petróleo no convencional), es una excelente noticia para Noruega y para las compañías implicadas, pero, ¿desmiente de alguna manera los argumentos del cenit del petróleo? La verdad es que el perfil de producción noruego se va a ver notablemente afectado por este descubrimiento. Noruega llegó al cenit de su producción de petróleo en 2001 con 3,4 millones de barriles diarios (mbd), y ha estado declinando a una tasa media del 5% en los últimos 9 años. Y aunque este hallazgo no va a devolver a la extracción de petróleo noruego a los volúmenes anteriores a su cenit, a finales de esta década, cuando presumiblemente empiece la extracción del yacimiento, este podría llegar a unos volúmenes de extracción de 500.000 mbd y mantenerse así durante unos 11 años. Dicho de otra manera, en 2020 Noruega podría estar extrayendo un poco más de 1,2 mbd en vez de los 800.000 mbd que se esperaba, de no haberse producido el descubrimiento. Dado que la mayoría de yacimientos estarán declinando, el inicio de la extracción solo provocará un aumento de la extracción total noruega durante los primeros dos o tres años, para continuar declinando, eso sí, desde un nivel superior.


(Gráfica de Rune Likvern, publicada en The Oil Drum).

Para el mundo en su conjunto, la aportación de este nuevo yacimiento será poco significativa, al fin y al cabo, 3.300 millones de barriles suponen 38 días de consumo mundial. Noruega ha encontrado algo que no se esperaba y que va a suponer una importante fuente de ingresos y energía con un alto retorno energético, pero al haberlo encontrado en plena segunda mitad de la era del petróleo, este descubrimiento no va a alterar demasiado el escenario del cenit del petróleo mundial, como tampoco lo va a hacer Vaca Muerta (apenas un poco más de diez días del consumo mundial actual), o incluso los yacimientos de los estratos presal brasileños (casi 57 días de consumo mundial).


Así es la nueva era del petróleo, una era en la que de vez en cuando se dan historias como esta, un cuento de hadas para petroleras noruegas que apenas cambia en nada el panorama mundial, más parecido a un drama decadente por entregas.